3 de agosto de 2012

Vital Aza (padre) y Vital Aza (hijo)

Vital Aza

                                                            Vital Aza
 
Vital Aza Álvarez-Buylla (Pola de Lena, Asturias, 28 de abril de 1851 - Madrid, 13 de diciembre de 1912), escritor, comediógrafo y humorista español.
Realiza estudios medios en Gijón (delineante) y en Oviedo después (Bachillerato). Trabajó como técnico en la construcción del ferrocarril en el trama Oviedo - Gijón. Su infancia y adolescencia transcurren en medios urbanos de la zona centro asturiana.
La influencia de aquella Asturias intensamente rural y de su participación en el tendido del ferrocarril y en el nacimiento de del desarrollo industrial se manifiestan en su obra "La Praviana", una de las últimas, estrenada en 1896. Desde muy joven participa en la prensa regional con sus escritos humorísticos, influenciado por el gran ambiente literario de la época en nuestra región (es coetáneo de Leopoldo Alas y de Armando Palacio Valdés).
Muy joven se traslada a Madrid para realizar estudios de Medicina , aunque nunca llegó a ejercer la carrera. Su primera obra, "Basta de Matemáticas" lo encuadra como autor de comedia, estilo que mantiene a lo largo de su creación literaria. Con "Aprobados y Suspensos" se consagra en su época, y continuó produciendo una gran cantidad de títulos (38 obras originales y 24 en colaboración con otros autores, en especial Ramos Carrión). Además de la comedia cultivó la poesía satírica, publicándola en "Madrid cómico" y en "Blanco y Negro".
No gozaba de muy buena salud, por lo que solía pasar los inviernos en Málaga y los veranos en Mieres. Falleció en Madrid el 13 de diciembre de 1912, descansan sus restos mortales en el cementerio de Mieres.

Vital Aza Díaz (Hijo)




Médico y escritor, hijo del poeta y comediógrafo asturiano de igual nombre, nació en Mieres “Oñón” el 16 de junio de 1890 y falleció el 12 de octubre de 1961 en Madrid.
A esta ciudad se había desplazado para estudiar el bachillerato, cursando luego Medicina en la Facultad de San Carlos, donde se licencia en 1914. Poco después consigue la cátedra de Tocología de dicha Facultad y compagina su trabajo como docente con el de escritor sobre temas médicos, figurando sus colaboraciones en varias publicaciones, entre ellas el diario madrileño
«El Sol», que reservaba un espacio a la divulgación médica.
Sus méritos como tocólogo le valieron el ingreso en la Academia de Medicina en 1933, el mismo año en que fue nombrado presidente del Club Rotario.
Vital Aza, uno de los pioneros en los estudios sobre la esterilidad y la tuberculosis genital en la mujer, fundó la Clínica Obstétrica y Ginecológica de Santa Alicia, en Madrid, y la Sociedad Española para el estudio de la Esterilidad. Fue presidente de la Sociedad Ginecológica Española, de la Asociación Española de Escritores Médicos y de la Asociación Nacional de Tocólogos. Asimismo, formó parte de la Academia Médico-Quirúrgica.
Además, creó y patrocinó el premio Sebastián Recasens. Entre sus obras sobresalen: «La reacción de Abderhalden en obstetricia» (1915), «Tratamiento de las anexitis» (1920), «Feminismo y sexo» (1928), «Deberes y derechos biológicos de la mujer» (1934), «Por qué la mujer no tiene hijos» (1939) y «La esterilidad de la mujer ¿qué causas la originan?» (1941).Publicó números trabajos científicos, sobre todo en «Revista Española de Obstetricia y Ginecología», «Gaceta Médica Española», «Actas de Obstetricia y Ginecología» y «Gynaecologia». El desarrollo de sus ocupaciones profesionales le obliga a fijar su domicilio en Madrid, pasando los veranos en su residencia de Oñón, Mieres.
Durante el tiempo de estancia en su ciudad natal, atiende a los enfermos de forma gratuita y en muchos casos aportando algún dinero. Fue un entusiasta de la Asociación Mierense de Caridad.
Sobre la fachada principal de la casa solariega donde nació el prestigioso ginecólogo doctor Vital Aza, dentro del barrio de Oñón, había una bonita cerámica de Talavera de la Reina que señalaba el domicilio de este mierense.

1 comentario:

  1. Me nació mi madre en la casa que los Martinín tenían alquilada a mi familia en la Calella de La Trucha, justamente enfrente de la casa de Vital Aza que vemos en la fotografía, en cuyo jardín estuve en diversas ocasiones con tres y cuatro años, con una señora que siempre permanecía por allí aún cuando Vital estuviera por Madrid...quizá fuera de la familia, o simplemente se ocupaba del cuidado de la casa durante el tiempo que su dueño estaba fuera.
    Y me gustaba mucho entrar en su jardín para ver una enorme tortuga que allí vivía a sus anchas, contemplando yo sus lentísimas andanzas con curiosidad, viéndola en distintas ocasiones sumergirse en el agua de una especie de estanque o piscina que allí había, a donde la gran tortuga se subía peleando con cierta dificultad; y una vez arriba se iba deslizando en el agua donde yo, desde el lugar donde estaba y con mi pequeña altura ya no alcanzaba a ver el curioso animal...Hablo sobre los años 39-40 del pasado siglo XX, en mis primeros años de infancia en Mieres, en el barrio de Oñón.

    ResponderEliminar