30 de septiembre de 2016

Felicísimo Gómez Villota o Félix Espejo tendió a romper todas las normas

El estraperlista humanitario
Tren antiguo saliendo de un tunel
Felicísimo Gómez, que solía viajar en tren a Castilla para traer alimentos a Asturias, socorrió a los viajeros accidentados en tres siniestros ferroviarios
Ilustración de Alfonso Zapico
Felicísimo Gómez Villota fue un hombre exagerado en todo. Como falleció hace pocos años todavía somos muchos los que guardamos su recuerdo y por eso no quiero añadir más adjetivos. Cuando tenía 11 años la guerra lo sacó de la escuela, su padre fue fusilado el 19 de mayo de 1938 y enterrado en la Fosa Común de Oviedo y él se quedó huérfano con cuatro hermanos menores, desde entonces fue creciendo su obsesión por vengar esa muerte y sacar a la luz a los asesinos e inició un camino de denuncias públicas y privadas, que le llevó a romper todas las normas que otros, con los mismos intereses, respetaron con más inteligencia.
Acabó trasladando esa facilidad para acudir a los juzgados a su vida cotidiana, de manera que se fue acostumbrando a magnificar algunos problemas que otros hubieran solucionado con una simple conversación y al final se convirtió en un hombre con muchos enemigos y pocos amigos.

29 de septiembre de 2016

Aquilino Moral Menéndez, militante de la CNT y del POUM

El infatigable Aquilino Moral
Aquilino Moral Menéndez (1896-1979)
Un hombre de larga trayectoria que fue el encargado de pilotar el fallido frente común entre la CNT y UGT durante la década de los sesenta
Ilustración de Alfonso Zapico
A pesar del tiempo transcurrido desde su muerte, Aquilino Moral sigue en el recuerdo como paradigma del revolucionario que supo mantener su idea sin importarle los cambios de escenario histórico que se sucedieron en la España del siglo XX. A buen seguro que de seguir viviendo aún andaría luchando por la emancipación de la clase obrera y se cuestionaría las extrañas mudanzas que nos trae este milenio.
Había nacido en 1893 siendo el quinto hijo del matrimonio formado por un trabajador de Duro-Felguera llegado a la cuenca del Nalón desde Aramil y su primera mujer, una vecina de Lada, de la que enviudó pronto; aunque el hombre volvió a casarse otras dos veces, dándole dos hermanas más de su última esposa. Como muchos niños de su época, empezó a trabajar antes de la adolescencia: a los 10 años ya rebuscaba carbón en las escombreras, a los 12 era pinche de albañil y a los 15 entró de la mano de su padre en la gran fábrica siderúrgica del valle, donde no tardó en contactar con los obreros que se reunían en la mítica Sociedad "La Justicia".
Desde muy pronto sus simpatías se decantaron por el anarcosindicalismo y no tardó en participar en las movilizaciones de la zona, lo que le llevó, tras la derrota de los trabajadores en la huelga de 1912, a idear un nombre falso para evitar las represalias y poder trabajar en la mina. Fueron 7 años en los que no dejó de compaginar la acción sindical con la divulgación teórica.

27 de septiembre de 2016

Surgimiento y declive del valle de Turón

El valle del olvido
Hulleras de Turón. Villabazal y La Veguina
La historia del surgimiento y declive de Turón, con su transformación y los avatares que han marcado a sus vecinos
El valle de Turón ha sido declarado "Patrimonio histórico de la minería asturiana" por la corporación municipal mierense
En la antigüedad remota Asturias sufrió la ocupación de numerosos pueblos (celtas, romanos, suevos, árabes...) y hay que esperar al siglo IX para obtener por primera vez información escrita sobre Turón. En aquel documento fechado en el año 857, en plena Monarquía Asturiana, germen del actual estado español, se pone de manifiesto la cesión a la iglesia de S. Salvador, por parte del rey Ordoño I, de algunos bienes entre los que se encuentran las iglesias de San Martino, Santo Andrés y las de los Santos Justo y Pastor en las cercanías del monte Polio.
Grabado figurativo de Ordoño I (siglo XVIII)
El carácter de estas concesiones y otras semejantes son con toda probabilidad el origen del extenso patrimonio eclesiástico en el Valle que se traduce en las posesiones del monasterio de San Vicente de Oviedo, de la santa Iglesia Catedral y del colegio de san Isidoro de León que son los grandes propietarios entre los siglo IX y XIV. Los bienes de realengo no solo son donados a la Iglesia de Cristo sino también a la nobleza cuando el monarca de turno tiene que recompensarla por su ayuda en la lucha contra el invasor islámico. Ello explica que en el Valle de Turón aparezcan, a partir de entonces, nuevos poseedores de la tierra como los Bernaldo de Quirós que desde su palacio de Figaredo se dedican a administrar y controlar sus extensas posesiones que todavía superaban las ochenta hectáreas a mediados del siglo XVIII, ahora en manos del marqués de la Casa de Valdés de Gijón a quién había ido a parar como consecuencia de diversos conciertos matrimoniales. A este propietario se une otro aristócrata, el vizconde de Heredia, que , procedente de La Alcarria, comenzará a adquirir tierras a partir de la mitad del siglo XVI y asentará sus reales en la casa solariega de Villarejo.

26 de septiembre de 2016

La rebelión carlista en la comarca del Nalón

Los sediciosos de Langreo
Ver artículo del blog de 7 de octubre de 2015: ¡¡¡Aún existen Carlistas!!! 
Ilustración de Alfonso Zapico
El papel que desempeñaron los vecinos y religiosos de las Cuencas, especialmente de la comarca del Nalón, durante la rebelión carlista
Ilustración de Alfonso Zapico
Cuando tratamos de entender las cosas que pasan cada día en este país o por qué su historia reciente ha sido así, siempre damos por buenos los conceptos que nos han enseñado, sin plantearnos si están bien fundamentados o, por el contrario, no son más que tópicos interesados que nos han hecho aprender para deformar la realidad al gusto de unos pocos. De esta manera, aceptamos sin crítica que los españoles nos dividimos en dos bloques definidos y opuestos: uno anclado en la tradición y la nostalgia, y otro progresista, abierto y moderno. Las dos Españas que Antonio Machado enfrentó calificando a la una "de charanga y pandereta, cerrado y sacristía" y a la otra como "de la rabia y de la idea".
Este esquema simplón se aplica también a las ideologías políticas. Así, en 1994 la revista El Basilisco recogía el resumen de una intervención dictada por Gustavo Bueno en un curso organizado en Valencia por la Universidad Menéndez Pelayo, donde el filósofo señalaba una selección de treinta criterios, líneas o "piedras de toque" empleados para distinguir la izquierda de la derecha. Entre ellos aparecían los opuestos teísmo/ateísmo, violín/guitarra, toros/fútbol, chalet/piso, whisky/tinto, transporte privado/transporte público, bigote/barba, corbata/sin corbata, amarillo/rojo y colegio privado/escuela pública.