7 de diciembre de 2016

El Club Junior nació en Mieres en el año 1969

Los 47 años de historia del Club Junior
El antiguo bar Bobela (en la Avenida Sama-Requejo), con algunos  clientes, actualmente este bar es la sede del club Junior
La entidad mierense, que integró a chicos y chicas desde su fundación, sigue viva y fue el nido de muchos matrimonios
Una de las bodas entre socios del club Junior. El novio es el vicepresidente, José M. Iglesias
http://www.lne.es
Eran los últimos compases de la década de los sesenta, concretamente el año 1969. Aunque la temperatura política de España había bajado algunos grados con motivo de la incidencia de Europa y la influencia de las corrientes que imprimían los tecnócratas inmersos en los últimos gobiernos franquistas, todavía no existía, de facto, un pleno uso de la libertad de reunión y de asociación. Eran muchas las trabas que se colocaban en la vía de cualquier intento hasta convertirse, para algunos experimentos, en objetivo imposible, pese al aperturismo de cierta ley establecida por el ministerio de información y turismo que dirigía Manuel Fraga Iribarne.
Y, sin embargo, la sangre corría por las venas de la juventud, por lo menos a ochenta o noventa por hora, cargada de una buena dosis de rebeldía hacia la posibilidad de establecer normas propias de diversión y de actividades lógicas de la edad. ¿Se acuerdan ustedes de los guateques? ¿Saben lo que era reunirse para desarrollar ideas en común bajo la amenaza de la presencia del poder policial establecido y cargar con las consecuencias?

6 de diciembre de 2016

Asturianos que hicieron las Américas

Así lucían el dinero los indianos
Emigrantes asturianos en Argentina en 1916. Fotografía. Memoria Digital de Asturias (DP).
Sólo una pequeña parte de los asturianos que emigraron en el éxodo de finales del XIX consiguieron hacer las Américas y construirse una mansión al regresar
Emigrantes viajando en tercera clase 1882. (la línea del horizonte), de Teresa Mirri

http://www.elmundo.es
En ellas vivieron rodeados de comodidades, como auténticos nuevos ricos. Un libro recorre las casas más importantes y muestra a sus moradores, algunos descendientes de aquellos aventureros de ultramar.
Entre 1870 y 1930, más de 300.000 jóvenes se marcharon de Asturias y cruzaron el océano Atlántico en busca de una vida mejor. La mayoría eran adolescentes, incluso niños menores de i7 años, edad tope para poder librarse del servicio militar. “Cuando mi padre tenía i5 años fue andando desde Luanco a Gijón [que distan 13,5 kilómetros entre sí], acompañado por mis abuelos. Él, que iba delante, no paraba de llorar”, relata Inés Mori, hija de José María Mori, un luanquín que hizo fortuna en Cuba. Corrían tiempos de penuria. Son cientos los episodios que ilustran tanto el esfuerzo económico como el trauma familiar que suponía un viaje de ultramar. “Mi bisabuelo, Juan Fernández Bao, marchó con 14 años y fue andando hasta Santander [a 173 kilómetros] para embarcar. Hacía calma, el barco de vela no pudo salir y tuvo que regresar a su pueblo. A su familia, que había hecho un gran sacrificio para pagar la travesía del muchacho, no le hizo ninguna gracia, y casi le echaron de casa”, rememora Juan Álvarez Corugedo.

5 de diciembre de 2016

En abril de 1915 el ilustre expresidente de la República de Colombia Rafael Reyes Prieto anunció una visita a Asturias

El retraso del general Reyes
Artículo ilustrado con cinco dibujos del allerano Guillermo Carbajo de la galería Arte lista. http://www.artelista.com
José Gregorio Rafael Reyes Prieto, 28º Presidente de la República de Colombia (1849 - 1921)
Una gran nevada en el puerto de Pajares sorprendió al expresidente de Colombia en el viaje que, en 1915, le llevó a visitar la capital de Asturias
ILustración de Alfonso Zapico
El general colombiano Rafael Reyes Prieto fue todo un personaje en su época, no sólo dentro de su país, también en todos los territorios que se llamaban antiguamente Hispanidad porque defendió contra viento y marea la postura favorable a las alianzas política y económica con la Madre Patria -según su propia expresión-, cuando en otros países ya crecía la idea de culpar a los españoles de todos los males como herencia de los abusos cometidos tras el descubrimiento y la colonización de América.
Nació en diciembre de 1849 en un pueblo de Boyacá y siendo muy joven montó una empresa con sus hermanos para obtener y exportar quina, empleada para producir la quinina, el medicamento que aún se utiliza para prevenir y combatir la malaria. Un negocio excelente que al mismo tiempo le hizo explorar las selvas del Putumayo y del Amazonas buscando ese árbol y realizar algunos descubrimientos geográficos.

2 de diciembre de 2016

El más pintoresco aspecto de la vieja ciudad asturiana, “Oviedo”

De paseo por Oviedo en 1858
Con ilustraciones del dibujante ovetense Adolfo García
Vista de Oviedo y Catedral Ilustración de Adolfo García  
Acerca de cómo la ciudad impresionaba al visitante a mediados del XIX
Visitantes por las calles de Oviedo. Ilustración de Adolfo García 
http://www.lne.es
Nicolás Cástor de Caunedo y Suárez de Moscoso. ¿Les suena el nombre? Como va a ser verdad eso de que nunca te acostarás sin saber una cosa más, quiso el azar poner en mis manos un texto suyo. Y claro, la curiosidad hizo el resto. Y así supe que se trata de un erudito, escritor y periodista nacido en Gozón en 1818. Que cursó carrera militar alcanzando el grado de Teniente Coronel. Y que una de sus obras más conocidas, fruto del conocimiento de su tierra, es la publicada en Oviedo en 1858 "Un viaje por Asturias". Un libro curioso y digno de lectura del que me sirvo para recrear un pequeño paseo por la ciudad. Cuando se refiere a Oviedo dice el viajero: "El más pintoresco aspecto presenta la vieja ciudad asturiana, cobijada con el manto de los Reyes y asentada majestuosamente sobre una colina que enseñorea altiva una extensa y amena llanura que se despliega como huyendo de los montes de Morcín y de Naranco".