26 de mayo de 2019

Los almacenes "BOTAS" de Oviedo.

BOTAS, UNA FÁBRICA DE PROFESIONALES
Cartel de reforma de Botas. (Pinterest)
Los almacenes llegaron a tener 380 empleados en los años ochenta.

Almacén de Botas en Oviedo. (pinterest)
www.lne.es.
Cuanto más tiempo transcurre, más me acuerdo de aquellos grandes almacenes, a los que ya conocí establecidos en Oviedo, en la calle de Uría, después en Palacio Valdés (recordada también por “las Dueñas”) y, bastantes años más tarde, inaugurando en 1970 unas nuevas instalaciones en la calle de los Moros, en Gijón.  Historiando un poco más, aunque sea por encima, como ya fue propio en los comerciantes que se establecieron en Asturias, procedente de  Castillo de los Polvazares, a cinco kilómetros de Astorga, abre comercio en Oviedo JUAN BOTAS ROLDÁN, concretamente en la calle Martínez Marina que, tiempo después, se traslada al primer local de Uría 24 y, sucesivamente, va aumentando hasta el nº 30 de esta misma calle. Bajo el nombre “Anónima Botas Roldán”, se constituye la sociedad en Madrid el 21 de enero de 1928 y se inscribe en el Registro Mercantil de Oviedo el 3 de febrero del mismo año. Don Juan Botas tiene cinco hijos: Luis, Víctor, Pedro, Ramón y Tomás Botas Rodríguez. trabajó igual que sus hermanos en Almacenes Botas hasta los años 60 en que marchó a Madrid, desde los 14 años dedicó también su vida a la empresa familiar. 

24 de mayo de 2019

Las cuencas mineras asturianas, eran "la tierra prometida" para los líderes políticos

El ayer y el hoy de los políticos españoles
El Gobierno de Rafael Fernández, primero con Estatuto de Autonomía: Arriba, de izquierda a derecha, Juan Ramón Zapico, Víctor Zapico, Antonio Masip, Bernardo Fernández, Jesús Arango, Juan Luis Rodríguez-Vigil, Arturo Gutiérrez de Terán y Faustino González Alcalde. Abajo, Manuel Fernández-Pello, Rafael Fernández y Emilio Barbón.
El recuerdo de las visitas a Mieres de Horacio Fernández Inguanzo, "El Paisano", y Luis Gómez Llorente

Eugenio Carbajal y Luis Gómez Llorente, en Mieres.
Sonaron, hace ya unas cuantas semanas, en la España democrática, campanas de actualidad con el sentimiento prácticamente unánime por el fallecimiento de quien se puede considerar el ejecutor del proceso de cambio político de este país hacia lo que debería haber sido una sociedad más igualitaria y en libertad. Ese al menos, con sus lógicos errores de ser humano, es el legado que dejó el desaparecido Adolfo Suárez, presidente del Gobierno de España durante los cinco primeros años de la nueva era y político de raza que, partiendo de su situación dentro del régimen franquista, fue llamado a liderar con mano de hierro y de seda a la vez, primero el cambio de un régimen totalitario aunque ya debilitado, a los nacientes pasos de una democracia y luego todo un proyecto que habría de desembocar en la verdadera cara de esa moneda. La realidad posterior ya resulta más problemática y sobre todo menos edificante y gratificante, así como más dudosa, dados los vientos que corren por los distintos niveles de la política española, perfectamente alineados ante los tribunales del país, por los variados y sucesivos casos de corrupción que afloran en el firmamento nacional, como setas en primavera. 

23 de mayo de 2019

La historia de cinco republicanos en Mauthausen.

La tragedia de los "kapos" asturianos de Mauthausen
 Mauthausen 1945 de Andrekosslick
La venezolana Laura Leret recrea la historia de cinco republicanos, dos de ellos de Ribadedeva y Quirós, juzgados por colaborar con los nazis 
Indalecio González, antes de su ejecución en Landsberg, en febrero de 1949.
 
http://www.lne.es.
A veces la historia se ríe del destino de los humanos de forma sarcástica. Indalecio González sufrió en su carne ese baile macabro de la historia que fue la primera mitad del siglo XX. Y es que este asturiano de La Franca (Ribadedeva) había nacido para perder. Perdió la guerra de España, que luchó en el bando republicano. Ya en el exilio francés, sufrió las consecuencias de la derrota francesa ante los nazis en 1940. Encerrado en Mauthausen (Austria), quizás harto de estar del lado de los perdedores, eligió servir a sus carceleros y se convirtió en uno de los "kapos" del brutal campo de concentración. Según las actas del juicio que se le siguió en Dachau, entre noviembre de 1945 y agosto de 1948, "Asturias", que por este apodo se le conocía, cometió absolutas vilezas con los presos, sobre todo franceses y polacos, nunca con los españoles, a los que protegió. En febrero de 1949 fue ahorcado por los norteamericanos en la fortaleza bávara de Landsberg, la misma en la que Adolf Hitler había escrito su vesánico "Mein Kampf" un cuarto de siglo antes. Toda una ironía. De nada sirvieron los telegramas del Gobierno republicano en el exilio pidiendo que se le aplicase una pena menos severa, o las súplicas que envió su mujer al presidente Harry Truman.

"Proyecto Gijón"

El alcance del yacimiento de la Campa Torres nunca valorado
Castro de Noega en Gijón. (lligaceltadasturies - WordPress.com)
Se dio prioridad arqueológica al castro de Coaña, que es muy posterior, para declararlo parque nacional
El castro de Coaña. (LNE)
Gracias al tesón del emprendedor Manuel Fernández-Miranda (Gijón, 1946 - Madrid, 1994), en su época de director general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, se inició un ambicioso proyecto de excavaciones arqueológicas en Cimavilla, Veranes y la Campa Torres, con la colaboración de las administraciones públicas. Tras su fallecimiento, una vez concluidos los trabajos contratados en su momento, lamentablemente no se continuaron las labores de investigación para conocer en profundidad todo nuestro patrimonio arquitectónico. Para los gijoneses la explanada de la Campa Torres era un lugar discreto para cambiar el aceite de los automóviles y algo más también. Pero no fue hasta la década de los ochenta cuando como consecuencia del llamado "Proyecto Gijón" que impulsó desde la Dirección General de Bellas Artes, el antigua alumno del Corazón de María Manuel Fernández-Miranda, cuando se tomó en serio aquel primer asentamiento humano, en el que tras los estudios realizados hasta ahora se han hallado vestigios del siglo VII antes de Cristo. Aunque dado que solamente se ha excavado un diez por ciento, las claves de nuestra historia verdadera están todavía por descubrir.

21 de mayo de 2019

El pueblo se levantó en masa

Todos a una por el tren estratégico
Un tren con locomotora de vapor ascendiendo Pajares y cruzando el antiguo puente de Parana. atribuido al estudio de Eiffel (foto. autor desconocido-Museo del ferrocarril de Asturias). (Todocolección)
Gijón y Avilés tuvieron que movilizarse para lograr la comunicación que les negaban Oviedo y Madrid
La ciudadanía salió a la calle para protestar por la falta de conexión ferroviaria. - E. C. (El Comercio)
Hace poco más de ciento diez años, el pueblo se levantó en masa contra la decisión capitalina de acortar el tramo de los ferrocarriles estratégicos: la línea procedente de El Ferrol acabaría en Pravia, dejando sin conexión a Gijón y Avilés. Pobres y ricos protestaron contra la afrenta… y ganaron la batalla. Llevaban veinte años esperando cuando les quitaron la miel de la boca. Sin aviso previo, sin anestesia, con el cortoplacismo endémico de la piel del toro: no había dinero, dijeron, para que el tren llegase ni a Gijón, ni a Avilés. La línea Ferrol-Gijón, que había venido a denominarse la del tren estratégico, llevaba proyectándose desde 1886, pero los dimes y diretes de los caciques gallegos, más atentos a sus rencillas internas que al progreso patrio, habían retrasado su construcción durante más de veinte años en los que a la Vasco-Asturiana, una iniciativa privada, le había dado tiempo a construir  ya varios tramos clave para la economía asturiana: el Oviedo-San Esteban, que pasaba (y pasa… de momento) por Pravia, en 1904, y el Fuso-Figaredo, en 1906.

20 de mayo de 2019

El éxodo de quienes perdieron la Guerra Civil

El barco de Neruda que salvó a los republicanos leoneses
Captura de pantalla del Libro. Bajo el mismo cielo. El winnipeg rumbo a chile. (El Corte Inglés)
El Winnipeg es el símbolo del éxodo de los que perdieron la Guerra Civil. Pablo Neruda fletó aquel barco con el mayor contingente de pasajeros en toda la historia del exilio republicano español
Refugiados españoles a punto de embarcar en el 'Winnipeg'. (todos los rostros)
Arribaron al puerto de Valparaíso el día que estalló la Segunda Guerra Mundial, el 3 de septiembre de 1939. Habían sido 30 días exactos de travesía. Tras poner un océano de por medio, 460 mujeres, 418 niños y 1.200 hombres llegaban a la costa chilena a bordo de un viejo carguero fletado por el poeta Pablo Neruda. La suya fue una de las mayores odiseas de la Guerra Civil. Neruda, que había sido cónsul de Chile en España, contrató el vapor Winnipeg a través del Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles (SERE), controlado por Negrín. Muchos de los republicanos que encontraron acomodo en un barco que no estaba preparado para acoger a más de 2.000 pasajeros llevaban meses retenidos en alguno de los campos de internamiento del sur de Francia, auténticos campos de concentración. En el viejo vapor que partió con bandera canadiense del puerto de Trompeloup-Pauillac, despedido desde el muelle por Rafael Alberti y María Teresa León y hundido años después por un submarino alemán, embarcaron un puñado de leoneses. No hay una cifra aproximada de cuántos.

19 de mayo de 2019

El diario " Región" (1923-1983), por encima de toda circunstancia

Al servicio informativo de Asturias
Calendario 1965 Periódico Región Oviedo Asturias. (todocolección)
El 24 de julio de 1923 apareció en Oviedo, por vez primera, el diario español Región, fundado por Bernardo Aza y González-Escalada con un capital inicial de 500.000 pesetas

Región diario de la mañana. Año XIV Número 3918 - 1936 marzo 27. (Biblioteca Virtual del Principado de Asturias)
El Diario Región fue un periódico asturiano editado en la ciudad de Oviedo entre los años 1923 y 1983. Fundado en 1923, nació como un diario de ideología católica y conservadora.2​ La primera edición del periódico salió a la luz el día 24 de julio de 1923,3​ de la mano de Bernardo Aza y González-Escalada. Entre los primeros miembros del consejo de administración se encontraba Ricardo Vázquez-Prada Blanco que llegó a ser su más importante director al estar en el cargo durante tres décadas. El periódico inicia su andadura desde los talleres situados en la calle de Melquíades Álvarez de Oviedo. Durante la época de la Segunda República pasa a ser el altavoz de la corriente de la derecha asturiana, y aunque estaba más cerca del tradicionalismo, apoyó a la coalición conservadora CEDA.4​ Tras el estallido de la Guerra Civil Española sus instalaciones quedaron en la zona sublevada, aunque dada la situación militar sus talleres hubieron de trasladarse a Luarca. Durante la Dictadura franquista siguió editándose y mantuvo su línea editorial tradicionalista e integrista.4​ En 1960 su sede se instala en la ovetense calle Fray Ceferino, aprovechándose el traslado para acometer una modernización de la maquinaria empleada. Debido a los problemas económicos en los que estaba inmerso el diario desde hacía algunos años, Región acabó cerrando en 1983.5​ Su último ejemplar apareció el 30 de noviembre de 1983. (Wikipedia)

18 de mayo de 2019

El empresario que constituyó la Fábrica de Mieres

Desvelando a Numa Guilhou
Ilustración de Alfonso Zapico
Juan Carlos Palacio presenta una biografía sobre el empresario, que constituyó hace ahora 140 años la Sociedad Anónima Fábrica de Mieres
Ilustración de Alfonso Zapico
Pedro Duro, Claudio López Bru e Inocencio Fernández Martínez fueron hombres decisivos en el proceso de industrialización en la Montaña Central, y sus biografías junto a las de Guillermo Schulz, Jerónimo Ibrán y otros personajes imprescindibles de esta aventura apasionante que cambió las estructuras de nuestra tierra, ya han sido publicadas en libros y artículos especializados; sin embargo la vida y avatares de Numa Guilhou son mucho menos conocidos porque resulta muy difícil salvar las carencias que dificultan su investigación. Numa nació en Mazamet, un pueblo emplazado en la llamada Montaña Negra, paraje natural protegido del sureste francés, donde algunas familias se dedican a la industria textil de la lana desde hace siglos, el mismo negocio que llevaba su padre Jacques, fallecido en septiembre de 1875 y enterrado en Mieres. Junto a sus dos hermanos, Marcial y Luis -especialmente este-, se dedicó a toda clase de negocios: ferrocarriles, bancos, inversiones de todo tipo y, para fortuna nuestra, también la industria siderúrgica, a la que acabó dedicando la mayor parte de su tiempo y su dinero. Por motivos que no sabemos, el capitalista francés se interesó especialmente por la Montaña Central asturiana donde ya habían fracasado algunos establecimientos de cierto relieve y otros se encontraban en severas dificultades financieras, de manera que al menos desde el año 1857 y durante dos décadas fue adquiriendo sociedades, minas de carbón, mercurio y hierro, derechos en el ferrocarril de Langreo, fraguas, talleres, acerías y una gran variedad de material industrial, inmuebles e infraestructuras construidas para servir a estas instalaciones.

17 de mayo de 2019

Faro del mundo obrero

Todos los octubres del octubre rojo
Uno de los carteles de la revolución de Asturias. (La Razón)
Las últimas interpretaciones históricas rechazan la explicación de la revuelta como "antesala" de la Guerra Civil
ASTURIAS 1934 PRENSA. (Todocolección)
Hay un mito de la Revolución del 34, de la Asturias dinamitera, faro del mundo obrero, de la revuelta preventiva que intenta evitar la llegada del fascismo en la forma de la entrada en el Gobierno de la CEDA de Gil Robles, que aún perdura entre algunos historiadores y especialmente en las organizaciones de izquierda. Sin embargo, el acceso a los archivos está permitiendo matizar un tanto esa visión épica de la última revolución obrera del ciclo que se inicia con la también sangrienta Comuna de París. La opinión de tres historiadores en los que se resumen otras tantas visiones de la cuestión, desde la que justifica el levantamiento por las objetivas condiciones de explotación de la sociedad española y el riesgo de involución democrática, hasta la que ve la revolución como un puro y duro golpe de Estado contra la democracia española, antesala de la Guerra Civil. Sobre este último punto también hay diversas opiniones, ya que algunos consideran que el 34 no tuvo influencia alguna en la lucha fratricida posterior, mientras que otros opinan que la revuelta desató el miedo que llevaría al golpe de Estado del 18 de julio. El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo Francisco Erice Sebares considera que el mito de la Revolución de Octubre de 1934 aún se mantiene entre grupos de izquierda minoritarios, pero no en la gran mayoría, en la que el 80.º aniversario de la última gran revuelta obrera de Europa "no ha tenido resonancia alguna".

16 de mayo de 2019

Tras la guerra no vino la paz, sino la victoria

La valentía del teniente electricista (A mi buena amiga, Marie Fernández)
Joaquín Fernández Canga de Joven en una foto dedicada a su novia en 1935-36. . Foto de Marie Fernández (LNE)
El langreano Joaquín Fernández Canga jugó un papel clave en la gran evasión de más de 300 soldados republicanos asturianos recluidos en el fuerte granadino de Carchuna, cerca de Motril, en la Guerra Civil
Ver articulos del blog:
Este fuerte, también denominado “El Castillejo”, fue construido a orillas del Mar Mediterráneo en 1777, por orden de Carlos III. Fuerte de Carchuna. (Andalucia.org)
https://www.lne.es
El 18 de mayo de 2013 se público en La Nueva España el artículo "La gran evasión asturiana", dedicado a la exitosa fuga de poco más de trescientos prisioneros republicanos, asturianos en su mayoría, del fuerte de Carchuna, cerca de Motril, en la costa de Granada. Fue una operación con protagonismo destacado de cuatro jóvenes tenientes asturianos del ejército republicano, de los que el mayor tenía 25 años y el más joven 22. Se habían fugado del fuerte la tarde noche del 19 de mayo de 1938 y volvieron cuatro días después, el 23 de mayo, en una operación de comando con otras 31 personas y en la que liberaron a la mayoría de los prisioneros y su paso a las líneas republicanas. Estos cuatro tenientes eran: Joaquín Fernández Canga, Secundino Álvarez Torres, Esteban Alonso García y Cándido López Muriel. El artículo llegó a conocimiento de Marie Fernández, residente en Francia e hija de uno de los protagonistas de la acción, Joaquín Fernández Canga. Hace unas semanas se puso en contacto conmigo. Marie Fernández, nacida en Francia tras el exilio de sus progenitores, tenía interés en que conociera un libro sobre su padre, del que era autora: "Por las huellas de la Guerra Civil", dedicado "a mi padre, asturiano, oficial de la República". Autoeditado a través de Amazon, Marie cuenta la historia de Joaquín Fernández Canga, entresacada de los relatos que este había transmitido a sus hijos, grabados en varias cintas.

14 de mayo de 2019

La historia del asturiano Gonzalo Díaz de Pinera (y III)

Un nuevo intento
Interpretación de la posible fisonomía de Díaz de Pineda a partir de un cuadro de su nieto fray Pedro Bedón, fundador de la Escuela Quiteña de Pintura Colonia. (Pinterest)
Gonzalo Díaz de Pinera volvería en busca de la Canela dos años después, esta vez integrado como capitán y guía baquiano de una nueva expedición
Carabela. (Pinterest)
Se trataba de la organizada por Gonzalo Pizarro, hermano de Francisco, el conquistador del Perú. La nueva entrada, con miles de hombres y animales, salió de Quito en marzo de 1541, en busca no sólo del País de la Canela, sino también de El Dorado, que tal vez podían formar parte de un todo. Pizarro recurrió a la experiencia del asturiano en la región, siendo una de las personas de su mayor confianza, como pudo comprobar tiempo después. Desde Quito recorrieron las zonas conocidas por Díaz de Pinera, y avanzaron luego más al Oriente, donde al fin encontraron árboles de ishpingo, pero su hallazgo fue una gran decepción: nada de extensos bosques de esos canelos. Los escasos ejemplares estaban muy desperdigados, en zonas agrestes, empantanadas y difíciles de encontrar en la tupida y sofocante selva amazónica. Pretender explotar ese recurso carecía de viabilidad económica alguna, y peor aún considerando la lejanía y la mala comunicación con Quito. El sueño del País de la Canela se desvanecía. Por el contrario la situación se hizo cada vez más desesperada. A finales de año se habían agotado los víveres y uno de los miembros de la expedición se ofreció a descender el río Coca con un bergantín de carga que habían construido, en busca de comida. Se trataba de Francisco de Orellana, que nunca regresaría y llegaría con otro medio centenar de españoles (entre ellos algunos asturianos) a la desembocadura del Amazonas unos meses después.

13 de mayo de 2019

La historia del asturiano Gonzalo Díaz de Pinera (II)

¡A la canela!
Gonzalo Díaz de Pinera (Enciclopedia del Ecuador)
El árbol de la canela es una laurácea (familia de nuestro laurel) del sudeste asiático. En el siglo XVI su comercio estaba monopolizado por los portugueses y el precio era astronómico, equiparándose al peso con el oro
Mapa de la conquista del Perú. (Slideshare)
https://www.lne.es
Por ello era grande el interés por saber si existiría en las tierras incas recién conquistadas, y pronto hubo indicios de ello. En realidad no se trataba de la misma canela que la traída de Asia, aunque el sabor y olor eran parecidos. El árbol que existía en América era el ishpingo o canelo americano, también una laurácea cuyo nombre científico, "Ocotea quixos", hace referencia a los quijos, el pueblo indígena que ocupaba ese mítico País de la Canela. A diferencia de la canela asiática, en la americana no se utiliza la corteza, sino las hojas y, sobre todo, las cúpulas de sus frutos, que es donde más sustancias aromáticas se acumulan. Desde los pocos meses de fundarse Quito ya se tenía noticia de la canela, a través de comerciantes llegados de la provincia de los Quijos. A principios de noviembre de 1538, Díaz de Pinera se puso a preparar la entrada a la Canela de inmediato. Como en otras expediciones y conquistas en América, ésta era una empresa privada. En sólo un mes tuvo lista y pertrechada una buena tropa, invirtiendo gran cantidad de su hacienda en armas (ballestas y arcabuces), munición y caballos.

12 de mayo de 2019

La historia del asturiano Gonzalo Díaz de Pinera (I)

En busca del País de la canela
Posible retrato del conquistador asturiano a cargo de José Luis Benito
El asturiano Gonzalo Díaz de Pinera, figura olvidada por nosotros, fue en el siglo XVI pionero de la exploración amazónica, "alter ego" de Pizarro y alcalde y fundador de Quito; ésta es su apasionante historia
Conquistadores. (ForoCoches.com)
Gonzalo Díaz de Pinera nació probablemente a inicios del siglo XVI (quizás entre 1505 y 1510) en el pequeño pueblo de Piñera (Cabranes). Muy cerca se encontraba el poderoso Coto de Lodeña, en cuya iglesia de la Merced tal vez fue bautizado. Su familia, hidalga, tenía ya una arraigada tradición en el oficio de escribanía: su padre y abuelo parecen haber sido los escribanos públicos del concejo, cargo que por entonces aunaba el de un actual secretario municipal y notario. Los Díaz del pueblo de Piñera se esforzaron en dar una buena educación a sus hijos, que no sólo aprendieron a leer y escribir con soltura: en el caso de Gonzalo la formación fue más allá y aprendió el oficio familiar, que en algún momento fue reconocido oficialmente, pues ya en América redactará importantes documentos de fundaciones de ciudades como Quito, presentándose como "escribano de Su Majestad e su notario público en la su corte y en todos los sus reynos e señoríos".

11 de mayo de 2019

El desajuste horario

Oviedo y las horas locas
Reloj de Oviedo. (www.cronistasoficiales.com)
Los relojes públicos de la ciudad se caracterizaron por la ausencia de sincronización
Ayuntamiento de Oviedo. (Galería de imágenes del archivo municipal). Pinterest
Un tema recurrente durante el pasado siglo en Oviedo fue siempre el desajuste horario entre los relojes públicos, motivo de queja de muchos ciudadanos, sobre todo cuando se trataba de los tres relojes históricos de la ciudad: el de la Catedral, el del Ayuntamiento y el de la Universidad. Los tres marcaron la vida de los vecinos capitalinos durante décadas. A ellos habría que añadir después, los de la Fábrica de Armas, el Banco Herrero, las estaciones de ferrocarril del Norte, Vasco y Económicos; la iglesia de las Salesas y la Caja de Ahorros. Incluso la Plaza de Toros contó con un reloj desde 1915, que fue recogido por el administrador de la plaza con ocasión de la guerra civil. Trató de recuperarse en 1962. Dos relojes privados muy consultados por los ovetenses fueron el de la "Relojería Suiza" en la calle Fruela y el de "La Hora Fija" en Argüelles.

10 de mayo de 2019

Un mierense de ideas avanzadas

El doctor Vital Aza y la maternidad
Vital Aza y Díaz (1890-1961). Autor. J.A. Ávila. (Pinterest)
El mierense fue un facultativo que mantuvo posiciones de vanguardia sobre derechos y tratamientos de las mujeres
Ilustración de Alfonso Zapico
Como historiador he aprendido que para juzgar una acción, y por supuesto un pensamiento, es necesario conocer primero la época y las condiciones en que se desarrolló. Por eso, al calificar al doctor Vital Aza Díaz como feminista, debemos tener en cuenta que él fue una persona de ideas avanzadas tanto en la práctica de la ginecología como en su visión de la sociedad y la política española, aunque su defensa absoluta de la maternidad y sus críticas al aborto -en ningún caso acompañadas por la petición de un castigo penal-, se vean actualmente superadas por el cambio de mentalidad de este último siglo. Al margen de estas consideraciones, el pensamiento de Vital Aza destacó en la primera mitad del siglo XX por sustentarse en una piedra angular inamovible: no existe más diferencia entre hombres y mujeres que la puramente fisiológica y por ello cualquier discriminación entre géneros está infundada y debe combatirse. Una postura sumamente polémica cuando aún se vendían con éxito libros cuyos títulos no necesitan de más explicación, como "La inferioridad mental de la mujer", del psiquiatra alemán Julius Moebius, o "La indigencia espiritual del sexo femenino", del médico gallego Roberto Nóvoa Santos, quien ahora -olvidando que fue un activo defensor de la discriminación- es reivindicado por una izquierda desnortada.

8 de mayo de 2019

Tranvía de Mieres a la estación

El ferrocarril del Peñón
Vista del Tren del Peñón en 1935 por la calle Manuel Llaneza. (Archivo del Museo del Ferrocarril de Asturias)
Se cumplen 62 años desde la última vez que este tranvía circuló por la calle Manuel Llaneza de Mieres
El tren del Peñón. (Archivo del Museo del Ferrocarril de Asturias)
Este tramo por la principal vía de Mieres (hoy calle Manuel Llaneza) sería denominado oficialmente como "Tranvía de Mieres a la estación" de acuerdo con la Ley de Ferrocarriles de 1877, que especificaba que los ferrocarriles establecidos sobre vías públicas se denominarían tranvías. Este tranvía constituía el segundo tramo de un ferrocarril establecido desde las minas del valle San Juan y que estaban ubicadas en el Peñón, Vegadotos y el Casar, y que terminaba en el plano inclinado situado sobre La Pasera y construido en 1888. Este tramo ferrocarril por la Hueria nunca contó con concesión alguna al discurrir por terrenos propiedad de la compañía. Por ello Mieres fue uno de los primeros lugares de Asturias en los que se emplearon las vías, siempre asociadas a las minas de carbón. Una vez conseguido esto, la empresa minera trazaría su recorrido por la "nueva carretera a la estación" y pasando ésta por el puente de La Perra hasta los cargaderos del ferrocarril del Noroeste. Siendo de vía única de 0,60 metros de ancho y con escasa longitud, sin apartaderos intermedios, formada por el carril Vignole asentados con escarpias sobre traviesas de madera de roble. Las obras de construcción de este tramo inferior transcurrieron con bastante rapidez ya que el terreno era bastante favorable al discurrir por una carretera.

7 de mayo de 2019

Un pequeño incordio para Silvino Morán

El médico a palos
Ilustración de Alfonso Zapico
El caso de la agresión de Silvino Morán al teniente Fernández Jardón en Mieres
Ilustración de Alfonso Zapico
Así se traduce siempre al castellano una comedia que Molière estrenó en 1666, en la que un hombre se ve forzado a ejercer esa profesión para evitar que dos criados engañados por su mujer, que quiere vengarse de un agravio anterior, lo maten de una paliza. La historia de hoy tiene el mismo título que esta farsa, aunque su argumento es muy distinto, pero -como verán- me viene al pelo para resumir un curioso incidente del que fue protagonista el famoso comandante republicano Silvino Morán durante nuestra guerra civil. La escritora Silvia Carrandi, me dio el otro día los informes sobre este hecho, que rescató de los archivos cuando recopilaba datos para su segundo libro, ambientado en el concejo de Aller durante la primera mitad del siglo XX. Me refiero a "Las flores del frío", una novela en la que se mezclan ficción y realidad con un marco de acontecimientos reales que la autora se ha preocupado de documentar hasta el detalle, lo que sumado al interés del argumento y la propia calidad de la narración hacen sumamente recomendable su lectura.

6 de mayo de 2019

El peso de las manos eclesiásticas en Oviedo

Todo esto eran conventos
Grabado del claustro de San Francisco. (Iglesias y capillas de Oviedo)
El Oviedo medieval gira alrededor de cuatro grandes parroquias: San Juan, Santa María de la Corte, San Isidoro y San Tirso. Las comunidades religiosas vertebran la evolución de la ciudad, desde su propia fundación hasta el desarrollo de sus barrios
Ruinas de Santa María de la Vega. (LNE)
Oviedo no se puede entender sin lo eclesiástico. Iglesias y comunidades religiosas están presentes en el origen mismo del ciudad, o al menos en su mito fundacional, y extienden su influencia a lo largo de los siglos. Por eso dentro de las categorías propuestas para el análisis urbano por el arquitecto Víctor García Oviedo, esta ciudad eclesiástica cobra un peso fundamental: "Lo que singularizó a Oviedo", escribe el urbanista, "fue el peso de las manos eclesiásticas, que arranca con los conventos benedictinos de San Vicente y Las Pelayas, sigue con el decisivo papel jugado por la desamortización en la configuración de la ciudad liberal decimonónica, pues se utilizaron los monasterios y sus solares para equipar y su huella está presente en la traza actual".

5 de mayo de 2019

La primera ascensión al Torrecerredo

Tocar el cielo de los Picos
Rebecos en la montaña. (Pinterest)
Ensombrecido por la figura del Marqués de Villaviciosa, que escaló la cumbre que él aseguraba inaccesible, al francés Aymar d'Arlot debemos la primera ascensión al Torrecerredo
Aymar D´arlot en dibujo de Daniel Castaño. (El Comercio)
Si de recordar hechos sorpresivos se trata, no hubo ninguno como el de cuando Aymar d'Arlot, situado frente a frente con la majestuosa silueta de caliza del Picu Urriellu que cada tarde, desde hace miles de años, el sol tiñe de naranja, no sintió ni la más mínima gana de subirse a lo que solo a él se le ocurría definir como «roca vertical». Encaramado al Picu Albo, que apenas tiene cien metros de altitud menos que el Urriellu, pero un perfil bastante más amable, el francés sentenció. «Es inaccesible». «(El acceso a la cima) parece prohibido a los hombres, como también lo está para los rebecos».

4 de mayo de 2019

La época más desconocida de nuestra historia

La batalla de los montes de Arbas
Ilustración de Alfonso Zapico
Vamos a contar algo sobre la época más desconocida de nuestra historia, me refiero al lejano siglo V, sobre el cual los historiadores suponen más que aseguran
Ilustración de Alfonso Zapico

https://www.lne.es
La mayor parte de lo poco que sabemos, lo escribió Hidacio, un hombre de aquellos años, que inició una crónica ambiciosa para contar todo lo que había pasado desde que Adán y Eva cometieron el primer pecado en el Paraíso, y terminó centrándose en los sucesos más próximos: los acontecimientos que pudo observar como testigo antes de su muerte, en el año 469. Un cambio de planteamiento que ahora le tenemos que agradecer, puesto que su obra, junto a la de Paulo Orosio, otro cronista que se ocupó de las décadas anteriores, son los únicos testimonios con los que contamos para acercarnos a este siglo oscuro. Hidacio pudo dedicarse a la literatura mientras los demás abrían surcos en la tierra, porque nació en una familia rica de la ciudad romana de Lemica, que hoy podemos situar cerca de Xinzo de Limia, y después de estudiar y viajar, llegando hasta palestina, fue nombrado obispo de Aquae Flaviae, lo que hoy es Chaves, en la frontera norte de Portugal, y allí estaba cuando dos pueblos extranjeros y salvajes llegaron desde muy lejos para quedarse en el noroeste peninsular.

3 de mayo de 2019

Uno de los pensadores más prestigiosos del siglo XIX

Fray Zeferino y el espiritismo
Ceferino González y Díaz Tuñón (Porträt 1885). (Wikipedia)
El filósofo y dominico asturiano dedicó una de sus numerosas obras a "La inmortalidad del alma y sus destinos según una teoría krauso-espiritista"
Ilustración de Alfonso Zapico
Fray Zeferino González Díaz Tuñón está considerado como uno de los pensadores más prestigiosos del siglo XIX español; autor de la primera Historia de la Filosofía escrita en lengua española es, desde luego, el más conocido de todos los filósofos asturianos. En vida fue llamado así con "Z" inicial, aunque la modernidad acabó prefiriendo la C y con ella figura en las placas que lo honran por todo el país, entre ellas las calles que llevan su nombre en Madrid, Oviedo, Gijón, El Entrego, la plaza de Laviana o la inscripción del busto que lo recuerda en Villoria, donde nació en el barrio de El Campal el 28 de enero de 1831. Perteneció a una familia humilde y campesina, y sus padres, como hicieron otros muchos en las mismas condiciones, buscaron para varios de sus hijos una vida más cómoda en la religión.

2 de mayo de 2019

El cese del teniente general Manuel Díez-Alegría

El día que Arias traicionó a Díez-Alegría
 El militar asturiano Manuel Díez-Alegría
En el verano de 1974, va hacer 45 años, el presidente del Gobierno destituía al general asturiano después de que, con su permiso, se entrevistara con Ceaucescu
Manuel Díez-Alegría y su esposa, Conchita Frax, en la finca familiar de Buelna -Llanes
Un escueto despacho de la agencia "Cifra" desvelaba en el verano de 1974 va camino de 45 años se producirá el cese del teniente general Manuel Díez-Alegría en la jefatura del Alto Estado Mayor y su sustitución por el capitán general de La Coruña, Fernández Vallespín". El BOE confirmó la noticia a los pocos días y el periódico aperturista "Informaciones" entonó una discreta loa del militar cesado por "su prestigio en el Ejército, su serenidad político-militar (bien probada el pasado 20 de diciembre [asesinato de Carrero]), y por su responsabilidad como inspirador del proyecto de ley orgánica de la Defensa Nacional, ahora en las Cortes". Díez-Alegría era un "hombre de armas y letras", agregaba la noticia. En efecto, la cabeza del militar asturiano acababa de ser sacrificada en el altar del búnker militar franquista, el sector mayoritario y más conservador del Ejército español, pero ni una sola palabra explicaba los motivos del cese, salvo una leve indicación en el citado diario: "Tras una visita privada a Rumanía, donde se entrevistó con el presidente Ceaucescu". La historia completa se conocería tiempo después.

29 de abril de 2019

La epidemia que diezmó pueblos

R. Corrido 'El Colera'  José Guadalupe Posada. Col. Particular Ramón Aureliano. (elmagazindemerlo.blogspot.com)
Todo investigador centrado en la historia de Asturias, así como, en general, cualquiera que investigue
El Cólera en Asturias. (L'antoxana)

http://antoxana.amargolles.net
Europa en el siglo XIX, habrá conocido no pocos casos de muertes por cólera. La epidemia diezmó pueblos y regiones enteras por oleadas de infección. Hace unos años fue publicada la obra de José María Moro Las epidemias de cólera en la Asturias del siglo XIX, que puede sernos de muchísima ayuda a la hora de profundizar más en la historia de la enfermedad en el territorio asturiano.  Sirva esta entrada como pequeña introducción para orientarnos un poco.

26 de abril de 2019

La Peste Negra en la Edad Media Asturiana

En 1348, una enfermedad terrible y desconocida se propagó por Europa, y en pocos años sembró la muerte y la destrucción por todo el continente
Ilustración de la época con calles llenas de muertos por la peste. (El Diario vasco)
A mediados del siglo XIV, entre 1346 y 1347, estalló la mayor epidemia de peste de la historia de Europa, tan sólo comparable con la que asoló el continente en tiempos del emperador Justiniano (siglos VI-VII)
Estragos de la peste negra en las ciudades medievales. (Onda regional de Murcia)

http://www.nationalgeographic.com.es
Desde entonces la peste negra se convirtió en una inseparable compañera de viaje de la población europea, hasta su último brote a principios del siglo XVIII. Sin embargo, el mal jamás se volvió a manifestar con la virulencia de 1346-1353, cuando impregnó la conciencia y la conducta de las gentes, lo que no es de extrañar. Por entonces había otras enfermedades endémicas que azotaban constantemente a la población, como la disentería, la gripe, el sarampión y la lepra, la más temida. Pero la peste tuvo un impacto pavoroso: por un lado, era un huésped inesperado, desconocido y fatal, del cual se ignoraba tanto su origen como su terapia; por otro lado, afectaba a todos, sin distinguir apenas entre pobres y ricos. Quizá por esto último, porque afectaba a los mendigos, pero no se detenía ante los reyes, tuvo tanto eco en las fuentes escritas, en las que encontramos descripciones tan exageradas como apocalípticas. Sobre el origen de las enfermedades contagiosas circulaban explicaciones muy diversas. Algunas, heredadas de la medicina clásica griega, atribuían el mal a los miasmas, es decir, a la corrupción del aire provocada por la emanación de materia orgánica en descomposición, la cual se transmitía al cuerpo humano a través de la respiración o por contacto con la piel. Hubo quienes imaginaron que la peste podía tener un origen astrológico –ya fuese la conjunción de determinados planetas, los eclipses o bien el paso de cometas– o bien geológico, como producto de erupciones volcánicas y movimientos sísmicos que liberaban gases y efluvios tóxicos. Todos estos hechos se consideraban fenómenos sobrenaturales achacables a la cólera divina por los pecados de la humanidad.