30 de noviembre de 2016

Asturias vivió una auténtica guerra civil en octubre de 1934

La Revolución de Asturias en Sotrondio
Ilustración de Alfonso Zapico
Crónica de los acontecimientos en la localidad durante octubre de 1934
Críspulo Gutiérrez García
http://www.lne.es
Se cumplieron en octubre de 2016, 82 años del movimiento revolucionario que, durante los días transcurridos entre 5 y el 17 del citado mes de 1934, vivió Asturias como las peripecias de una auténtica guerra civil. Pero el motivo de esta crónica no es su análisis, ni ver sus causas y consecuencias, pues se han escrito desde todos los ámbitos y en su decir todos han tenido su razón.
Hemos indagado en las hemerotecas buscando escritos que nos den conocimientos que nos ayuden a interpretar lo acontecido. Una tarea ardua difícil, pues en los días señalados no hubo prensa, pero sí hemos encontrado documentos escritos en días posteriores que reflejasen parte lo acontecido.
Leamos el diario "Noroeste": "En Sotrondio: el primer chispazo revolucionario en Asturias". Así empieza una crónica publicada en el diario "Noroeste" el 23 de octubre de 1934, donde el movimiento fue dirigido por Críspulo Gutiérrez García, uno de los grandes revolucionarios de la Revolución de Asturias de 1934, minero, sindicalista y político. Durante la guerra civil fue comandante del Batallón Sotrondio.

29 de noviembre de 2016

La historia del Carbayón de Oviedo (de al menos 5 siglos de antigüedad) fue subastado por 192,50 pesetas en septiembre de 1879

Más de 137 años sin El Carbayón
El Carbayón en 1862 (foto por Jean Laurent) en la por entonces todavía inexistente calle Uría
El roble centenario, símbolo de Oviedo, fue derribado en 4 días (del 2 al 5 de octubre de 1879), no sin bastante polémica tras la construcción del ensanche de la ciudad
La corta del carbayón de Oviedo - Ilustración de Adolfo García

http://www.elcomercio.es
El símbolo que cobijaba a los ovetenses, que incluso les dio nombre, cayó en menos de un mes, con prisas que descartaron posibilidad alguna de indulto. Una premura que, sin embargo, no ha conseguido talar su presencia en la ciudad. Una placa en la calle Uría recuerda el punto exacto donde se ubicaba "El Carbayón", el roble centenario que cedió al hacha en 1879 y la 1ª quincena de octubre de 2016 hizo los 137 años, en el año 2013 revivió con sus dimensiones reales en forma de proyección artística. Porque aunque ya no se le vea, los de aquí saben que se llaman como él, que son carbayones por algo. Antes de que comenzará a usarse el gentilicio a los hombres ovetenses se les conocía como gatos del forno. «A los paisanos se les llamaba así, las mujeres no teníamos ni nombre», cuenta la cronista oficial de Oviedo, Carmen Ruiz-Tilve. Los hornos de pan fueron trasladados extramuros tras el incendio que devastó la ciudad en 1521. Se instalaron camino de San Lázaro justo en el recorrido que los hombres realizaban después de frecuentar la zona de alterne. «Venían de los alrededores y muchas veces se encontraban la Puerta Nueva cerrada. Dormían al calor de los hornos, de ahí el apelativo», explica.
El Carbayón de Oviedo
Pero cuando la ciudad empezó a crecer había en el Campo de San Francisco muchos carbayos muy antiguos, «de ahí viene el gentilicio», subraya Ruíz-Tilve. Muchos de esos robles fueron desapareciendo y el imponente Carbayón quedándose solo y aislado. La estación de tren llegó y era necesaria la construcción de una calle que uniera las locomotoras con la ciudad intramuros. Así nació la calle Uría, con el árbol en su trayecto. Contaba el rector de la Universidad de Oviedo Fermín Canella que «el silbido de la locomotora anunciaba su caída». El 13 de septiembre de 1879 el jardinero municipal manifestó la necesidad de derribar el árbol, que, informaba, estaba enfermo. «Lo real es que ocupaba parte de la acera de Uría y en lugar de modificar unos metros el trazado, ganó la chapuza como siempre», describe la cronista oficial. Hubo polémica y una discusión entre los ediles, pero el derribo fue aprobado por 14 votos contra 9 y El Carbayón subastado por 192,50 pesetas. El 2 de octubre comenzó la tala «que duró tres o cuatro días». Las raíces estaban bien ancladas: llevaban al menos cinco siglos allí hasta alcanzar los 30 metros de altura y un tronco de seis. Así era El Carbayón.

Dibujo del carbayón, Imagen de "El Comercio"
FUENTE:  IDOYA REY (El Comercio)


Idoya Rey Menéndez nació  el 1 de noviembre de 1982 en Oviedo.  Es Licenciada en Periodismo (con periodo de beca Erasmus en Aarhus University Dinamarca). Universidad Carlos III de Madrid. También Licenciada por Universidad de Oviedo en Administración y Dirección de Empresas.  Es redactora desde el año 2008 del periódico El Comercio.





::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
EL CARBAYÓN
El mítico Carbayón. de Oviedo en la calle Uría
Situémonos en el Oviedo de los años finales del siglo XVIII, más concretamente en el año 1865
Vista de Oviedo y la catedral. Ilustración de Adolfo García.
http://puebladeaguilar.blogspot.com.es
El Carbayón era y fue (y aún es en la memoria colectiva  y en el corazón de los ovetenses),  un  mítico árbol en la calle Uría de Oviedo. (Carbayón es el aumentativo de Carbayu, roble en asturiano; árbol del género Quercus, cuya variedad más común en la vertiente atlántica del sur de Europa es el Quercus Rober)Carbayón es además y principalmente, el nombre que se atribuye a los ovetenses; y se les atribuye este nombre precisamente por un árbol, un roble, un carbayu, un carbayu muy grande : un Carbayón. Oviedo, como todas las ciudades y grandes villas en esos tiempos, está en pleno desarrollo, en plena estructuración urbana. Las comunicaciones  ferroviarias y por carretera se están multiplicando y mejorando empujadas por el continuo desarrollo de la industria y la minería astur. La población ovetense, se concentra en ese momento en lo que hoy llamamos casco antiguo, en la zona del Fontán y alrededor de la Catedral; muy cerca, pegando a este núcleo de población, estaba el Parque de San Francisco, presente ya en la ciudad desde el siglo XIII, cuando Don Fernan Alonso, canónigo de la Catedral, dona una fuente y un prado a la Orden de Frailes Menores de Oviedo, fundando éstos un monasterio y ocupando con una huerta gran parte del Parque.
La Plaza de El Fontán de Oviedo. Ilustración de Adolfo García. 
Dentro del Parque, lucían dos hermosos árboles, separados entre si, pero ambos muy queridos y admirados por los ovetenses : "El Negrillo" y "El Carbayón". En aquellos momentos, el Parque tenía una enorme extensión, extendiéndose hasta Llamaquique y sobre la actual calle Uría, plaza de la Escandalera, calle Pelayo, etc. En 1874, se construyó la estación de ferrocarril, que distaba 1 kilómetro del núcleo de la población, por lo que se proyectó, en el marco del desarrollo urbanístico en curso, abrir una vía de comunicación entre la ciudad y la nueva estación; es lo que hoy día se conoce como la calle Uría, centro y nervio del Oviedo actual.  Con la apertura de esta vía, una parte del Campo de San Francisco, quedó separada del resto del Parque, y la zona aislada, quedó uno de los dos árboles más queridos y admirados por los ovetenses : el Carbayón   El Parque era muy frecuentado por los ovetenses, resultando ser una salida del centro urbano, muy agradable para el paseo y el descanso, siendo querido y frecuentado por muchos. El 25 de noviembre de 1865, los ovetenses amanecieron y se despertaron desolados; después de una noche donde apenas descansaron, sacudidos por un huracán pocas veces vivido en Oviedo. Cascotes por el suelo, tejas rotas..... El Campo de San Francisco sufrió la furia de los elementos y despertó con muchos destrozos.
Fermín Canella Secades
El Negrillo no pudo resistir y se vino abajo por la fuerza de los elementos. En esos días, Fermín Canella publicaba:
«Cayó el negrillo, pero el Carbayón no caerá tan fácilmente: es el árbol secular y sagrado de la ciudad, testigo de todos los acontecimientos de nuestra historia, que, a más vivir con la savia de esta madre tierra, parece que vive con la savia de recuerdos antiguos y de nuestro cariño. Allí está; al extremo del Campo, tocando el pueblo de quien es patrono.» Fermín Canella.

A partir de este momento, El Carbayón se hizo querer más. Más aún. Y aunque separado del resto del Parque, era motivo principal de visitas y cariño por parte de todo. Era cada vez más, un símbolo de Oviedo. Sin embargo, el progreso empuja con fuerza, y un informe del jardinero municipal (un inteligente y cumplidor italiano), hace que la Alcaldía se plantee  el derribo del árbol debido al mal estado del mismo y a que impedía una buena circulación por la recién construida calle Uría, indispensable al desarrollo de la ciudad. En el momento de la tala, sus medidas arrojaban las siguientes cifras :
  • Circunferencia en la base : 9 metros.
  • Altura : 30 metros.
  • Circunferencia de la copa : 38 metros
Una vez en el suelo, se pudo constatar su mal estado interior, corrompido por la carcoma y otras enfermedades. Este estado, impidió fijar con precisión su edad aunque la tasación estima entre 500 y 600 años. El día 5 (algunos datos, indican el 2) de octubre de 1879, tuvo lugar la tala. En esos días se inició la publicación de un periódico ovetense, que aprovechando el inmenso cariño y arraigo al nombre, se tituló EL CARBAYÓN. En su primera publicación, decía :
Aquí estuvo el Carbayón,
seiscientos años con vida
y cayó sin compasión
bajo el hacha fratricida
de nuestra corporación.
Este pasquín respetad,
si sois buenos ovetenses,
y en su memoria llorad
todos los aquí presentes
por el que honró a la ciudad.
Placa conmemorativa en la calle Uría.
Mucho más tarde, en marzo de 1949, el Ayuntamiento mandó colocar una placa conmemorativa en el mismo lugar en el que durante tantos años diera sombra y solaz a los ovetenses. La placa reza así:
"Aquí estuvo durante siglos el Carbayón, árbol simbólico de la ciudad, derribado el II de octubre de MDCCCLXXIX. La Corporación municipal acordó el XXIV de marzo de MCMXLIX la colocación de esta placa que perpetúe su memoria."

Al año siguiente se plantó un roble en los jardines del Teatro Campoamor, llamándole "EL CARBAYÍN"  
El Carbayín en los jardines del Teatro Campoamor.

"Como continuador de aquel árbol simbólico que nos dio el título de Carbayones, el Ayuntamiento plantó este roble el día XI de febrero del año de gracia de MCML".
FUENTE: 
Manuel Adolfo García Fernández (dibujante y humorista) Nace en Oviedo (Asturias) el 12 de junio de 1945. Tras estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, Adolfo García trabajó como decorador e ilustrador en una agencia publicitaria de su ciudad natal, al mismo tiempo que publicaba sus primeras historietas en la prensa regional. Durante los años 70, creó con el guionista Francisco Alonso las series Pepe Murciélago y Maratón para Editorial Bruguera y publicó brevemente en la revista Trinca. Otros trabajos suyos se difundieron a través de la agencia Bardon-Art. Este asturiano es autor de un número considerable de series y personajes de humor, la temática de nuestra tierra es posiblemente su fuerte desde los orígenes. La prensa asturiana es su espacio natural y la creación de "cuentos" recopilando andanzas y desventuras de varios de sus personajes son toda una tradición. http://comicscuentos.blogspot.com/
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

27 de noviembre de 2016

Las sucesivas etapas del Palacio en el barrio mierense de la Villa

El palacio del marqués de Camposagrado
Palacio de Camposagrado de Mieres antes de la Guerra Civil Española
La historia de un edificio que ha marcado el origen y la historia de Mieres del Camino

Reconstrucción del palacio hacía el año 1944 
En el barrio mierense de La Villa, se levanta imponente el palacio del Marqués de Camposagrado, santo y seña de Mieres desde su fundación en el siglo XV, a partir de una torre circular, situable (casi con toda seguridad) en la baja Edad Media, y a la sombra de la cual anidaría y tomaría forma en sucesivas etapas el futuro palacio de la familia Bernaldo de Quirós. El linaje de los Bernaldo de Quirós lo fundó el poderoso don Iván Bernaldo de Quirós el día 28 de enero del año 1474 (el mayorazgo de la Casa de Quirós) de mano del monarca Enrique IV de Castilla y escriturada en la Casa Fuerte de Mieres de su señorío, ante Alvar González de Noreña, escribano del Rey. [G. García, Vicente José: La Casa de Quirós. Gráficas Lux. Oviedo, 1958, págs. 71-73 y penúltima].

26 de noviembre de 2016

La emoción nostálgica de otros tiempos

El eco lejano de un mierense de lujo
Julio León Costales
Julio León Costales y su impronta imborrable en el concejo
León Costales, con el también difunto alcalde de Mieres Eugenio Carbajal.
http://www.lne.es
Suenan lejanos los toques de atención cuando la mente refresca el pasado recordando las pisadas, los talentos, deseos y entregas de quiénes dejaron, para la posteridad, una impronta imborrable. Y entonces surge la emoción nostálgica de otros tiempos, cuando Mieres respiraba ansias de ilusión y grandes dosis de entusiasmo hacia la búsqueda de caminos en el engranaje investigador de otras metas.
Todo aparece hoy medio difuminado por las constantes de una vida comunitaria muy distinta, desde que las bases socioeconómicas de toda una historia fueron minando tanto el deseo de una supervivencia digna en el propio feudo como la inquietud individual y colectiva de los miembros de una comunidad. Hoy esa comunidad, mermada y casi diseminada, cae con facilidad en las fauces de un materialismo supino propio de la más arraiga tendencia neoliberal.

25 de noviembre de 2016

Las mil y una vicisitudes del Gijón de principios del siglo XX

El estadio de El Molinón fue inaugurado ocho días antes de la huelga de 1917
Ayuntamiento de Gijón en 1895. Fotografía de Octavio Bellmunt
El Comité Revolucionario lo formaban Melquíades Álvarez, Eleuterio Quintanilla, Manuel Llaneza y Teodomiro Menéndez
Eleuterio Quintanilla formó parte del Comité Revolucionario en representación de la CNT
Tras la etapa expansiva de las vacas gordas gracias al "oro negro" llegaría después la de las vacas flacas con una grave crisis económica y laboral. Y así, decenas de miles de asturianos tuvieron que decidirse a coger los vapores trasatlánticos que salían de El Musel con destino a Cuba, Argentina y México, ya que en su tierra natal no había oportunidades para prosperar. Un siglo después, la historia vuelve a repetirse, con la sangrante diáspora intelectual de nuestros jóvenes más preparados a otros países, en busca de trabajos dignos y bien remunerados.
El panorama internacional no era muy diferente ya Estados Unidos se involucraría en la guerra europea, mientras que Lenin daría un golpe de Estado con la toma del Palacio de Invierno -a fin de resolver el problema del hambre y la falta de libertades, con la promesa de devolver el poder al pueblo- por lo que confinó en Siberia a toda la familia del zar Nicolás II y toda la familia Romanov, quienes meses después serían asesinados. Pero el tiempo siempre deja a todos en el sitio histórico que les corresponde.

20 de noviembre de 2016

El pueblo poderoso de los astures (y V)

La industria de los astures en la edad de hierro
tirani.biz
En plena Edad de Hierro la minería es una actividad en auge y muy especializada, son muchos los minerales que se extraen, hierro, cobre, plata, oro, mercurio, azabache, carbón, zinc, cinabrio, estaño…. la riqueza mineral de Asturias es un hecho que ha permanecido presente a lo largo del tiempo.
sociarrecifefrancisco.blogspot.com
Las explotaciones mineras de los astures quedan nuevamente reflejadas en los escritos antiguos:
… natura regionis cerca se omnis aurifera, miniigue, chryscollae aliorum colorum ferax…Auri vicena millia pondo ad hunc modum annis singulis Asturiam, atque Gallaeci cum, Lusitaniam praestare, quidan prodiderunt; ita tu plurimum Asturia gigant, neque in alia parte terrarum lot saeculis haec fertilitas.
La región es natural rica en oro pero también abundan otros como la criscolla (Carbonato de cobre, es un mineral de color verde), el hierro… Veinte mil kilos de oro da Asturias con Galicia y Lusitania todos los años, la mayor parte está en Asturias que durante tantos siglos es fértil… Plinio el Viejo
Hay que tener en cuenta que Roma siempre pensó que en Asturias había mucho más oro que el que encontró finalmente, por otro lado los historiadores romanos siempre tendían a engrandecer el poder del Imperio exagerando sus conquistas, por tanto, en ésta referencia de Plinio se exagera enormemente la producción aurífera de los astures, en realidad la región de Asturias tan solo posee oro en las cuencas occidentales de los ríos Nalón, Narcea y Navia. Esto no quiere decir que los astures no realizaran una gran labor minera, algunas minas se explotaban antes de la llegada de Roma, ejemplo de ello son las del Aramo en Rioseco, El Milagro de Onís, Mina Consuelo, El Ceñal, Cabo Blanco… entre muchas otras. Algunos hornos dedicados a fundir el hierro se localizaron en Tineo, Cangas de Narcea o Boal.
Las herramientas de los mineros astures eran el hacha, el mazo, el pico y la punterola (barra de hierro con un ojo en un extremo por el que se mete un mango que se golpea con una maza para poder picar la pared con más finura).

El pueblo poderoso de los astures (IV)

Ganadería, agricultura, pesca y marisqueo durante la cultura castreña
www.ediciona.com
La ganadería se convirtió en una de las principales actividades de la sociedad astur y, aún hoy lo sigue siendo. 
googledrive.com
Los pastores astures eran trashumantes y se desplazaban continuamente en busca de pastos para el ganado, sin embargo, en esta época el pastor no debe considerarse como el dueño exclusivo del ganado, es muy probable, al menos durante los inicios de esta nueva actividad, que los rebaños fueran comunes y, más tarde, con el concepto de propiedad privada, esos rebaños pertenecerían a las familias más importantes, en este último caso el dueño del rebaño podría ser el propio pastor o delegar en otra persona el duro trabajo de la trashumancia, realmente no se aprecia una ganadería privada hasta el s.I d.C con la llegada de los romanos.
Terrenos de pastos para la ganadería Inma JG-historiadeasturias.com
Se gana terreno al monte para la ganadería
Con las actividades ganaderas en auge las poblaciones comienzan a ganarle terreno al bosque en favor de las zonas de pasto, esto establece nuevas divisiones territoriales, cada unidad gentilicia explotaba gradualmente el espacio circundante alrededor del castro creando zonas de pasto para el invierno y, por otro lado, se trazaron caminos que servían como eje de intercambio entre los diferentes emplazamientos y para ascender a los pastos altos de montaña cuando llegaba el buen tiempo.
Los rebaños eran principalmente de cabras, animal que también era usado con fines rituales en honor de un dios que los romanos asemejaban a Marte. El uso de grasa como sustitutivo del aceite indica que el jabalí se llegó a domesticar y se creó la ganadería porcina, Estrabón habla en sus escritos de la calidad que tenían los jamones cantábricos y no es raro teniendo en cuenta la cantidad de bellotas que ofrecía la zona y las características de la raza del cerdo de tronco celta, similares al ibérico. Los astures se vestían con sayos y esta prenda se realizaba con lana de oveja así que también debía de existir el ganado ovino al final del hierro, en el año 301 d. C el precio de la lana astur se dispara según se refleja en el Edicto Máximo de Precios de Diocleciano. El ganado bovino también tenía un peso importante, a la figura del toro – vaca se asociaba a la diosa Nabicca en honor a la cual se le realizaban sacrificios de este animal.

El pueblo poderoso de los astures (III)

Los astures eran buenos realizando emboscadas 
unahistoriacuriosa.wordpress.com
Su conocimiento del terreno era una ventaja importante, Asturias es una tierra irregular, con mucho desnivel, con frondosos bosques, altos acantilados, pozos que se abren en la tierra, ríos profundos con un gran torrente… 
Guerreros astures escondidos en las colinas para realizar una emboscada a los soldados romanos a su paso por caminos cercanos (unahistoriacuriosa.wordpress.com)
El conocimiento de toda la zona facilitaba la elección del lugar para presentar batalla. En los bosques se construían plataformas de vigilancia sobre los árboles en las que siempre había disponible dardos, flechas o lanzas; usaban las mismas trampas que empleaban para los grandes animales como técnica para impedir el avance del enemigo; esperaban agazapados, en silencio, sin mover un músculo para pillar a la avanzadilla enemiga por sorpresa, rodearla y desestructurar su formación haciendo que cundiera el pánico entre los soldados del bando contrario.
Cuando combatían en la montaña contaban con otros elementos de su lado, los pasos estrechos, las gargantas, acantilados y las horas de niebla eran sus mejores aliados, solían esperar al enemigo escondidos en la pared de la montaña, a una altura superior al camino de paso para que, cuando el enemigo intentara cruzar, ante la imposibilidad de retroceder si era un ejército numeroso, tuvieran que avanzar y sortear lluvias de flechas, piedras, lanzas… En ese tiempo los pasos de montaña eran bastante angostos y, en el caso del ejército romano hay que imaginarse a miles de hombres, caballos y carretas avanzando por un camino estrecho, pedregoso, con nieve, lluvia, viento… 

El pueblo poderoso de los astures (II)

¿Quiénes eran los Astures?
Recreación de poblado Astur www.cantabriatotal.com 
Los Astures eran el conjunto de tribus que habitaron los territorios de Asturias, León y Zamora durante la Edad de Hierro.
Guerrero Astur-Celta www.arteguias.com
Fue un pueblo que posiblemente se creó a partir del contacto con otras personas procedentes de Europa. F. Lopez Cuevilla, en su Etnología de la cultura castreña, propone que esta mezcla se derivó de dos posibles oleadas migratorias procedentes de Europa, la primera vino del norte, se trataba de los pueblos Sefes que huían de los Germánicos, la segunda oleada estaba compuesta por los pueblos Oestrimonios procedentes de las Islas Británicas. También hay otros autores con propuestas diferentes, algunos quieren ver sus orígenes en los Ligures, un pueblo europeo que fue desplazado por la presión céltica. Otros plantean que los Astures podrían incluirse dentro de los pueblos célticos de Europa. El debate sobre el origen de la sociedad astur sigue estando abierto pero lo cierto es que, durante la Edad de Bronce, el comercio aumentó considerablemente y el contacto con otros pueblos fue algo vital en la evolución de los grupos de humanos hacia la adquisición de nuevos conocimientos y en consecuencia hacia la edad de hierro.
Los astures ocuparon un territorio mucho más grande que la actual Asturias, limitaban al norte con el Mar Cantábrico, la parte oriental tenía sus límites en el río Deva, en el Occidente con el río Eo y hacia el Sur se extendía, pasando por León, hasta la actual Zamora. Dentro de este territorio todos se consideraban Astures pero, a su vez se dividían en otros Gens o tribus menores, lo mismo sucedía con las grandes tribus fronterizas de Galaicos y Cántabros. Para añadir un mayor grado de complejidad al territorio, esas tribus menores se dividían, a su vez, en Clanes, por ejemplo una persona podía ser de la tribu de los Astures, perteneciente al Gens de los Luggones (centro de Asturias) y concretamente al Clan de Los Cilúrnigos (Campa Torres, Gijón). Esta división gran tribu – gen – clan es bastante similar en casi toda la Península Ibérica durante los inicios del hierro. A partir del s. II a. C y hasta el s.I d. C la división territorial de la Península Ibérica sufrió grandes cambios políticos, administrativos y territoriales a manos del Imperio romano.

El pueblo poderoso de los astures (I)

LAS TRIBUS ASTURES Y SUS ASENTAMIENTOS
Guerreros astures. Ilustración de Ángel García Pinto
 “Allí vivían dos pueblos muy poderosos, cántabros y astures, que no estaban sometidos a nuestro imperio” (Lucio Anneo Floro)
Los astures vivían en castros. Las cabañas eran de planta redonda o elíptica, sin ángulos, con techumbre vegetal, que se sostenía sin columnas.
Los astures habitaban el extremo más septentrional de la Península Ibérica, a ambos lados de la Cordillera Cantábrica, extendiéndose por las provincias de Asturias y de León, por la parte más septentrional de Zamora, así como por ciertas zonas de Orense y la región portuguesa de Tras-os-Montes. En estas tierras se establecieron una serie de tribus de clara cultura celta como la de los vadinienses, situados en los Picos de Europa y que fueron migrando lentamente hacia el sur y la de los orgenomescos, habitantes de la zona costera oriental  (ambas cántabras) . La de los penios que ocupaban las tierras del valle del Sella, los luggones entre los ríos Sella y Nalón y cuya capital se situaba en Lucus Asturum (Lugo de Llanera); los carbacos que habitaban la actual zona central-interior de Asturias situada entre las poblaciones actuales de Mieres y Pola de Lena y los pésicos, que moraban en la zona costera de Asturias Occidental, entre la desembocadura del Navia hasta la del Nalón. A estas hay que añadirles las tribus del núcleo pertenecientes a la llamada Asturias Leonesa.

19 de noviembre de 2016

La Reina bastarda de Pelúgano (Aller) "Urraca la asturiana" (y II)

Urraca la Asturiana. Reina Consorte
El libro "Urraca. Reina de Asturias" es una bonita novela histórica que recrea la biografía de la reina Urraca Alfonso. Urraca fue hija ilegítima del rey Alfonso VII de León que vivió en la corte del monarca y fue utilizada por su padre para sus intereses políticos casándola con el rey de Pamplona García Ramírez. Viuda pocos años después, su padre le asignó el título nominal de reina de Asturias, tierra a la que volvió Urraca y donde se casó por segunda vez con Álvaro Rodríguez de Castro y donde parece ser que lideró una rebelión para independizar las tierras asturianas del reino de León. 
Novela histórica de:  María Teresa Álvarez
Urraca Alfonso “la Asturiana” (Pelúgano - Aller - Asturias, 1133 – Palencia, 1189). Reina consorte de Pamplona por su matrimonio con el rey García Ramírez de Pamplona
Libro de la Editorial.Círculo de Amigos de la Historia Formatos
http://blog.educastur.es
Primeros años
Era hija ilegítima de Alfonso VII el Emperador, rey de León, y de Gontrodo Pérez, hija del magnate asturiano Pedro Díaz de Valle y de su esposa María Ordóñez, fruto de la relación que sus padres mantuvieron en el Castillo de Soto. Fue separada de su familia materna e instruida por su tía paterna, la infanta Sancha Raimúndez, hermana de Alfonso VII el Emperador. Urraca Alfonso fue la primogénita de los hijos de Alfonso VII el Emperador, ya que su medio hermano Sancho III el Deseado, que llegaría a ser rey de Castilla, e hijo de Alfonso VII con la reina Berenguela de Barcelona, no nacería hasta 1134.

La Reina bastarda de Pelúgano (Aller) "Urraca la asturiana" (I)

 La rebelión de Doña Urraca







Urraca «la asturiana», o si ustedes lo prefieren, aún mejor, «la allerana», puesto que paseó con orgullo el título de «señora de Aller», ¡vaya mujer! 
Ilustración de Alfonso Zapico

http://www.lne.es
Era hija bastarda del rey Alfonso VII de Castilla y su nacimiento fue el fruto de una aventura de verano que éste había tenido con una moza de Soto y que llevaba con resignación el feo nombre de Gontrodo. Como escenario del idilio, el castillo del lugar, aunque otros prefieren situarlo en Pelúgano? Pero, antes de seguir, les voy a resumir esta historia que hoy podría llenar páginas en la prensa del corazón. Y tengo que empezar, como en tantas ocasiones, uniendo el amor con la guerra, viajando en el tiempo hasta mediados del siglo XII, cuando se registró en nuestra región una revuelta con un cariz que hoy calificaríamos de abiertamente separatista. Un movimiento encabezado por un terrateniente llamado Gonzalo Peláez y que alcanzó tal virulencia que el rey se vio obligado a traer un numeroso Ejército desde la Meseta para demostrar su autoridad en este territorio y ayudar a sus partidarios asturianos, que estaban en peligro por haber quedado en minoría.

La historia de un banquete “El Desarme” que se convirtió en fiesta gastronómica en Oviedo

El Desarme como símbolo de paz y reconciliación
19 de octubre de 1836, dia del desarme
Origen y significado de un rancho que se convirtió con los años en la gran fiesta gastronómica de los carbayones
garbanzos con bacalao
Ciento ochenta años han pasado desde el que podemos considerar primer "Desarme" documentado, acaecido el 10 de octubre de 1836, día en que las autoridades regionales organizaron una fiesta, con sus bailes y su banquete, en honor de las fuerzas militares que habían impedido el saqueo de la capital, Oviedo, por parte de las fuerzas carlistas que se habían sublevado, originando la primera guerra civil española. Aquel "rancho extraordinario" dispensado a las tropas consistió en garbanzos con patatas, carne y tocino, regado con vino y sidra.
Los carlistas no se dieron por vencidos y de nuevo intentaron el asalto a la ciudad el día 19. Había buen botín. Y de nuevo fueron rechazados, aunque con numerosas bajas por ambos bandos. Las Cortes otorgaron a Oviedo el título de "Benemérita" por su férrea defensa del orden establecido y a los milicianos fallecidos el de "beneméritos de la patria" a título póstumo.
Desde 1841 y hasta 1936, todos los 19 de octubre la ciudad recordaba a sus héroes milicianos ante el monumento levantado en el interior del templo de San Isidoro, en un acto cívico-religioso con participación de sus compañeros en el exterior disparando salvas de honor al término de los responsos.

18 de noviembre de 2016

El pequeño mundo del teatro en las cuencas mineras no fue ajeno a Manuel Llaneza

Un mal actor llamado Manuel Llaneza
Ilustración de Alfonso Zapico
El popular sindicalista formó parte en su juventud del grupo de teatro del centro obrero de Mieres y escribió numerosos cuentos de temática social
Ilustración de Alfonso Zapico
En 2006, la profesora María Antonia Mateos Menéndez presentó un trabajo de Memoria para aspirar al grado de doctora en el Departamento de Filología Española de la Universidad de Oviedo sobre el tema "Verdad en la farsa. Teatro social en los Centros obreros de Asturias (1900-1937)", donde explicaba las motivaciones de esta actividad en los locales sociales del proletariado, deteniéndose individualmente en la historia de cada uno, citando los actores, las actuaciones, los autores elegidos y las obras representadas.
Lógicamente, en este campo la Montaña Central da para mucho y si ustedes quieren conocer con detalle lo que ocurría en las agrupaciones repartidas por los concejos de Langreo, Laviana, San Martín del Rey Aurelio, Mieres, Lena o Aller, pueden encontrarlos en esta exhaustiva investigación, encontrando la sorpresa de que, al margen de las localidades más pobladas en aquellos días como La Felguera, Turón, Ujo o Ablaña, también en pueblos como Tuilla, Tiraña, Vegadotos o Siana, existieron cuadros artísticos integrados por los jóvenes socialistas del momento, que encontraban en los ensayos y las representaciones una alternativa a las tabernas.

17 de noviembre de 2016

Armando García Cifuentes (asturiano de pura cepa), sintió desde joven la llamada del motor

El sierense que corrió con Fangio
Armando García Cifuentes, junto al Mercedes 300 SL con el que ganó la carrera Sagua-La Habana en 1957
Armando García Cifuentes, de la familia que regentó La Champanera, tuvo una brillante trayectoria en la Cuba prerrevolucionaria hasta que protagonizó un accidente con seis muertos en una prueba en La Habana
Fotografía impresionante. Sifuentes impactando contra el público.
La habitación 810 del Hotel Lincoln de La Habana es un auténtico templo del automovilismo. En este cuarto se hospedaba Juan Manuel Fangio, el primer piloto en lograr cinco campeonatos del mundo de Fórmula 1, en la víspera del Gran Premio de Cuba de 1958, que se disputaría el 24 de febrero. Una prueba en la que Fangio no tomaría la salida, ya que había sido secuestrado, en su propio hotel, por simpatizantes castristas. Unos secuestradores a los que Fangio estaría agradecido el resto de su vida, ya que aquella prueba estuvo marcada por un brutal accidente, saldado con seis muertos y cuarenta heridos, y en que se vio involucrado un sierense: Armando García Cifuentes.

16 de noviembre de 2016

Asturias y sus raíces cafeteras

Asturias es la leche y también el café
Las empresas tostadoras de la región, una pequeña potencia económica, ganaron peso en la crisis al adquirir decenas de competidoras, fabricar para las marcas blancas y lanzar nuevos productos
Asturias es la leche y también café
En agroalimentación, Asturias es la leche, pero también tuesta café como para "manchar" toda la producción láctea. El sector cafetero tiene hondas raíces en la región y sigue medrando pese a haber sufrido como pocos la plaga de la crisis. El consumo en las cafeterías, taza a taza, llegó a caer cerca del 40%, según datos del sector. El recorte del gasto en ocio y el cierre de establecimientos hosteleros -lo que se tradujo en apagones de cafeteras- amenazaron con moler el negocio del tueste, que también se vio afectado por otros factores ligados a los hábitos que acompañaban al "cafeteo", como la prohibición de fumar en los bares. Las empresas asturianas, todas familiares y en la mayoría de los casos con la segunda o la tercera generación al frente, tuvieron que cambiar la mezcla tradicional, el "blend" del negocio, para seguir viviendo del café. Unas apostaron por crecer a base de adquirir empresas con mercados regionales consolidados, otras por las alianzas con las grandes cadenas de supermercados y otras por salir al exterior. Y todas se vieron obligadas a conjugar verbos como diversificar -con la entrada en los segmentos de las infusiones, los chocolates, las galletas...-, fidelizar -con servicios nuevos a los clientes de la hostelería como la formación de baristas- o, sobre todo, innovar -llevando el nuevo mercado de las cápsulas a las cafeterías, incrementando el valor del producto ofreciéndolo en carta y sirviéndolo en vajillas específicas, con nuevos lanzamientos como el café ecológico o el café que se "tira" como si fuera una caña, o con nuevos envases que incluyen hasta válvulas de retención de aromas.

15 de noviembre de 2016

El general José Miaja Menant, un militar ovetense de la República

El olvido del general Miaja
José Miaja Menant. General al mando de la 1ª Brigada de Infantería con sede en Madrid.
La ausencia en el cambio de nombres de calles del aclamado militar ovetense conocido como el "defensor de Madrid"
José Miaja Menant 
En la segunda quincena de noviembre de 1936, cuatro meses después del comienzo de la Guerra Civil, faltó el canto de un duro para que las tropas de Franco irrumpieran y tomaran Madrid a partir de su posición en el "vértice del Clínico", es decir, el hospital de la Ciudad Universitaria, situado en lo que hoy es la plaza de Cristo Rey de la Villa y Corte. El marco espacial de dicho vértice, o punta de lanza de los nacionales, era la cruentísima batalla de la Ciudad Universitaria, que se prolongó aproximadamente del 15 al 23 de noviembre.
Afincados en el Clínico, lo que los nacionales tenían enfrente era un ejército debilitado a causa de las frecuentes desbandadas en las fuerzas republicanas. Pero en una de esas huidas, los que se alejaban del aquel frente feroz vieron una figura que conocían bien y que les intimidó de tal manera que volvieron a sus posiciones en la defensa.
Aquella figura era la del general José Miaja Menant, un militar ovetense de la República, de los más destacados, y que por circunstancias como aquella se ganaría el título popular de el "defensor de Madrid".