30 de noviembre de 2012

Vital Aza, hijo adoptivo de Mieres el 29/11/2012

                                      Vital Aza Álvarez-Buylla

Sobre Vital Aza (padre e hijo), ya se hizo referencia en este blog el 3 de agosto de 2012.

En el pleno Municipal del Ilmo Ayto de Mieres del día 29 de noviembre de 2012 el Sr. D Vital Aza Álvarez-Buylla es nombrado "HIJO ADOPTIVO DE MIERES" a titulo postumo, por unanimidad de sus 21 concejales.
 


El próximo  día 13 de diciembre de 2012 se cumple el centenario  de la muerte de Vital Aza Álvarez Buylla. Vital Aza  se licencio en medicina en Madrid, aunque nunca ejerció y fue fundamentalmente escritor, comediografo, periodista, poeta y humorista. Su intensa actividad teatral no fue obstáculo par que Aza siguiera cultivando la poesia festiva en periódicos y revisras.
En 1882 contrae matrimonio con Dña. Maximina Díaz Sampil, natural de Gijón, aunque orúnda de Mieres, quedando a partir  de entonces muy vinculado a la villa de Mieres, donde paso la mayoria de sus veranos, tal es así que en 1907 llega a solicitar al Ayto de Mieres su empadronamiento como vecino de esta villa en el barrio de Oñón.
El 16 de junio de 1889 funda la Sociedad de Autores Españoles (SAE):
  • Sinesio Delgado
  • Ruperto Chapi
  • Miguel Ramos Carrión
  • José Francos Rodríguez
  • Tomás López Torregrosa
  • Carlos Arniches
  • Quinito Valverde
  • José López Silva
  • Eugenio Sellés
  • Eusebio Sierra
  • Vital Aza Álvarez-buylla
Aza fue el primer presidente.
Muere en Madrid el 13 de diciembre de 1912 y por su expreso deseo, su cuerpo embalsamado, es trasladado a Mieres en cuyo cementerio se encuentra enterrado desde entonces.
La vinculación de Vital Aza con Mieres fue reconocida a los pocos años de su muerte y así el día 9 de noviembre de 1919 se inaugura a las 15:30 horas, en el Salón de Plenos del Ayto de Mieres la Biblioteca Municipal, que desde aquella fecha lleva el nombre de Vital Aza, así mismo el Pleno del Ayto de Mieres el 13 de diciembre de 1983, en el punto V del orden del día, le otorga la calle que va desde los jardines del Ayto a la calle Covadonga.
Cuando de niño empecé
a darme a la poesía,
tan en serio lo tomé
que sólo en serio escribía.
Romántico exagerado,
era lo triste mi fuerte.
¡Válgame Dios! ¡Le he soltado
cada soneto A la muerte!
La fatalidad, el sino,
el hado, la parca fiera,
el arroyo cristalino
y la tórtola parlera...
Todo junto le servía
a mi necia inspiración
para hacer una elegía
que partía el corazón.
No hubo desgracia ni duelo
que en verso no describiera...
¡Sí, estaba pidiendo al cielo
que la gente se muriera!
¿Que airado el mar se tragaba
la barca de un pescador?
Pues yo en mi lira lanzaba
los lamentos del dolor.
¿Que un amigo se moría,
viejo o joven, listo o zafio?
Pues ¡zas!, al siguiente día
publicaba su epitafio.
¿Que una madre acongojada
gemía en llanto deshecha?
¿Que por una granizada
se perdía la cosecha?
Pues yo enjugaba aquel llanto
en versos de arte mayor
y maldecía en un Canto
al Granizo destructor.
Escéptico y pesimista,
¡me hacía unas reflexiones!...
Sirva de ejemplo esta lista
de varias composiciones:
Ludribio, Dios iracundo,
Profanación y adulterio,
Los desengaños del mundo,
el ciprés del cementerio.
Pues  ¿y una composición
en que imitando a otros vates
con la mejor intención
decía estos disparates?
"¡Ay! El mundo en su falsía
aumentará mi delito,
vertiendo en el alma mía
la duda de lo infinito.
Triste, errante y moribundo
sigo el ignoto sendero,
sin encontrar en el mundo
un amigo verdadero.
¡Todo es falsedad, mentira!
¡En vano busco la calma!
¡Sin las cuerdas de mi lira,
sensibles fibras del alma!
El mundo, en su loco anhelo,
me empuja hacia el hondo abismo.
¡Dudo de Dios y del cielo
y hasta dudo de mí mismo!
¡Esta existencia me hastía!
¡Nada en el mundo es verdad!..."
              ...............
¡Y todo esto lo decía
a los quince años de edad!
Francamente, yo no sé
cómo algún lector sensato
no me pegó un puntapié
por necio y por mentecato.
Por fortuna, ya no siento
aquellas melancolías,
ni doy a nadie tormento
con vanas filosofías.
Ya no me meto en honduras,
ni hablo de llantos y penas,
ni canto mis amarguras
ni las desdichas ajenas.
He cambiado de tal modo,
que soy otro diferente:
pues hoy me río de todo
Vital Aza Álvarez- Buylla, nació en Pola de Lena el 28 de abril de 1851.
Su infancia y adolescencia transcurren en medios urbanos  de la zona centro asturiana. La influencia de aquella Asturias intensamente rural y de su participación en el tendido del ferrocarril y en el nacimiento del desarrollo industrial se manifiestan en su obra "La Praviana", una de las últimas, estrenada en 1896.
Desde muy joven participa en la prensa regional con sus escritos  humorísticos, influenciado por el gran ambiente literario de la época (es coetáneo de Leopoldo Alas y de Armando Palacio Valdés). 
Siendo muy joven se traslada a Madrid para estudiar Medicina , pero nunca llegó a ejercer la carrera.
Su primera obra, "Basta de Matemáticas" lo sitúa como autor de comedia, estilo que mantiene a lo largo de su creación literaria. Con "Aprobados y suspensos" se consagra en su época, y continuó produciendo una gran cantidad de títulos (38 obras originales y 24 en colaboración con otros autores, en especial Ramos Carrión). 
Además de la comedia cultivó la poesía satírica, publicándola en "Madrid cómico" y en "Blanco y Negro".
No gozaba de muy buena salud, por lo que solía pasar los inviernos en Málaga y los veranos en Mieres. Falleció en Madrid el 13 de diciembre de 1912.

Casa natal de Vital Aza


Descripción

La casa natal de Vital Aza es una vivienda urbana con trazas populares situada en el centro de la villa de La Pola.

La construcción tiene forma de paralelepípedo y se adapta al desnivel del terreno con dirección Este-Oeste; presentando dos plantas en la fachada principal, mientras que las secundarias se distribuyen en tres. Los vanos, tanto puertas como ventanas, son enrasados y adintelados con obra de cantería.

En la vivienda se reconocen, al menos, dos fases constructivas que quedan bien diferenciadas por una línea de sillares en vertical dispuestos a soga y tizón en las paredes norte y sur; además de los empalmes del pronunciado alero del corredor en la fachada meridional y el diferente tratamiento de las paredes maestras.

Por las trazas la parte más antigua correspondería al siglo XVIII y las más recientes, que pertenecen a la ampliación, serían del siglo XIX. En los últimos diez años su actual propietario ha hecho diversas reformas, sobre todo en el interior de la vivienda, para adaptarla a sus necesidades. La construcción por su apariencia rústica y por estar integrada en una manzana formó parte de las dependencias auxiliares de la casa del Marqués de Carrizo o de Regueral, inmueble con el que linda al norte y del que aparece separado por un muro de mampostería.

Los aleros son de madera con doble fila de canecillos y triple en el corredor.

Se utiliza sillería en esquinas, vanos, imposta de separación de pisos y cornisa bajo el alero de la fachada principal. La distribución espacial de las tres plantas es como sigue:

  • Planta baja: cuadradas con pavimento de cantos rodados.
  • Planta primera: cocina, comedor, dormitorio, farmacia y laboratorio.
  • Planta segunda: salón y dormitorios.
En la fachada tiene una inscripción señalando la fecha del nacimiento del escritor y su muerte, 1851-1912.


Fuente: BOPA 156 del viernes 7 de julio de 2006
______________________________________________

Vital Aza, un recuerdo centenario

Lena y Mieres, junto con el Principado y la SGAE, se vuelcan en la celebración de los 100 años de la muerte del dramaturgo de la Pola







«Al despuntar la mañana, / tras una noche serena / y en fecha ya muy lejana / nací en la Pola de Lena, / hermosa villa asturiana». De esta manera rendía tributo el poeta y dramaturgo Vital Aza Álvarez- Buylla (Pola de Lena, 1852-1912) a su villa natal. Cien años después de su fallecimiento, es su municipio, al igual que Mieres, quien le quiere rendir homenaje.

Ambos concejos han elaborado una completa propuesta de actividades que pasa por la edición de una publicación antológica que incluirá manuscritos de Vital Aza, así como la celebración de diversos eventos artísticos en su honor. También se realizarán actividades didácticas para divulgar su figura en los centros educativos, iniciativa a la que también se sumará el concejo de Pravia. El interés de los concejos mineros se puso de manifiesto durante la reunión de la comisión del primer centenario de Vital Aza, que tuvo lugar en el palacio de Longoria, en Madrid, sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), en la que participó el regidor de Mieres, Aníbal Vázquez.

El motivo de que la SGAE también se involucre a esta celebración es que el dramaturgo fue uno de los fundadores y primer presidente de la Sociedad de Autores Españoles (SAE), embrión de la actual SGAE. Por ello, la sociedad de autores ha sido uno de los principales impulsores de la iniciativa, programando una exposición en su sede, una gala lírica a cargo de la compañía madrileña «Ópera Cómica», la grabación y edición de este concierto en DVD, y un ciclo de charlas divulgativas que, en este caso, se llevarán a cabo en colaboración con la Universidad de Oviedo. Otra entidad que también participará en las celebraciones será el Principado de Asturias. El viceconsejero de Cultura, Alejandro Calvo, abogó por «sintetizar iniciativas» y ofreció la ayuda activa de su departamento a través de la colaboración con las compañías teatrales asturianas.

La comisión del primer centenario de Vital Aza tampoco ha querido limitar la participación a los promotores. Dejaron claro que es una iniciativa abierta, principalmente a Oviedo y Gijón, por su estrecho vínculo con el escritor, pero también a otras ciudades donde residió el dramaturgo, como es el caso de Málaga.

Quizá lo más destacable de Vital Aza Álvarez-Buylla es que fuera una persona multidisciplinar. A las profesiones de dramaturgo y poeta se unen también la de matemático, delineante y médico. Sin embargo, su vocación artística destacó sobre el resto. De hecho, Vital Aza estrenó su primera obra «Basta de matemáticas» cuando todavía era estudiante. La buena acogida de la obra hizo que se centrase sobre todo en la creación teatral.

Especializado en comedia y sainete, el dramaturgo llegó a estrenar 63 obras, entre teatro y zarzuela, que en su mayoría fueron escritas con su amigo Miguel Ramos Carrión. Entre sus trabajos más exitosos se encuentran zarzuelas como «El rey que rabió», con música de Ruperto Chapi y escrita en colaboración con Ramos Carrión; y comedias como «El sombrero de copa», su mayor hito, que fue traducido en varios idiomas. Como escritor, su firma era habitual en revistas y periódicos madrileños, donde pasó gran parte de su vida. Destacada era su participación en el semanario «Madrid Cómico». En 1889 fundó la SAE junto a otros destacados creadores, presidiendo la sociedad hasta 1903. Vital Aza falleció el 13 de diciembre de 1912. Su muerte causó una conmoción en el mundo de la cultura.

FUENTE:  J. VIVAS 

                                  Caricartura de Vital Aza


 Casa Vital Aza en Mieres, en el barrio de Oñón

27 de noviembre de 2012

Nuestra identidad en la historia


Dos mil años no es nada
Ilustración de Alfonso Zapico
Parece normal que, cuando alguno de estos capítulos se acerca al siglo XX, haya quien se pueda sentir aludido, seguramente porque hay temas que a pesar del tiempo transcurrido se asemejan aún a los de hoy
Ilustración de Alfonso Zapico
Por eso es relativamente lógico que las referencias a algunos colectivos e instituciones, que inevitablemente visitan esta página, interesen a quienes los integran en la actualidad, aunque ni sus miembros ni sus acciones tengan ya ningún parecido ni la mínima responsabilidad con lo ocurrido en otras épocas más duras. Me consta que a la mayoría le gusta conocer estas cosas, pero entiendo también que haya quienes consideran que lo ocurrido hace un siglo pueda tener cierta proximidad.
Más extraño resulta observar esta misma reacción cuando escribimos sobre episodios que se vivieron hace dos mil años, pero sucede, y sepan que aquí se levantan pasiones aún más exacerbadas, dividiendo a sus partidarios en dos tendencias. Por resumir, les diré que la madre del cordero está en la importancia que pudo haber tenido la resistencia a la romanización en Asturias porque de ella se puede deducir que los asturianos tengamos actualmente más o menos identidad y seamos, o no, un país. Un ejemplo se da en torno al ya emblemático monte Curriechos: mientras los arqueólogos que vienen trabajando en su excavación sostienen es uno de los conjuntos bélicos «más destacados de Europa por su magnitud y su expresividad» y albergó un campamento con miles de legionarios, necesarios para domeñar a los indómitos pueblos de este lado de la cordillera, otros, como el catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Oviedo Narciso Santos Yanguas, consideran que aquí «no hay signo de violencia ni presencia del ejército haciendo frente a las comunidades indígenas.

Braulio Vigón Casquero

«Vientu de caín, amor de bruxes»

picafuelle.blogspot.com
D. Braulio Vigón Casquero nació en Mieres en 1849 y pasó su infancia entre la villa y Laviana, por lo que hay que incluirlo por derecho entre los hijos ilustres de la Montaña Central de Asturias
Ilustración de Alfonso Zapico

https://www.lne.es
«Vientu de caín, amor de bruxes». Que traducido al castellano viene a ser algo así como «viento del Oeste, amor de brujas». Eso reza un refrán marinero, recogido en Colunga por Braulio Vigón que hace referencia al caín, con minúscula, esa niebla espesa que a veces cubre la costa haciendo que, por ejemplo, los aviones no puedan operar en el aeropuerto de Ranón, mientras en el interior gozamos de un día espléndido. Al parecer, solo la disipa el viento del Oeste, pero por más vueltas que le doy, no sé lo que quiere decir el aforismo, porque desde mi infancia aprendí a entender mejor el pensamiento de los mineros que el de los hombres del mar, pero aún así, hoy lo he elegido para titular está página pensando en todo lo que uno puede imaginarse cuando lo escucha. Don Braulio recogió este y otros refranes en un trabajo sobre el folklore del mar, que fue publicado en 1889 en un revista de Palermo. Y es que fue un hombre de costa, que pasó la mayor parte de su vida trabajando y escribiendo en Colunga, por eso durante mucho tiempo se dio por hecho que había nacido allí.

La mejor novela de Concha Espina.

 «El metal de los muertos»
 http://www.lne.es

En 1920 salió de la imprenta «El metal de los muertos», seguramente la mejor novela de Concha Espina; una obra de tema minero en la que narrando el desarrollo de un conflicto laboral se denuncian las penosas condiciones de trabajo y la miseria que rodeaba las explotaciones a finales del siglo XIX. El texto está considerado como uno de los pilares de lo que luego se llamaría literatura social y fue muy bien recibido por la crítica y el público en general y mereció la atención de Unamuno y de Maeztu.

Concha Espina es una escritora que hoy ha pasado a un segundo plano, a pesar de que su extensa obra -50 libros- fue premiada en la España de la posguerra y alcanzó el reconocimiento internacional hasta el punto de que estuvo a un solo voto de alcanzar el premio Nobel; lo que hoy casi no se recuerda es que antes de cruzar el Atlántico para buscar el éxito americano vivió los años centrales de su juventud en Ujo, donde su padre trabajó como contable para las minas del marqués de Comillas. Lógicamente, aquí pudo conocer el ambiente minero mejor que en ningún otro sitio, y, sin embargo, a la hora de elegir un escenario para su novela minera prefirió buscar el escenario de Riotinto, en Huelva, en vez de plasmar lo que había conocido de primera mano en la cuenca del Caudal, ¿por qué? Busquemos alguna clave en esta actitud.

Concha se llamaba en realidad María de la Concepción Jesusa Basilisa Espina y había nacido en el barrio santanderino de Sotileza el 15 de abril de 1877, siendo la séptima entre los diez hijos que tenía el matrimonio formado por Víctor Rodríguez Espina y Olivares y Ascensión García Tagle y de la Vega. Una familia de posibles, ya que el padre fue armador de barcos e incluso por un tiempo cónsul de Argentina en la capital cántabra.

El hispanista Millard Rosenberg afirmaba en una conferencia publicada el 26 de febrero de 1927 en la Public Library de Los Ángeles que la escritora había pasado en Santander los primeros quince años de su vida disfrutando de sus padres y sus hermanas, y dadas las favorables circunstancias familiares pudo aprovecharse de todas las ventajas para obtener una educación superior, recibiendo principalmente el entendimiento de su madre, que se convirtió en su principal valedora.

Pero en 1891 pintaron bastos: doña Ascensión falleció y la mala suerte hizo que a esta pérdida se juntasen también unas inesperadas dificultades económicas, con lo que el padre no tuvo más remedio que recurrir a Claudio López Bru, el segundo marqués de Comillas, a quien conocía por los negocios marítimos, para que le proporcionase un trabajo. Precisamente en aquellos meses el marqués ultimaba en la cuenca central asturiana la creación de la Sociedad Hullera Española, que se acabaría constituyendo en 1892, con la finalidad de abastecer a los barcos de su propiedad en la Compañía Transatlántica, y estaba presidida por él mismo, teniendo como director gerente a su primo Santiago López, el marqués de Casa Quijano, también socio de la naviera y católico hasta el tuétano. Así, la petición de don Víctor, cántabro y de confianza, fue bien aceptada y se le contrató en las oficinas.

A pesar de su extrema juventud, cuando Concha Espina llegó a Ujo poseía una madurez admirable para las letras, ya escribía versos e incluso había publicado algunos en «El Atlántico» de Santander, firmándolos como Ana Coe Snichp. La familia estableció su residencia en el barrio El Lugarín y allí se vio inmersa de repente en el opresivo ambiente ultrarreligioso que el marqués de Comillas establecía entre sus empleados. En Ujo pudo asistir a la visita que don Claudio realizó a la cuenca del Caudal en octubre de 1892 y conoció de cerca las prácticas de su paternalismo empresarial; vio cómo ejercía su generosidad con los obreros ejemplares, a la vez que se mantenía inflexible con los revoltosos, que habían sido despedidos tras las huelgas convocadas en el coto de Aller en los primeros de mayo de 1890 y 1891.

A las primeras de cambio buscó la manera de escapar de aquel ambiente y lo hizo a las bravas: el 12 de enero de 1893 se tuvo que casar deprisa con otro joven cántabro, Ramón de la Serna, con el que marchó a vivir a Valparaíso, en Chile. Allí estuvieron hasta 1898 para retornar de nuevo a España, pero ya no volvieron a Ujo. Su nuevo destino fue la casona familiar del marido, en Mazcuerras, una pequeña localidad en la que Concha iba a escribir su primera novela: «La niña de Luzmela». En los años que siguieron, Concha Espina tuvo una vida intensa, no dejó de publicar, y en 1920, cuando llegó a la imprenta «El metal de los muertos» había visto nacer a cinco hijos y morir a uno, su relación matrimonial hacía aguas y la salida de la novela estuvo marcada por el fallecimiento de su padre. Para documentar esta narración minera la escritora apenas aprovechó su experiencia asturiana, prefirió viajar hasta Riotinto e inspirarse en los yacimientos de Pueblo Nuevo del Terrible, Linares y Almadén. Mientras estuvo en Andalucía se alojó en la pensión Casino de Nerva, habitual entre los artistas que visitaban la zona, y allí se produjo una anécdota curiosa cuando, debido a su aspecto moderno y al sombrero que entonces solía llevar, fue confundida con una cantante que esperaban en el pueblo. El hecho no tiene más interés que el de servir como ejemplo del carácter innovador que la escritora mostraba en sus costumbres y que, sin embargo, no lo era tanto en sus narraciones, marcadas por la influencia de las creencias cristianas que había adquirido en su infancia y primera juventud. El argumento de «El metal de los muertos» se centra en las demandas de un líder obrero que busca detener los estragos que la minería del cobre producía en las personas y en el medio ambiente y se esfuerza por que sean condenados los culpables de la represión de una huelga que había concluido en medio de un baño de sangre. Como diríamos hoy en el cine, todo está basado en hechos reales y concretamente en los acontecimientos que tuvieron lugar en la cuenca onubense en 1888, cuando el Ejército impuso a tiros el fin de una protesta contra la contaminación. Lo que no deja de llamar la atención es que la autora eligiese desplazarse hasta Andalucía en vez de a volver a Asturias, donde la historia ya había dado ejemplos parecidos en la «huelgona» de 1906 o en las jornadas revolucionarias de 1917, y donde vivía Manuel Llaneza, el sindicalista más conocido en la España de aquellos años; pero por lo que fuese, Concha Espina siempre evitó en su obra cualquier referencia a esta cuenca minera y en las escasas ocasiones en las que se refirió a nuestra región lo hizo siempre para hablar de sus paisajes o de la devoción a la Virgen de Covadonga, como sucede en otra de sus novelas, «Altar mayor».

Precisamente, esta obra, que obtuvo en 1927 el Premio Nacional de Literatura, fue llevada al cine después de la guerra civil por el director Gonzalo Delgrás, que contó en su reparto con un jovencísimo galán allerano, José Suárez, quien pocos años más tarde también intervendría en la versión cinematográfica de «La niña de Luzmela». En fin, Concha Espina nunca pudo ver el rostro de sus personajes en la pantalla porque se quedó completamente ciega en 1940, pero a pesar de ello se las arregló para seguir escribiendo una densa obra en la que se dejan traslucir sus ideas progresistas y su peculiar visión de la religión. En una entrevista publicada a los pocos meses de la proclamación de la República, manifestaba: «La forma actual del Gobierno tiene mis mayores esperanzas porque mi ilusión política de toda la vida fue la República», y más adelante: «Soy católica y a mi juicio la Iglesia gana en sus fines al separarse del Estado. La fe ahora ha de vibrar limpiamente como nunca. A la Iglesia de hoy, estancada, mohosa, sucederá una Iglesia viva, fuerte. La fe ahora ha de vibrar limpiamente, como nuncaÉ».

Supondrán ustedes que afirmar ambas cosas en 1931 la enemistaba a la vez con las «dos Españas», que inmediatamente la consideraban en el lado opuesto de cada una, pero así era ella: valiente y sincera. Como suele suceder en estos casos, sus posiciones ideológicas hacen que su figura siga resultando incómoda para todos y nadie se acuerde de rescatar su magnífica producción literaria. Nosotros, aunque fuese por poco tiempo, la tuvimos como vecina. Por eso la traemos hoy a esta página.


FUENTE: ERNESTO BURGOS - HISTORIADOR

25 de noviembre de 2012

La pita Astur

La Pita Pinta Asturiana

1. Introducción
La Pita (gallina) Pinta Asturiana es la única población de gallina autóctona del Principado de Asturias. El veterinario y biólogo Rafael Eguiño Marcos. Por motivos laborales Rafael Eguiño recorrió buena parte del territorio asturiano en lo años 80 encontrando en lugares de difícil accesos ejemplares de características fenotípicas definidas que no se correspondían a estirpes mejoradas o híbridos comerciales y que eran identificados por los ganaderos como les pites d’enantes. En estos ejemplares encontró cuatro grupos bien definidos que después formaron las variedades pinta, roxa, negro abedul y blanca. Tiene especial importancia la coloración de la variedad pinta, que da nombre a la raza, por ser infrecuente y probablemente ligada a un fenotipo ancestral. Los ejemplares fundadores de la raza tenían en común su rusticidad y carácter maternal característicos de las gallinas del Arco Atlántico. Tras años de falta de apoyo oficial, el Gobierno del Principado de Asturias, haciendo suyos los estudios de Rafael Eguiño, promovió su inclusión en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España.
Desde el año 2003 existe la Asociación de Criadores de la Pita Pinta Asturiana (ACPPA), e-mail: info@lapitapintaasturiana.com, que trabaja para conseguir su conservación e intenta mejorar los aspectos productivos de la raza sin dejar de preservar su carácter de rusticidad.
2. Origen e historia
La Pita Pinta Asturiana pertenece, según Orozco, al Tronco Atlántico. En ese sentido, la Pita Pinta estaría relacionada con la Eusko-Oiloa vasca y con gallinas centro y nord-europeas, así como con las británicas. La variedad roxa de la Pita Pinta presenta evidentes similitudes con la variedad marradune de la Eusko-Oiloa vasca. Su distribución debió ser genral por toda la región hasta el la introducción de las gallinas mejoradas en Asturias en el primer tercio del siglo XX y que terminaron por crear una potente avicultura industrial en la región nucleada por la Cooperativa de Agricultores de Gijón en los años 50 y 60 y 70. En lo años 80 se encontraron animales de la raza en zonas de León limítrofes con Asturias y hasta el área de Pola de Gordón que fueron utilizados en la recuperación de la araza.
3. Distribución geográfica
La Asociación de Criadores de la Pita Pinta Asturiana (ACPPA) integra actualmente a un total de 52 criadores y unos 1842 ejemplares. Los criadores se encuentran principalmente en el concejo de Gijón pero están distribuidos por todo el territorio regional, nacional y por paises extranjeros tales como Italia, Francia, Belgica, Luxemburgo, Holanda y Alemania .
4. Descripción de la raza
Es un animal eumétrico, semipesado, de cola más bien corta; ojos de color anaranjado, cresta y barbillas de tamaño mediano, pequeñas en las hembras y orejillas siempre rojas. Patas y pico de color amarillo con manchas negras. Buena mediana ponedora, rústica y ambiental, conservando en semilibertad un carácter maternal muy bien desarrollado. El plumón del pollo es de color negro y blanco en las variedades pinta negra y negro abedul y roxu y blanco en la variedad roxa, pero distribuidos de una manera particular y uniforme, que esta directamente relacionada con las características de la pluma definitiva en el animal adulto. Según de distribuya la zona pigmentada (negra o roxa) por el cuerpo del pollo, dará lugar a las distintas variedades de la raza (variedad pinta, blanca, roxa y abedul). En la variedad pinta, el negro se extiende siempre dorsalmente desde la cabeza hasta la rabadilla, sin incluirla, abarcando a su vez el tercio proximal del ala y descendiendo de manera más o menos simétrica por ambos lados del cuerpo, abarcando la parte posterior del muslo. En el color del plumaje machos y hembras son iguales hasta la aparición de los caracteres sexuales secundarios. Las rémiges 1º y 2º de las alas son blancas, así como las timoneras de la cola y las hoces de los machos. El brillo de las plumas es azul verdoso. El plumaje del adulto es negro pero cada pluma tiene el extremo blanco lo cual produce el moteado típico. Los huevos son de color crema tostado y suaves al tacto. El peso del gallo ronda los 4-4,5 kg. y el de la gallina los 2,7 kg.
5. Situación actual y perspectivas
El Boletín Oficial del Estado publicó el 15 de octubre de 2004 una orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) por la que se actualiza el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España para incluir, entre otras, la Pita Pinta entre las razas de gallinas de protección especial. A partir de este momento se abren mejores perspectivas para una raza especialmente amenazada: las iniciativas a realizar deberán comprender tanto la realización de estudios para la caracterización genética y productiva de la raza como la creación de un núcleo de selección y multiplicación de ejemplares.
6. Productos de interés, generados por la raza
La Pita Pinta tiene doble aptitud: puesta de huevos y carne. Tradicionalmente la función principal de la Pita Pinta en la casería asturiana era la producción de huevos por lo que esta característica resulta especialmente destacada a pesar de su rusticidad, falta de selección y notable tamaño. En este sentido, los buenos pesos alcanzados por los ejemplares de la raza hacen posible su cría a pasto para la producción del tradicional pitu de caleya asturiano. A medio plazo no debe descartarse la posibilidad de instrumentar un sistema de protección geográfica de esta producción. En cualquier caso la Pita Pinta tiene un gran valor ornamental por las especiales características de su plumaje y juega un interesante papel en establecimientos agroturísticos.


 
Esta raza, originaria de Asturias y ampliamente distribuida en el medio rural asturiano, debido al auge que en los años 50 y 60 tuvieron los híbridos industriales, fue barrida literalmente de su territorio. Prácticamente desaparecida, se inicia su recuperación entre 1980 y 1990 gracias a la labor realizada por el veterinario y biólogo Rafael Eguiño Marcos, actual presidente de la Asociación de Criadores de Pita Pinta Asturiana (ACPPA). Durante este periodo por selección se termina de reconstituir la raza obteniéndose núcleos genéticamente fijados y comprobados. La Pita Pinta se cría también en otras regiones de España y en algunos países de Europa.
La Asociación de Criadores de la Pita Pinta Asturiana (ACPPA) lleva el libro genealógico de esta raza aviar y trabaja para conseguir su conservación e intentar mejorar los aspectos productivos de la raza sin dejar de preservar su carácter de rusticidad.

La Pita Pinta Asturiana es una raza de gallinas del tronco atlántico de la especie, es de tamaño medio, semipesada, con orejillas de color rojo, rústica, vivaz y de doble aptitud; pues produce carne de buena calidad y huevos en cantidad interesante como campera. Sus plumas también se emplean para la fabricación de moscas para la pesca. Presenta como propias cuatro variedades de color: pinta en negro, pinta roxa, negra y blanca.
Huevo: De 60 65 gr. Cáscara de color crema tostado, muy suave al tacto.
Peso del ave: Gallo de 4 4,5 kg. Gallina 2,5 3 kg.
Diámetro de las anillas: Gallo, 20 y gallina, 18



Morfología del gallo

 

Cabeza: De tamaño mediano, redondeada y ancha.
Cara: Lisa y de color rojo.
Cresta: Sencilla, de tamaño mediano, derecha y firme. Presenta entre 5 y 7 dientes bien definidos, no muy profundos, con el espolón elevado con respecto a la línea del cuello y de color rojo vivo.
Barbillas: Medianas, bien desarrolladas, redondeadas, lisas, finas y de color rojo vivo.
Orejillas: Medianas, alargadas, pegadas a la cara, lisas y finas como las barbillas y siempre rojas.
Pico: Mediano, fuerte, bien curvado, de color amarillo con manchas negras distribuidas irregularmente.
Ojos: Redondeados, proporcionados a la cara, iris de color anaranjado, párpados con el borde negro en todo su perímetro o a trozos.
Cuello: De longitud media, robusto, esclavina abundante que se apoya con uniformidad en la espalda uniéndolo bien al tronco.
Tronco: Ancho, bien desarrollado, no muy largo y ligeramente inclinado hacia atrás.
Dorso: Ancho, casi horizontal, algo inclinado hacia la cola, abundantes caireles que no pasan de la mitad de la espalda.
Pecho: Ancho y profundo, bien musculado.
Cola: De tamaño medio, bien poblada, timoneras anchas y superpuestas, las hoces moderadamente largas y bien curvadas, en su conjunto resulta algo elevada sin ser vertical.
Abdomen: Ancho y bien desarrollado.
Alas: Más largas que anchas, bien plegadas y ceñidas al cuerpo.
Muslos: Fuertes y bien musculados.
Tarsos: Proporcionados, lisos de color amarillo con motas negras (roña).
Dedos: En número de cuatro, bien separados, fuertes y derechos, de color amarillo con motas negras como los tarsos.
Portes: Armónico y vigoroso.

Morfología de la gallina

 

Las características morfológicas de la gallina son iguales que en el gallo, salvo las diferencias debidas al sexo.
Cresta: Sencilla, más bien pequeña y con el espolón elevado con respecto a la línea del cuello.
Barbillas: Pequeñas y redondeadas.
Orejillas: Más pequeñas que en el macho y redondeadas.
Dorso: Más horizontal que en el gallo.
Cola: De tamaño no muy grande, menos elevada que en el gallo, formando un ángulo de 401/451 respecto a la horizontal, bien poblada, superponiéndose perfectamente las timoneras.
Coloración
Cresta, barbillas y orejillas: En todas las variedades de color rojo vivo.
Patas y pico:-Variedad moteada en negro (Pinta Negra) y variedad blanca: Como se ha descrito de color amarillo con zonas pigmentadas en negro distribuidas irregularmente.
-Variedad moteada en anaranjado (Pinta Roxa): De color amarillo con zonas pigmentadas en marrón tostado distribuidas irregularmente.
-Variedad abedul (Negra): Tarso pigmentado uniformemente en color pizarroso en su parte anterior a diferencia de su parte posterior que presenta una coloración amarilla con zonas pigmentadas en negro.
BEl pico en esta variedad es de color pizarroso córneo con la punta y zonas amarillas.
Variedades de color
Moteada en negro (Pinta Negra): Punta de las plumas de positivo blanco, produciendo un moteado uniforme en ambos sexos, con las diferencias propias del sexo, presentando en el gallo el brillo y la forma características: En esclavina y cárieles, la zona blanca del extremo de las plumas toma forma de punta de flecha, pudiendo presentar en diferentes ejemplares reflejos plateados o dorado luminoso. El color negro es intenso y uniforme con irisaciones tornasoladas y brillo azul verdoso. Las rémiges primarias y secundarias y timoneras, así como las hoces de los machos son blancas.
Moteada en anaranjado (Pinta Roxa): Punta de las plumas de positivo blanco, sobre anaranjado o crema tostado -nunca rojo-, produciendo un moteado uniforme en ambos sexos, con las diferencias propias del sexo. Las rémiges primarias y secundarias y timoneras, así como las hoces de los machos son blancas.
Variedad blanca (Blanca): Blanca en todas las secciones.
Variedad abedul (Negra): Se describe también esta variedad aunque puede representar cierto grado de impureza pues sus poblaciones siempre segregan a la variedad pinta.
-Gallo: De fenotipo denominado "abedul" el negro de la pluma presenta las mismas características del pinto, con irisaciones tornasoladas y brillo azul verdoso, muy ostensibles en la cola. El manto (esclavina, dorso, hombros, silla y cárieles) es plateado o blanco amarillento.
-Gallina: Negra con briznas blanquecinas en cuello y garganta.
Ambos sexos presentan alguna pluma moteada entre las del frente del ala, las cobijas del vuelo y en las más próximas a los tarsos, así como algunas plumas blancas entre las rémiges primarias, siempre de manera simétrica.

El caballo Astur

 
Asturcones en el monte

Razas de Caballos “El Asturcón”

Asturcón, El Caballo-Poni de los Astures

…las tribus Galaicas y Astures del norte de Hispania
crían una raza de caballos a la que llaman
CELDONES (en su idioma), esta raza pequeña
a la que (nosotros los romanos) llamamos ASTURCONES,
no trota, si no que poseen un paso fácil que viene
de mover las dos patas de cada lado alternativamente…
Plinio – 23 a.C – 79.

El Asturcón es el caballo autóctono de Asturias, ágil, fuerte y resistente, es uno de los ponis más antiguos y puros del mundo, es una raza arcaica que mantiene la morfología, que debemos suponer muy semejante a la que tenía cuando se perfilo como tal raza, hace unos 2.800años. El primer testimonio de su existencia está recogido por los historiadores romanos, la presencia romana en Asturias le otorga el nombre al caballo que habían descubierto, era utilizado por los Celtas en su lucha con los  invasores romanos.
Bastantes siglos después los asturcones seguían siendo muy apreciados, en la publicación irlandesa “Two Bokes of The Histories of Ireland”, se cita que en el siglo XV se refiere a ellos en los siguientes términos:


“Un noble quiso comprar un Asturcón, ofreciendo cien semejantes, los impuestos de 5 años y un nido de halcones durante 7 años” (y no se lo vendió).

Aunque su uso tradicional estaba relacionado con las tareas agrícolas, a lo largo de los siglos también se comercializaron para otras tareas (fueron utilizados en Paris para el tiro de pequeños carruajes en el siglo XIX).
Las condiciones naturales de Asturias, una región montañosa y abrupta, de comunicaciones difíciles hasta el siglo XX, ha sido una circunstancia de doble filo para el poni, por una parte protegió la pureza racial, impidiendo cruces que hicieran perder las señas de identidad, pero por otra, limito su salida al exterior para que se conociera las enormes virtudes que atesora.
Esta raza estuvo a punto de desaparecer con la llegada de las maquinas y la industrialización del campo, hasta tal punto que en 1979 había solo 40 ejemplares, fue entonces cuando la “Asociación de Criadores de Ponis de Raza Asturcón” (fundada en 1981), comenzó su recuperación  y hoy en día hay más de 800 ejemplares registrados en sus archivos.



FISONOMIA:

ALZADA – nunca superior a 1,48m, en condiciones de cría en libertad no suele superar el 1,30m (alzada media 1,25m), se recomienda no buscar en la selección un incremento de alzada.
ASPECTO – fuerte, fogosos, ágil, armonioso, resistente y proporciones muy marcadas de poni, su adaptación a los rigores de la montaña provoca que durante la época fría el animal se recubra de una masa de pilosa de color castaño que le protege.
CAPA – negra, sin otras manchas admitidas que la estrella en la frente (hoy, ya no admitida), hay constatado la aparición de capas alazanas, hij@s de padres negros, estos no se aceptan como reproductores.
CABEZA -  de tamaño medio, perfil cóncavo, bien definida y con el perfil del tronco nasal entrante.
OJOS – grandes, negros, vivaces  y atentos, con las orbitas marcadas.
OREJAS – de longitud proporcionada, implantación alta, de gran movilidad, separadas y de puntas manifiestas, su interior con abundante pelo.
OLLARES – amplios y dilatados.



CUELLO -  de longitud media, fuerte, buena confirmación y bien unido a la cabeza y tronco, más fino y recto en las hembras, en los machos tienden a curvarse, de crines abundantes y largas.
MAXILARES – fuertes, bien marcados, de contorno inferior ondulado y provisto de abundantes barbas en invierno, es frecuente la presencia de caninos en las hembras.
ESPALDA Y CRUZ – espaldas largas y de inclinación media, cruz destacada y no de cuchillo.
EXTREMIDADES ANTERIORES – conjunto recto y fuertes masas musculares  largas y bien conformadas, rodillas limpias, tendones marcados, menudillos compactos y fuertes, cernejas escasas, espejuelos pequeños y ovalados, cascos pequeños negros redondeados y de uña densa y fuerte, en regímenes de pastoreo de montaña son frecuentes las remetidas de manos.
EXTREMIDADES POSTERIORES – nalgas y piernas largas, corvejones marcados y limpios, espejuelos muy pequeños o inexistentes, idénticas características que en los miembros anteriores para las regiones por debajo de los tarsos.
PECHO – de notable profundidad y musculado, su anchura es moderada.
GRUPA- inclinada, a veces derribada, nunca doble, nacimiento de la cola alto y crin abundante, se eleva e incluso se levanta con el animal en movimiento.
AIRES – agiles y libres, casos de paso amblado (mover a un tiempo el pie y la mano de un mismo lado, en lugar de moverlos en cruz), más frecuente en las crías que lo pierden después del destete.
APTITUDES – buen carácter, docilidad, fuerte y rustico, son aptos para la silla y tiro ligero, con el arnés dada su fortaleza demuestran aptitudes excepcionales, hay que añadir su disposición natural por el salto, son el poni ideal para los niños y poseen un vigor desproporcionadamente alto para su tamaño.


                 Asturcones en el monte - Asturias Paraiso Nacional

  El asturcón es uno de los ponis más antiguos y puros del mundo. El primer testimonio de su existencia está recogido en el año 80 a. de C. Ya entonces se valoraba de modo especial por su velocidad y por su valor en combate. También por la suavidad de su paso. La presencia romana en Asturias le otorga el nombre al caballo que habían descubierto:
    ...Las tribus Galaicas y Astures del norte de Hispania crían una raza de caballos a la que llaman CELDONES (en su idioma); esta raza pequeña a la que (nosotros los romanos) llamamos ASTURCONES, no trotan sino que poseen un paso fácil especial que viene de mover las dos patas de cada lado alternativamente..  Plinio (8.166).
Bastantes siglos después los asturcones seguían siendo muy apreciados. En la publicación irlandesa "Two Bokes of the Histories of Ireland" se cita que en el siglo XV se refieren a ellos en los siguientes términos: "un noble quiso comprar uno de ellos (y no se lo vendió) ofreciendo cien semejantes, los impuestos de cinco años y un nido de halcones durante siete años".
Aunque su uso tradicional esta relacionado con las tareas agrícolas a lo largo de estos siglos, también fueron comercializados para otras tareas. Por ejemplo fueron utilizados en París para el tiro de pequeños carruajes en el siglo XIX.
Hoy también se defienden en la actividad deportiva. Varios asturcones se han proclamado campeones de España de equitación en diferentes modalidades durante los últimos años.

 

La oveja Astur







La oveja "xalda" (en asturiano oveya xalda) es una raza de oveja autóctona del Principado de Asturias. Pertenece al tronco del Ovis aries celticus. Es una oveja de origen celta, como la Ouessant de la Bretaña, la Cochddu (negra galesa) del País de Gales, la Morite (oveja de los páramos) de las Islas Shetland en Escocia y la ''Skudde, la y la Moorschnucke de Alemania.

Esta raza llegó a estar al borde de la extinción en el siglo XX debido, entre otros factores, al abandono del mundo rural, a la introducción de otras razas que supuestamente daban un mayor rendimiento económico y al uso forestal de los antiguos pastizales de los montes comunales.

En 1982 se realizó un censo que arrojó la cifra de unas 800 hembras en toda Asturias. Esto contrasta notablemente con los casi 600.000 ejemplares que en el siglo XVIII se recogían en el Catastro del Marqués de la Ensenada.
Para evitar la desaparición de la raza y fomentar su uso entre los ganaderos asturianos se creó en 1992 la «Asociación de Criadores d’Oveya Xalda» (ACOXA).
Las referencias a esta raza comienzan hace siglos, pues se sabe que ya era usada desde la antigüedad por los astures, que vestían un sagus o túnica de lana negra, color característico de estas ovejas (libro III de la Geographika de Estrabón). También Jovellanos las menciona en 1782 cuando describe la ganadería de los vaqueiros: «Es verdad que sus ganados son pequeños; sus ovejas me parecieron un medio entre las merinas y las churras comunes, acaso porque la corta emigración que hacen anualmente, o bien la sola excelencia de las hierbas que pastan, puso la finura de sus lanas en medio de las otras dos clases».

En el siglo pasado, en la década de los 40, comienza la extinción de la xalda, a causa de las plantaciones en los montes comunales de especies foráneas, disminuyendo así los rebaños en muchas de las sierras en donde pastaban. Municipios del occidente como Tinéu, Allande, Salas, Eilao, etc., sufrieron grandemente las plantaciones masivas en los montes vecinales. En pueblos como Brañaivente (Salas), los vecinos no tuvieron más remedio que emigrar hacia Alemania, Bélgica... por culpa de “La Forestal” que les arrebató los pastos en los que el ganado vacuno, los rebaños de ovejas y cabras y las yeguadas pacieran a lo largo de miles de años. No debemos olvidar también que en el oriente las xaldas fueron sustituídas por otras razas (carranzana, latxa) más lecheras, orientadas a la producción del queso: Cabrales, Camonéu, etc.
En otros pueblos, la falta de gente, de pastores, acabó con la vecera: «Se terminó porque la gente escaseaba.»





No obstante, en la decada de los 40, se venden muchas xaldas (sobre todo añojos) para L.laciana y El Bierzo (León). Al Partido de Sierra (Cangas del Narcea) iban a comprarlas los tratantes, a pueblos como Mieldes, en donde eran abundantes los rebaños, así como en las ferias de El Puertu (Sumiéu) y Tinéu. El censo oficial en esta época ascendía a 293.080 ovejas, siendo xaldas la mayoría de ellas.
Cuando en 1982 se descríbe la «oveja xalda», su censo era muy pequeño (apenas 800 hembras en todo el Principado). En aquel momento no se materializó la idea de hacer una Asociación. El número de hembras fue disminuyendo, así como los carneros. (En algunos de los rebaños ya no eran xaldos). Nos encontramos entonces con una población que conservaba la pureza racial pero que estaba muy envejecida.
Así fue como en 1992 se creó por fin la «Asociación de Criadores d’Oveya Xalda» para la conservación de la raza.
xalda.com/historia

Morfología

Alzada: Hembras 55,5 cm.; carneros 61 cm.
Cabeza: Pequeña, perfil recto en las hembras (incluso ligeramente cóncavo) y subconvexo en los carneros.
Ojos: Grandes y vivaces. Cuencas prominentes.
Orejas: Pequeñas, en horizontal y dirigidas hacia adelante.
Hocico: Las ovejas negras, tienen el hocico de este color, excepto las gueifes. Sin manchas en las blancas, admitiéndose alguna muy pequeña.
Cuello: De longitud media y firme, más en los machos que en las hembras. Presentan a lo largo del mismo y hasta el pecho, pelos que le dan una expresión que se asemeja totalmente al muflón. Por la parte baja de la nuca, aparece la *melota+, una especie de crinera, formando una abundante pelambrera. El rabo es corto, llegando a la altura de los corvejones.
Tronco: Alargado. Recto en las hembras, encorvado en la zona de la cruz en el carnero. Costillar con buena curvatura.
Extremidades: Finas, con uñas pequeñas y duras. Bien aplomadas en las extremidades anteriores siendo frecuentes las remetidas de corvejones.
Piel: Fina. Sin pliegues.
Ubre: Bien implantada. Mamas bien formadas con pezones pequeños.
Cuernos: Solo los tienen los carneros. De forma espiral envuelta, apretada, tallada por surcos transversales. Las hembras son acornes o con cuernos rudimentarios.
Peso: La media de las hembras es de 32 kgs y el de los machos 40 Kgs.
Color: Negro, blanco, cárdeno y con manchas. Las que son negras pueden tener mancha blanca en la cabeza, en el hocico y a lo largo del cuello. Según les crece la lana, a las negras se les vuelve rojiza.
Vellón: Por encima de los corvejones. Fibras de longitud variable. Tirabuzones pequeños. Cabeza enlanada, con "moña" característica en la frente, de rizo pequeño y muy tupido.


Las gornadas gastronomicas del corderu/a xalda,  pretenden poner en valor los recursos gastronómicos y agroalimentarios de esta comunidad auctoctona asturiana contribuyendo a la consolidación de un turismo sostenible y respetuoso con el entorno.

El gochu Astur


                 EL GOCHU ASTUR CELTA

http://www.serida.org                  http://gochuasturcelta.org

Hoy hacemos referencia a este animal al que ya nuestros antepasados dieron buena cuenta y le sacaron todo el provecho a su excelente carne.
El gocho astur celta, era la raza de ganado porcino típica en Asturias hasta mediados del siglo XX, cuando comenzó a competir con la llegada de cerdos del centro y norte de Europa que se criaban en explotaciones intensivas a bajos costes, que desplazaron al autóctono del mercado.



El gochu asturcelta se diferencia del resto de razas por su fisonomía y por el sabor de su carne. En 2002 se creó la Asociación de Criadores de Gochu Asturcelta para potenciar esta raza y asi evitar que llegara a desaparecer ya que llego a estar en estado critico debido al los pocos ejemplares que habia.

En mayo de 2005 se crea en el SERIDA (Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario ) el núcleo de multiplicación para el gochu asturcelta, que comienza su labor con seis cerdas y dos verracos. El Asturcelta pertenece al tronco céltico, emparentado con otras razas de este mismo tronco como son Craonesa, la Normanda, la Bretona, la Alsalciana, etc. (de Francia), la Flamenca, Hesbignon y la Ardanesa (Bélgica), el Jutland y el Seeland (Dinamarca) o la Polonesa (Rusia).


Sus caracteristicas morfologicas son las siguientes:

Alzada: Alcanza los 80 cm.
Longitud: De la nuca al nacimiento del rabo llega al metro y medio.
Cabeza: Grande, ancha y alargada, perfil subcóncavo.
Ojos: Pequeños.
Orejas: Largas, caídas y dirigidas hacia delante.
Hocico: Apretado y cóncavo, con la jeta ancha.
Cuello: Estrecho y largo
Tronco: Línea dorso-lumbar algo arqueada y estrecha,anca caída y costillar aplanado. Vientre recogido.
Mamas: Bien formadas. Con 6/6 como mínimo.
Testículos: Bien formados en longitud y tamaño.
Extremidades: Largas y huesudas pesuños duros.
Peso: Entre 130 y 200 Kg.
Rabo: Muy largo sin enroscar, con cerdas en el extremo.
Color: Blanco, negro o con manchas.

Sobre la alimentación la Asociacion de Criadores del Gochu Astucelta dice lo siguiente: “Por lo general se le daba de comer dos veces al día, una hacia el medio día y otra al atardecer; la base de la alimentación eran las lavanzas, producto de la limpieza de la vajilla, a la que se le añadían las mondaduras de la patata -cocida o sin cocer- patatas comidas por los ratones, picadas o medio podres; trozos de pan, de tortas de maíz, de cebada,... todo esto se echaba en la artesa. También comían nabos y remolacha, que se sembraba casi exclusivamente para ellos; manojos de berzas, maiz en verde o panojas, hojas de avellano, gamones y ortigas que se segaban y se cocían para añadirlas a las lavazas y por supuesto hayucos, bellotas y castañas, que muchos les daban peladas pues afirmaban que de este modo engordaban más”.



Actualmente se esta dando a conocer la exquisitez de esta carne y se puede conseguir incluso en Madrid donde la firma CARNE GOURMET tiene dos puestos en el Mercado de Maravillas, en pleno corazon de la capital y estan vendiendo el cochinillo del gochu Asturcelta.

24 de noviembre de 2012

Huelgas mineras en los años 50



CONFLICTOS  MINEROS.

LAS HUELGAS EN LA DECADA DE LOS AÑOS 50.


El desarrollo y extensión de las huelgas de 1957 y 1958, al margen de la represión subsiguiente (detenciones, palizas, despidos) se destacan por el hecho de que fueron verdaderas movilizaciones de masas y tuvieron características sindicales ya modernas.
La reactivación de la inquietud laboral inició en la cuenca gijonesa un largo ciclo conflictivo que hundía sus raíces en el cambio que se estaba produciendo en el mercado de carbón como consecuencia de la competencia de los combustibles líquidos.
Ante el desmoronamiento de las defensas autárquicas, la patronal minera inició un proceso de reconversión en el sector, que incidia negativamente en las rentas de los trabajadores.

                                     Mina la Camocha (Gijón)

La primera réplica a los planes patronales se manifestó en enero de 1957 en La Camocha, al reducirse totalmente el rendimiento de los trabajadores durante varios dias en demanda de una mayor retribución de los destajos. A esta reivindicación se sumaba además el malestar general de los mineos por el incumplimiento de la legislación laboral y por la ineficacia de la representación sindical.
Paralelamente, en la cuenca del Nalón, algunos delegados sindicales venían transmitiendo, acompañados en ocasiones por comisiones de minerso, la inquietud laboral que suscitaba la desaparición de numerosas primas, restricción que se veía compensada por los incrementos salariales recogidos en la reglamentación que empezó a regir el 1 de noviembre de 1956. Este descontento se desbordó al reducir la patronal el número de "guajes" (ayudantes de picadores), que motivaron reducciones de la producción en toda la cuenca.
Esta insatisfacción determinó que a partir del nueve de marzo de 1957, un grupo cada vez mayor de los picadores del Pozo María Luisa completaran la jornada sin haber extraido ni una sola pieza de carbón, resultando inútil la actitud contestataria de la patronal que advirtió que los salarios se abonarian en conformidad con el rendimiento, y posteriormente fue igual el fracaso de las autoridades sindicalistas para paliar este conflicto entre los picadores del sector.

                      Castillete del Pozo Mª luisa (Ciaño-Langreo)

Tras el frecaso de los intermediarios, dos secciones de la Guardia Civil se emplazaron en las inmediaciones del pozo con la intención de forzar la reanudación de los trabajos, solución que siguió fracasando puesto que a pesar de que los mineros siguieron bajando al interior ninguno de ellos hizo caso de las herramientas de trabajo, aprovechando además la circunstancia para encerrarse en el pozo, decidiéndose a abandonarlo unicamente en el momento en que la patronal se avino a aumentar la retribución sin ejercer ningún tipo de represalias.
Cuando el dia 25 se comunicó la resolución de los contratos laborales, se anunció la militarización del pozo y se realizaron varias detenciones, los mineros volvieron a encerrarse el día 26 al finalizar la jornada, siendo secundados inmediatamente por el resto de los trabajadores de la cuenca del Nalón.  Mientras duró el encierro, las inmediaciones y las localidades adyacentes fueron escenario de frecuentes choques violentos, ya que la fuerza pública pretendía disolver cualquier concentración de personas. Grupos de mujeres e hijos de los mineros, se congregaron en tal número que pudieron interrumpir durante varias horas el tráfico, sembrando un clima de inquietud y de tensión en la región que ya no solo afectaba al sector hullero. Las manifestaciones y protestas se sucedieron, de forma intermitente, hasta el día 26, fecha en que los trabajadores encerrados abandonaron el interior del pozo.

                             Salida de mineros encerrados en un Pozo Minero

El día 1 de abril se reanudaron los trabajos sin haber obtenido los mineros ninguna compensación; con todo, se empezaron a superar los temores que habían alejado a la minería asturiana de la creciente corriente de contestación laboral que venía emergiendo en diferentes focos del país desde el comienzo de la década. Este resurgimiento de "clase" quedó patente en la mayor participación obrera en las elecciones sindicales de 1957, y que permitió que por primera vez, algunos enlaces sindicales se hicieran eco del rechazo laboral y de la tensión en el sector.
Así, al comenzar 1958, en aquellas instalaciones hulleras donde mayor referndo habian obtenido las candidaturas alternativas, los trabajadores del interior empezaron a abandonar sus faenas una vez cumplida la séptima hora de jornada. Tras persistir diez días en la misma actitus, las empresas afectadas resolvieron reducir la jornada al tiempo exigido, por primera vez se obtenía una reclamación.
Con este precedente los minerso pierden el temor a las represalias y comienzan una nueva huelga como respuesta al despido de ocho trabajadores del pozo María Luisa.  Esta se puede catalogar como una huelga de solidaridad, pero en último término también tuvo origen en reivindicaciones de carácter económico, ya que los ocho picadores habían iniciado un descenso del rendimiento como respuesta por la rebaja salarial. La paralización afectó a cerca de 20.000 trabajadores que por primera vez protagonizaban, de consenso una huelga, conocedores de que esto implicaba un acto ilegal de resistencia laboral.


Ante este desafio se clausuran las explotaciones mineras afectadas, y se declara la zona estado de excepción, suspendiendo durante cuatro meses los artículos 14, 15 y 18 del Fuero de los Españoles, que garantizaban la libertad para fijar la residencia, la inviolabilidad del domicilio y la obligación de entregar al presunto delincuente a la autoridad judicial antes de cumplir 72 horas de su detención. Esta declaración vino acompañada de una intensa actividad policial, reforzada con dotaciones de la Guardia Civil y de la Policia Armada, que se saldó con la detención de cerca de 300 huelguistas.
Aunque la situación laboral se fue normalizando paulatinamente tras la publicación de una nota por el Gobierno Civil en la que se ordenaba la apertura de las instalaciones, las medidas represivas no cesaron. Muchos desterrados, confinados a regiones empobrecidas donde se les negaba la posibilidad de trabajar, fueron subsistiendo gracias a la aportación familiar y a la solidaridad de las organizaciones clandestinas.
Las secuelas de este conflicto contribuyeron en gran medida a alimentar el descontento laboral que se potenciará en la siguiente década. La aparición de comisiones de solidaridad, que recogían aportaciones de los mineros con destino a los represaliados, impidieron que se normalizasen las relaciones laborales.
Las huelgas de 1957 y 1958 en Asturias tienen una extraordinaria importancia en el marco general de la evolución histórica del franquismo, fueron el mejor reflejo del síntoma de agotamiento del modelo de régimen autárquico y precipitaron la toma de decisiones que condujeron a un cambio radical en la política económica franquista, cuyo ejemplo más sobresaliente es el Plan de Estabilización de 1959. Tras estos sucesos fue preciso alterar la reglamentación de las relaciones laborales, reguladas hasta entonces por la Ley de Reglamentaciones de Trabajo de 1942, sustituida por la Ley de Convenios Colectivos del 24 de abril de 1958 "elemento fundamental de aceleración de la lucha de clases y de que los trabajadores se tengan que plantear el organizarse para poder negociar esos convenios" según señala Nicolás Sartorius.


A nivel regional las huelgas de esta década demostraban la crisis del sector hullero, consecuencia de las primeras medidas liberalizadoras del mercado, de efectos catastróficos para unas empresas privadas que habían sobrevivido gracias a una extremada legislación proteccionista.
Significaron también el despertar de una oposición que en los años anteriores había permanecido sumergida en un profundo letargo. Y fueron, por tanto, el detonante para el comienzo de una etapa caracterizada por trascendentales transformaciones económicas, sociales y culturales que entrarán en profunda contradicción con el estancamiento político de un sistema, que estaba empezando a desmoronarse pero aún no lo sabía.

SALARIOS Y ECONOMÍA PERSONAL MINERA.


..Los motivos salariales han sido los más importantes y los que mayor incidencia y repercusiones han tenido no sólo en las frecuencias de las huelgas mineras, sino también en su intensidad, duración y radicalización de comportamientos.
..Con el propósito de simplificar consideramos como motivos salariales todos aquellos aspectos utilizados por las patronales para incentivar la producción como las primas, los incentivos, los destajos,...
.. Esta causa fundamental está enraizada en los intereses de la minería por una serie de circunstancias históricas, laborales y empresariales. Los mineros asturianos a lo largo de su historia, han debido luchar siempre por la consecución de sus mejoras económicas y sociales. Esta experiencia ha creado en el sector un espíritu y estilo sindicalista y reivindicativo característico a la propia minería.

                      Mineros de Laviana en los años 50

..El interes y mótivo económico de los mineros era debido a la lucha de los obreros por alcanzar un status laboral más elevado, englobando no sólo aspectos internos, sino también externos.
..La importancia y relevancia que estos problemas tenían, se debía en gran medida a las políticas utilizadas por las empresas, que sobre todo en los años anteriores a las huelgas de los años 50 y 60, habían pretendido resolver todos los problemas sociales mediante los incentivos salariales, a pesar de que eso no facilitase la resolución ni hiciese disminuir la tensión.
..Este interes salarialk también estaba favorecido por el peculiar sistema económico utilizado en el mundo hullero, puesto que desde principios de siglo se venían implantando y utilizando sistemas de primas y destajos, llegando a convertirse en fuentes de numeroisos problemas laborales con repercusiones conflictivas.

                            Mina de Carbón