18 de noviembre de 2017

Un acontecimiento inédito en las fiestas de San Mateo de 1911

El increíble vuelo de Garnier sobre Oviedo
Vuelo de Garnier. Oviedo 1911 - por Pelz. (Pinterest)
El impacto en la ciudad de una exhibición aérea en el año 1911
La catedral de Oviedo hacia 1903, desde la calle de la Rúa. (lámina de 'Oviedo en la memoria'. Lne)
Hace 106 años que Oviedo vivió un acontecimiento inédito hasta entonces en su historia: un aeroplano sobrevolando la ciudad. Fue en el marco de las fiestas de San Mateo de 1911. Ocurrió durante los días 25, 26 y 27. El piloto era el francés Leoncio Garnier. La imagen de su aeroplano volando sobre el acueducto de los Pilares y las vías del ferrocarril del Norte, con el Hospital Manicomio de fondo es una de las fotos históricas de la ciudad. El improvisado aeropuerto se había instalado en la Silla del Rey, con una chabola a modo de hangar y una tienda de campaña para la Cruz Roja. El precio para ver el espectáculo era de 2,40 pesetas "impuestos incluidos" para asistir a los vuelos sentado y de 0, 50 en general y con una tarjeta de libre circulación de 6 pesetas.

17 de noviembre de 2017

Los Bernaldo de Quirós, ricos asturianos desde, al menos, el siglo XII

Los Bernaldo de Quirós y Mieres
D. Gonzalo entrega a D. Pedro Suárez de Quiñones las llaves de Oviedo
La andadura de esta noble estirpe asturiana se remonta al siglo XII, aunque el despegue de la familia se produjo en XIV
La Asturias de los Quirós
Los Bernaldo de Quirós, ricos asturianos desde, al menos, el siglo XII, comienzan su andadura en Asturias en lo que en principio se domina popularmente la baja nobleza. La casa que hoy vamos a tratar comienza su ascenso social desde el primer momento que se tiene noticia de ellas, hasta convertirse, ya en el siglo XVI, en la más importante y prestigiosa del solar asturiano, y presenta un buen ejemplo de como una familia de ricos hombres podían escalar en la sociedad de la época moviéndose con firme cautela y arriesgándose solo en el momento decisivo, en su caso la guerra civil entre Pedro I y su hermano Enrique conde de Trastámara.

16 de noviembre de 2017

El protagonista pasivo de La Guerra Civil en Oviedo (y II)

Historia escrita en el monte
La ciudad de Oviedo con el  Monte Naranco al fondo. (La voz de Asturias)
Los surcos de las trincheras, los nidos de ametralladoras y los restos de proyectiles que aún aparecen rememoran el sonido de la batalla
Puede comprobarse en este plano del final del cerco a Oviedo. (Mundo SGM)
Roto el cerco de Oviedo, el equilibrio de fuerzas en torno a la ciudad, que a pesar del "pasillo de Grado" continúa siendo una plaza sitiada, se establece en torno a las alturas del Naranco. A partir de octubre de 1936 el bando nacional controla la ladera sur y la línea de crestas, mientras que las tropas republicanas se enseñorean de la ladera norte. Uno y otro bando inician entonces una intensa labor de fortificación preparándose para una prolongada guerra de posiciones y desgaste.
La mayoría de los restos bélicos que podemos contemplar actualmente en el Naranco pertenecen a las labores de fortificación llevadas a cabo por las tropas y los batallones de trabajo republicanos, que fortifican intensamente toda la ladera norte de nidos de fusilería y de ametralladora, posiciones de artillería, trincheras y parapetos.

15 de noviembre de 2017

El protagonista pasivo de La Guerra Civil en Oviedo (I)

Tras las heridas de la batalla
Cañón reventado en el Naranco. (Todocolección)
El monte ovetense fue escenario de importantes episodios vinculados a la contienda, entre ellos la gran ofensiva sobre la ciudad
Tropas nacionales entrando en Oviedo en la Guerra Civil. (La voz de Asturias)
En el verano de 1936 estalló con total virulencia uno de los episodios más dramáticos y trascendentales de toda nuestra historia: la Guerra Civil Española. Un conflicto que en Asturias se prolongó durante quince meses y cuya brevedad con respecto a otras regiones de España no le resta un ápice de importancia en el devenir general de la contienda. Los combates que se desarrollaron en Asturias fueron seguidos con gran expectación en el resto de España. En muchos de esos enfrentamientos tomó gran relevancia como protagonista pasivo el monte totémico de Oviedo. Un Naranco que con su peculiar orografía se configuró como uno de los factores decisivos en el devenir de la contienda.