14 de agosto de 2018

La última resistencia al The End final

Proyectaron historias, ahora son historia
El cine-teatro Capitol de Mieres (Derribado)
La consejería de Cultura asturiana, incluye 24 cines de distintas localidades del principado en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias por su valor arquitectónico pero, más aún, por el reflejo de una forma de sociabilidad y ocio que atravesó el siglo XX
Cine Esperanza en Teodoro Cuesta de Mieres. Foto Alonso. (Se mantiene el edificio, pero, en estado ruinoso)
Durante décadas contuvieron historias en forma de sonido e imagen; ahora ellos mismos son y cuentan una parte de la historia de Asturias en el siglo XX y por eso gozarán oficialmente, de protección. El Boletín Oficial del Principado de Asturias acaba de publicar la Disposición por la cual 24 de los supervivientes de la era dorada del cine en el Principado pasan a formar parte del Inventario de Patrimonio Cultural de Asturias. Se les reconoce no solo su valor intrínseco como edificios, sino también muy especialmente su papel crucial en la vida cotidiana de unas décadas convulsas en las que Asturias, como el resto del mundo, empezó a abrirse al primero de los grandes medios del entretenimiento de masas: una forma de ocio (y más tarde de cultura y de educación sentimental) que empezó en barracones de feria y acabó en edificios que buscaban envolverse en una arquitectura a menudo también ella misma espectacular, y a veces también en un barniz de prestigio que acogió los rasgos de las distintas modas y estilos arquitectónicos de un siglo en el que se sucedieron casi tan vertiginosamente como la propia evolución de las costumbres.

13 de agosto de 2018

La minería de Quirós (y III)

Quirós, más de medio siglo sin el tren minero
Ilustración de Alfonso Zapico
El ferrocarril que durante 80 años transportó carbón de las minas quirosanas y teverganas sucumbió ante la mayor competitividad del transporte por carretera
Grupo de mineros de una explotación en 1915. (lne)
El 15 de octubre de 1963 el tren minero que recorría la actual Senda del Oso dejo de circular después de casi ochenta años de actividad. Se ponía así fin a una infraestructura pionera y básica en los concejos de Quirós y Teverga. Treinta y seis kilómetros de vía férrea actualmente convertidos en una ruta cicloturista muy frecuentada y conocida. La construcción del tren minero se debió a la idea de un belga, Gabriel Heim, un siglo antes. Heim, socio de la Société Houillere de Quirós, planificó la empresa como una gran factoría que contaba con minas de hierro, carbón, altos hornos y necesitaba sacar esos productos hasta Trubia a través de un medio de locomoción rápido. Por ello incluyo el trazado ferroviario en su desarrollo empresarial. No fue fácil. La construcción del ferrocarril resulto problemática. Los propietarios de los terrenos por donde debía transcurrir la vía pedían precios muy elevados. Ciertos pueblos de Proaza y Santo Adriano y alguna autoridad local se oponían, lo que, unido a lo escabroso del terreno, planteaba un panorama poco propicio y alentador para esta obra.

12 de agosto de 2018

La minería de Quirós (II)

Viejas costumbres mineras en Quirós
Ilustración de Alfonso Zapico
Las explotaciones se regían por pautas muy alejadas de los procesos de extracción actuales y la vida laboral presentaba singularidades respecto a otras actividades
Mineros de Mina Marifonso a principios siglo XX.  foto – Roberto Fernández Osorio. (Cronista Oficial de Quirós)
https://www.lne.es  
Técnicas, costumbres y materiales marcan diferencias radicales entre la explotación minera de principios del siglo XX y cualquier mina actual. El concejo quirosano, con varios centenares de mineros, tenía una forma de hacer con similitudes y diferencias con respecto a las demás cuencas mineras. Los mineros iban a trabajar con un bocadillo y una bota de vino, algo impensable ahora en lo que respecta al acompañamiento alcohólico. Las botas se dejaban en el chigre del pueblo para que las rellenaran de los pellejos donde se guardaba el vino y recogerlas por la mañana. Cuando no llevaban la comida ellos mismos, la familia o alguna vecina era la encargada de acercarla a la explotación. Las mujeres, de vecera, con un cesto en la cabeza apoyado en una «rodiella» por esos caminos, a veces cerca de dos horas de caminata. Llevaban cocido en «las porcelanas», que, una vez allí, los mineros calentaban en unos fuegos en el exterior de la bocamina. Otras veces lo llevaban crudo para que se cociera allí. Un operario se encargaba de cocinar lo de sus compañeros. Colgaba de dos apoyos y una barra de hierro las porcelanas para ir calentando o cociendo la comida, según los casos.

11 de agosto de 2018

La minería de Quirós (I)

La minería del hierro en Quirós
Ilustración de Alfonso Zapico
Ver artículo del blog: La historia de la olvidada siderurgia industrial de Quirós
La explotación de Los Llamargones, de las más antiguas de Asturias, funcionó hasta mediados del siglo XX
Plantilla de mineros de una explotación quirosana, en los años veinte del siglo pasado.
 La siderurgia nació en Quirós con la Compañía Chauviteau dirigida por Gabriel Heim, que diseñó un plan de empresa que comprendía la explotación de mineral de hierro y carbón para abastecer unos altos hornos situados en Torales. La mina de hierro de Los Llamargones es una de las más antiguas de Asturias, situada en las cercanías del pueblo de Fresneo y de los altos hornos quirosanos. Esta explotación funcionó durante el siglo XIX hasta mediados del siglo XX de modo intermitente. Comenzó en los años 1869-70 por la Compañía Minas y Fundiciones de Santander y Quirós, sucesora de Chauviteau y fue cerrada por Fábrica Mieres en el año 1960.