30 de diciembre de 2014

Antonio López-Oliveros, director del periódico "El Noroeste" de Gijón

Cuando soplaba "El Noroeste".

Oliveros en Puerto de Vega, 1957. (Archivo Jesús Mella)
La historia de Antonio López-Oliveros, director del periódico de Gijón y sus cordiales primero y después tensas relaciones con el Sindicato Minero (SOMA) y su líder Manuel Llaneza.
Ilustración de: Alfonso Zapico

Supongo que para muchos ciudadanos es una costumbre habitual leer cada mañana el periódico del día. Yo lo hago, pero también cada tarde me siento ante el ordenador para ver lo que se publicaba hace ochenta, cien o ciento veinte años, según como esté de humor y a menudo aprovecho lo que encuentro para documentar alguna de estas historias. Cada uno se divierte como quiere, pero yo les recomiendo que de vez en cuando visiten las hemerotecas digitales porque resulta didáctico y -al menos para mí- entretenido. En la de Gijón se puede ver con facilidad "El Noroeste", donde se encuentra la historia de Asturias desde el 11 de febrero de 1897 hasta 1936. "El Noroeste" empezó siendo republicano y por eso escogió para su nacimiento la fecha de aniversario de la I República, luego se convirtió en el órgano de expresión del Partido Reformista de Melquíades Álvarez, pero siempre estuvo abierto a las ideas progresistas, sobre todo cuando lo dirigió Antonio López-Oliveros.
El hombre venía de una familia también republicana con solar en Santa Marina de Puerto de Vega, pero pasó su niñez y primera juventud en Cuba donde en medio de grandes penalidades logró publicar sus primeros artículos en la prensa isleña. Después, en 1907, retornó a España y aprendió lo suficiente para volver a cruzar el charco, pero esta vez como próspero especulador de terrenos hasta su regreso definitivo para instalarse en Gijón en 1915.
Antonio López-Oliveros tenía claro que su vocación estaba en el periodismo y en 1917, el mismo año en el que participó junto a Melquíades en la preparación de la huelga revolucionaria de agosto, fue llamado para dirigir "El Noroeste", que entonces era propiedad de un grupo de indianos que ya conocían sus colaboraciones al otro lado del mar.

29 de diciembre de 2014

La dificil unión entre tres colectivos de Turón, los masones, los judíos y los comunistas

El contubernio judeo-masónico en Turón

El caso de Leoncio Villanueva fue utilizado por la prensa católica en 1935 como ejemplo de que masones y marxistas caminaban juntos.
Ilustración de Alfonso Zapico

Quienes crecimos bajo el franquismo nos acostumbramos a escuchar muchas veces que la culpa de los males del país se debía a un contubernio judeo-masónico-comunista. Aunque la mayor parte de la población española desconocía entonces lo que era un contubernio y en su vida había hablado con un masón ni mucho menos con un judío. Por el contrario, al menos en la Montaña Central, sí había comunistas, pero cuando les preguntabas por sus exóticos compañeros de viaje, ellos tampoco sabían nada.
El diccionario de la Real Academia define contubernio de tres maneras: "Habitación con otra persona, Cohabitación ilícita y alianza o liga vituperable". Parece que los políticos del Régimen se referían a la última acepción, suponiendo que la palabra "vituperable" pueda interpretarse como algo deshonroso. Ahora bien, lo difícil es encontrar el punto de unión entre los tres colectivos: los masones, los judíos y los comunistas y demostrar que estén actuando conjuntamente.
El caso es que hubo quienes defendieron -y aún hay quienes defienden- esta teoría basándose en las raíces hebreas de Marx o Trotsky y olvidan cosas tan elementales como que fue este último quien presentó la propuesta que fue aprobada en el IV Congreso de la Internacional Comunista, celebrado en Moscú en noviembre de 1922, afirmando la incompatibilidad para formar parte del Partido Comunista en cualquier país del mundo si se era masón. O dejan de lado los hechos de que en la Unión Soviética se prohibieron las sinagogas y en las logias siempre se ha trabajado contra las teorías autoritarias que no respetan la libertad.

27 de diciembre de 2014

Los celtas, pueblo sin parangón en la Europa prehistórica y conquistadores de "Las Asturias"

Algo más de este "mítico" pueblo.
Castro celta de Coaña (Parque Histórico del Navia-Asturias).
Los celtas podían haber sido caníbales, según el Herbert Lorenz, antropólogo y experto en prehistoria de la Universidad de Bochum, ciudad alemana en el estado de Renania del Norte-Westfalia, situada en la parte central de la cuenca del Ruhr. 
Ver artículo del blog "Nuestros antepasados Los Celtas" publicado el 23 de noviembre de 2012.
Llegaron a la Península Iberica antes que los griegos y, en contacto con los íberos, desarrollaron una original fusión cultural. Belicosos, exquisitos y buenos artesanos. www.laaventuradelahistoria.es
la arqueología ha descubierto a partir de artefactos e inscripciones romano-celtas muchas cosas sobre la vida de los celtas que los clásicos no mencionaban. Dichos descubrimientos muestran que los celtas eran un pueblo inteligente, complejo y opulento cuyo arte y habilidad técnicas no tenían parangón (comparación, parecido),en la Europa prehistórica.


Los Astures, siempre rebeldes, así se denominaba el pueblo celta que dio nombre a la región de Asturias, quienes junto a los cantabros, los galaicos y los vaceos se rebelaron contra los romanos en una guerra -que duró desde el 29 al 19 a. C.-en la que tuvo que intervenir el propio emperador Octavio Augusto. http://www.mundoparapsicologico.com
http://www.lne.es
Herbert Lorenz, antropólogo y experto en prehistoria de la Universidad de Bochum, ciudad, por cierto, hermanada con Oviedo, en febrero de 1989 hizo público un trabajo que decía que los celtas eran caníbales, después de haber realizado un estudio comparativo en diversos yacimientos celtas situados en Alemania, el sur de Gran Bretaña, el norte de Francia y Suiza. Verdaderamente, de los celtas se sabe tan poco que cualquier cosa que de ellos se diga puede ser aceptada: incluso que son asturianos, como lo demuestra el hecho de que, de vez en cuando, envía un embajador plenipotenciario a Berlín. Un estudioso de los celtas, Venceslas Kruta, dice al comienzo de su libro «Les Celtes»: «No tenemos por el momento ninguna antigua fuente céltica de carácter histórico. Sin embargo, y basándonos en el caso de la Alta Edad Media irlandesa, podemos suponer la existencia, entre los celtas continentales, de una abundante literatura oral que constaría de relatos históricos, listas de reyes, relaciones de hechos heroicos, frecuentemente disfrazados con un velo mitológico. Nada de esto ha llegado hasta nosotros, salvo tal vez algunos lejanos reflejos conservados en la literatura de los celtas insulares». Por lo que, como a falta de pan buenas son las tortas, el profesor Lorenz, a falta de documentos escritos, se dedicó a tener en cuenta el predominio, en los mencionados yacimientos, de huesos que son el soporte de zonas carnosas, como el fémur o el húmero, y de ahí ha sacado unas consecuencias recientemente difundidas.

26 de diciembre de 2014

La familia paterna del politico republicano Melquíades Álvarez, (El Tribuno), procedía de la comarca del Caudal

El Mieres de Melquíades Álvarez.

El asesinato del político asturiano Melquíades Álvarez junto a dos ex ministros de la región en la Cárcel Modelo de Madrid acalló de forma sangrienta la voz del padre del reformismo en España.
La familia paterna del político republicano procedía de la comarca del Caudal y logró para la villa el puente de piedra que la unió al ferrocarril. 
(Ver artículo del Blog de fecha 9 de mayo de 2013, { Don Melquíades Álvarez González-Posada "El Tribuno"}  
Ilustración de Alfonso Zapico
Melquíades Álvarez fue uno de los políticos más populares y queridos de su época, pero a medida que va pasando el tiempo su figura se hace más controvertida dándonos un ejemplo de como el estudio de la historia es algo vivo y ninguno de sus capítulos puede darse por cerrado definitivamente. Su nombre simboliza al republicanismo español de principios del siglo XX, aunque en su juventud coqueteó con el socialismo y en sus últimos años acabó simpatizando con la derecha, lo que dio una disculpa a sus asesinos para matarlo en la Cárcel Modelo de Madrid al comienzo de nuestra guerra civil en aquellas desgraciadas jornadas que mancharon con una sangre innecesaria la imagen del bando popular.
Melquiades, al que llamaban "El Tribuno" por su facilidad para la oratoria dijo en una ocasión que se enorgullecía de haber salido de los más ínfimos estratos del pueblo. Seguramente la expresión fue exagerada y se pronunció con la intención de atraerse a un auditorio en el que abundaban los humildes, pero sí es cierto que por las venas del político corría sangre del pueblo llano, puesto que su familia paterna procedía de Mieres y hasta donde sabemos sus abuelos Pedro y María no tuvieron más recursos que lo que obtenían de la tierra que cultivaban.
Por ello su padre Francisco Álvarez decidió mudarse a Gijón para buscar algo más seguro, escapando de paso al cambio gigantesco que estaba experimentando el valle del Caudal con la llegada de la industrialización que en aquellos años caía como una tromba sobre el valle llenándolo todo de carbón, de humo y sobre todo de gentes que venían acompañadas de unas costumbres difíciles de asimilar por los naturales de aquí, como tan bien reflejó Palacio Valdés en "La aldea perdida".
Ya en la ciudad costera, Francisco se casó con Bárbara González-Posada, descendiente de marineros candasinos y con ella tuvo cuatro hijos.

25 de diciembre de 2014

El hórreo, su historia y su identidad asturiana



Los hórreos Asturianos.
El hórreo asturiano goza de la mayor popularidad, tiene un innegable valor folklórico y es uno de los hitos de la identidad asturiana.
En estas construcciones destacan por sus cuidadas decoraciones; las maderas suelen estar talladas con mimo y cuidado y rodeados de flores. http://www.campingsella.com
 Edificio de madera que sirve de granero, despensa, almacén y circunstancialmente de habitación y que está elevado sobre pilares para evitar de este modo la humedad del suelo, en una región lluviosa, y a su vez impedir que penetren en la cámara roedores y otras alimañas  que pudiesen comerse o estropear su contenido. Se logra este último cometido interponiendo losas horizontales salientes entre los pilares y la caja del hórreo, obstáculo que los ratones no pueden franquear.   El hórreo que hoy conocemos tiene una estructura particular, específica de Asturias, y aparece en las postrimerías del siglo XV perteneciendo las fechas más antiguas que se han hallado a la primera década del siglo XVI. Su creación está localizada en un lugar concreto de Asturias. Sin embargo, son conocidos graneros elevados sobre pilares y con el sistema pilar-losa horizontal en diversas zonas húmedas de todo el mundo; en la misma Asturias existieron y, en menor medida, aún existen otros modelos de hórreos. 
A veces, graneros de lugares muy lejanos guardan un parecido asombroso con los nuestros. Así ocurre por ejemplo con ciertos modelos iraníes techados de paja y que en su aspecto externo recuerdan vivamente a los hórreos del suroccidente de Asturias. En Europa existieron hórreos en las Islas Británicas, existen en Suiza, en los países escandinavos, en Portugal, en todos los Balcanes... Es muy significativa la pervivencia hasta la actualidad de graneros tipo hórreo en zonas con climas y orografías parecidas a la cantábrica.

23 de diciembre de 2014

El comercio detallista de Mieres y los acontecimientos que provocaron su declive

El desfonde del comercio, un caso único

La Casa de Todos en la avenida José Antonio, hoy calle Manuel Llaneza
La Unión de Comerciantes en el frente de defensa de la economía de la comarca.

Mario Martínez, segundo por la derecha, con Eugenio Carbajal y autoridades regionales.

El hecho general está contrastado con todos los honores. El comercio detallista en España, uno de los pilares de la economía doméstica, sufrió en sus carnes el efecto de determinados acontecimientos que provocaron su declive, entre ellos, como máximo exponente, la irrupción de las grandes superficies en manos de multinacionales. A ello se unió, posteriormente, la lógica desestabilización a consecuencia de la crisis, el paro y sus perniciosos efectos sobre el consumo. Sin embargo, hubo zonas muy concretas que sintieron esa dentellada con mayor escarnio. Y en esa línea se encuentran las cuencas mineras de la zona central de Asturias. Para la verificación de este hecho innegable, qué mejor voz que la de Mario Martínez, titular en su día del establecimiento sastrería "La Casa de Todos", uno de los fundadores y presidente, hasta su jubilación, después de veinticinco años al frente de la Unión de Comerciantes del Caudal. Pero antes, y a modo de introducción, otra circunstancia de primer orden que está en la mente de los estudiosos y veteranos habitantes de la zona.
 Histórica foto del interior del comercio de la familia Menéndez.
La economía de las Cuencas y en cierto modo su habitabilidad se sostenía en base a la laboriosidad, explotación y producción de la siderurgia y la minería. Hubo un largo tiempo en que desde los poderes públicos, al capital invertido en estas fuentes, no se le exigió la correspondiente cuota de los beneficios destinada al mantenimiento, renovación y actualización de los sistemas de explotación. Primero la siderurgia se convirtió con sus fábricas en meras fraguas y, más tarde, las minas, por el mismo sistema, en chamizos. A la vez se alzó la voz del empresariado privado clamando por soluciones ante la falta de rentabilidad y el peligro destruir miles y miles de empleos. Y entonces, el Estado salió a la palestra con dinero público para crear los gigantes de Ensidesa y Hunosa.

22 de diciembre de 2014

Las impresiones sobre la Asturias del siglo XIX las plasmó Richard Ford en ilustraciones a lápiz y tinta

La Asturias que dibujó Richard Ford.

Retrato de Richard Ford
El viajero inglés dejó constancia de su paso por la región Asturiana con un boceto de Gijón y otro de Oviedo.
 
Vista de Oviedo dibujada en su viaje por Asturias

Era el 20 de mayo de 1832 cuando Richard Ford (1796-1858), el viajero hispanista británico que residió en España entre 1830 y 1833, arribaba a Ribadeo, "ciudad con un privilegiado emplazamiento en la desembocadura del Eo, que se atraviesa con un ferry, más allá de la cual discurre paralela a la costa" una carretera "hermosa pero pesada, ya que era un continuo [...] cuesta arriba y cuesta abajo". El viajero no tuvo tiempo para dibujar esa tarde y esa misma noche de los albores del verano de 1832 llegó a Navia, "que tenía un mesón decente", y a la mañana siguiente alcanzó Luarca, "anidada en una protegida ensenada", atravesando comarcas "densamente pobladas y llenas de maizales", con casas más confortables que las de Galicia ya que "a menudo tenían ventanas con cristales", y donde los "trajes y las maneras cambian y mejoran a medida que se avanza hacia Asturias".
Pero las siete leguas hasta Muros de Nalón les costó "nueve horas de cabalgar" por escenarios que "se parecían a los de Devonshire" (como recordaría cuando, más tarde, residió allí). No le impresionó Avilés, "una ciudad vieja y lúgubre", con poco "que mereciera la pena ver", aunque sus mujeres le parecieron "bastante hermosas". Tras hacer un único boceto de la lejana Gijón sin entrar en la ciudad, giraron hacia el interior para ir directamente a Oviedo, a la que describió como "una hermosa y limpia ciudad", cuya catedral, si no grande, era "muy bonita y elegante" y contenía numerosas y viejas reliquias. De sus otros monumentos, "el antiguo palacio de Santa María en la cuesta de Naranco" se encontraba "decentemente mantenido por la vicaría", pero la cercana iglesia de San Miguel de Lillo estaba "arruinándose rápidamente, en estado de vergonzoso abandonado y desacralizada".

21 de diciembre de 2014

El ferrocarril que en su día funcionó para el transporte del mineral, hoy es senda peatonal de tres concejos; Mieres, Morcín y Riosa

"Los Averinos" de Loredo con el tren centenario.

El pueblo de Loredo, rodeado por la senda que antes fue línea de ferrocarril.
Mieres, Morcín y Riosa estuvieron unidos por una línea de ferrocarril reconvertida en senda peatonal y que se pretende potenciar. 
Una antigua estación para servicio del ferrocarril de vía estrecha de la firma Hulleras de Riosa S.A. ubicada en Loredo alberga un Aula de Interpretación que, mediante maquetas y paneles explicativos, refiere lo que fue la historia del coto hullero (que comprendía terrenos de los concejos de Riosa, Morcín y Mieres) y en particular, el funcionamiento de esta línea y los elementos (máquinas, vagones, etc) que permitieron evacuar la producción desde el s. XIX hasta bien avanzado el XX. Es un jalón imprescindible en el recorrido por la vía verde que, aprovechando la caja de la vía, arranca de La Pereda y alcanza el túnel de Peñamiel: un paisaje magnífico y agreste que la ingeniería (túneles, pasos inferiores y superiores, taludes) pudo salvar para hacer avanzar la industria minera. http://www.ayto-mieres.es
Que la explotación del subsuelo y el aprovechamiento de sus entrañas en forma de extracción de mineral de hulla dejó santo y seña para la historia en las cuencas centrales Asturias, es algo que aún hoy salta a la vista, aunque sus principales huellas vayan desapareciendo con el consabido deterioro de la actividad y las reformas de aprovechamiento de sus instalaciones para otros fines. Pero, el recuerdo de un tiempo, bien alimentado por algunos planes mitad nostálgicos, mitad precursores de otros frentes, está ahí, pudiendo decirse que, vivito y coleando. Es el caso palpable del ferrocarril minero La Pereda-La Foz o viceversa, que en su día sirvió para desplazar "la cantera" carbonífera desde los límites del concejo de Riosa (hoy Pozo Montsacro de Hunosa), pasando por Morcín y hasta las bases complementarias instaladas a la vera del río Caudal, en la localidad mierense de La Pereda.
Añadir leyenda

Precisamente ahora se cumplen los cien años de los comienzos de aquel hecho puntual y la asociación "Los Averinos", presidida por Celso Suárez, al frente de un grupo de entusiastas, pretende sentar sus bases no solo para dejar constancia de su poso histórico, sino también con vistas a la apertura de un estudio sobre sus posibilidades de aprovechamiento hacia otros frentes de más actualidad, sin duda alguna buscando medios capaces de recuperar el pasado, tanto como documento de relieve como mirando hacia el futuro con el propósito de destacar sus valores etnológicos, históricos y ambientales. Pero, dejemos antes constancia de lo acaecido.

20 de diciembre de 2014

La huida de Asturias de Santiago Blanco "el Avilesu" junto a otros 57 republicanos en la draga "Somo"

Desembarcando en Lorient

Ilustración de: Alfonso Zapico
La huida de Asturias de Santiago Blanco "el Avilesu" junto a otros 57 republicanos en la draga "Somo" y su recibimiento en el puerto francés.
            
Ganguil "SOMO". Foto del libro LOS BARCOS DE LA JUNTA DEL PUERTO DE SANTANDER. 1884-1991. http://vidamaritima.com
www.lne.
 Seguramente conocen ustedes la relación que tiene Asturias con Lorient, la villa francesa donde cada año se celebra un festival de música al que acuden nuestros gaiteros, cantantes y danzantes, en solitario o en grupo para relacionarse, competir y desfilar con otros de los diferentes pueblos que presumen de tener raíces celtas. Sin embargo es menos sabido que el nombre de este lugar también se vincula a nuestra historia por otro desfile de asturianos, menos folclórico, sin monteras piconas, banderas azules ni aplausos, que recorrieron sus calles en 1937 buscando cobijo en vez de aplausos. Los detalles de aquel viaje los recogió Santiago Blanco "el Avilesu" en sus memorias, publicadas con un título que difícilmente puede pasar desapercibido "El inmenso placer de matar un gendarme". "El Avilesu", fue uno de los verdaderos protagonistas de los sucesos de octubre de 1934 y de la posterior Guerra Civil y pertenece a ese grupo de personajes relegados a un segundo término por los historiadores de estos acontecimientos que en muchos casos se limitan a hacer refritos, dando por bueno lo que se contó en su inicio.
El motivo de ese olvido intencionado es el de siempre: "El Avilesu" nunca dejó de ser socialista, pero tampoco se sometió a las consignas de turno y además -gran pecado- fue acusado de trotskista por los responsables asturianos del Partido Comunista que nunca le perdonaron la multa de 500 pesetas que impuso a su órgano, el Boletín del Norte, por haber publicado una información tachada por la censura.
Aquella fue la única sanción que los comunistas del norte de España, desde Bilbao a Asturias, pagaron durante toda la guerra. Con esos mimbres: la desconfianza de los unos y el afán de revancha de los otros, Santiago Blanco se quedó en el exilio venezolano viendo como los demás contaban de oídas lo que él había vivido.

19 de diciembre de 2014

La historia de la mina de El Tarronal (Mieres-Asturias)

Olvidada y sangrienta Asturias del mercurio.

Un fotograma del documental 'Morir en El Tarronal' en el que Misael González (Lito Texuca) canta ante la mina una tonada. :: E. C.. www.elcomercio.es
 Trabajadores de la Mina de mercurio en La Peña.
http://mas.asturias24.es
El topónimo El Tarronal no significa nada, seguramente, para la gran mayoría de asturianos. Debería significarlo: su mina de mercurio, cerrada en 1973, hizo de Asturias durante décadas una potencia mundial en extracción de ese mineral. No es ciencia-ficción, sino una parte olvidada —una de tantas— de la historia contemporánea de esta región, ceñida a un rígido canon de ochobres y dinamitas que tal vez niegue la entrada al castillete de El Tarronal porque ninguna revolución pasó jamás por allí. Nada heroico hubo, salvo la dignidad de la clase obrera, en aquella mina-infierno en la que los seres humanos morían como ratas, ahogados por una especie de silicosis acentuada, más dura y más letal que la carbonífera. Los mineros del mercurio no salían de las entrañas terrestres para asaltar los cielos, porque esas entrañas terrestres se los tragaban. Por la misma razón, apenas se ha reivindicado su memoria: no había nadie para hacerlo hasta que Luis Felipe Capellín tuvo la feliz idea de rodar un documental sobre el tema, que ayer se presentó en la Laboral gijonesa en el marco del FICX. Morir en El Tarronal es su inevitable título.

17 de diciembre de 2014

El poeta ovetense Victor Botas, nueva mirada

La obra más oculta de Víctor Botas. Ver art. de "El blog de Acebedo" "Víctor Botas, un milagro poético" de 20 de abril de 2013.

García Martín selecciona en "Carta a un amigo" medio centenar de los cerca de trescientos textos inéditos que el poeta guardaba en una carpeta.
 
Ilustración de Víctor Botas hijo-1

"Lo que había escrito en los años anteriores lo rompí todo, me resultaba cursi, juanramoniano...", afirmaba en una entrevista Víctor Botas en el año 1994, poco antes de morir.
"Era un gran mentiroso", afirma con cariño José Luis García Martín, profesor, escritor, crítico, amigo y albacea de Botas, de cuya muerte se cumplen veinte años. Guardados celosamente en una carpeta, y fechados entre 1976 y 1978, dejó cerca de trescientos poemas, casi todos mecanografiados, muchos con correcciones manuscritas y algunos de los últimos versiones previas de poemas incluidos en "Las cosas que me acechan", su primer poemario, publicado en 1979.
García Martín ha seleccionado medio centenar de esos textos, que se publican en el libro "Carta a un amigo y otros poemas previos", editado por Impronta, y que cuenta con el aliciente de que otro Víctor Botas, su hijo, protagonista junto a su hermano del poema "Cástor y Pólux", ilustra su mundo poético.
García Martín ha sido el encargado de seleccionar los textos y es el autor del prólogo, que titula "La magia de la literatura". En ellos, Botas habla de los mismos temas que encontramos en el resto de sus libros: el mundo romano, su familia, los viajes, la cotidianidad y la desesperanza de un vivir para la muerte. Hay también, tal y como recoge García Martín, una muestra de sus inquietudes políticas, "tan propias de aquellos años de la Transición, tan opuestas ideológicamente a las que caracterizarían su madurez".

16 de diciembre de 2014

Los objetivos de un movimiento revolucionario

Un movimiento en defensa de la República

Largo Caballero, en un mitin en 1936.
El impulso revolucionario de corte socialdemócrata liderado por Largo Caballero ante el afán de involución de la derecha.



Las direcciones del PSOE y de la UGT aprobaron en enero de 1934 un programa que fijaba a emprender como respuesta a la involución que los radicales de Lerroux y las fuerzas de la derecha no republicanas, como la CEDA, iban a emprender contra la República. Desde antes de las elecciones de 19 de noviembre de 1933, tanto Largo Caballero como el PSOE habían comenzado en sus declaraciones a hacer continuos llamamientos a la república socialista y a la necesidad de tomar todo el poder por parte de los trabajadores. Ese cambio de postura estuvo alimentado, en parte, por la labor obstruccionista a las reformas que la derecha republicana de Lerroux había ejercido contra la labor del Gobierno del primer bienio republicano. Había también en la dirección del PSOE el convencimiento de que más tarde o más temprano las fuerzas reaccionarias intentarían la imposición del fascismo o la vuelta a la monarquía. Vuelta a la lucha obrera. La salida de los socialistas del Gobierno, tras la formación de un nuevo gabinete presidido por Alejandro Lerroux el 12 de septiembre de 1933, ratificó a algunos dirigentes en esa idea. En un mitin celebrado el 1 de octubre de 1933 en el cine Europa de Madrid, Largo Caballero afirmó que "al Partido Socialista se le ha expulsado del Poder de una manera indecorosa". Recriminó, sin nombrarle, al presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, al que acusaba de ser el principal culpable de la situación política y de la salida de los socialistas del Gobierno. Hay que recordar que en el parlamento los socialistas eran con 116 diputados la minoría mayoritaria; le seguían los radicales de Lerroux, con 90, y los radical-socialistas con 56. También anunció Caballero en el mismo mitin que los socialistas se reintegraban "completamente a la lucha obrera de una manera directa". El triunfo de la CEDA y del Partido Radical en las elecciones de noviembre de 1933 convenció a los órganos directivos socialistas de la necesidad de tomar medidas para frenar la que consideraban más que posible reacción contra el régimen republicano. A tal fin, las direcciones del PSOE y de la UGT realizaron numerosas reuniones desde noviembre de 1933 y a lo largo de diciembre y acordaron la celebración de sesiones conjuntas. La UGT estaba dirigida por Julián Besteiro que, desde el primer momento, preguntó si la acción que planteaba el partido tenía como única finalidad "la defensa de la República y la democracia".

15 de diciembre de 2014

Los trabajos de las mujeres de Mieres en los años de posguerra.

"Muyeres con oficiu" en el concejo

Grupo de chocolateras de la fabrica "La Agustina"de Ujo en el año 1951. De izquierda a derecha: Pepa, Amor, Conchita, Manolita y Piedad. Fuente: LibroUjo en Blanco y negro

La obra de Montse Garnacho y las ocupaciones desempeñadas por la población femenina en los difíciles años de posguerra.
Economato de Fábrica de Mieres, sección de ultramarinos en la C/Numa Guilhou de Mieres (Foto Alonso, año 1954)
www.lne.es
Mecerse en las páginas de "Muyeres con oficiu", obra de la escritora mierense Montserrat Garnacho Escayo, bajo el patrocinio de la Dirección General de la Mujer, organismo dependiente del Principado de Asturias, es descubrir, en clave de "la nuesa fala", el telar de una serie de actividades que el género femenino de esta tierra tuvo que asumir, principalmente durante los difíciles años de la posguerra, logrando alcanzar cotas de auténtica dimensión en materia de sacrificio, que sirvieron de base a la economía familiar y que aún hoy no han sido valoradas y dignificadas en su justa medida. Ella, la propia Montse, que tuvo a bien "regalar" a los lectores de nuestro diario, hace ya unos veinte años, estas y otras ejemplares historias, debería ser la protagonista de este reportaje. Con toda su generosidad ha relegado ese honor en sus "ahijadas". Y como el espacio manda, se ha tenido a bien escoger tres profesiones o mejor labores, en representación de todo el colectivo, sin que nadie sobresalga o desmerezca. Eso sí, siguiendo un figurado orden de sacrificio, clasicismo y novedad. Esta es la realidad certificada de unos relatos vitales, en su mayoría traducidos al castellano con algunas salpicaduras del sin par legado de la autora. 

14 de diciembre de 2014

Historia de la estaciones del ferrocarril de "Vía Ancha", después "Renfe" y ahora "Adif" en Mieres

Insólita historia de las estaciones de Renfe en la villa.

Vieja locomotora en la estación de Mieres en el año 1900
Un tendejón fue la primera "parada y fonda" del tren en el municipio y el porqué de la denominación Mieres-Puente.
La vieja estación de Mieres, aún se conserva hoy en día

Mieres capital", no solo de concejo que lleva su nombre, sino también, de forma oficiosa, de toda la comarca del Caudal. Pues tiempo hubo en el que al menos para el ferrocarril de vía ancha, la hoy denominada Renfe, otras localidades periféricas del propio suelo patrio, municipalmente hablando, adquirían una mayor relevancia, sobre todo para el trasiego de mercancía, Ablaña, e incluso Santullano, se llevaban la palma con instalaciones de alto standing mientras que la villa de Teodoro Cuesta de aquellos tiempos cercanos al último cuarto de siglo de 1800, debía conformarse con un simple tendejón, para el despacho de billetes y trasiego de viajeros, como seña de identidad del ferrocarril. Claro que todo tenía una explicación simple y lógica. Y para documentarla, este reportaje cuenta con el testimonio de un mierense, quizá la persona más autorizada para discernir esta cuestión y otras muchas relacionadas con los distintos aspectos de tan fundamental medio de transporte en Asturias. Se trata de Javier Fernández López, actual director del Museo del Ferrocarril de Gijón.
Según sus explicaciones que se pueden considerar de plena garantía, por aquellos tiempos del 23 de julio de 1874 es cuando se pone en marcha la obra del ferrocarril a su paso por Mieres, bajo la denominación de Compañía del Noroeste de España. Sus rectores entienden que Ablaña les exige atención especial, con enlace incluido por la producción de Fábrica de Mieres y hasta Santullano recoge parte del carbón que sale de Minas de Figaredo. Y más tarde Ujo por razones estratégicas. Mieres, por lo tanto y de momento, debe conformarse con un tendejón para las tareas de menos consistencia e importancia.

11 de diciembre de 2014

La verdad de Josefa Alvarez “Es una canallada cuanto se ha dicho del comportamiento que con nosotras han tenido los revolucionarios".

Testimonio de una "presunta" victima de los obreros asturianos que no sufrió daño alguno.

Obreros revolucionarios, ilustración de: Alfonso Zapico
http://heraldodemadrid.net
Una de las tres muchachas “ultrajadas” y “asesinadas” por los revolucionarios nos dijo: Yo no aplaudo la revolución; pero digo que el hombre que me acompañó a casa se comportó conmigo de manera que no tengo palabras para elogiarlo como es debido.
Las vidas de unas familias que soportan angustiosos momentos de incertidumbre y desesperación bien valían el sacrificio de salir de Asturias, buscando la pista de la tercera de las “ultrajadas” y “asesinadas” en la aldea de San Claudio.
Josefa Alvarez
Distintos rumores, después comprobados por mí, informáronme de que la última de las “víctimas” residía cerca de Madrid, y me pusieron en relación con la familia de Josefa Alvarez Alvarez, muchacha de servir que ha sido llevada durante los días trágicos por un revolucionario desde Oviedo hasta casa de los padres de ella, vecinos del lugar de Las Cuestas, en las inmediaciones de Trubia.
Supe que esta joven había escrito una carta a su familia desde El Escorial –adonde se había trasladado con sus señores- diciendo que era una infamia cuanto se escribía y comentaba del comportamiento para con ella por los revolucionarios, quienes la habían tratado con toda corrección, prestándole asistencia afectuosa, rayana en el sacrificio.
Y sin otra aspiración que la de ayudar al esclarecimiento total de lo sucedido –única que preside mis actos- me encaminé a este Madrid de tantos milagros.
Ansiaba yo saber por la boca de la interesada el relato de todo lo ocurrido, sin las alteraciones que sufre un episodio al pasar de labios de quien lo “ha vivido” a una tercera persona que lo explica.
Y repleto de voluntad, y en la grata compañía del fotógrafo Mayo, me encaminé al sitio donde reside la muchacha “víctima del crimen repugnante”.

9 de diciembre de 2014

Misterios en las entrañas de los Picos de Europa (Asturias)

Tres enigmas incomprensibles. Es el tétrico arcano de los Picos, que nadie hasta ahora ha podido descifrar.                  
Noticia del accidente en ABC
El helicóptero accidentado durante las tareas de búsqueda del niño Germán Quintana, en junio de 1987.
http://www.forocoches.com
Aseguran algunos lugareños que los Picos de Europa no son sino un monstruo hambriento que, al mínimo descuido, devora con igual presteza al despistado y al temerario. Toda la atención es poca cuando se avanza por el Parque. Lo abrupto del terreno y la inestable climatología han provocado desde siempre accidentes, sustos y desapariciones. Pero, hasta finales de los años ochenta del siglo pasado, ningún suceso, por extraordinario que hubiera sido, se había quedado sin su correspondiente explicación, y ningún cadáver sin su entierro.      
Germán Quintana Blanco
Todo cambió el 7 de junio de 1987, cuando un grupo de alumnos y profesores del colegio Loyola de Oviedo realizaba una ruta a pie por los Picos de Europa. Habían salido de los Lagos con destino a Ordiales. El niño Germán Quintana Blanco, de 13 años, avanzaba junto a sus compañeros por las inmediaciones del Pozu del Alemán. Todo indica que, en las inmediaciones del Colláu Gamonal, el chaval decidió pararse un rato, a descansar quizá, bajo un árbol que se yergue aún al lado del camino. Unos montañeros aseguraron después que lo vieron justo allí, sentado y tranquilo. El niño tal vez intentó después alcanzar de nuevo a la comitiva y se perdió. Sus compañeros se percataron de su ausencia un par de horas después. Germán Quintana nunca apareció. No se halló ni rastro, ni siquiera un resto de sus ropas.

8 de diciembre de 2014

La revolución social en las cuencas mineras finalizo en la madrugada del 19 de octubre de 1934

Un alto en el camino: el fin de la Revolución

El día 6 de Octubre los revolucionarios entraron en Oviedo tras una ofensiva desde el Naranco con 5.000 mineros llegados desde Mieres.
Los rebeldes decidieron aceptar la rendición tras el histórico encuentro celebrado en octubre de 1934 en el cuartel de Pelayo entre su líder Belarmino Tomás y el general López Ochoa


            
Eduardo López de Ochoa en 1934, fue jefe de las fuerzas encargadas de sofocar la rebelión de Asturias.
En la tarde del día 11 de octubre, la columna que dirigía el general Eduardo López Ochoa consiguió romper el cerco que los revolucionarios mantenían sobre el cuartel de Pelayo en Oviedo y enlazar con las fuerzas allí encerradas. La llegada del general López Ochoa no puso fin a la ocupación de buena parte de Oviedo por los revolucionarios, aunque sembró el desconcierto entre éstos en un primer momento. Otras más numerosas columnas militares se dirigían también a la capital asturiana desde todas las direcciones, pero a pesar del impresionante despliegue de efectivos bélicos, aún tardaron ocho días más en dominar toda Asturias y entrar en las Cuencas mineras.
En el origen del movimiento revolucionario de octubre de 1934 estuvo la Alianza Obrera que se firmó en Asturias el 31 de marzo de 1934 entre la CNT y la UGT de Asturias, con el objetivo de hacer la revolución social y establecer un régimen de igualdad económica, política y social, fundado sobre principios socialistas y federalistas. Al pacto se adhirió también la Federación Socialista Asturiana y posteriormente otros partidos. Desde entonces, se constituyeron en todas las localidades donde había representación de los sindicatos y partidos integrados, y en función de su fuerza, comités locales de Alianza Obrera, así como un Comité Ejecutivo Regional de la Alianza Obrera Revolucionaria de Asturias.

6 de diciembre de 2014

La más alta autoridad de los asturianos, en plena guerra civil le dio un gusto a su revolucionario paladar.

El salmón de Belarmino Tomás.

Salmón
La búsqueda de aceite por el frente asturiano durante la Guerra Civil para poder cocinar un hermoso pescado en la sede del Gobierno regional, en la "Casa Blanca" de Gijón.

 
Ilustración de: Alfonso Zapico
En el otoño de 1935, un escándalo de corrupción le costó el Gobierno al jefe del Partido Radical, Alejandro Lerroux. No se crean que estamos hablando de millones de pesetas; lo que hizo caer a aquel Gobierno fue el regalo de dos lujosos relojes de bolsillo que unos estafadores extranjeros entregaron al ahijado de don Alejandro con el encargo de que los hiciese llegar a quienes debían autorizar la apertura de un negocio fraudulento en España. Se trataba de favorecer la instalación en el casino Gran Kursaal de San Sebastián de unos juegos parecidos a la ruleta, aunque sólo tenían trece números, pero que estaban trucados porque el movimiento de la bola que debía detenerse en las casillas se controlaba por un mecanismo secreto que permitía regular las ganancias. En las primeras horas de juego la estafa se hizo tan evidente que las autoridades decidieron intervenir para evitar males mayores, pero un mes después las máquinas volvieron a funcionar en el Hotel Formentor, en Baleares, aguantando otra semana más antes de ser precintadas definitivamente.
La reacción de los maleantes fue intentar chantajear a Lerroux para que les indemnizase a cambio de callarse lo de los relojes y cuando este se negó dieron a conocer el pastel a los a los líderes de la oposición Indalecio Prieto y Manuel Azaña que lo denunciaron al presidente de la República Niceto Alcalá Zamora lo que provocó la crisis de gobierno.
Ya les he adelantado como acabó todo y debo decirles también que el asunto tomó tanta relevancia que la palabra estraperlo, formada con las primeras sílabas de los protagonistas de la estafa se popularizó en los años de la posguerra para referirse al comercio clandestino de productos de primera necesidad y pasó al diccionario como sinónimo de chanchullo o intriga.

4 de diciembre de 2014

Ujo, entre astures y romanos

Ujo (Mieres), lugar sagrado entre los antiguos astures
La estructura social de los astures era matrilineal, es decir, que era la mujer la que heredaba y por tanto, la que poseía los bienes de la familia. Según Estrabón, el hombre entrega una dote a la mujer y las hijas heredaban y se encargaban de buscar esposa a sus hermanos. También se ha encontrado entre los astures la práctica de la “covada”, es decir, que la mujer seguía trabajando nada más dar a luz mientras el hombre permanecía en la cama cuidando del bebé. Muy característico de esta zona era también el vestido tejido con lana negra de ovejas xaldas, una especie autóctona. Sus leyes permitían despeñar a los criminales y lapidar a los parricidas.  http://historiaymitologia.foroactivo.com
Entre los investigadores de la Historia Antigua de Asturias, Ujo representa un caso singular, ya que ha proporcionado interesantes testimonios epigráficos  de la época romana. En concreto, me refiero a tres inscripciones, depositadas actualmente en el Museo Arqueológico Provincial, que evidencian el alcance de la romanización y las pervivencias  de la cultura indígena en el territorio astur durante los primeros siglos de nuestra era
Un enclave, a 1.700 metros de altitud, pudo ser el escenario de los enfrentamientos de la rebelión astur contra Roma
Este conjunto de textos, junto con otros materiales, se descubrió en la zona llamada “Castañedo” en el entorno de la vieja iglesia de la parroquia y la casa rectoral, y empezó a ser conocido ya en el siglo XIX.
En efecto, en 1844 los eruditos asturianos aluden a la primera inscripción de Ujo, en la que se menciona a un soldado de la Legión VII, cuya sede estaba  en la actual ciudad de León; este personaje y su compañera invocan a un dios, del que no mencionan su nombre.
Gaio Sulpicio Ursulo El Africano fue un destacado militar astur que alcanzó prestigio dentro del ejército romano durante la época del emperador Trajano.
La presencia de este militar en Ujo ha hecho pensar en la probable existencia de un destacamento castrense en la zona, lo que aún no se podido confirmar. En este caso, conviene recordar que el enclave de Ujo constituía  un lugar de paso, ubicado en la vía de comunicación que unía León con Gijón, por la que se trasportaban mercancías tan conocidas como el oro explotado en las Médulas de las tierras asturcismontañas y próximas a la actual ciudad de Ponferrada. Sin menosprecio de la posible importancia militar, resulta evidente la función de Ujo como lugar de paso en la red viaria, y ha de señalarse que la construcción  de caminos y su reparación eran tareas habituales entre las tropas romanas.

2 de diciembre de 2014

Fábrica de Mieres fue el gigante minerosiderúrgico que tiró de la economía asturiana en el siglo XX. (II)

La siderurgia que hizo del Valle un distrito fabril durante un siglo

Derribo de uno de los gasómetros de la factoría de Mieres
Guilhou erigió tras varios fracasos Fábrica de Mieres, en la que se integraron clanes asturianos y catalanes y los pioneros malagueños del acero español.




Con la extinción el 28 de noviembre de 2014 de Fábrica de Mieres (ya sólo era, una sociedad patrimonial) desapareció, al cabo de 144 años (135 de ellos con la denominación definitiva), el último vestigio societario del que fue uno de los mayores bastiones minero-siderúrgicos de España y que colideró, con Duro Felguera y SIA-Fábrica de Moreda, la pujanza -no exenta de enormes debilidades y periodos críticos- del desarrollo fabril e industrial asturiano y del ascenso de una nueva clase dirigente de factura burguesa y en muchos casos con proyección nacional.
Fábrica de Mieres verifica muchos de los rasgos de la vía asturiana de la industrialización. El primero y más recurrente de ellos fue el origen mayoritariamente exógeno del desarrollo fabril regional. El financiero francés Numa Guilhou (1814-1890) fue el promotor del emporio minero-siderúrgico mierense. Y lo hizo a partir de los reiterados fracasos de otros empeños (una compañía británica y dos francesas) que se habían implantado en el mismo lugar desde 1842 con idéntico propósito: erigir un distrito industrial en Mieres, cerca de las minas de carbón, para transformar el hierro. Guilhou, socio de la última de las sociedades quebradas, la Société Houillère et Métallurgique, se quedó con sus propiedades en 1870 en subasta pública, y sobre ella refundó ese año la sociedad definitiva, aún con el nombre de la compañía precedente y que en 1879 mutó por el definitivo de Fábrica de Mieres, S. A.

1 de diciembre de 2014

Fábrica de Mieres fue el gigante minerosiderúrgico que tiró de la economía asturiana en el siglo XX. (I)

La caída de Fábrica de Mieres, el titán industrial que se desvaneció entre el humo.

Antiguos trabajadores, testigos del cierre de la empresa, afirman que hace 40 años no se intuyó la trascendencia social de su desmantelamiento.

                     
 http://www.lne.es
Fábrica de Mieres fue el gigante minerosiderúrgico que a mediados del pasado siglo XX tiró de la economía asturiana. Este coloso industrial llegó a dar empleo a unas 7.000 personas, casi la mitad integradas en la plantilla de la descomunal factoría proyectada en 1879 por el empresario francés Numa Guilhou, desarrollada por el ingeniero Jerónimo Ibrán y que estuvo ubicada a orillas del río Caudal, entre Ablaña y La Rebollada. Mieres respiró durante décadas el denso humo cargado de cenizas que las chimeneas de la "fabricona" vomitaban sin cesar. La ciudad creció al calor de sus altos hornos hasta que, de un bocado, la tierra se tragó todo este entramado industrial. Primero, entre 1967 y 1970, desaparecieron los empleos y, poco después, las mastodónticas edificaciones fueron demolidas hasta no dejar rastro de aquel próspero y bullicioso enclave fabril. De Fábrica de Mieres no queda en pie ni un almacén. El único vestigio es una tumba, la de Numa Guilhou, que asoma olvidada entre la maleza. El resto son viejas y descoloridas fotografías. Su lugar lo ocupa un polígono industrial sin grandes empresas, que dan trabajo a unas trescientas personas.
Han pasado algo más de 40 años desde que Fábrica de Mieres cerrase sus instalaciones al seccionarse sus divisiones minera y siderúrgica. La primera quedó englobada en la actual Hunosa y la segunda se integró en la Unión de Siderúrgicas Asturianas (Uninsa), conformada por las principales compañías privadas de la región, pasando más tarde a formar parte de la siderurgia pública (Ensidesa). Aquella decisión, tomada por los tecnócratas que por entonces controlaban los resortes neuronales de la dictadura franquista, introdujo en Mieres un virus que, a la larga, ha generado un decaimiento del que el municipio nunca se ha podido recuperar. Los 71.000 vecinos que sumaba el concejo en 1970 son ahora 41.000. Hace cuatro décadas, cerca de 3.000 trabajadores, con sus respectivas familias, hicieron las maletas y se fueron en busca de un nuevo horizonte laboral a Gijón, donde se construyó una nueva factoría siderúrgica ya bajo la denominación de Uninsa.

30 de noviembre de 2014

Jesús Argüelles fernández "El Pichilatu" ejecutado el 1 de febrero de 1935

Cómo murió 'Pichilatu', el único civil fusilado tras la Revolución de Asturias.

RECORTE DE PRENSA 1935 - EL PICHILATU, JESUS ARGUELLES CABECILLA DE LA REVOLUCION EN OVIEDO ASTURIAS
Jesús Argüelles llegó cantando al paredón y fue ejecutado en enero de 1935, acusado de haber matado a ocho personas en la capital asturiana.
Noticia  de la ejecución de  Jesús Argüelles fernández "El Pichilatu". A B C. DOMINGO 30 DE DICIEMBRE, DE 1934. EDICIÓN PE LA MAÑANA. PAG. 33-
http://www.publico.es
A quienes se han interesado por la Revolución de Octubre en Asturias, de la que este otoño se ha cumplido muy silenciosamente su octogésimo aniversario, siempre les ha parecido singular que, una vez reprimida durante el llamado bienio negro republicano, únicamente un civil fuera procesado y ejecutado.
Se llamaba Jesús Argüelles, era empleado de comercio y se le conocía popularmente por el apodo de Pichilatu o El Pichilatu. Sobre él vertió la prensa de derechas todo tipo de invectivas acerca de su supuesta personalidad violenta y sanguinaria, e incluso se llegó a decir que estaba afectado por algún tipo de incapacidad.
El historiador y excatedrático de Historia Contemporánea David Ruiz se sirve del testimonio de Aurelio del Llano para contar en su libro sobre la Revolución de Octubre que Pichilatu fue responsable, como jefe revolucionario de barrio, del ametrallamiento de ocho personas en las calles de Oviedo.
Obviamente, no es esa la versión que dieron posteriormente los periódicos de izquierda acerca de Jesús Argüelles, cuando tuvieron la oportunidad de publicar sus reportajes sobre aquel movimiento revolucionario, una vez restituida la libertad de prensa. Por entonces, la petición de amnistía para los miles de presos de Octubre fue una de las principales demandas de la campaña electoral que daría la victoria al Frente Popular en febrero de 1936.
De entre todas esas versiones no es conocida la que en su día dio el diario Avance, cuya edificio en la capital de Asturias fue uno de los primeros en arder al iniciarse la revolución -de la que fue impulsor ideológico-. En su tercera época, cuando se editaba en Gijón en 1937, publicó una crónica del escritor Emilio Palacios (Oviedo, 1898- Perpiñán, 1984), en la que describia cómo murió El Pichilatu en la cárcel de Oviedo, lugar donde Palacios también estuvo preso, en una celda contigua a la del condenado.