31 de mayo de 2016

Mujeres que han destacado en diversas actividades de la vida mierense

La impronta de mujeres excepcionales
Mujeres mierenses en Cuestación de la Cruz Roja (Mieres, año 1929)
La reseña de un grupo de féminas que, superando todas las trabas de su tiempo, han destacado en diversas actividades de la vida mierense
Las guardesas de Los Mártires del valle de Cuna (Cenera-Mieres), Teresa, María y Eulalia
Si uno se enfrenta con el propósito de destacarla impronta de personas que dejaron huella para la comunidad mierense, corre el riesgo de que olvide figuras de primer orden y por lo tanto falte en la intencionalidad de su empeño. Ante esa circunstancia quede claro que los testimonios aquí reunidos vienen a significar toda una representación de tantas personas en clave femenina que jugaron un papel de primer orden a pesar de las trabas y cortapisas de la sociedad reinante de su tiempo.
La tonada o canción asturiana va adquiriendo caracteres de gran aceptación en el conocimiento y la difusión asturianas. Y aquí sí que las mujeres tuvieron y tienen un especial protagonismo. Pues bien, hace ya un montón de años (difícil determinarlos) que Amable Fueyo, de ladepata (Laipata), en los comienzos de la Güeria de San Juan, elevó su cantar a nivel de excelencia, dejando constancia de una voz prodigiosa, incluso en disco grabado. Además, cómo ignorar que de su escuela familiar habría de surgir uno de los mejores intérpretes de la gaita que dio esta tierra, como es el caso de Silvino Fernández Fueyo, difusor, mantenedor y divulgador de la modalidad, hasta el punto de que con otros, caso de Chema Castañón, se erigieron en maestros del arte, conduciendo las primeras academias de la modalidad en esta tierra. Amable Fueyo, la de Ladepata (Laipata), pudo llegar lejos en su tiempo cuando consumados intérpretes varones marcaban el paso, expandían la grandeza de la tonada y la llevaban más allá de fronteras regionales.

30 de mayo de 2016

El joven gijonés Mariano Pola perdió la vida el 28 de diciembre de 1910 cuando intentaba volar entre París y Bruselas (y II)

La muerte de un «sportman»
Plano de Gijón de 1912
El gijonés Mariano Pola fue la primera víctima de la aviación española al caer con su aparato, el 28 de diciembre de 1908, al intentar el vuelo París-Bruselas  
Mariano Pola en 1910     
A principios del siglo XX la aviación, entonces en ciernes, era una de las últimas fronteras a batir por el hombre, a la que se aplicaron los más intrépidos. Y hasta los años treinta del siglo pasado, con los grandes «raids» aéreos intercontinentales, en los que los pilotos españoles despuntaron, también levantó pasiones entre el gran público.
Naturalmente, en la conquista de los cielos también hubo presencia gijonesa desde muy pronto, encarnada, especialmente, por un joven de la burguesía industrial local: Mariano Pola Collar, descendiente de una familia originaria de Luanco (Gozón), los Pola, que hicieron fortuna en la Cuba española y al regreso fueron la punta de lanza de la industrialización de la ciudad con la fundación, entre otras empresas, de la Fábrica de Vidrios La Industria y la Fábrica de Loza La Asturiana, así como por su labor filantrópica, de la que el Asilo Pola fue el ejemplo.
Aplicado a la «afición» de surcar los cielos y con muchos posibles, Mariano Pola Collar, amigo de los deportes y buen automovilistas, es decir, un «sportman», como se denominaba en los periódicos de la época, por influencia británica, a quienes podían permitirse la práctica de los deportes, decidió adquirir un aeroplano y tratar de batir la marca del vuelo entre París y Bruselas. Su muerte, el 28 de diciembre de 1910, le hizo pasar a la historia como la primera víctima mortal de la aviación española.

29 de mayo de 2016

El joven gijonés Mariano Pola perdió la vida el 28 de diciembre de 1910 cuando intentaba volar entre París y Bruselas (I)

Mariano Pola, primera víctima de la aviación civil española
Alejandro Laffont (izquierda) y Mariano Pola, en el aeródromo francés. archivo de la familia Pola
El joven gijonés Mariano Pola perdió la vida cuando intentaba volar entre París y Bruselas. Su funeral fue todo un acontecimiento en la ciudad de Gijón en el año 1910
Antoinette IV, avión monoplano
Aquel año de 1910 no solamente iba a pasar por encima de nuestras cabezas en el mes de mayo el cometa Halley con sus veintiocho kilómetros de cola -en definitiva, la distancia entre Oviedo y Gijón- que auguraba el fin del mundo, sino que también se pusieron los cimientos para la puesta en marcha del Real Club Astur de Regatas en el café "Lion d'Or", los obreros se organizaron con la creación del SOMA-UGT y el 28 de diciembre falleció el piloto gijonés Mariano Pola, la primera víctima de la aviación civil española.
Desde la privilegiada atalaya del cerro de Santa Catalina, se podía contemplar cómo los aviones aterrizaban en el arenal de San Lorenzo. Los corazones latían con fuerza con las nuevas tecnologías, los automóviles y las aventuras aéreas. Uno de los héroes de aquellos años fue el intrépido Jesús Fernández Duro, quien ya había recorrido sin mapas los diez mil kilómetros desde Gijón hasta Moscú y había atravesado en globo los Pirineos ante la estupefacción general por su hazaña. Asturiano nacido en 1878 en La Felguera, era hijo de Pilar Duro y Matías Fernández Bayo, y nieto del empresario Pedro Duro, fundador de la primera gran siderurgia española. Debido a ello numerosos jóvenes trataban de emular a Jesús Fernández Duro e iniciarse en la práctica del incitante e incipiente deporte. Y las entusiasmadas retinas se perdían por la bahía no solamente con los aviones, ya que había también un gran ambiente social entre los jóvenes amantes del deporte de la vela.

28 de mayo de 2016

El palacio de Revilla-Gigedo en Gijón (Asturias)

Un archivo para entender nuestra historia
Gijón- Palacio de Condes de Revillagigedo antiguo
El palacio de Revilla-Gigedo fue donado en los años setenta para ser un gran centro cultural por el precio simbólico de veinticinco millones de pesetas
El palacio de los cuatro picos que construyó Manuela de la Paciencia en la parroquia rural de Deva
En la excelente película de Josefina Molina "Esquilache", ya se recuerda como el conde de Revillagigedo, Juan Francisco Güemes y Horcasitas, amenazó con dimitir como consejero del Gobierno si el rey Carlos III ordenaba disparar contra la multitud que rodeaba el Palacio Real en marzo de 1776, con motivo del histórico "Motín de Esquilache", a causa de la oposición popular de cambiar la capa larga y el sombrero de ala ancha habitual vestimenta de los madrileños, por la capa corta y el sombrero de tres picos. Siempre conviene recordar nuestra historia para marcar un camino idóneo a nuestro futuro.
Una cubertería de oro macizo para quinientos comensales había en el palacio de Revilla-Gigedo. En aquel año de 1907, además de perder medio arenal de la playa, el 23 de septiembre fallecería Álvaro Armada y Fernández de Córdoba, nacido en Gijón en 1843, hijo de Álvaro Armada Valdés y de Manuela de la Paciencia Fernández de Córdoba y Güemes, condesa de Revillagigedo, marquesa de Canillejas, condesa de Güemes, dama de la Reina de quien fue su anfitriona en sus estancias en Gijón -en aquellos tiempos en los que en el palacio de Revillagigedo había una cubertería de oro macizo para quinientos comensales y una extraordinaria pinacoteca que desaparecería en 1936- quien además de sus históricos títulos nobiliarios aportaría a su matrimonio cuantiosas propiedades en Andalucía. Todo un personaje Manuela de la Paciencia -nada agraciada físicamente, pero con un gran señorío andaluz- quien lo primero que hizo fue darse el capricho de construir un curioso palacete de cuatro torres en picos en la finca de Deva.

26 de mayo de 2016

El futuro Museo de la Lechería de La Foz de Morcín (Asturias)

Las tolvas de carbón de Hulleras de Riosa
Un tren cargando carbón en las primitivas tolvas
Ver artículos de “El blog de Acebedo”:
·         "El ferrocarril que en su día funcionó para el transporte del mineral, hoy es senda peatonal de tres concejos; Mieres, Morcín y Riosa" de fecha 21 de diciembre de 2014
·         La historia de las líneas de ferrocarril más antiguas de hulleras de Riosa
El ferrocarril minero de La Pereda a La Foz, a su paso por Loredo.  FOTOS CEDIDAS POR LA ASOCIACIÓN CULTURAL LOS AVERINOS
La historia de las instalaciones que deben albergar el Museo de la Lechería de La Foz
Plano de la línea de ferrocarril de 0,75 m La Pereda- La Foz de Morcín e instalaciones de La Pererda.
Conocido es que los primeros carbones explotados en el Coto Riosa-Morcín, lo fueron en Porció y consta su comienzo el 24 de abril de 1846. Su finalidad, alimentar los hornos de la Fábrica Nacional de Trubia, que se hallaba bajo la dirección del Teniente Coronel D. Antonio de Elorza desde el 18 de Agosto de 1844. El acarreo se efectuaba en carros tirados por bueyes en interminables y complicados viajes de 15 horas.
Antes de 1850, según refiere el Madoc, existían en Porció 34 hornos para fabricación de cok y en el período de 1850 a 1861 ya se habían ampliado a 40.
En la década de 1850 se hicieron prospecciones y reconocimientos en los afloramientos carboníferos próximos al pueblo de La Foz en una cota inferior 300 metros al nivel de las explotaciones preexistentes que arrojaron excelentes resultados, pero con el grave inconveniente que para su transporte sería necesario un ferrocarril cuya construcción, en aquel momento, era inviable.
Posteriormente se hicieron muestreos en la ladera opuesta del valle del río Riosa, en las zonas de Canales y La Raíz y de nuevo se hizo patente la necesidad de construir un ferrocarril para el transporte de estos carbones. Se iniciaron los trabajos en la cota 456 con un ancho de vía de 600 mm. y 5 km. de trinchera minera que atravesaba con un túnel de 600 metros el lugar de "La Boqueriza" para alcanzar Ana María, ya en términos de Loredo y descender por medio de planos de "gochu" los 500 vagones de la diaria producción hasta el grupo de Blancura desde el cual y por medio de otro ferrocarril de 1.500m. y otros dos planos se alcanzaba el lugar conocido como "El Cantu" ya sobre el pueblo de Ablaña. Otro nuevo descenso lo depositaba en el muelle de embarque ferroviario.

25 de mayo de 2016

La vuelta al mundo en un Dyane - 6

La gran aventura
José Ramón Fernández García (Ablaña Mieres)
La historia de los mierenses José Roberto Castañón y José Ramón Fernández, que dieron la vuelta al mundo en 1974
Ilustración de Alfonso Zapico
Supongo que todos los jóvenes de los años 70 soñamos con hacerlo. Pero ellos se atrevieron. En septiembre de 1974, dos mierenses, José Roberto Castañón Esgueva y José Ramón Fernández García, salieron de Oviedo para dar la vuelta al mundo. Cuando volvieron, cuatro años más tarde, se encontraron con un país cambiado que había dejado de ser franquista y caminaba a pasos agigantados hacía la democracia. José Ramón, actualmente en Ablaña, es un hombre discreto al que le cuesta hablar de su experiencia, pero hoy quiere hacerlo como homenaje a su compañero Roberto, fallecido no hace mucho, y a quien le dedica este recuerdo.
La historia es tan interesante que daría para una buena novela, pero no puedo hacer otra cosa que intentar resumirla en esta página.
Cualquier aventura tiene una gestación. En el origen de esta encontramos una mezcla de ganas de vivir, afán de aventura e inquietud por un problema, que hoy compartimos todos, pero que en aquel momento ellos supieron anticipar: la relación de los hombres con el medio ambiente. Lo que ahora definimos como ecología, aunque seguramente ese término todavía no era muy común. Así nació la idea de lanzarse a recorrer la tierra para ver de cerca el comportamiento de los pueblos que la habitan con sus respectivos entornos.
Cuando se lo comentaron a Víctor Alperi, el autor se mostró tan ilusionado con el proyecto que quiso dar ejemplo cediéndoles los derechos de su libro "Paisaje con figuras", pero además les ayudó a plantear la mayor fuente de ingresos para poder costear la expedición: una exposición colectiva de artistas asturianos que sirvió para ver reunida en la misma sala la obra de los mejores pintores del momento.

24 de mayo de 2016

El Círculo Mercantil organizó en septiembre de 1910 en Gijón las que se llamaron las fiestas de la aviación

Alas y toros
AÑO 1919, ANTIGUA TARJETA POSTAL PLAZA DE TOROS EL BIBIO GIJÓN 
Los inicios de la aviación en los prados de La Guía y un vuelo sobre El Bibio en una gran tarde del diestro Vicente Pastor
Una fotografía del piloto Leoncio Garnier en su aeroplano, tomada en un aeródromo español en una de sus giras de exhibición por el país. j. collado
En los comienzos de la aviación en España, Gijón no podía quedarse al margen del nuevo espectáculo de masas que eran entonces las exhibiciones aéreas que se celebraban por todo el país. De esta forma, el Círculo Mercantil organizó en septiembre de 1910 las que se llamaron las fiestas de la aviación, sin duda para alargar la temporada festiva en la villa y atraer a cientos de espectadores del resto de la provincia para que hicieran gasto en Gijón. Algo parecido al Festival Aéreo que desde hace varios años se celebra en la concha de San Lorenzo
Hace más de cien años se habilitó el aeródromo para las fiestas de la aviación en los prados de La Guía, en la parroquia de Somió, concretamente en el llamado campo de Las Praderías, situado a continuación del de Las Mestas (en el que durante la Guerra Civil existió un campo de vuelo para la aviación republicana). Y como aviador, el Círculo Mercantil apalabró al francés Leoncio Garnier, que se dedicaba a las exhibiciones aéreas por toda España.

23 de mayo de 2016

Una joya etnográfica en Allande (Asturias)

La braña de las piedras hincadas
Uno de los muros con las piedras hincadas.
Grandes lajas coronan los muros de la zona estival de pastos del pueblo de Is, en Allande: fueron protección contra los osos y hoy constituyen una joya etnográfica
Mapa de localización del pueblo de Is
La inmensidad del paisaje resulta abrumadora cuando se llega a la sierra de Carondio camino de la braña de Is, en Allande, desde hace años abandonada por la falta de uso que antes le daban los vecinos del pueblo del mismo nombre. Elías García, guarda del coto de Allande, considera este lugar una joya etnográfica que debería ser preservada por su singularidad. De hecho, cree que es la braña más antigua del concejo. Pero lo que la hace singular son las lajas que coronan sus muros.
A día de hoy sólo dos personas viven en el pueblo de Is -precioso, por cierto-, lo cual no quiere decir que esté abandonado. Sólo hay un par de casas caídas, las demás han sido rehabilitadas y arregladas por sus propietarios, que regresan al pueblo bien los fines de semana o durante las vacaciones.
"Antiguamente esta braña se destinaba a pastos de verano para el ganado menudo, cabras y ovejas, de los vecinos de Is. Se las subía a pastar y por las noches guardaban el ganado en las cabanas.

22 de mayo de 2016

Las reyertas en entre trabajadores en el año 1883 en las obras de Pajares (Lena-Asturias)

Asturianos y gallegos, a tiros en Pajares
Fotografía de Puente los Fierros en los años (1882-1884)
Las reyertas localistas entre trabajadores de las obras del primer tendido ferroviario del puerto causaron varios muertos y heridos en 1883
La Rampa de Pajares está considerada como una de las mayores obras de ingeniería en España en el siglo XIX
El gobernador civil Juan López Somalo abandonó de forma precipitada Oviedo el 19 de octubre de 1883 para dirigirse, acompañado de un contingente de guardias civiles, al poblado lenense de Puente los Fierros. Las últimas noticias procedentes de los trabajos de construcción de la rampa ferroviaria de Pajares eran confusas, pero nada tranquilizadoras. El diario "La Vanguardia" hablaba de una "colisión" entre obreros gallegos y asturianos. "Ignóranse los pormenores", añadía. Pero lo que no ignoraba López Somalo era que apenas cuatro meses antes, cuando él estaba a punto de tomar posesión del cargo de gobernador de la entonces provincia de Oviedo, un brutal enfrentamiento entre empleados de ambas regiones se había cobrado tres muertos y una treintena de heridos en la "encarrilá", que era como se conocía popularmente a la obra del tren en la Cordillera.
Aquel suceso derivó en un escándalo de tal magnitud que llegó a los principales periódicos del país y generó aceradas críticas al Gobierno. Hasta motivó un debate en el Congreso, durante la sesión del 9 de julio de 1883, en el que tuvo especial protagonismo el diputado sierense José María Celleruelo, encargado de denunciar en la Cámara "los conflictos que diariamente ocurren en las obras de Pajares, en cuyo puerto se dan verdaderas batallas campales". En la réplica, el presidente del Gobierno, Práxedes Mateo Sagasta, pintó este panorama, según consta en la crónica publicada por "El Globo": "Mientras en las obras no hubo sino asturianos, las cosas marcharon bien, con vino, mujeres y todo, pero apenas entraron a tomar parte los gallegos dieron principio los conflictos originados sin duda en la poca amistad que se profesan los unos a los otros".

19 de mayo de 2016

En el año de 1911 Gijón celebró el primer centenario de la vuelta de Jovellanos del destierro en Mallorca y su muerte en Puerto de Vega (Asturias)

El tifus fue el epílogo trágico del primer centenario de la muerte de Jovellanos
Gaspar Melchor de Jovellanos (Francisco de Goya)
En Puerto de Vega fue inaugurada una estatua y colocada una placa en la casa donde falleció
Jovellanos - Escultura de Zenobio Barrón- 1932 (Puerto de Vega)
Aquel año de 1911 Gijón celebró el primer centenario de la vuelta de Jovellanos del destierro en Mallorca y su muerte en Puerto de Vega, la primera piedra de la nueva Escuela Superior de Comercio fue puesta con gran ceremonial, en septiembre la huelga general paralizaría todas las fábricas por lo que el gobierno decretaría el estado de guerra en todo el país y a finales de año una epidemia de fiebres tifoideas motivada por la contaminación del agua provocó el fallecimiento de al menos doscientas treinta personas.
La primera piedra de la Escuela Superior de Comercio. El dos de mayo de 1911 se colocó la primera piedra -un prisma de cincuenta y siete por cuarenta y cuatro por diecinueve centímetros- del edificio proyectado por el arquitecto Manuel del Busto, además de una caja de plomo en la que se guardaron monedas de la época, un lazo de seda verde con los colores de la bandera española y los ejemplares del Primero de Mayo de "El Noroeste" y "El Comercio".
Un moderno invento alemán llamado montacargas realizó la operación de colocar el prisma y todo aquella documentación histórica en el extremo frontal frente a la fachada posterior del Instituto, entre vivas al ilustre hijo predilecto de Gijón y alma del nuevo centro docente, Faustino Rodríguez San Pedro y a Jovellanos. Tras de lo cual todos los invitados pasaron a degustar un lunch en el hall de la colindante Escuela Superior de Industrias.

18 de mayo de 2016

El “súper parque” proyectado para Mieres por el arquitecto Teodoro Anasagasten en el año 1919

El "parque que van hacer" en Mieres
Parque municipal para Mieres proyectado en 1919
La historia del gran espacio verde proyectado por Teodoro Anasagasti y la construcción del actual Jovellanos
El parque Jovellanos, en construcción, hacia 1954.
A principios del siglo XX, Mieres se hallaba asentada en medio de un parque natural, un auténtico vergel formado por praderías y bosques, los castaños eran los árboles más comunes, pero también destacaban otras especies arbóreas como abedul, roble, acacia, salguera, fresno, tilos y otros, en algunos casos eran tan frondosos que llegaban prácticamente a las casas de las laderas que circundaban la villa mierense. Sin embargo, eran escasas las zonas verdes dentro del casco urbano, el desarrollo y expansión de la ciudad (debido principalmente al desarrollo industrial), poco a poco se fue adueñando de la principal zona de praderías, huertas y arbolado de aquel antiguo y lejano Mieres, la zona de la que hablamos se denominada "La Vega".
Las autoridades locales, encabezadas por su alcalde, Manuel Llaneza Zapico (regidor en el periodo, 1 de enero de 1918 a 1 de junio de 1921), en el año 1919 ya pensaba en la construcción de un parque municipal y encargaron el proyecto al reconocido arquitecto Teodoro Anasagasti. Este proyecto resultaba demasiado ambicioso para nuestra villa y quedó en nada, entre otras cosas por la falta de recursos para llevarlo a cabo. Se hace necesario decir que Mieres en año 1919 ya tenía 40.000 habitantes (más que hoy en día).

16 de mayo de 2016

El médico de los mineros

Vicente Vallina, la medicina del pueblo
El Dr. Vicente Vallina
La historia personal y profesional del llamado "médico de los mineros", una de las máximas figuras de la especialidad de traumatología en España
Ilustración de Alfonso Zapico
El 5 de febrero de 1914 vino al mundo en Lasampedro, una aldea cercana a La Campeta de San Martín de Sotrondio, Vicente Vallina García. Seguramente una de las primeras palabras que aprendió a pronunciar fue "carbón", el mineral que marcaba en aquellos años el compás de la vida de sus vecinos y alternaba las alegrías y las penas de su familia. Tanto su padre, vigilante en el pozu "Barredo" de Mieres, como su abuelo, habían sido mineros y el pequeño parecía condenado a seguir la misma tradición.
Pero a veces la aleación del esfuerzo personal y de la suerte acaba formando un metal capaz de doblegar los moldes del destino. Y este fue el caso del pequeño Vicente, buen estudiante en la escuela del pueblo y brillante bachiller en Sotrondio, donde llamó la atención de uno de sus maestros de ciencias, llamado Juan Costillas, cuyo apellido -dicho con el sentido del humor que también practicaba don Vicente- parece una premonición de lo que luego iba ser el futuro del pequeño.
Según contó Luis José de Ávila en su biografía "Uno de los nuestros: Don Vicente Vallina, el médico de los mineros", aquel maestro, viendo las posibilidades de su alumno, medió para obtener la protección económica del entonces director de Duro-Felguera, Antonio Lucio-Villegas, lo que le permitió iniciar sus estudios de Medicina en Madrid.

15 de mayo de 2016

Hace más de trescientos años, el capitán asturiano Jerónimo de Estrada cruzaba el océano Atlántico camino de las costas de la actual Colombia

El capitán Jerónimo de Estrada y el galeón "San José"
El galeón español San José
Una aproximación a las circunstancias históricas que vivió el marino yerbato a finales del siglo XVII y principios del XVIII
Palacio de Martimporra. (Foto Argüelles)
Hace ahora trescientos diez años una escuadra de navíos españoles cruzaba el océano Atlántico camino de las costas de la actual Colombia. Por la importancia que tuvo este viaje para la historia de España y para el concejo de Bimenes retrocederemos hasta los siglos XVII y XVIII para recrearnos en la atmósfera que reinaba en aquellos años y que dio lugar a una tragedia contada por insignes personalidades y que aún perdura en la memoria de las gentes, confundida entre la leyenda y la realidad.
Otra Imagen del galeón español San José
Así evocaba el suceso Gabriel García Márquez -con escaso realismo histórico-, en "El amor en los tiempos del cólera":
"Varias veces al año se concentraban en la bahía las flotas de galeones cargados con los caudales de Potosí, de Quito, de Veracruz, y la ciudad vivía entonces los que fueron sus años de gloria. El viernes 8 de junio de 1708, a las cuatro de la tarde, el galeón San José, que acababa de zarpar para Cádiz con un cargamento de piedras y metales preciosos por medio millón de pesos de la época, fue hundido por una escuadra inglesa frente a la entrada del puerto, y dos siglos largos después no había sido aún rescatado. Aquella fortuna yacente en fondos de corales, con el cadáver del comandante flotando de medio lado en el puesto de mando, solía ser evocada por los historiadores como el emblema de la ciudad ahogada en los recuerdos?".

12 de mayo de 2016

Los responsables de la tragedia de 1934

La izquierda y su responsabilidad en la tragedia del 34
(1º por la izqui) y Teodomiro Menéndez en una reunión de mineros, en el concejo de Aller, para preparar la REVOLUCION DEL 34 en Asturias.
Ochenta y un años después de concluida, ninguno de sus promotores de la UGT y el PSOE, o los colaboradores imprescindibles, comunistas y anarquistas, la han condenado en ninguno de los múltiples congresos celebrados
La revolución de 1934 también destruyó varios edificios de la calle Fruela de Oviedo. Foto / L. Roisin (Muséu del Pueblu d’Asturies). Atlántica XXII
La movilización obrera con más erres, según formulación de sus propios incondicionales (“insurrección obrera revolucionaria”), fue la que causó hasta aquel año de 1934 más destrucciones y mayor número de víctimas desde el inicio de la industrialización en España un siglo antes. Ochenta y un años después, tan evidente parece que fue un verdadero golpe mortal para la II República como el heroísmo revolucionario de los mineros asturianos. Pero los responsables de aquella tragedia hay que buscarlos sobre todo entre los de las organizaciones de izquierdas y los sindicatos.
El primero, Francisco Largo Caballero, que a finales de enero de 1934, recién elegido máximo dirigente de la UGT y del PSOE, soltó un vaticinio que se cumplió, pero que no contó con su colaboración: “Compañeros, vamos a llevar a cabo un movimiento francamente revolucionario”. Largo Caballero había sido incapaz de encajar democráticamente la derrota electoral de su partido a manos de la CEDA en las elecciones de noviembre de 1933, en las que por vez primera votaron las mujeres.

11 de mayo de 2016

El pueblo de Laipata (La Depata) en la Güeria San Juan de Mieres

Un pueblo de aspecto de cuento 
El pueblo de laipata (visto desde la actual carretera)
La armonía natural de una zona, la belleza innata de un lugar mágico forman muchas veces la riqueza inestimable de un pueblo y dan la seguridad necesaria para afirmar que en el concejo de Mieres y más  concretamente en La Güeria San Juan, quedan lugares dignos de una mejor pincelada
Interior del pueblo. (Foto:http://elblogdelmierense.blogspot.com.es/ )

Como la mayoría de los pueblos de la Güeria San Juan el pueblo de Laipata es pequeño,  pintoresco y guarda una bella estampa de personales encantos. Está situado a unos a unos 512 metros de altitud (aprox), en el corazón de la Güeria de San Juan y a 10 minutos de coche del centro de Mieres(2 km), para llegar desde el casco urbano hay que coger la carretera nacional que nos lleva a Sama de Langreo, a la altura del cementerio municipal y junto a una gasolinera (ahora cerrada), nada más pasarla, se coge una carretera situada a la izquierda (en plena curva) y pasando el pueblo del Somerón, el siguiente pueblo que nos encontramos es Laipata.
El poblado y su enclavamiento son lugares muy típicos y característicos en los núcleos rurales habitados de la Montaña Central Asturiana, es un pueblo  distinto y armonioso, donde aún se disfruta de la vida, el tiempo pasa despacio y se percibe una intensa sensación de bienestar y calma. Hay viviendas en el pueblo que tienen siglos en pie y destacan algunos aspectos etnográficos en pueblo, como: un único hórreo, numerosas casas hechas de piedra con corredor, un lavadero con dos pilas y fuente y cuadras antiguas hechas de piedra. El pueblo disponía de una pequeña escuela (aún se puede ver, aunque muy deteriorada) y la última casa antes de salir del mismo camino de LAcibiu o Acebedo, era la casa de la familia Menéndez.

10 de mayo de 2016

La dificultad en 1982 para designar jefe del Ejecutivo Asturiano

Asturias aprendió del bloqueo político a su primer presidente y cambió la ley
Rafael Fernández, primer presidente del Principado de Asturias
Ver artículos de blog:

1º.- De fecha 11 de julio de 2014. <<Rafael Luis Fernández Álvarez, primer presidente del Principado de Asturias>>

2º.- De fecha 18 de julio de 2014. << Las cuencas mineras asturianas, eran "la tierra prometida" para los grandes líderes políticos>>

La dificultad en 1982 para designar jefe del Ejecutivo, como la que sufre ahora el Congreso, motivó un modelo distinto al de la mayoría de autonomías
El Gobierno de Rafael Fernández, primero con Estatuto de Autonomía: Arriba, de izquierda a derecha, Juan Ramón Zapico, Víctor Zapico, Antonio Masip, Bernardo Fernández, Jesús Arango, Juan Luis Rodríguez-Vigil, Arturo Gutiérrez de Terán y Faustino González Alcalde. Abajo, Manuel Fernández-Pello, Rafael Fernández y Emilio Barbón.
PSOE e IU acordaron el año pasado reformar la Ley 6/1984, del Presidente y del Consejo de Gobierno del Principado -redactada por Bernardo Fernández, actual presidente del Consejo Consultivo-, que hace de la región una de las dos (con el País Vasco) en las que no rige el sistema de "investidura", de forma que los parlamentarios sólo tienen dos opciones: votar a favor de uno de los candidatos a la Presidencia o abstenerse, sin que se contemple votar en contra. La posibilidad de votar "no" al candidato se da en la mayoría de autonomías, y también en el Congreso de los Diputados, cuyo sistema de "investidura" consagra la Constitución. Hay quien ha calificado el modelo de Asturias y el País Vasco de "anomalía democrática", sin tener en cuenta que ese modelo ha evitado situaciones como la que vive hoy el Congreso, con los partidos bloqueando la formación de Gobierno.
Lo que se olvida es que el sistema asturiano fue consecuencia de las dificultades para elegir presidente que atravesó la primera Junta General, la de la llamada legislatura provisional, que echó a andar en marzo de 1982, y que iba a durar hasta las primeras autonómicas de mayo de 1983.
Desaparecida la Diputación, extinguido el Consejo regional -que presidió el socialista Rafael Fernández-, y aprobado el Estatuto en diciembre de 1981, la nueva cámara estaba constituida por los miembros de la Diputación, los parlamentarios nacionales por la región y otros 14 diputados designados por los partidos. El juego de equilibrios era delicado. UCD y PSOE tenían 24 diputados cada uno; AP, tres; y el Partido Comunista de Gerardo Iglesias, siete. "Todos estaban de acuerdo en estar en desacuerdo", dice un testigo de aquellos días.

8 de mayo de 2016

Una investigación histórica descubrió que el cáliz de Doña Urraca es la copa de la Última Cena y lo sitúa en España, en una iglesia de León

El Santo Grial está en León
Doña Urraca en la pintura de Carlos Múgica y Pérez.
Dos investigadores aseguran que la copa de la reina Urraca, exhibida en el museo de la basílica de San Isidoro, es el cáliz usado por Jesucristo en la Última Cena
Desde siglos existe una lista de tesoros perdidos que nunca han sido encontrados, tesoros que podrían cambiar la historia y que encierran secretos inimaginables, además de grandes r
La leyenda del Santo Grial, el cáliz utilizado por Jesucristo en la Última Cena, tiene dos mil años de recorrido. Se calcula que hay por el mundo unos 200 cálices que pasan por ser esa copa sagrada. Dos investigadores leoneses, José Miguel Ortega y la cronista oficial de León, Margarita Torres, aseguran ahora que el auténtico Santo Grial está en la basílica de San Isidoro de León, el templo que en su día sirvió de palacio al rey Fernando I (1037-1065) y a su esposa, Sancha. Son los abuelos de la reina Urraca de León y Castilla, una mujer de biografía apasionante, que guardó esa copa -al margen del significado trascendente que se le quiera dar- como oro en paño.
El "cáliz de Urraca" es bien conocido en León. Forma parte del tesoro de la basílica de San Isidoro, cuyo abad, Francisco Rodríguez Llamazares, se reconocía ayer asustado por la dimensión mediática que puede alcanzar el estudio, que es publicado en el libro "Los reyes del Grial", presentado ayer. Llamazares formó parte de la comisión que recogió en Oviedo en 2004 el premio "Príncipe de Asturias" de la Concordia, concedido al Camino de Santiago.
La historia es larga. Sabemos que el cáliz está en León desde el siglo XI. En realidad, lo que se puede ver en San Isidoro es una supuesta copa original, el esqueleto de la parte superior, de cerámica, y un revestimiento a base de metal y piedras preciosas que la propia reina Urraca mandó colocar. Su procedencia se sitúa en Egipto.

6 de mayo de 2016

El Salón Novedades, también llamado Cine Mierense, la noche del 15 de enero de 1913.

UN ESCLAVO EN MIERES.
Mieres en 1912.La Plaza,la Casa Rectoral.(Abajo a la izda.la c/Guillermo Schulz,con el Salon Novedades(Cine Mierense).
El escándalo provocado por una compañía de varietés con algo más que números de magia y prestidigitación.
Alzado del pabellón novedades, según planos conservados en el Archivo Municipal de Mieres.

Un halo romántico suele rodear a los cómicos de la legua. Cuanto más antiguo más romántico. Si pensamos en una compañía de gira por Asturias en el lejano año de 1913, se supone que el romanticismo va de serie. Y no siempre fue así. No todo era tan cómico entre estos cómicos. A veces tenían más de leguas que de lo otro.
Pronto lo supieron en Mieres. La noche del 15 de enero. Invierno. La calle y el tiempo hacían buscar cuartel. Por ejemplo en un llagar de aquellos de “a perrona la meada”. Allí se contaban los sucesos del día. Muchas novedades no pasaban entonces por el camino de Mieres. Así que, entre aldeas y montañas, acaparaba los comentarios una compañía de varietés que, capitaneada por un transformista de cierto renombre, tenía la intención de actuar los días próximos en el Salón Novedades (también llamado Cine Mierense).
Era el Novedades un pabellón céntrico y flamante, con más posibilidades escénicas que el Café Oviedo o el Café París, aunque finalmente de escasas pretensiones. De esos locales situados en la frontera del cine. Justo en el momento en que abandonaba la feria y no había alcanzado aún la respetabilidad.
No echaba raíces del todo. Por eso el local fue, hasta en su concesión municipal, efímero. Poco más que una barraca, con el indispensable escenario para los números de varietés y una distribución entre general y preferencia idéntica a los entoldados de las ferias. Allí estaba, desde el  15 de junio de 1912, en la calle Guillermo Schulz número 8, lindando con el patio de la Escuela de Capataces.

5 de mayo de 2016

Dionisio de la Huerta y las Piraguas (El descenso internacional del Sella-Asturias)

Algunos apuntes sobre Dionisio de la Huerta

(Artículo actualizado)
Antonia y Manuel, los padres de Dionisio. http://www.arriondas.com
En torno al "padre" y creador del Descenso del Sella-Fiesta de las Piraguas de Asturias.
Dionisio Miguel Manuel de la Huerta y Casagrán, 1964 – Típica expresión de Dionisio de la Huerta.
http://www.arriondas.com
Dionisio nació en Barcelona el 19 de diciembre de 1899. Estudió en el Colegio de las Monjas Francesas de "La Presentación" y -con seis años- ingresó en el Colegio de los Jesuitas, ya con gran dominio del francés. Allí estudió hasta los 15 años y los veranos los pasaba entre Gijón y la casa familiar de Coya.
Su madre falleció cuando sólo tenía 30 años, pero ya padecía "mal de Alzheimer". Dionisio tenía diez años y su hermana, Antonia Benita, nueve. Ambos hermanos permanecieron muy unidos durante su larga vida. Primero de su clase en actividades artísticas, culturales y deportivas, Dionisio concluyó a los 18 años la carrera de Derecho en la Universidad de Barcelona y, a los 19, se doctoró en Derecho en Madrid, tras permanecer un año en la famosísima Residencia de Estudiantes de la capital española.
Con la graduación de sargento fue reclutado con su batallón durante los enfrentamientos con Marruecos y estuvo destinado en Melilla. Fue testigo de los sangrientos combates del Monte Gurugú y ascendió a suboficial-brigada en 1921, al finalizar la Guerra de África.
Quiso ser diplomático -cosa que su padre no aprobó- y entró a trabajar en el bufete del prestigioso abogado catalán Francisco Girons. Allí estuvo siete años hasta que obtuvo la plaza de fiscal en Arenys de Mar, hasta 1936.

4 de mayo de 2016

En Asturias hallan las huellas más antiguas de extracción de minerales en la península y probablemente la más antigua documentada en Europa

Una mina de hace 5.000 años da un vuelco a la historia de Asturias
Mina prehistórica
Una investigación halla en Salas las huellas más antiguas de extracción de minerales y de contaminación, de hace 5.000 años. El estudio verifica que los pobladores del Norte estaban a la vanguardia en las tecnologías prehistóricas
La Turbera de la Molina en el concejo de Salas. www.venasalas.com

La historia ha dado un nuevo giro en Asturias. Un grupo de científicos ha hallado en la turbera de La Molina, entre Salas y Tineo, las huellas más antiguas de extracción de minerales en la península y probablemente la más antigua documentada en Europa. El estudio verifica que contaminación atmosférica de metales comenzó hace 5.000 años, 1.500 años antes de lo que se pensaba y 1.100 antes de lo aceptado en el Sur de la península. Hasta ahora se consideraba que la metalurgia se había iniciado en el Sur por la influencia de los pueblos del Mediterráneo. La investigación da un vuelco a esa teoría. Los pobladores de Asturias estaban entonces a la vanguardia de las nuevas tecnologías de la prehistoria, frente a lo que se suponía hasta ahora. El Norte no era una zona atrasada, como era aceptado.
La contaminación atmosférica por metales en el norte de la península ibérica comenzó 1.500 años antes de lo que se pensaba, es decir, aproximadamente entre once y dieciséis siglos antes de lo que señalaban hasta ahora las investigaciones en este ámbito, y alrededor de 1.100 años antes de lo aceptado para el sur. Este es el principal hallazgo de un artículo publicado en la revista Science of the Total Environment por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

3 de mayo de 2016

Astures luchando por Roma

¿Jinetes asturianos defendiendo el Muro de Adriano?
trabajos de construcción del muro de Adriano
La presencia de indígenas astures en las filas del ejército está bien documentada, se sabe con certeza que desde  el momento en que los romanos hicieron acto de presencia en territorio Astur los indígenas pasarían a formar parte de los ejércitos de ocupación como elementos mercenarios
Legión romana
Una de las muchas virtudes que poseía la República de Roma y el posterior Imperio Romano era sin duda tener la mente abierta con una curiosidad casi pediátrica que les permitió adoptar como suyos gran cantidad de avances no solo políticos, científicos y sociales sino también militares.
El ejército del Senado y el Pueblo de Roma, más comúnmente conocido por sus siglas SPQR -Senatus Populusque Romanus- era en la Edad Antigua posiblemente la tropa mejor organizada y con la infantería más formada y equipada del mundo -aunque probablemente Esparta y Macedonia tendrían algo que decir al respecto-. También cabe destacar que fue una de las primeras huestes que contó con una soldadesca profesional y no simplemente reclutas o levas, lo que hizo del ejército de Roma un rival tan formidable que se convirtió en el amo de medio mundo. Sin embargo, el ejército romano poseería una gran desventaja con respecto a sus enemigos Britanos, Galos y Celtíberos: carecía de su habilidad ecuestre. La caballería romana estaba representada en los équites, que formaban a su vez parte de la clase social ordo equester. Su posición llevaba implícita cierta nobleza proveniente de los tiempos de los reyes de Roma y durante el Imperio tenían el derecho de llevar el angustus clavus, las dos rayas púrpuras en la túnica para denostar su posición social. Evidentemente este tipo de caballería era muy valorada en Roma pero seguía contando con la desventaja de que era extremadamente cara de mantener y que sus integrantes era prácticamente todos patricios por lo que se usaba habitualmente en combates ya ganados de antemano. En cambio, los pueblos celtas que también contaban con su propia caballería noble tenían además jinetes más ligeros para misiones de escaramuzas, flanqueo, hostigamiento o de persecución del enemigo.

2 de mayo de 2016

El vuelo sobre "El Bibio" de Gijón en 1911

Alas y toros
Una fotografía del piloto Leoncio Garnier en su aeroplano, tomada en un aeródromo español en una de sus giras de exhibición por el país. j. collado
Los inicios de la aviación en los prados de La Guía y un vuelo sobre El Bibio en una gran tarde del diestro Vicente Pastor
Año1888. Gijón. Plaza de Toros
En los comienzos de la aviación en España, Gijón no podía quedarse al margen del nuevo espectáculo de masas que eran entonces las exhibiciones aéreas que se celebraban por todo el país. De esta forma, el Círculo Mercantil organizó en septiembre de 1910 las que se llamaron las fiestas de la aviación, sin duda para alargar la temporada festiva en la villa y atraer a cientos de espectadores del resto de la provincia para que hicieran gasto en Gijón. Algo parecido al Festival Aéreo que desde hace varios años se celebra en la concha de San Lorenzo
Hace más de cien años se habilitó el aeródromo para las fiestas de la aviación en los prados de La Guía, en la parroquia de Somió, concretamente en el llamado campo de Las Praderías, situado a continuación del de Las Mestas (en el que durante la Guerra Civil existió un campo de vuelo para la aviación republicana). Y como aviador, el Círculo Mercantil apalabró al francés Leoncio Garnier, que se dedicaba a las exhibiciones aéreas por toda España.
La fecha fijada para iniciar los festejos de aviación fue el domingo 4 de septiembre. Al día siguiente, en el diario «El Noroeste» se publicaba que, efectivamente, la atracción de forasteros había sido muy importante: «Desde por la mañana, a las horas en que llegan a Gijón los primeros trenes de la provincia, empezó ya a notarse en el pueblo gran movimiento, acusador de la afluencia de forasteros. Trenes hubo, como uno que partía de Oviedo con 21 unidades, que fue preciso añadirle algunas más. Fue, pues, este festejo, como atracción, de indiscutible éxito».