29 de abril de 2017

Severino Ardura García, un mierense comprometido

Severino Ardura, una figura que dejó estela
El Santa Marina,C.F.en el año 1960
La infatigable labor en defensa del fútbol modesto del presidente fundador del Santa Marina
Severino Ardura García
http://www.lne.es
El 31 de octubre del 2016, se cumplió un año del fallecimiento de Severino Ardura García, un mierense establecido en el barrio obrero de Santa Marina y gran entusiasta del fútbol aficionado, como presidente fundador que fue del equipo de la barriada. Por tal motivo se celebró una misa en el convento de los Padres Pasionistas a las seis de la tarde. Su figura, de modesta condición en toda la expresión de la palabra, tomó aires de grandeza por el eco que tuvo su entrega, dedicación y generosidad, para generar un movimiento solidario en torno al deporte rey sin apenas apoyos ni respaldos económicos. Con su labor silenciosa fue tejiendo la tela de araña que logró despertar el interés, no solo de la juventud del barrio, sino de varias generaciones, hasta el punto de vencer obstáculos que a primera vista se antojaban insalvables y dejar, para la posteridad, la semilla de un movimiento que, si bien tuvo sus altibajos temporales, hoy persiste a base del interés y afán de sus continuadores.

Fútbol,en el campo Las Moreras, hacia 1955. Colección J.León Costales.
Nacido en la Güeria de San Juan, allá por el año 1939, con padre minero y seis hijos de ellos tres varones, abierta la ocupación del nuevo barrio de Santa Marina, se instaló, con toda la familia en la calle A, hoy Río Caudal. Allí siendo también ayudante barrenista en la misma empresa minera donde laboraba su padre, tuvo un grave accidente que, tras las operaciones oportunas por parte del médico de los mineros, el doctor Vallina, hubo de asumir, a los veintiséis años, una invalidez absoluta. Casado posteriormente con Marta Marchena, se fue, ya con dos hijos, camino de Cáceres, concretamente a la localidad de Brozas, y más tarde, en tiempos de la emigración a Bélgica, donde ambos, como asistentes de unos hacendados nativos, estuvieron varios años, para retornar y establecerse en Tenerife dedicándose a la hostelería en la localidad de Los Abrigos, y terminar en Alcalá de Guadaíra con el mismo negocio. Allí, Severino, nos dejó, tal como había vivido, silenciosamente este mundo aunque con el recuerdo imperecedero de su generosidad y una gran predisposición al don de gentes.
Barrio de Santa Marina, las casas fueron entregadas la mayoría entre 1949 y el 1951. Foto Paco
En la vida de Severino Ardura hubo un antes del que existen señales y realidades bien visibles: la implantación de su gran debilidad, el fútbol aficionado con la vitola de la barriada de Santa Marina, y el despertar de una afición que aún hoy perdura. Dos testigos y guardianes de esa realidad, uno de los comienzos y el otro de la realidad actual pero con una gran experiencia anterior, nos hablan de su figura y su obra.
José Luis Fernández "Luisito" fue uno de los que se inició con él futbolísticamente hablando. Y deja aquí constancia de sus experiencias en aquella época, en torno a la figura del fundador, mantenedor y autor del proyecto Severino Ardura. "Era un hombre (dice) terriblemente desprendido y dispuesto a sacar adelante su idea como impulsor del fútbol, costase lo que costase y perdiendo él dinero, aunque dicho sea, lo cierto es que prácticamente jugábamos por el bocadillo que después nos comíamos".
PRINCIPIOS DEL SANTA MARINA DE MIERES
Luisito, que luego jugó en el Entrego, Titánico y Turón, dejando la práctica de este deporte por razones de su promoción en el trabajo, como ejecutivo de Caja de Asturias, tuvo un compañero de excepción en el Santa Marina, tal es el caso de José Ramón Fuertes, posteriormente en el Caudal, luego traspasado el Valladolid y Pontevedra, para terminar su trayectoria futbolística en el Valencia C. F. tras debutar, como internacional, en la Selección Española.
Durante el tiempo que nuestro protagonista, Severino Ardura, estuvo al frente del Santa Marina, hizo todo tipo de tareas para mantener el equipo y la moral de sus componentes, desde la presidencia, hasta la labor de utillero. "No había para él (asegura Luisito) obstáculo alguno puesto que, como se suele decir, entraba por una pared".
Una formación del Santa Marina de Mieres de 3ª división
Claro que no todo fueron honores y parabienes. Su carácter vehemente le llevó a ciertas situaciones violentas. "Eran gajes de su gran aventura y de su genio en defensa de lo que constituía una gran parte de su vida". Tuvo serias dificultades para disponer de un campo donde entrenar y jugar, puesto que el del Batán era coto cerrado para el Caudal Deportivo y hubo de contentarse con el de Las Moreras. Tras su marcha entró en juego la presidencia en manos de Orencio Fernández, que fue otro extraordinario defensor del equipo y de José Martínez, gran luchador, hasta llegar a manos de Jaime Huelga, cuando las dificultades económicas y demás, se mostraron insalvables, desapareciendo temporalmente.
Tiempo después (y aquí entra en juego el papel de otro defensor que aún mantiene hoy su actividad, tal es el caso de Marcelino Montila), se recupera la presencia activa del Santa Marina, perdurando en la actualidad con equipos en las categorías juvenil, cadete e infantil, y con el proyecto en marcha de restituir, para la próxima temporada, la de segunda regional asturiana. Hoy, con Juan Carlos Montes de presidente y Montila como coordinador, la actualidad del grupo parece marchar por buen camino y con vistas a recuperar los éxitos de antaño.
José Ramón Fuertes Roces
Uno de los hechos épicos que marcaron el camino del Santa Marina, fue se ascenso a Tercera División, tras pasar por las categorías inferiores y presentarle cara, deportivamente hablando, al Caudal de Mieres, con ventaja, por supuesto, en los resultados, para este histórico Club, pero dejando impronta de una realidad poco esperada. Fueron muchos los jugadores que pasaron por sus filas. En su representación se citan a Chema, Cascallana, Chicha, David, Elías, Herrero, Luisito, Manolete, Roberto, Solís, Carlos, Seijas, Juanín y por supuesto Fuertes. Algunos de sus entrenadores responden a nombres tan conocidos como Carbayín, Goyín, Cerezo, Sionín y Falo, ente otros. Según palabras de Marcelino Montila "Severino fue, ante todo, el creador e impulsor con toda una carga de generosidad sin límites". En su honor se creó el Trofeo "Severino Ardura".
El Santa Marina C.F. en el Batán,a principios de los 60.
FUENTE: AMADEO GANCEDO
________________________________________________________________________
________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario