11 de marzo de 2016

Las pioneras asturianas del sector de la minería asturiana

El misterio de las mujeres mineras de Arnao
Mujeres mineras. www.elvalledeturon.net
Victoria Pérez, Josefa de la Cuesta y Teresa González fueron contratadas por la RCAM en 1835, según documentos ahora hallados que las convierten en las pioneras asturianas del sector
Grabado de mujeres dentro de una mina europea de finales del XIX
Victoria Pérez, Josefa de la Cuesta y Teresa González. Estos tres nombres femeninos son lo único que se ha encontrado en los libros de la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM) y todo lo que se sabe hasta ahora sobre las primeras mujeres que fueron contratadas en septiembre de 1835 (dos años después de la apertura de la mina) para trabajar en la mina de Arnao. A raíz de ser hallazgo, los directores técnico y cultural del Museo de la Mina de Arnao, Guillermo Laine e Iván Muñiz, emprendieron la búsqueda de más datos sobre las primeras mineras de Arnao y han localizado un nuevo testimonio, además del escueto documento de la RCAM. Se trata de las palabras que el viajero e hispanista inglés Richard Ford dedicó a la mina de Arnao en su "Manual para viajeros por España y lectores en casa".
"Richard Ford se estableció con su familia en Sevilla en 1830 y desde la capital hispalense inició una serie de viajes por España que dieron lugar a una de las grandes obras de la literatura de viajes, "Manual para viajeros por España y lectores en casa". En el verano de 1832, Ford se encontraba en tierras asturianas, donde visitó Avilés después de recorrer un camino "verdaderamente infame", según sus palabras. Antes de alcanzar la villa, el viajero inglés dedicó una concisa pero muy trascendente descripción de las "ricas minas de Arnao", explotadas por una "compañía hispano-belga", señalaron Muñiz y Laine.

Una de las primeras fotos que se conservan de la mina de Arnao, con una chimenea de ventilación que ya no existe

Ford describió la entrada de la mina a unos 9 metros de altura sobre el mar, indicaba que la veta de carbón medía unos 12 metros y señalaba cómo la galería se introducía bajo el mar, con una longitud aproximada de 365 metros, explicó el arqueólogo. "El destino laboral de las primeras mujeres mineras, en una empresa que apenas balbuceaba por entonces, era un gran misterio y un frecuente tema de debate. Su posible laboreo en las galerías se hacía difícil de imaginar. Además de las supersticiones sobre la presencia de mujeres en las minas, ese trabajo femenino se enfrentaba a la tradición de la RCAM que concedía a la reina Isabel II el honor de haber sido 'la primera mujer en bajar a mina alguna'", manifestaron.
Trabajadores mineros. ideasimprescindibles.es

La reina de España Isabel II acompañada de su esposo el infante Francisco de Asís de Borbón, visitó la mina de Arnao el 24 de agosto de 1858, 15 años después de que su madre la reina regente María Cristina firmara la concesión real para la mina de Arnao. La joven reina que entonces contaba con 28 años y no quiso perderse la experiencia de bajar a una mina; además se trataba del primer pozo submarino de Asturias. Isabel II y el rey consorte habían pernoctado en Avilés. Cuando llegaron a Arnao nadie del séquito esperaba que la reina decidiera descender por la caña del pozo hasta las entrañas mineras, pero así fue. Isabel II, según cuentan las crónicas de la época, desoyó los consejos de los técnicos que la acompañaban, que pretendían realizar un reconocimiento del terreno antes de la visita de la reina, y recorrió más de 200 metros de galerías. Las visitas regias a la mina de Arnao se sucedieron. Más de 40 años después de la llegada de Isabel II, su nieto el rey Alfonso XIII también visitó el complejo minero.
"Completando sus palabras, Ford explicaba los métodos de transporte en los comienzos de la mina de Arnao, en un párrafo que no se incluyó en alguna de las ediciones castellanas del libro, lo que nos llevó a consultar la fuente original y en este punto de su narración desvela algo inédito: 'La máquina para levantar el mineral está movida por bueyes, mientras las mujeres hacen la dura labor de transportarlo abajo'. Esa máquina movida por bueyes supone una clara referencia al malacate que se empleó desde los primeros años hasta la construcción del castillete. Ahora bien, hay un aspecto que plantea ciertas dudas sobre el instante histórico que describe Ford, puesto que algunas características son insostenibles para el año 1832", indicó Muñiz.
Minería subterránea del carbón en el siglo XIX. hmcontemporaneo.wordpress.com

"Los trabajos de la RCAM no se iniciaron hasta el invierno de 1833 y las dimensiones de la galería -el plano inclinado- o su situación bajo el mar se corresponden con la realidad de los años 40. De hecho, los datos técnicos concuerdan con otros informes de Schulz y González Lasala de 1847. Richard Ford publicó su obra en 1845 y da la sensación de que interpoló en sus viejos apuntes de 1832 informaciones posteriores. Sus noticias históricas pueden ser veraces, pero el hispanista inglés pudo realizar una labor de actualización de su diario de viaje. En el caso concreto de la mina de Arnao, las informaciones parecen correctas y se encuentran avaladas por otras fuentes", explicaron Laine y Muñiz.
La localización de Victoria Pérez, Josefa de la Cuesta y Teresa González abre una línea de investigación en la que se deberá profundizar a partir de ahora, según los dos expertos. Sin embargo, el trabajo femenino en las minas europeas durante el siglo XIX es bien conocido y ha sido retratado en dibujos que muestran a las mineras empujando las pesadas vagonetas, en ocasiones ayudadas por niños.
En España, la incorporación de las mujeres a las minas siempre fue un asunto polémico, 150 años después de que Victoria Pérez, Josefa de la Cuesta y Teresa González bajaran a la mina de Arnao, en 1985, surgió el debate cuando la empresa Hulleras del Norte, S. A. (Hunosa) contrató a mujeres para bajar a las galerías. En 2006, sólo el 5% de los mineros de la empresa eran mujeres. "González Lasala no habló de mujeres en sus informes de 1847, pero ahora cabe sospechar de su presencia allí, donde acaso trabajaron Victoria, Josefa y Teresa", concluyeron Guillermo Laine e Iván Muñiz.
Un grupo de trabajadores de la mina de Arnao y sus familias a principios del siglo XX


FUENTE: INÉS MONTES
_____________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada