13 de noviembre de 2012

Falangistas de Mieres



La Bandera Falangista de Mieres

 
Buscar nuevas informaciones sobre algunos aspectos de nuestra historia reciente a veces acaba resultando agotador y en ocasiones se convierte en una misión imposible. Los archivos ofrecen cifras y datos fríos e inmutables y cuando los documentos tienen notas personales o comentarios al margen se trata siempre de impresiones que no pueden tenerse en cuenta porque no son imparciales y sólo reflejan las ganas que tienen los escribanos de agradar a sus respectivas autoridades. Con las entrevistas personales sucede lo mismo, no hay problema a la hora de cantar las propias alabanzas o las de los parientes próximos y hay quien te relata con detalles exquisitos actos que presenció hace setenta años cuando él tenía 3, pero si lo que se busca es la confirmación de algún hecho violento o desagradable nadie se acuerda de nada.

 

Me consta que la documentación sobre la Falange mierense fue vendida al poco de iniciarse la transición a un cartonero, al peso y sin que nadie tuviese ni intención ni ganas de que se conservase, aunque quien pudo echar un ojo a las carpetas no encontró nada que se alejase de lo habitual y parece que los apuntes se reducían a listados periódicos de militantes, cobro de cuotas y gastos, algunos fijos como las suscripciones a revistas patrióticas y los desplazamientos de los jefes a Oviedo y otros puntuales como la adquisición de banderines o la reparación de una peana para la imagen del Sagrado Corazón. Lo peor es que lo mismo que pasó con los papeles sucedió con la memoria de los protagonistas, y los hechos también pasaron intencionadamente al olvido.
A pesar de todo, de vez en cuando, andando detrás de otras cosas me encuentro con reseñas que ponen de manifiesto que la actividad de los falangistas locales no se limitó a su actividad de cachiporra y a las historias de posguerra o no tan allá que todos conocemos y que no se diferencian en nada de las que se repitieron por toda España, sino que también en tiempos de guerra tuvieron su proyección lejos de Asturias. Y esto es lo que sucede con la llamada Bandera Falangista de Mieres, que se formó casi en el mismo momento en que la contienda tocaba a su fin en el Caudal para combatir en diferentes frentes de la mitad norte peninsular. La guerra civil acabó para los mierenses el 22 de octubre, tras la rendición de cerca de diez mil milicianos y el rápido cambio de inquilinos en la cárcel que se había instalado en los sótanos del convento pasionista; en pocas horas los carceleros pasaron a ser presos y viceversa; ya saben, cosas de este país. El primer y breve alcalde de los vencedores fue Reinerio García Sánchez, que enseguida fue sustituido por José María García Comas, al que reemplazó en pocos meses Enrique Laviña y en 1940 se sentaba en el sillón municipal José Domínguez Domínguez. 

 

Estas mudanzas tampoco resultaban extrañas en una época en la que la política partía de cero. Me explico: el 19 de abril de 1937, Franco había decretado, por supuesto sin consultar a los auténticos falangistas, los «camisas viejas», la unificación en un solo partido de todas las ideologías que apoyaban el alzamiento, así nació la llamada Falange Española Tradicionalista y de las JONS, donde se vieron obligados a convivir admiradores del fascismo más puro, carlistas, católicos, monárquicos e incluso los restos de la antigua CEDA. La decisión no estuvo exenta de polémica y acarreó enfrentamientos violentos entre los dos grupos principales de falangistas, encabezados, respectivamente, por Sancho Dávila y Manuel Hedilla, hasta que este último acabó con sus huesos en la cárcel.
Todos estos avatares tuvieron su reflejo en los vaivenes políticos que afectaron a muchos municipios, entre ellos el mierense, pero nuestro pueblo se había convertido, arrastrando su propia leyenda revolucionaria, en un trofeo que había que exhibir y no quedaba tiempo para estas cuestiones. Los vencedores empezaron pronto a desfilar por sus calles ajenas a los debates internos del régimen. El primero en dejarse ver fue el fundador de la Legión, José Millán-Astray, y poco después, en abril de 1938, mientras la actividad bélica se recrudecía en otras zonas, llegó el secretario general del Movimiento, Raimundo Fernández Cuesta, para pronunciar ante las fuerzas vivas y los atónitos vecinos de la villa un discurso en el que explicaba que se encontraba allí en representación de la Falange para proclamar la unidad entre las tierras de España, ya que Mieres había sido «en el corazón de la cuenca minera, principal campamento de la dominación marxista, de las internacionales rojas». Precisamente por aquellos días se estrenaba en combate la Bandera Falangista de Mieres después de un entrenamiento militar intensivo de tres meses, desde el 7 de diciembre de 1937 hasta el 7 de marzo siguiente. El campamento de prácticas había estado en la localidad alavesa de Murguía y el instructor había sido el capitán Cañedo. Murguía, que está emplazada en las estribaciones del monte Gorbea, cercana a Izarra y a unos 25 kilómetros de Vitoria, era entonces un pequeño núcleo rural. Su clima, ya de por sí duro y extremo, se vio afectado aquel año por uno de los inviernos más fríos que registró el siglo XX en España. Fue una temporada marcada por la disciplina en la que apenas quedaba tiempo para otra diversión que no fuese la pesca de las buenas truchas que abundaban en su río. Entre los voluntarios de la Bandera, convivieron aquellos que exhibían su fervor joseantoniano con los que se habían alistado para intentar disimular un pasado izquierdista que ponía en riesgo su pellejo si decidían seguir en Mieres, y, entre éstos, no faltaban tampoco quienes sufrían en silencio la circunstancia de conocer que en el convento de los Padres Paúles de la misma localidad estaba también emplazado uno de los dos campos de concentración que recibían prisioneros asturianos en el País Vasco -el otro era el de Nanclares de Oca-. Allí, sabían de las penurias de algunos amigos e incluso parientes que esperaban su clasificación para ser trasladados después hasta los batallones de trabajadores o los tribunales militares donde se iba a decidir en dos minutos sobre su vida o su muerte.

Aunque es difícil conocer sus movimientos, sabemos con certeza que la Bandera Falangista de Mieres se integró en la de Palencia e intervino en combates al menos en los frentes de Zaragoza, Teruel y Lérida, aunque seguramente también lo hizo en otros lugares y sus bajas fueron numerosas. Seguramente en muchas casas mierenses se conservan fotografías obtenidas tras alguna ceremonia de posguerra cuando era habitual posar ante la «Cruz de los Caídos» de la parroquia de San Juan. Muchos de los nombres que figuraban allí, como otros que aún pueden leerse en las lápidas que sorprendentemente todavía permanecen en algún templo del Caudal, recordaban a los muertos de este grupo de combate. Con el transcurso de los años, en 1963, las circunstancias políticas llevaron a un mierense, José María Llaneza, a ser gobernador civil de Vitoria y, aprovechando su invitación, un centenar de los antiguos combatientes de la Bandera volvieron hasta Murguía para participar en un acto de recuerdo a los días de su instrucción; la crónica del viaje que se publicó en la prensa contaba que la comitiva se detuvo para asistir a una misa en León y luego siguieron hasta Palencia para saludar a uno de sus comandantes de los tiempos de guerra apellidado Pombo, con quien posaron en varias instantáneas que, por supuesto, hoy resulta imposible encontrar.

 

Ya en el País Vasco y acompañados por el gobernador, al día siguiente estuvieron recorriendo el pueblo alavés y volvieron a oír misa, oficiada en esta ocasión por un carmelita, el reverendo Guillermo Gutiérrez, que había luchado junto a los demás soldados incorporando a su hábito la pistola reglamentaria y su correspondiente camisa azul, algo que hoy nos llama la atención pero que no fue excepcional en algunas batallas de nuestra desgraciada contienda. En fin, los actos se cerraron con la entrega al alcalde de la localidad de una lámpara de mina con el emblema del Ayuntamiento de Mieres y la actuación de un conocido monologuista que había acompañado en el viaje a los falangistas y cuyo nombre ahora no viene a cuento. 

Ellos decían que el jefe solo responde ante Dios y ante la Historia, no sé lo que habrá pasado ante Dios, pero ante la Historia me parece que ya algunos ya han conseguido pasar de puntillas.

FUENTE: ERNESTO BURGOS.

4 comentarios:

  1. Comentario previo a los textos que se añaden a continuación

    Os copio aquí estos textos porque mi reacción no fue muy afortunada luego me resulto obvio que fue por prejuicios ideológicos

    No puedo pensar sobre ello fríamente así que os lo copio porque si la mitad de lo que dice fuera cierto no tenemos respuestas porque somos ( soy) incapaz de analizarlo mas que bajo el esquema de toda la vida y ese, lo único que me dice es que me olvide de esto porque es una gilipollez

    El problema es ¿Y si no es una gilipollez? entonces ¿que hacemos?

    por si acaso os lo paso a ver que se os ocurre ( la primera reacción sera borrarlo ya te lo digo yo pero en fin a lo mejor hay que abordar las cosas que no nos gustan)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. 1 de 2

    Lo que esta pasando nos pilla a todos con el paso cambiao anclados en nuestros prejuicios y creencias y sin poder ni entender lo que pasa

    Cuando cayo la URSS y asociados. Fukuyama decía que se acababa la Historia que ya todos íbamos a ser todos capitalistas y amigotes ¿te acuerdas?

    Bueno pues, si así fuera el que tuviera mas pasta se lo iba quedando todo y a los demás que les den
    China entro al trapo de esa idea del Globalistan yanqui y se hizo creyente de la otra fe el Capitalismo (¿Entro al trapo o fingió que entraba?)

    Pero vistolo vsto hay que preguntarse ¿EL capitalismo existe? Y su novio el comunismo ¿Existe? Tienen existencia propia? Son como se nos predica “ dinámicas inherentes a la Historia” O ¿son otra cosa?

    Verbalizar esta herejía hace que te tiren piedras pero las señas son mortales

    El Capitalismo lo creo Adm Smitjh pero Adam era un empleado de la Compañía de la Indias Orientales y esa compañía necesitaba alguna teoría que justificarse sus robos sus saqueos y sus honorables ganancias Así que crearon e l capitalismo expresamente para eso, y para derrotar ideologicamente al Mercantilismo y al contingentacion que hacia furor en Europa
    Los que se tragaron el bulo (Francia) se fueron a la mierda ellos solitos

    Beneficiarios lso dueños del invento EL Imperialismo Anglo

    Despues aparece Hegel y de su análisis de la dialectica y al s contradicciones se comprende muy bien que para dirigir a alguien a un punto X es mejor qu e lempujen dos, por ambos lados

    Tenian ya al Capitalismo pero les hacia falta un novio una leal oposicion ¿El Anarquismo?
    ? Los anarqusitas son intratables porque funcionan como una religión descentralizada Nunca podrán irigir un territorio muy grnade porque se lo acabaran quita ( Ejemplo Mahno en Ucrania) pero el Anarquismo empezando por Bakunin no se deja querer Asi que se inventan el novio
    Al novio del capital se lo inventa de pe a pa Marx se inventa al mejor novio del capital ( y se lo inventa por cuenta de Rothshill que es quien le paga la beca)

    Pero lo de Marx no cuela en la primera internacional para eso estaba lli Bakunin y los tenia bien puestos Pero que no importa se financia la segunda internacional ( los mismos que le tenían becado)

    Asi nace la superstición /contradicción contemporánea su Bueno y su Malo tod ad amioren gloriam del Imperio anglo

    El imperio anglo siempre ha actuado pragmáticamente gracias a eso Liquido al poderio Holandés (Nelson hundiéndoles al flota sin declaración de guerra ) al Francés pos infiltración ideológica primero ( el capitalismos que tan buenos servicios les hace) y por la revolución financiada por no se sabe quien. Con el imperio espaol acabo en dos fases Un esquema que repiten

    Cuando tienen dos enemigos se alían con su PEOR enemigo contra el segundo En el proceso arruinan a su aliado Ejemplo España en als guerras de Napoleon y Rudia en la Primera y Segunda guerra mundial
    En lo del imperio español lo hicieron sorprendente mente bien porque la independencia se logro con mercenarios procedentes de las guerras napoleónicas y lo trocearon en paisitos pequeños mas manejables para ellos ( la conspiración del Zar y de los USA y los Anglos contra España la relata elpropio señor Marx en sus artículos sobre España cuando fue corresponsal del New York Daily Tribune a los que no crean en conspiraciones que se busquen el relato de Marx y de como impidieron el envío de 20.000 soldados españoles a América , ademas a su quintacolumnista luego lo colgaron ellos mismos ) …/...

    ResponderEliminar
  3. 2 de 2

    Asi las cosas llegamos al caida del muro

    Empecemos por china China vende al esclavitud de su pueblo pero acumula capital en dolares para aburrir Entonces sale de compras En África ha invertido 120.000 millones de dolares USA n o puede hacer frente económicamente a esa inversión y cambio de poder asiq eu ¿qeu hace? Crea en 2007 el Africom Una respuesta Militar contra china apoyada en la estrategia marítima del collar de perlas del sudeste asiático Objetivo tomar por la fuerza lo que no puede de otra forma

    El caso de Rusia Rusia ha estado en manso gringas cuando el saqueo pero el tal Putin les ha salido nacionalista No importa los gringos llevan 15 años desarrollando su escudo de misiles de ultima generación objetivo militar Rusia ( nola URSS no el Comunismo Rusia) Ucrania es parte de esa estrategia de la guerra contra Rusia

    Los gringos también han intentado lo de aliarse ocn su peor enemigo contra Rusia pero los chinos no han entrado a ese trapo ( la estrategia tradicional de los Anglos ( ojo Anglos EEUU es lo mismo EEUU desde su principio esta en manso de la City)

    El comunismo ¿fue funcional al imperio gringo Pues como los banqueros Anglos financiaron al revolución al lenin y al troski ya dijo lenin que los capitalistas americanos se iba a forrar con ellos que ese era el precio de imponer el comunismo Y lo dijo al comité central de PCUS

    Por eso Troski era funcional al Imperialismo Anglo su teoría de exportar la revolucion a Europa no era mas que insertar a Rusia y a Europa en el imperio Anglo reducidos a exportadores de materias primas Las cosas cambiaron cuando Stalin se negó y contrapuso lo del Socialismo en un solo país qu ele permitió desarrollar, industrializar a la URSS Así que Stalin retraso unos 60 años el Globalistan gringo

    Llegados a este punto solo una reacción de ceguera emocional nos puede impedir darnos cuenta que el capitalismo y el comunismo solo son caretas para disimular la dominación del imperio Anglo Disimularla y facilitarla

    Asi que no hay ideologías que valgan la cruda realidad es la lucha despiadada por el Poder y hasta hora siempre han sabido ganar los Anglos sin importarles el numero de muertos

    A lo que parece la próxima jugada de los Anglos es lo del CALIFATO Si lo imponen en toda medio centro asia desequilibran a a los BRICS a tres RIC todo ellas tienen poblaciones musulmanas si el califato llega a sus puertas las minorías son 20 millones en China 20 millones en Rusia 120 millones en India Si el 10% se radicaliza imagínate el bodrio Ah y Europa no se escapa para eso los gringos impusieron al importación de población musulmana ( en Europa otros 15 millones) poblacion cuyos hijos que en vez de integrase en la sociedad Europea se están yendo a Siria a la Yihad

    Como decía el otro “ nos quejamos del SIONISMO espera tu a ver el CALIFATO!”

    Bueno lo anterior es dificil de digerir porque no hay respuesta ni siquiera teórica lo digo porque a este paso no la va a haber nunca si seguimos anclados en la superstición derechas vs izquierdas

    Supongo que cuesta pensar esto con este enfoque pero a lo mejor merece la pena que le deis todos una pensada a fondo a ver donde llegamos

    Y ya sé, ya sé, que al que dice la Verdad no se le perdona nunca

    Saludos

    PD hay muchos mas datos que avalarían este enfoque, pero no se pueden poner todos en tres paginas

    ResponderEliminar
  4. Lo siento, no tengo paciencia para leer tanta parafernalia que para colmo no entiendo.
    M. Luz.

    ResponderEliminar