3 de abril de 2018

Tiempos difíciles, preludio de la Guerra Civil (y III)

Octubre de 1934: el envés (reverso) de la memoria
Ilustración de Alfonso Zapico (La Balada del Norte)
Ver Artículo del blog: “La dinamita toma el poder”
https://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2014/10/la-revolucion-de-octubre-de-1934-en.htm
En octubre de 2010, en su sección "Efemérides", el Diario de Cádiz recordaba el telegrama que los socialistas gaditanos enviaban en 1935 a Largo Caballero para darle el pésame por la muerte de su esposa y expresarle su solidaridad, pues se encontraba en prisión preventiva a causa, decía el cronista, de "su responsabilidad en los sucesos revolucionarios de Asturias"
Revolución de octubre de 1934, mapa de españa. (Grandes batallas de la historia)

http://www.libertaddigital.com
¿En qué consistieron aquellos sucesos, y qué consecuencias tuvieron? Estamos hablando de la insurrección armada que protagonizó la izquierda española en octubre de 1934 contra la II República. Conocida eufemísticamente como "la revolución de Asturias", o simplemente como "la huelga de Asturias", su carácter de asalto al estado republicano ha sido rebajado o silenciado debido a la influencia de la historiografía progresista, dominante desde finales del franquismo.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
En efecto, durante todos estos años se ha presentado los hechos de octubre del 34 como una especie de rebelión cuasi espontánea de los mineros asturianos, que habrían empujado a los líderes izquierdistas a encabezarla (eso dice, por ejemplo, el historiador Preston); un incidente sonado, si se quiere, pero menor, aislado y sin relación con la guerra civil.
En realidad, la insurrección tuvo lugar en 26 provincias, aunque los sucesos más graves se produjeran en Asturias, Cataluña, País Vasco y Madrid.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)

Las cifras (oficiales).
De los 4.336 muertos y heridos que durante los sucesos se registraron en España en ambos bandos, la inmensa mayoría lo fueron en Asturias, alcanzando el 72,8% del total (3.156)
Pero también que de los 855 civiles (ciudadanos) muertos en Asturias, según cifras oficiales, las víctimas del «Terror rojo» no llegaron al medio centenar, exactamente cuarenta y tres. De ellos treinta y tres eran curas y frailes, y los diez restantes directivos de empresa (asesinatos de Turón), jueces y fascistas notorios.
Se estima que en toda España hubo  2.003 muertos y sometidos a juicio a más de 20.000 detenidos.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Las cifras barajadas son:
  • 3.1561 muertos y heridos en Asturias (1.100 muertos y 2.056 heridos), el 72,8% del total. De los 1.100 fallecidos (855 eran civiles y 245 revolucionarios y tropas del gobierno).
  • 2.336 heridos en España 
  • 107 muertos en Cataluña
  • 80 muertos en Vizcaya y Guipúzcoa
  • 34 muertos en Madrid
  • 15 muertos en Santander
  • 174 muertos el resto de zonas afectadas
  • 450 muertos soldados y policías
  • 43 muertos (33 sacerdotes y 10 entre directivos, empresarios y fascistas) 
[El historiador Stanley Payne, apoyándose en algunos estudios, estima que murieron unos 1.300 rebeldes (1.100 en Asturias, 107 en Cataluña, 80 en Vizcaya y Guipúzcoa, 34 en Madrid, 15 en Santander; el resto, en las demás zonas afectadas). Las muertes entre soldados y policías rondaron las 450. Asimismo, fueron asesinados decenas de curas. Al decir de Payne, fue la mejor armada de las revoluciones izquierdistas registradas en la Europa de entreguerras].
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Hoy en día se conocen muy bien los hechos y sus fatales consecuencias: diversos historiadores de nota, entre los que destaca Pío Moa, han explicado cómo los líderes socialistas (y de la Esquerra) planificaron la sublevación; cómo instruyeron, desde su comité técnico revolucionario, para que tuviese "todos los caracteres de una guerra civil"; cómo organizaron la huelga revolucionaria, acumularon importantes cantidades de armas y prepararon el secuestro o exterminio de enemigos políticos; cómo se infiltraron en el ejército; cómo Companys declaró el estado catalán; cómo Besteiro, el único líder socialista opuesto a la sublevación, fue apartado de la dirección de la UGT (su domicilio fue tiroteado), y cómo los republicanos de izquierdas se echaron pronto atrás, al ver que las cosas no salían. Todos estos hechos, y otros, están hoy debidamente documentados.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
La trascendencia de la sublevación radica en que no fue organizada por grupos periféricos, sino nada menos que por el principal partido de la oposición, el socialista (en compañía de otros), que pretextó argumentos probadamente falsos: por un lado, un supuesto riesgo de fascistización del país debido a la entrada en el gobierno de tres ministros de una CEDA que en 1933 había ganado las elecciones más limpias de la República, pero que sin embargo no quiso entrar en el ejecutivo hasta, precisamente, octubre de 1934, por ver de apaciguar a una izquierda enfurecida.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)

Los propios Araquistáin y Largo Caballero negaron en uno u otro momento tal peligro de fascistización. Por el otro, los supuestos abusos que sobre los trabajadores habría perpetrado el "gobierno de la oligarquía", apelativo en clave marxista que el historiador Tuñón de Lara utilizaba para designar al gabinete de centro-derecha que había salido de las urnas.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)

En realidad, 1933 había sido un año más duro que 1934 en cuanto a condiciones de vida, y los mineros no eran precisamente el sector en peor situación...
No. Como bien apunta Pío Moa una y otra vez, la insurrección socialista buscaba implantar un régimen revolucionario. La documentación en ese sentido es concluyente: basta leer, entre otras, las instrucciones secretas del comité, la prensa y la propaganda del PSOE y los escritos de Besteiro.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Los propios revolucionarios planearon blanquear los hechos en caso de que la operación se saldara con un fracaso, que fue lo que finalmente sucedió. Así, negaron con descaro su participación en la intentona y recurrieron como explicación de la misma a la reacción espontánea de la clase obrera y al "peligro fascista". Con posterioridad, historiadores afines, de gran influencia académica y mediática, han venido insistiendo en ello.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Stanley G. Payne señala que nunca hubo arrepentimiento socialista (aún hoy no hay crítica oficial, aunque sí alguna particular, como la de Prieto y, creo recordar, la de Leguina). Al contrario, a lo largo del 35, numerosos libros, reportajes y folletos exaltaron la sublevación. Es más: lo que hicieron las izquierdas fue lanzar una campaña virulenta sobre las "atrocidades" cometidas en el marco de la represión de la intentona; campaña que tuvo el efecto de hacer olvidar la responsabilidad de aquéllas en los hechos y poner de su lado a gran parte de la opinión pública, incluso en el extranjero.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
La campaña de marras olvidaba las salvajadas de los insurrectos, y en muchos casos exageraba o mentía sobre las cometidas por el gobierno. Como dice Payne, la realidad es que no tenemos estadísticas fiables al respecto, pues si bien las izquierdas anunciaron que realizarían una investigación a fondo cuando llegaran al poder, tras la victoria del Frente Popular dieron largas al asunto, a pesar de la insistencia del centro-derecha para que, de una vez por todas, se llevara a cabo.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
La campaña caló a modo en unas bases que en 1936 se comportaron de manera muy distinta a como lo hicieron en 1934, cuando dejaron a sus líderes en la estacada. Nada más producirse la victoria frente-populista (en un contexto de graves desórdenes públicos, con quemas de conventos y de sedes de partidos como el Republicano Radical), grupos de incontrolados hicieron incursiones violentas en las cárceles para liberar a los izquierdistas insurrectos, y el 21 de febrero se concedió a toda prisa la amnistía largamente anunciada.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)

Por otro lado, un decreto del 1 de marzo obligaba a los empresarios a contratar de nuevo a los trabajadores que hubieran despedido de 1934 en adelante por razones políticas, así como a pagarles un determinado número de jornales, con independencia de si esos trabajadores habían cometido actos violentos o no, incluso contra sus propios patronos.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)

Historiadores tan diversos como Gerald Brenan, Salvador de Madariaga, Gabriel Jackson, Richard Robinson, Carlos M. Rama o Carlos Seco Serrano han descrito la insurrección revolucionaria como el preludio de la guerra civil. Sir Raymond Carr, historiador respetadísimo en todos los ámbitos, dice que la revolución de octubre fue "el origen inmediato" de aquélla. Pío Moa, por su parte, habla de "la primera batalla de la guerra civil". Una vez sofocada la insurrección, la CEDA tuvo en sus manos la oportunidad de demostrar el carácter "fascista" que le atribuían sus enemigos y acabar con una oposición levantada en armas y, de paso, con la República. Pero, lejos de eso, se mostró, como durante todo el periodo republicano, estrictamente respetuosa con la legalidad.
Ilustración de Alfonso zapico. Un edificio con un rótulo de 'Chocolates La Cibeles' en el centro de la ciudad de Oviedo. (La Balada del Norte)
En octubre de 2018 se cumpliran 84 años de aquellos trágicos sucesos, que tanto tuvieron que ver con la guerra. El conocimiento de los hechos, de todos los hechos, así lo atestigua. Es necesario ser consciente de ello, no sólo en honor a la verdad histórica, sino para que todos por igual evoquemos aquel "Paz, piedad y perdón" de Azaña.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
FUENTE: RAFAEL ZARAGOZA PELAYO

Rafael Zaragoza Pelayo (Cádiz, 1951). Jubilado. Licenciado en Geografía e Historia y Técnico en Turismo. Diploma de Estudios Avanzados de la UCA. Profesor de Letras del Instituto Marítimo Pesquero desde 1980. Fue guía intérprete Sevilla-Cádiz. Director Gerente de la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz (1981-83). Miembro fundador del Grupo de Estudios de Historia Actual de la Universidad de Cádiz (1991 hasta hoy). Coautor del libro Cádiz, una Bahía con futuro (Cádiz, 1999), y autor de los libros Calle Libertad (Sevilla, 2003) y La democracia y el mercado en los textos de bachillerato (Valencia, 2007). Miembro de la Junta Directiva del Ateneo de Cádiz. Ha sido colaborador habitual o puntual de diferentes periódicos desde 1991, como Diario de Cádiz, Cádiz Información, La Voz de Cádiz y ABC de Sevilla. Hoy escribe una columna semanal en el Viva Cádiz desde 2013. Colaborador asimismo de diversas radios y televisiones locales de Cádiz. En la actualidad tiene un programa de entrevistas en Onda Luz Bahía tv desde 2012. Es autor de artículos académicos en diversas revistas y de comunicaciones y ponencias a Congresos de Historia.

Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Texto de las hojas anónimas lanzadas por aviones sobre Mieres (Asturias).

Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Rebeldes de Asturias 
¡Rendíos! 
   Es la única manera de salvar vuestras vidas: la rendición sin condiciones, la entrega de las armas antes de veinticuatro horas. 
   España entera, con todas sus fuerzas, va contra vosotros, dispuesta a aplastaros sin piedad, como justo castigo a vuestra criminal locura. 
  La Generalidad de Cataluña se rindió a las tropas españolas en la madrugada del domingo. Companys y sus hombres esperan en la cárcel el fallo de la Justicia. 
    No queda una huelga en toda España. Estáis solos y vais a ser las víctimas de la revolución vencida y fracasada. 
   Todo el daño que os han hecho los bombardeos y las armas de las tropas no nada más que un triste aviso del que recibiréis implacablemente si antes de ponerse el sol no habéis depuesto la rebeldía y entregado las armas. Después iremos contra vosotros hasta destruiros sin tregua ni perdón. 
¡Rendíos al gobierno de España! 

¡Viva la República!

Hojas anónimas lanzadas por aviones sobre Mieres (Asturias)
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
Texto de las hojas repartidas por Mieres (Asturias) para desmentir las tiradas por los aviones.

Comité Revolucionario de Alianza de
Obreros y Campesinos de Asturias

CAMARADAS:
Ha llegado el momento de hablar claro. Ante la magnitud de nuestro movimiento, ya triunfante, en toda España, solo os recomendamos un último esfuerzo: nada más quedan pequeños focos de enemigos, que se esfuerzan en resistir inútilmente la arrolladora fuerza de la Revolución. Hoy podemos deciros que Cataluña está completamente en poder de nuestros camaradas.
En Madrid, Valencia, Zaragoza, Andalucía, Extremadura, Galicia, Vizcaya y el resto de España solo quedan pequeños focos de enemigos, como os acabamos de decir.
El cañonero Dato y otros buques de guerra, se han puesto al servicio de la Revolución.
Urge pues para terminar de una vez con esta situación, en lo que respecta a Oviedo, dar el último empujón a los defensores del capitalismo moribundo.
No hacer caso en absoluto de los pasquines que arrojan.
Hoy 13 Oct.    

El COMITÉ REVOLUCIONARIO.
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)

Hojas repartidas por el comité revolucionario para contrarrestar la octavillas tiradas por los aviones sobre Mieres
Ilustración de Alfonso Zapico. (La Balada del Norte)
El alcance del conflicto, y su desarrollo y desenlace trágicos, convirtieron aquella insurrección en el conflicto armado que presagió la guerra civil

---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las ilustraciones de este artículo son del ilustrador asturiano Alfonso Zapico

Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981). Historietista e ilustrador freelance. Profesional gráfico desde el año 2006. Trabaja en proyectos educativos del Principado de Asturias (Aula Didáctica de los Oficios) e impartido talleres de ilustración en centros educativos de Asturias y Poitou-Charente (Francia).  Realiza ilustraciones, diseños y campañas para diversas agencias de publicidad, editoriales e instituciones. Es ilustrador de prensa en diarios regionales asturianos (La Nueva España, Cuenca del Nalón, Les Noticies…).
Se estrena en 2006 con un álbum de corte histórico para el mercado franco-belga, La guerra del profesor Bertenev (Dolmen, 2009). Su primer trabajo publicado directamente en España es Café Budapest (Astiberri, 2008), donde se mete de lleno en una ficción determinada por los orígenes del todavía no resuelto conflicto palestino-israelí. Acto seguido apuesta por recrear en cómic la vida de James Joyce, Dublinés (Astiberri, 2011), que gana el Premio Nacional del Cómic 2012 y a raíz del cual surge el cuaderno de viaje La ruta Joyce (Astiberri, 2011).
Vive en la localidad francesa de Angouléme, donde, tras realizar El otro mar (Astiberri, 2013) a caballo de su Asturias natal, a la que vuelve con regularidad, se encuentra preparando su nueva y ambiciosa obra, “La balada del norte”, que constará finalmente de tres tomos.
Esta magnífica obra es un autentico tesoro de la novela gráfica española y refleja la negrura de los valles mineros de Asturias de los que surgen personajes luminosos, y bajo el ruido atronador de las minas de carbón se escucha el susurro de una canción antigua. Los viejos y nuevos tiempos chocan brutalmente poniendo a prueba al protagonista, pronto a la Humanidad entera. Éste es el sonido de "La balada del norte".

Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán o polaco. (…) http://alfonsozapico.com
______________________________________________________________________
______________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario