19 de marzo de 2017

Cándido Barbón Entrago, masón de Turón (Mieres-Asturias)

Cándido Barbón, represaliado después de muerto     (artículo actualizado) en "HONOR DE MARGARITA MERCEDES BARBÓN", hija de CÁNDIDO BARBÓN. En la actualidad MARGARITA MERCEDES BARBÓN reside en Argentina con 92 años de edad.
Ilustración de Alfonso Zapico
El tribunal especial contra la masonería y el comunismo aún recababa informes sobre el concejal socialista mierense tras fallecer en el frente del Cinturón de Hierro vasco 
Ilustración de Alfonso Zapico 
Nadie se lo podía haber imaginado un par de meses antes, pero la vida tiene estas cosas. Cándido Barbón, masón, concejal socialista con Manuel Llaneza, revolucionario en 1934, preso y torturado más tarde, combatiente en la Guerra Civil, pero sobre todo asturiano de la Cuenca minera, fue a morir defendiendo la bandera vasca en el frente del Cinturón de Hierro. Ya lo ven, mucha historia para contar en una página, por eso empiezo ya, sin más adornos.
Cándido, hijo de Telesforo Barbón y Carmen Entrago, nació el 25 de julio de 1894, y empezó muy pronto a trabajar en las minas de Turón. Allí pasó su juventud y pudo formar su propia familia, participando muy pronto en la vida política del valle dentro de la Agrupación Socialista, que llegó a presidir en 1918, después de haber sufrido las consecuencias por su activa participación en la huelga revolucionaria que había tenido lugar un año antes, lo que le llevó a dar con sus huesos en el Penal de Cartagena.

Ilustración de Alfonso Zapico
Su caso fue uno de los citados por Andrés Saborit en el informe que presentó ante el Congreso de los Diputados los días 24 y 25 de mayo de 1918: «?Los obreros Cesar Suárez, Clemente de Bueno, Benigno García y Cándido Barbón fueron cogidos a diferentes horas; les pegaron durante todo el día; a las once de la noche los sacaron a u despoblado; a Cándido Barbón le hicieron ponerse de rodillas, y haciendo un simulacro de fusilamiento le pusieron un revolver en la sien. Este hombre, este compañero asustado, dicen los mineros que llegó a manifestar algo de lo que quería la fuerza que dijera, y lo que quería la fuerza que dijese era dónde estaba Llaneza, donde estaban las armas?».
Las torturas no pudieron con él, ya que no tardó en volver a la propaganda socialista dirigiendo la publicación mensual «El despertar de Turón», que se comenzó a editar en 1919 y, como otras revistas políticas locales que salieron a la calle en el Mieres de aquella época, tuvo una vida corta: apenas cuatro números. Pero a la vez su inquietud intelectual le hizo buscar nuevos caminos y así llamó a las puertas de la Masonería en la Logia «Argüelles» nº 3 que se había constituido de Oviedo en 1925.
Seguramente llegó hasta allí de la mano de algún compañero socialista, que tal vez fuese el abogado Juan Pablo García, quien iba a ocupar el cargo de Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33º para España en la década de 1970, o el republicano Joaquín Fernández Riesgo, concejal de esta tendencia en el consistorio que dirigió Manuel Llaneza. Joaquín, también era de Turón y con él y otros vecinos que también se sentaban en la misma logia, pudo formar el Triángulo «Costa» en la localidad minera para evitar así los molestos desplazamientos a la capital.
Dibujo de Manuel LLaneza. Ilustración de Alfonso Zapico
Este invierno estuve en la Casa de Cultura turonesa dando una charla al alimón con Víctor Guerra, uno de los mayores expertos en estos temas, y él, que ha escudriñado en los archivos más que nadie, ha llegado a la conclusión de que Cándido Barbón fue el único minero iniciado como masón en Asturias, donde sí hubo capataces y otros empleados de las explotaciones pero ninguno más que hubiese llegado a compartir la oscuridad de la galería con la de la «cámara de reflexión». Y no por una cuestión de elitismo, ya que entre los miembros de las logias asturianas encontramos también a jornaleros, obreros manuales y hasta anarquistas de casta como Eleuterio Quintanilla.
Barbón, quiso compaginar su ideal socialista con la membresía masónica y por ello escogió como nombre simbólico el de «Kautsky», para homenajear así a un teórico marxista centroeuropeo. Su elección no fue inocente, ya que se dio en el marco de las disputas que se vivieron con intensidad en el socialismo de la Cuenca minera entre partidarios y detractores de la entrada en la III Internacional. Él se sumó inicialmente a las tesis pro-soviéticas con la Agrupación Socialista de Turón y llegó a ser uno de los primeros dirigentes del Partido Comunista de Asturias. Luego, se enteró de que Moscú consideraba a los masones como «restos de la burguesía decimonónica y como una quinta columna del capitalismo», prohibiendo a sus seguidores la permanencia en la Hermandad y, obligado a elegir, obró en consecuencia y volvió otra vez al socialismo donde no se planteaba este problema.
Sepan, de paso, que, mucho más tarde, cuando se empezó a conocer lo que Hitler estaba haciendo en los campos de concentración alemanes, según el profesor Aldo A. Mola, de la Universidad de Milán, los soviéticos seguían considerando que «los fascistas y nazis que eliminaban a los masones no hacían otra cosa que ahorrarles trabajo a los regímenes comunistas».
Esta es una cuestión que merece un estudio más detallado, sobre todo en España, donde se dieron casos como el Andréu Nin, iniciado en la logia barcelonesa «Adelante» nº 360 y maestro venerable en 1917 de la logia «Justicia» Nº 393, que tuvo que escuchar decir a Trotski opiniones como la de que la masonería no representaba otra cosa que un proceso de infiltración de la pequeña burguesía en todas las capas sociales.
Ilustración de Alfonso Zapico
En fin, volvamos a lo nuestro, al 14 de abril de 1931, para ver a Cándido Barbón dirigiéndose a los vecinos, al término de un espontáneo y bullicioso desfile popular de celebración, para proclamar la República y entrar a formar parte, tres días más tarde, de la nueva corporación, junto a Leoncio Villanueva, también compañero del Triángulo Costa. Ambos fueron destituidos tras la revolución de Octubre y pasaron directamente del Salón de Plenos a ser torturados en «El Hachu».
Con la Guerra Civil sabemos otra vez de él, luchando y participando activamente en la resistencia que se vivía en secreto en los barrios obreros de Oviedo. Vean este párrafo que dejó escrito el tránsfuga Oscar Pérez Solís sobre este episodio: «?Y me parece que antes de la ofensiva roja de octubre hubo bastante actividad de este género. Hasta sospecho que vinieron a Oviedo emisarios del campo rojo para dar instrucciones a nuestro enemigo interior sobre lo que debía hacer cuando los sitiadores hubiesen arrollado nuestra resistencia, cosa que ellos se figuraban, tenían al alcance de la mano. Por aquellos días se me dijo -y como es de cajón, puse el caso en conocimiento de la Policía- que a Cándido Barbón, un conocido jefe marxista de Mieres, donde creo que había sido alcalde, se le había visto en Santo Domingo. Por torpeza involuntaria de los que en el primer momento debían haber obrado con inteligencia y rapidez, las activas diligencias de la Policía no dieron el resultado apetecido, pero la impresión obtenida fue la de que, en efecto, el Cándido Barbón, cuya pista se perdió rápidamente, había estado en Oviedo. ¿A qué? Es de presumir».
En efecto, el minero turonés pudo presumir de haber entrado en Oviedo, aunque no desfilando en señal de victoria, como habría deseado. Aquello fue poco antes de que el destino le mostrase inesperadamente una carta marcada. Después de haberse jugado tantas veces el pellejo en Asturias, fue a dejar su vida en un monte del Cinturón de Hierro vasco.
Ilustración de Alfonso Zapico
Cándido Barbón Entrago cayó en combate el 12 de junio de 1937 en Larrabetzu, cuando aquel frente sufrió los ataques más duros de la ofensiva franquista. Aquella fue una de las zonas más castigadas por los bombardeos de la «Legión Cóndor» y allí se pueden observar todavía hoy las fortificaciones que atravesaban el casco urbano del pueblo, cuya población civil había sido evacuada hacia la retaguardia en febrero de aquel año.
Para ayudar a la defensa de aquel punto estratégico, el Ejército Vasco (Euzko Gudarostea) fue apoyado por otras unidades del Ejército Popular que llegaron desde Santander y, sobre todo desde Asturias. Dicen que los asturianos no encajaron bien al principio entre los nacionalistas vascos porque defendían una revolución que no era la suya, pero el caso es que muchos, como Cándido Barbón, no dudaron en regar aquella tierra con su sangre.
Si ustedes se acercan alguna vez hasta allí, no dejen de visitar el pinar de Bolumburu y, si pueden, dejen unas flores ante la fosa común donde se encuentran los restos de los milicianos asturianos caídos en aquellos días de la primavera de 1937.
En cuanto a nuestro paisano, ni después de muerto pudo librarse de la persecución franquista, porque la obsesión de los vencedores no se paraba en minucias. En 1948, el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo aún andaba recabando informes para completar el expediente masónico del hermano «Kautsky». Aunque supongo que a él ya no le podría afectar mucho que le multasen y menos aún que le prohibiesen ejercer ningún empleo o cargo de carácter público?
Ilustración de Alfonso Zapico
FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR


Ernesto Burgos Fernández nació en Mieres (Asturias) el 7 de julio de 1957.

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Oviedo (1979). Diploma de Estudios Avanzados en Arqueología Histórica («La romanización en las cuencas mineras del sur de Asturias» 2006).Profesor de Educación Secundaria, ha trabajado en los institutos «Juan de Herrera» (Valladolid), «Sánchez Lastra» (Mieres), «Camino de La Miranda» (Palencia), «Valle de Aller» (Moreda) y desde 2006 en el IES «Mata Jove» de Gijón.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
LA MASONERÍA Y LA REVOLUCIÓN DEL 34.
 
Ilustración de Alfonso Zapico
La Masonería y Turón - Cándido Barbón Entrago
Ilustración de Alfonso Zapico
http://www.elvalledeturon.net
Cándido Barbón Entrago[1] es el único minero en la formación, y es muy posible que sea el único en toda la regional puesto que en los listados confeccionados hasta éste momento sobre los miembros de la GLRN, la profesión de minero o jornalero, son muy raras en la masonería asturiana. Eso sí hay francmasones relacionados con la minería, pero desde otras condiciones sociolaborales: capataces, empleados de oficinas, delineantes, etc.
Con Barbón, el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo tiene problemas de identidad, y termina reasignándole un nuevo expediente el 4.727 legajo nº 95, según notificación del Delegado Nacional de los Servicios de Documentación con fecha 23 de Junio de 1948, el cual nos dice que Cándido Barbón nació el 25 de Julio de 1894, sin que se especifique el lugar; su condición civil es la de casado con residencia en Turón.
Proviene como el resto de sus compañeros de la logia Argüelles, donde es iniciado y en cuya ceremonia toma el simbólico de un político y escritor alemán discípulo de K. Marx y fundador de varios periódicos, “Kautsky” Con Barbón vuelve a suceder otra curiosidad. Su expediente es más bien escaso en datos, y es raro porque tuvo una significada participación en la huelga de 1917, y en los procesos revolucionarios del 34 por cuyos motivos cual fue detenido, y sin embargo en los informes que se requieren de él en 1949, para completar su expediente personal como masón, nada nos dice de tales hechos.
Ilustración de Alfonso Zapico
Es más tampoco en su ficha no se habla de su clara filiación política, puesto que era un destacado militante socialista, de hecho ocupa en 1918-1919 la presidencia de la Agrupación Socialista de Turón. Un año antes había pasado por la experiencia carcelaria como producto de activismo político en las huelgas del 17, que ignoran los informes policiales que se reclamaron sobre su persona, para confeccionar su expediente masónico.
La participación de Cándido Barbón se circunscribe a la actividad que en 1916 los sindicatos socialistas y anarquistas estaban promulgando como era el e acuerdo en la unida de acción frente al gran incremento experimentado por las subsistencias, muy superior al de los salarios.
Ilustración de Alfonso Zapico
Esto desembocó en la gran crisis del 17, donde los ferroviarios del Norte tomaron la iniciativa a la cual se sumó el sector minero produciéndose la llamada gran huelga del 17, que trajo consigo una multitud de represalias y despidos:

“Se detuvo a todos los hombres, que pasaban del medio centenar, los cuales, seguidamente, fueron trasladados a la prisión de Oviedo. Todo terminó en el otoño y se saldó con multitud de represalias y despedidos. Muchos trabajadores optaron por escapar del Valle llegando al exilio, y otros fueron detenidos como Cándido Barbón que paso al penal de Cartagena”. [2]

Pero la participación de Cándido Barbón como líder obrero le lleva no sólo al activismo obrero sino, que como a muchos otros, les atrae la posibilidad de comunicar sus ideas a través de algo más que la palabra, de ahí que se ponga al frente de la edición de una publicación mensual “ EL despertar de Turón”[3] de orientación socialista .
Ilustración de Alfonso Zapico
Pero el hermano Kautsky, a medida que las organizaciones políticas modifican sus postulados en pro de las propuestas que se están haciendo desde el bloque europeo, éste a su vez dará un giro a su militancia al sumarse a las tesis de los denominados “terceristas” [4] e incorpora a la Agrupación Socialista de Turón al recién creado Partido Comunista de Asturias, cuya Comisión Directiva estuvo presidida por el propio Cándido Barbón , más adelante rectificaría su postura política, puesto que de haber seguido militando en dicha organización le hubiera sido imposible entrar a formar parte de la familia masónica, ya que Tercera Internacional, prohibió a sus cuadros políticos y a sus militantes ser miembros de la masonería.
Cándido pasará al igual que otros compañeros de la actividad política, a estar presentes en la actividad municipal, de ahí que tras proclamada la 2ª República se constituya el 17 de abril de 1931, una nueva corporación entre los que se encontraban, amén del mismo Cándido a dos masones ya citados: Joaquín Fernández Riesgo y a Leoncio Villanueva. El hermano “Kautsky ”, en el seno de la corporación mierense ocupará no sólo el cargo de 4º Teniente de Alcalde sino que presidirá la comisión de Instrucción Pública. Su participación municipal también es muy activa pero concluye junto con la de Leoncio con la destitución de sus actas de concejales, por su participación en el movimiento revolucionario del 34.
Ilustración de Alfonso Zapico
___________________________________________________
[1] Expediente 59, Legajo 327 AHN.
[2] López González, Manuel J. “Informaciones del Turón Antiguo” Oviedo 1995
[3] Este periódico se comenzó a editar en 1919 y salieron cuatro números, en los cuales se encuentran colaboraciones de W.Carrillo y de Pablo Iglesias. Ver más referencias en el trabajo de V.Guerra; La Masonería en Gijón –Prensa y periodistas masones. En prensa
[4] Los Terceristas eran aquellos socialistas que estaban de acuerdo con la III Internacional , en cuya directrices veían el origen y esencia del socialismo.
Ilustración de Alfonso Zapico
FUENTE:  VÍCTOR GUERRA


Víctor Guerra García Nacido el 21-91/1955 en Gijón. Profesión Técnico Turístico Deportivo. Historiados y escritor. 








NOTA: Todas las ilustraciones de este artículo son del dibujante asturiano Alfonso Zapico
Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981). Ilustrador y autor de cómic español, trabaja como profesional gráfico desde 2006.
Ha realizado ilustraciones, diseños, animaciones y campañas para diversas agencias de publicidad, editoriales o instituciones. Ha trabajado en proyectos educativos del Principado de Asturias (Aula Didáctica de los Oficios) e impartido talleres de ilustración en centros educativos de Asturias y Poitou-Charente (Francia).

Colaborador de diarios regionales asturianos (La Nueva España, Cuenca del Nalón), como autor de cómic ha publicado varias obras: La guerre du professeur Bertenev (Paquet/Dolmen 2006), Café Budapest (Astiberri 2008), Dublinés (Astiberri 2011) o La ruta Joyce (Astiberri 2011). Sus títulos más recientes son El otro mar (Astiberri 2013), auspiciada por la Fundación Mare Australe de Panamá, o Cuadernos d’Ítaca (Trabe 2014). Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán o polaco. (…)http://alfonsozapico.com
________________________________________________________________
________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”

·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada