3 de julio de 2016

Toribión de Llanos del Somerón (Lena-Asturias) y la caza del oso (I)

Toribión el popular matador de osos)
Cuadro "Cazar osos" de Gonzalo Obes
Ver artículo del blog de fecha 16 de marzo de 2016 : 
Los plantígrados abundaban en Asturias y eran codiciadas piezas de caza
Oso agresivo
Toribio García Morán (1792-¿1857?), más conocido como “Toribión de Llanos”, fue uno de los mayores cazadores de osos de Asturias. Llegó a abatir a más de setenta plantígrados, a los que asaltaba y acuchillaba en un abrazo, mortal para el animal. A casi todos los mató sin escopeta, sólo con la ayuda de un cayado y un cuchillo. Murió debilitado por las heridas y lesiones que le habían dejado casi inútil tras años de feroces luchas con los osos
Dibujo de oso Cantábrico
Toribión, en febrero de 1815 se casa, a los veintidós años, con Teresa García Cienfuegos. Sus padres eran Francisco García Cienfuegos y Teresa Fernández Rivera, aunque es probable que murieran cuando era aún una niña. Sus tíos, Andrés Fernández y Cathalina Álvarez, vecinos también de Llanos, la tuvieron muchos años en su casa y compañía, por lo que seguramente ellos mismos la criaron [1]. Esta información la podemos obtener del documento que recoge la consignación de la dote que dichos tíos hacen a su sobrina. Desconocemos qué bienes aportó Toribión de su familia [2].
Ya casados, se documenta en primer lugar la venta de una parte de casa que otorga Torbio García Morán a favor de Manuel Castañón, si bien se desconoce a qué edificio se refiere [3]. También consta la venta que el mencionado Andrés Fernández le hace a Toribión de la casa de morada en la que habita por mil reales de vellón [4]. A tenor de la cantidad que paga debía tratarse de una edificación de cierta entidad, por lo que podría tratarse de la Casa del Terriru. En realidad estaba comprando una casería completa: casa de morada con sus antojanas, establo y pajar, un huerto anexo y un cuarto del hórreo que se encuentra inmediato. Queda en el recuerdo oral de los lugareños de Llanos que ésta fue la casa en la que vivió el conocido matador de osos. Aquí guardaba las pitas Ángeles, una de sus tataranietas, y recordaba hace unos años que en esa misma casa daba asilo a los peregrinos que, camino de Oviedo, habían de pernoctar en Llanos.

Llanos de Somerón (Lena-Asturias))
Por otra parte, consta que en 1828 sus padres, Joaquina y Toribio,le vendieron medio día de bueyes en la ería de Cimavicha y el prado llamado El Pumarín, por trescientos reales de vellón [5]. Poco después, el 9 de diciembre de ese año moría su madre. Como veremos más adelante, es posible que su padre muriese en 1844.
 Toribión y Teresa tuvieron siete hijos: Ramona Josefa (1816), Vicente (1818), Enrique Antonio (1819), Celestina (1822), María Carmela (1825), Genoveva María (1827) y Gaspar (1830). Ninguno de los anteriores, salvo el último, aparece en la documentación consultada, de modo que no se puede aportar ningún tipo de información sobre su vida. Como sucedía normalmente en aquellos tiempos, es posible que alguno de los hermanos no sobrepasase la infancia, pues en los artículos de Constantino G. Rebustiello únicamente se recuerda a Ramona, Celestina y Gaspar. Lo que sí se sabe con seguridad es que de Celestina procede una prolífica rama de descendientes aún naturales de Llanos.
Como se acaba de decir, sobre Gaspar se conserva un curioso documento que demuestra el planteamiento de que la familia de Toribión disfrutaba entonces de una posición económica relajada. El texto describe cómo Toribión paga una elevada suma de dinero para que su hijo eluda el servicio de soldado [6]:
“[…] en el sorteo de los mozos de las edades de dieciocho y diecinueve años celebrado en este concejo en el año pasado de mil ochocientos cincuenta para el reemplazo del ejército correspondió a Gaspar García Morán, hijo del primero (Toribio García Morán) el número noventa y ocho y se halla en el día en la Caja de Quintos de esta provincia. En el escrutinio de los de la segunda serie, o sean, de veinte y veintiuno, cupo a Ramón Álvarez, hijo del segundo (Francisco Álvarez) el número ciento cuarenta y ocho, y deseando el Toribio redimir a su hijo del servicio de las armas tratara con el Ramón Álvarez sobre el cambio de número, resultando quedar convenidos y ajustados en la cantidad de tres mil quinientos reales de vellón, y para que tenga efecto lo pactado, por la presente y en la mejor forma que en derecho haya lugar el citado Ramón Álvarez con licencia y expreso consentimiento de su padre, otorga que se obliga a servir la plaza de soldado por el Gaspar García Morán los siete años por los que son llamados al servicio los quintos del reemplazo de dicho año, poniendo su persona en el número noventa y ocho que cupo al Gaspar, prometiendo no desertar de las filas del ejército y a servir con honradez […]”.
«Una aldeana de Asturias» (hacia 1890-91), de Augusto Junquera Lavín.
 Sin duda, los 3500 reales de vellón que paga por redimir a su hijo era una cantidad de dinero impensable para casi cualquier otro labrador de Llanos. Podemos deducir que la caza del oso le reportaba importantes beneficios, actividad que alternaba con la ganadería y la agricultura. Por un lado, cobraría el premio que las autoridades pagaban por cada animal capturado, que podemos aproximar en 60 reales para ejemplares adultos y 15 reales por cada cría (dicha cuantía fue variando con los años).  Por otra parte, la venta de la piel, la carne y la grasa (el preciado unto), también supondrían un importante ingreso.
Este documento proporciona otro dato valioso. Hasta el momento, el fallecimiento de Toribión se fechaba en 1844, según figura en los reportajes de Constantino G. Rebustiello. Sin embargo, lo que refleja esta escritura es que nuestro personaje vivió al menos hasta 1851. En una venta que otorga su mujer en 1857, ésta ya aparece como viuda [7], luego hemos de fijar su fallecimiento entre 1851 y 1857. De esta forma, a su muerte probablemente sobrepasaba los sesenta años de edad. La fecha de 1844 bien podría corresponderse con la defunción de su padre, que al llamarse igual que su hijo pudo haber generado la confusión.
 Un último dato, poco más que anecdótico, aunque curioso, lo obtenemos de las cuentas del Libro de Fábrica de la Parroquia de Llanos. En el acta y presupuestos de la última reconstrucción de la iglesia de Llanos, en 1842, se conviene con Toribio García Morán ajustar en 900 reales las obras de carpintería del cementerio, el templo y el cabildo.
El Terriru - Llanos de Somerón, la casa y hórreo del Terriru, en la que se cree que vivía Toribión
Osa con esbardos en Asturias
LOS ORÍGENES FAMILIARES
La familia García Morán, a la que pertenece nuestro personaje, tiene arraigada tradición en Llanos de Somerón. Aunque podría seguirse su rastro documental al menos hasta el siglo XVII, ahora sólo retrocederemos hasta sus abuelos. De los maternos únicamente se conoce que se llamaban Catalina Muñiz y Josef Fernández Barbado [8]. Por el contrario, varios protocolos notariales ofrecen suficiente información de la desafortunada historia de sus abuelos paternos: José García Morán y María Fernández. Se casaron en 1757 [9] y en los siguientes diez años tuvieron tres hijos: Toribio (padre de nuestro Toribión), José (del que sabemos que acabó viviendo en algún pueblo de la Parroquia de Cabezón) y María (que posiblemente se casó con Juan del Rosal, y tuvo descendencia en La Romía). Para desgracia de esta familia, en 1769 José García Morán murió ahogado en el Río Nalón a su paso por Olloniego, cuando intentaba cruzarlo por uno de sus vados en una caballería [10]. Su viuda, acuciada por las deudas que se originaron en el entierro de su marido y otras muchas, se vio obligada a empeñar sus escasos bienes [11]. Debían sufrir muchas estrecheces, como así lo recoge uno de los documentos consultados: “tenía el difunto muy pocos bienes inmuebles y muy precisos para el cultivo de los bienes raíces y manutención de sus hijos” [12]. Sea como fuere,  la suerte de los García Morán fue cambiando, pues con los años se convirtieron en posesores de numerosas fincas en Llanos.
 El hijo mayor, Toribio García Morán, “el mayor en días” [13], se casó con Joaquina Fernández Barbado, de cuyo padre recibieron una modesta dote matrimonial.  De este enlace nacieron, además del propio Toribión (16/4/1792), Catalina (1798), María Carmela (1801), Francisco, Josefa Casilda (1805) y Rodrigo (1809). Cabe destacar que este último desarrolló carrera eclesiástica, primero como capellán de Llanos [14], después como vicario de San Miguel del Río [15] y luego cura de Caranga (Proaza). Finalmente, se le otorgó el curado de la Parroquia de Llanos [16] aunque es posible que lo rechazara porque en documentos posteriores sigue figurando como cura de Caranga. Cuando aún era clérigo de menores sus padres vendieron varios bienes para los gastos de su pretensión religiosa, incluso otros miembros de la familia contribuyeron con donaciones de fincas en la fundación de un Patrimonio para su congrua y manutención [17].
Árbol genealógico de Toribio García Morán, Toribión, realizado gracias a la inestimable ayuda de Luis Simón Albalá Álvarez
FUENTE: CONSTANTINO G. REBUSTIELLO
Revista Lena, (Robustiello firmaba como Lin de Roces)
-----------------------------------------------------------------------------
[1] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10491-02 / Escribano: Fernando González Escalada / Año 1815.  Consignación de dote otorgada por Andrés Fernández y su mujer, Cathalina Álvarez Carreño, vecinos de Llanos, a favor de Theresa García Cienfuegos, su sobrina y a quien desde hace años tienen en su casa y compañía, para casarse con Thoribio García Morán, su vecino, por la que le hacen donación de las tierras de La Colladiella fondera, la mitad del castañedo de Bisnada, además de dos vacas para junta, dos ovejas y dos mantas. (28/II/1815)
[2] Si bien conocemos algunas de las fincas con las que contaban los García Morán, no se puede precisar cuáles de ellas pasaron a Toribión y cuáles a sus hermanos. Consta que poseían la pieza de La Barrera, dos peonadas de prado en La Brega, otra peonada en otro prado de la Brega, dos peonadas de prado en la Mortera, dos peonadas de prado en Llaneo, la huerta de La Chomba, la heredad de La Cuesta, la huerta de Trescasa, la pieza de heredad de El Peronal, la heredad de Cimavicha, seis días y medio de bueyes en La Frea, la casa de monte con sus dos días de bueyes de heredad de La Brega,  cuatro peonadas en el prado de La Brega,  el prado de El Hortigal, la pieza de La Braña, la pieza de Trescasa, otra en La Traviesa, un día de bueyes en El Altraviisu con un poco de prado, medio día de bueyes en La Panizaliega, un cuarto de hórreo de arriba,  dos tercios de El Huerto de Abajo, y algún otro.
[3]A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10493-01 / Escribano: Fernando González Escalada / Año 1819. Venta otorgada por  Toribio García Morán “el mozo”, vecino de Llanos, a favor de Manuel Castañón, su vecino, de una parte de casa de morada, en precio de treinta y  dos ducados de vellón. (9/VI/1819)
[4]A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10494-02 / Escribano: Fernando González Escalada / Año 1824. Venta otorgada por Andrés Fernández, vecino de Llanos, a favor de Toribio García Morán, su sobrino y vecino, de la casa donde habita con su establo y pajar, antojanas y huerto pegante, así como un cuarto de horreo con suelo que se halla fronterizo a dicha casa, en precio de mil reales de vellón. (15/V/1824)
[5] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10529-02 / Escribano: Pedro Antonio de Haza Muñiz / Año 1828. Venta otorgada por Joaquina Fernández Barbado, conjunta de Toribio García Morán, vecinos de Llanos, a favor de Toribio García Morán, su hijo y vecino, de medio día de bueyes llamado Cimadevilla y el prado o vescón llamado Pumarín, de media peonada, en precio de trescientos reales de vellón. (27/V/1828)
[6] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10615-02 / Escribano: Antonio Reguera Infanzón / Año 1851. Cambio de número otorgado por Toribio García Morán, vecino de Llanos, padre del mozo número noventa y ocho, Gaspar García Morán, con Ramón Álvarez, hijo de Francisco de Zureda, para servir la plaza de soldado que cupo al hijo de Toribio (quedando éste redimido), por la cantidad de tres mil quinientos reales de vellón. (15/IX/1851)
[7] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10751-05 / Escribano: José Hevia Castañón / Año 1857. Venta otorgada por Teresa García Cienfuegos, viuda y vecina de Llanos, a favor de Juan Requejo, su vecino, de dos peonadas de prado llamadas La Mortera de Cabo (= La mortera Quéu), en precio de doscientos reales de vellón, (21-XI-1857)

[8] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10459-07 / Escribano: Antonio Sánchez Balbín / Año 1796.  Carta de pago de dote otorgada por Thoribio García Morán y su mujer, Joaquina Fernández Barbado, y Josef García Campomanes y su mujer, María Fernández Barbado, todos vecinos de Llanos, las cuales dijeron ser hijas de Josef Fernández Barbado y Catalina Muñiz, su primera mujer,  ya difunta. Por haber pasado éste a segundas, les entrega a dichas sus hijas y yernos la parte y porción de bienes correspondientes al dotal y ganancias de la citada Catalina Muñiz, así muebles como raíces en efectos y dinero. (23/XI/1796)
[9] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10415-03 / Escribano: Fernando Hevia Miranda / Año 1757. Manda honrosa otorgada por ¿? Gutiérrez, vecino de Llanos, a favor de María Fernández, su sobrina, soltera, por la que le hace donación de una porción de prado que se llama Las Fayas para que la susodicha pudiera tomar estado de matrimonio con más comodidad. (20/V/1757)
[10]A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10436-05 / Escribano: Manuel García Cienfuegos / Año 1769. Inventario de los bienes muebles e inmuebles que quedaron a la muerte de Joseph García Morán, muerto ahogado en el río que baja de Olloniego, otorgado por su padre, Thoribio García Morán. (2/VII/1769)
[11] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10425-03 / Escribano: Damián José de la Vega / Año 1770. Venta por vía de censo redimible y al quitar, judicialmente autorizada, otorgada por  María Fernández, viuda de José García Morán, madre, tutora y curadora de los bienes y personas de Toribio, José y María García Morán, hijos legítimos del difunto, a favor de Juan Sebastián María Rosal, Patrono de la Escuela de Puente de los Fierros, de  los bienes siguientes: la heredad de La Cuesta, de tres días de bueyes; el prado de Llanedo, de dos peonadas; una suerte de dos peonadas en el prado de La Brega; el prado de La Vega con su casa de ganado, de siega de ocho segadores, con carga de cuarenta ducados de censo y sus réditos al tres por ciento al Hospital de Arbas; la heredad de El Peronal, de medio día de bueyes; la pieza de La Mortera llamada Las Llanas, de dos peonadas; en precio de dos mil doscientos reales de vellón y seis ducados de renta y réditos en cada año. (23/I/1770)
[12] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10425-03 / Escribano: Damián José de la Vega / Año 1770. Pedimento y demás diligencias para la autorización judicial de una venta por vía de censo redimible a fin de pagar las deudas que se generaron por los funerales del difunto. (23/I/1770)
[13] Frecuentemente varios miembros de la misma familia tenían el mismo nombre y apellidos. Para distinguirse, se utilizaban expresiones como “el mayor en días” o “el viejo”, para diferenciar al padre del hijo, que sería “el menor en días”, “el mozo” o “el joven”. Incluso cuando varias generaciones se llamaban igual, aparecían otros distintivos como “el mediano”, “el segundo”, “el tercero”, etc.
[14] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10537-03 / Escribano: Pedro Antonio Haza Muñiz / Año 1845. Escritura de ratificación y obligación al cumplimiento de una información según Carta de Justicia solicitada por Rodrigo García Morán, capellán de Llanos, otorgada por el presbítero Rodrigo Fernández, cura interino de la Parroquia de Llanos, José Fernández Miranda, Pedro Fernández Miranda y José Bayón, sus feligreses, con Juan Cienfuegos, vecino de Parana. (5/XII/1845).
[15] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10616-03 / Escribano: Antonio Reguera Infanzón / Año 1856. Arriendo otorgado por D. Rodrigo García Morán, presbítero vicario de San Miguel del Río, a favor de Martín Castañón, vecino de Llanos, de varios bienes, sitos todos en la parroquia de Llanos, por tiempo y espacio de cuatro años y en la renta anual de doscientos reales de vellón en cada uno: la tierra nominada Las Lindias, de un día y medio de bueyes; el prado de Las Tejas, cabida de una peonada; la tierra de El Covellón, de un día de bueyes; un día de bueyes en la ería del mismo nombre; y la casa de morada con todas sus oficinas, establo y cuarto de hórreo. (4/X/1856).
[16] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 74854-02 / Escribano: Guillermo Blanco Villegas / Año 1874. Escritura de otorgamiento del curado de Llanos a favor de D. Rodrigo García Morán, otorgada por Sebastián Gutiérrez y Gutiérrez, vecino de Llanos y patrono lego. (14/X/1874)
[17] A.H.P.A. / P.N. Lena /  Caja 10537-03 / Escribano: Pedro Antonio Haza Muñiz / Año 1845. Ratificación de una donación de patrimonio otorgada por Toribio García Morán, María Fernández Barbado, Rita Fernández, Vicenta García , Francisco García y Pedro Fernández Miranda, vecinos de Llanos;  Catalina García Morán, vecina de Casorvida; Juan García Cienfuegos, vecino de Parana; José García Morán, vecino de Cabezón; y Manuel García Campomanes, vecino de Las Puentes; a favor de Rodrigo García Morán, vecino de Llanos. (5/XII/1845).

Revista Lena, (Robustiello firmaba como Lin de Roces)
____________________________________________________________
____________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

2 comentarios:

  1. La aldeana con la Guadaña, es ni más ni menos que mi tía abuela, el cuadro se pintó en la casa de Fitoria por detrás del monte Naranco,todo el que haya vivido en Pumarín en Oviedo entre 1920 y 1964, tuvo que conocer a la hermana de la mujer del cuadro, la llamaban La Chucha y nacio en 1890, tuvo diez hijos,Anita, Manolín, Luis, Covadonga,Alfonso,Margot,Mercedes y por último Pepito Rubiera, que era mi padre, me falta el nombre de uno que cayó a un pozo de cal viva siendo niño y una hermana desaparecida en Rusia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado lector, Muchísimas Gracias por el comentario a esta entrada. La imagen está sacada de la "Enciclopedia de la Asturias Popular", editada por "La Voz de Asturias en el año 1994 y el cuadro es: Una "Campesina Asturiana" de Augusto Junquera, se puede ver en el Museo de Bellas Artes de Asturias.
      Un abrazo y muchísimas gracias por la información sobre el personaje (La campesina) de la ilustración del Artículo.

      Eliminar