4 de noviembre de 2014

El 17 de mayo de 1945 en Mieres se celebro funeral por el eterno descanso del Führer alemán, Adolf Hitler

Hitler tuvo el "honor" de un funeral en la villa.

Iglesia de San Juan 1960
El 17 de mayo de 1945 se celebró una misa por el dictador nazi en la iglesia parroquial.
Adolf Hitler
Le suena a ustedes de algo o les causa sorpresa el hecho de que en Mieres se haya celebrado un funeral por el eterno descanso del Führer alemán, Adolf Hitler, como "defensor de la civilización cristiana"? Pues ello ocurrió el 17 de mayo de 1945, 17 días después de su fallecimiento -presunto suicidio- aunque en el interior del recordatorio mortuorio figuren leyendas tales como "cuando Dios permite que sus hijos perezcan defendiendo el Evangelio, predican más alto desde sus sepulcros de lo que lo hicieron durante sus vidas. Murió dejando un nombre que Alemania venera, el mundo respeta y España coloca al lado de los mejores caídos", o bien "Mártir de su ideal y de su fe, como paladín de la causa europea anticomunista, ha caído Adolfo Hitler luchando hasta el último momento. Concédele, Señor, el eterno descanso y alúmbrale la luz eterna". Este acto, a la altura del 2014, inconcebible, ocurrió en la Iglesia Parroquial de Mieres (se supone la de San Juan Bautista).
Es indudable que Carmen Vigil, hija del notario de Mieres Justo Vigil, con domicilio en la calle Numa Guilhou, licenciada universitaria, al igual que su hermana Elena, algo también poco habitual en aquellos tiempos, tuvo algo que ver con tal circunstancia, dado que fue profesora de la Universidad de Viena durante el nazismo. A esta realidad se une su condición políglota con el dominio de varios idiomas como el alemán, italiano, francés y lo más curioso, el catalán. Y es que, según el trabajo publicado por Ismael González Arias, director de la Casa de Cultura de Mieres, en el álbum de las últimas fiestas de San Juan, "su vinculación con la derecha más extrema continuaba años más tarde" y su simpatía por la política del nacionalsindicalismo, personificada en su líder y promotor, se hacía patente con la presencia de una pequeña bandera nazi sobre un mínimo mástil en la repisa de su salón. Otras pruebas de esta vinculación política podían confirmarse con el movimiento de correspondencia epistolar, cercana y cariñosa, con personajes como el comandante de infantería Pardo Zancada o el general de división Luis Torres Rojas, ambos implicados en el golpe de estado del 23-F.
La familia de Carmen Vigil.
De todas formas, Carmen Vigil, como habitualmente se le conocía, tuvo una influencia importante en varios aspectos de Mieres. Por sus conocimientos musicales y folklóricos se había convertido en toda una autoridad dentro del campo de la danza asturiana, concretamente la Danza Prima que constituye uno de los elementos principales del solsticio puntual que separa la primavera del verano y que encuentra, en la noche de San Juan, Patrono de Mieres, lugar preferente en torno a la foguera. Precisamente sobre esta cuestión, por propia imposición de ella, gira la entrevista que Ismael Arias logra conseguir el 23 de junio de 1981, precisamente pocas horas antes de iniciarse el popular ritual de la danza, quedando el resto de los asuntos de su propia personalidad, totalmente al margen.
Esta circunstancia no impide que salga a relucir la labor desarrollada como responsable de la Sección Femenina en esta localidad, y su agrupación coral que, por la iniciativa de Carmen comenzó a participar del acto solemne de la noche de San Juan, algo, con las pautas de su cosecha, que, se sigue conservando en la actualidad, cada año, siendo a la vez quién introdujo el romance de "Hay un galán d´esta villa.." de Juan Menéndez Pidal.
Esta claro que, en las circunstancias que envolvían los tiempos durante el desarrollo y final de la Segunda Guerra Mundial, eran totalmente oscurantistas, sin el menor asomo de una información veraz en España, dada la relación que se había establecido entre el Tercer Reich y el Régimen Franquista. Por lo tanto se sobreentiende que no existía conocimiento alguno de las actuaciones que el nacismo había provocado con sus campos de exterminio y sus acciones especialmente contra el pueblo judío.
Ante ello sobran aquí juicios de valor en torno a la personalidad de una mujer que, si bien participó de actuaciones que pueden considerase totalmente equivocadas, no alcanzan el peso específico, sin duda por desconocimiento de los hechos, como para establecer conclusiones en ese terreno.
Sí existe materia suficiente para calibrar otras de sus actuaciones que alcanzaron notoriedad en Mieres y Asturias, puesto que a la labor desarrollada en la Sección Femenina, y sus investigaciones en torno al folklore regional, hay que unir su trabajo como pianista en uno de los principales discos de Torner, teniendo la voz de Diamantina Rodríguez como fondo e intérprete ideal en 1972, "sin duda el más interesante de la década, ya que por una parte recupera la figura de Torner, que había muerto en el exilio londinense quince años antes y, por otra, llama a una regeneración de la canción asturiana más identificada: la tonada".
Este reportaje podía tener punto final con la última conclusión. Sin embargo, existen hechos colaterales relacionados con la principal protagonista. Carmen Vigil vivía -tal como queda patente con anterioridad-, en la calle Numa Guilhou, compartiendo el edificio con su hermana Elena, en plan separado, puesto que existía cierta tirantez en sus relaciones. Desaparecidas ambas hermanas, el Ayuntamiento de Mieres inició los trámites para la adquisición de la finca, con el fin de proyectar un futuro museo de la canción asturiana bajo la denominación de "Centru d´Estudios de l´Asturianada "Diamantina Rodríguez", algo que, de momento, no tiene visos de realidad a causa de la falta de presupuesto, siendo hoy ocupada por el Consorcio de la Montaña Central.
La herencia literaria y musical, así como otros documentos de interés de Carmen Vigil, caso de libros y fotografías, se encontraron de forma esporádica en varios mercadillos del Principado de Asturias y de localidades de Santander, sin duda, a causa del expolio que sufrió parte de la finca que no había sido adquirida por vía municipal.           
La esquela con el funeral de Hitler.
FUENTE: AMADEO GANCEDO
_________________________________
_________________________________



NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!
Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario