13 de junio de 2014

El poeta mierense de "bable" afable, Teodoro Cuesta

Teodoro Cuesta

Poeta de bable afable y sencillo, sin la pedantería y petulancia que caracterizan la poesía en el bable actual.

http://ignaciogracianoriega.net
Sánchez Vicente invitaba desde las páginas de este periódico, hace unas fechas, a leer a Teodoro Cuesta, y ofrece razones suficientes para ello. La principal (aunque ésta no la aporta Sánchez Vicente) es que el bable de Teodoro Cuesta es sencillo, sin petulancias ni pedanterías que caracterizan y lastran a buena parte de la inflacionaria poesía bable actual, de pretensiones cosmopolitas y políticas evidentes.
El bable de Teodoro Cuesta es afable, sin ánimo diferenciador: nunca busca palabras por el solo hecho de su distancia con la equivalente castellana, y si le vale la voz castellana, no tiene reparo en quedarse con ella. En realidad, el bable es un castellano antiguo, con rasgos locales. Sánchez Vicente no estará de acuerdo, pero qué le vamos a hacer. Según Alarcos, los versos bables de la polémica con Diego Terrero «ofrecen una de las muestras literarias en habla asturiana más frescas, auténticas y espontáneas. No quiero decir con esto que la "fala" utilizada por Teodoro Cuesta sea una pura traslación gráfica de lo que hablaban sus coetáneos. Cualquier conocedor del asunto observará elementos claramente cultos y adaptaciones del castellano». De lo que se trata, en fin, es de que Teodoro Cuesta es un buen poeta en tono menor, sin duda por imposición de la modalidad lingüística en la que escribía.

Gracias a la facilidad de su lengua y a su falta de ambiciones extraliterarias, Teodoro Cuesta es el poeta más conocido del bable y el mejor entendido. Los otros dos poetas del bable son, por el Occidente, el P. Galo Fernández, «Fermín Coronas», más difícil y también de mayor hondura poética, y por la oriental, Pepín de Pría, aunque influido por el bable central costero. Teodoro Cuesta, el poeta de Mieres, es el poeta del bable central, y por extensión, el poeta por excelencia de esa «fala». Seguramente porque su lengua suena de manera más familiar que la de Pepín de Pría y el P. Galo, Teodoro Cuesta siempre fue más popular que ambos, aunque en determinados aspectos, en fantasía y lirismo, le superan. Teodoro Cuesta fundamentalmente es un poeta festivo, aunque también con otros registros, como señala Sánchez Vicente, pero el P. Galo alcanza momentos de auténtico estremecimiento lírico, impensables en Teodoro, y Pepín de Pría crea mundos fantásticos poblados de maravillas, de xanas delicadas y de alcázares de perlas levantados bajo las aguas. Cuesta no llega al lirismo de uno y a la fantasía del otro; en compensación, ni el P. Galo ni Pepín de Pría igualan a Teodoro como poetas populares, ni como poetas civiles. Otros poemas escribió Teodoro de mayor ambición; pero si no fue nunca olvidado del todo se debe a sus poesías festivas.
Teodoro Cuesta no dejó de ser poeta, aún escribiendo versos de circunstancias. Lamento tener que recordar que la poesía festiva y la de circunstancias fueron las que mayor éxito tuvieron en bable hasta su actual desbordamiento pedantesco y político, las que tuvieron seguidores, por lectura o recitación, más entusiastas, y las que mejor resultaron, tanto en el plano humorístico como en el métrico. Porque si la sencillez y musicalidad del bable tiende al lirismo, también facilita el humorismo, y no obstante, a pesar del tono festivo, Teodoro Cuesta planteaba en ocasiones cuestiones graves, en las que, al cabo, el desenfado de la exposición no disimula la gravedad de lo dicho, por ejemplo:

En nacer y morrer semos iguales,
según diz Xuan el Foscu, los mortales,
y que pobres y ricos nos morremos
por la sola razón de que nacemos.

La cuestión ahí queda. Podía haberla planteado un severo predicador durante un sermón ceniciento de Semana Santa o don Ramón de Campoamor en un «poema filosófico». Pero la expone Teodoro invocando la autoridad de Xuan el Foscu, y eso parece, junto con la lengua en que está escrita, que le quita intensidad y dramatismo al hecho incontestable de que porque nacemos, morimos: aunque escriba «morrer», morir es cosa muy seria. Ciertas cosas no pueden ser dichas en bable sino es aligerándolas de sentido, pero entre decir «morrer» por «morir» y que lo diga Xuan el Foscu, en realidad viene a decir lo mismo que Martín Heidegger cuando afirma que el hombre es un ser para la muerte.
Teodoro, que también sufrió lo suyo, sabía todo esto muy bien. Mas prefería escribir sin drama, más por consideración a sus lectores que porque él no lo conociera por experiencia propia, y muchos de sus versos -más de los que esperan encontrar quienes sólo le reconocen como poeta festivo, y aún ahí- encierran drama a flor de verso. «Porque nacemos, morimos», dicho por Xuan el Foscu, es poca cosa; pero por quien lo dice, no por lo que dice. Porque, como diría don Sem Tob, proverbios son proverbios, dígalos o no judío.
En otros casos, la ternura destacada por el diminutivo otorga un tono próximo e íntimo a un poema tan de circunstancias como «Princesina, si ena fuente...», que le susurra a S. A. R. la serenísima señora doña María Isabel, princesa de Asturias. Pues era Teodoro poeta monárquico y de la Casa Real, y cuando la circunstancia lo exigía, levantaba la voz con versos de arte mayor para cantar, de manera vigorosa, a Alfonso XII; pero todos los versos que preceden al potente grito que cierra el poema («Viva Alfonso, rey d'España»), son una deliciosa evocación de la naturaleza astur.
Hiciera poesía festiva o versos de circunstancias, en Teodoro afloraba, por encima de los compromisos, el poeta. Y también el patriota que exclamaba «¡Asturias de mi amor! ¡Xoya brillante!», al tiempo que protestaba enérgicamente por la pérdida de las islas Carolinas, ocupadas por Alemania. Asturias es la patria chica, pero España es la patria grande, sobre cuyo dominio no se ponía el sol: mas Teodoro asiste a un sombrío crepúsculo.
Asturiano, pero ante todo español, defendió las colonias españolas al igual que Pepín Quevedo cantó una victoria de las armas españolas en Filipinas. La lengua no suponía para estos poetas ningún conflicto de tipo personal y mucho menos político. Eran conscientes de que cultivaban una curiosidad local que en ningún caso les impedía sentirse miembros de la patria grande.

Publicado por La Nueva España el 27 de agosto del año 2009 

Estatua de Teodoro Cuesta en su antigua ubicación delante del Ayuntamiento de Mieres

FUENTE: Ignacio Gracia Noriega
---------------------------------------------------
Teodoro Cuesta  (Asturies, 1829-1895)

El más popular de los poetas asturianos nació en La Pasera (Mieres) y fallecido en 1895 tras una vida llena de apuros económicos pero también de optimismo y buen humor. Huérfano de padre, a los quince años abandona los estudios y comienza a trabajar como cajista. Entre las muchas actividades mal pagadas que desempeñó estuvieron las de impresor, gacetillero y periodista en Gijón, maestro de música en Mieres, tocador de xiblata, y empleado de beneficencia en Oviedo. A los dieciséis años lee en el Liceo ovetense su primer poema La mendiga y a continuación comienza los estudios de música, a los que se dedicó mayormente hasta que, en 1876, se hace cargo de la administración del Hospicio. Desde entonces se entregó a la literatura, contando siempre con el fervor del público que lo seguía entusiasta a todas las fiestas, tanto populares como de la alta sociedad, que lo trataba paternalmente, y donde acostumbraban a invitarlo para leer sus poemas. Teodoro Cuesta llevó una vida muy pobre hasta el punto que, sólo unos meses antes de fallecer, se vio obligado a vender la prenda que más quería y que pensaba dejar como herencia a sus hijos: la xiblata de plata. Sin la profundidad cultural de su contemporáneo Acebal, más centrado en lo cómico y colorista, Teodoro Cuesta fue un autor fundamental en la vida cultural de los asturianos a los que les enseñó a querer y creer en su lengua con un espíritu amable y optimista, que lo hace permanecer vivo en la memoria popular como ningún otro escritor ni artista de este país. En 1990 el Principado dedicó a Teodoro Cuesta la Semana de les Lletres Asturianes; con este motivo se publicó la Poesía completa de Cuesta conocida hasta ese momento; cinco años después la Academia de la Llingua Asturiana publicó Dellos poemes más.  

FUENTE:  http://www.epdlp.com
___________________________________
___________________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.


¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada