11 de noviembre de 2013

El campo de concentración de Arnao (Castropol-Figueras)

Arnao - (Castropol-Asturias), memoria del horror. 

«No hacía falta fusilar, se morían solos de hambre» Un monolito que también sigue mudo.

Supervivientes del campo de concentración de Figueras, en la ría del Eo, donde penaron miles de personas entre 1937 y 1943, en especial mujeres y niños, cuentan su historia.


http://www.lne.es
Julián Guerra, niño en los años del campo de concentración, posa junto al monolito que él mismo propuso instalar en el lugar donde hoy se extiende un área recreativa; a la izquierda, una recreación de lo que pudo ser el centro de reclusión de Figueras, junto a la playa de Arnao. / tania cascudo
Dentro de dos meses, en junio, se cumplirán setenta años del desmantelamiento del campo de concentración de Arnao, en Figueras, en la desembocadura del Eo, uno de los centros de reclusión que más gente albergó y que más tiempo estuvo en funcionamiento durante los años de la represión franquista que siguieron a la caída del frente Norte y al fin de la Guerra Civil. En la actualidad, la explanada donde se alzaban los barracones es un área recreativa, próxima a un campo de tiro y a un club aeronáutico. Sólo un monolito instalado por los socialistas de Castropol recuerda todavía a los «hombres y las mujeres allí confinados». Por lo demás, la historia del campo de Arnao es un relato silenciado a lo largo de los años, por más que los pocos testigos que han declarado puntualmente sus recuerdos sobre aquellos años dibujen en su conjunto un retrato de horror y miseria estremecedor y brutal.
Julián Guerra, vecino de Figueras que pasó media vida en Barcelona, es uno de los pocos que se ha empeñado en hacer memoria del campo de concentración de Arnao. Suya fue la propuesta de instalar el monolito y las placas en aquel lugar con motivo de la celebración del centenario de los socialistas de Castropol. Su obsesión con el campo procede de los días que pasó allí de niño, comiendo fabada con los mineros, de la huella profunda que le dejaron aquellos hombres y mujeres. Guerra, nacido en 1935, relata que el centro de reclusión empezó dentro del núcleo urbano de Figueras, «en un edificio largo y bajo que creo que había sido algún tipo de fábrica. Allí metían a los que venían en los barcos». Efectivamente, el historiador Marcelino Laruelo detalla en su libro «La libertad es un bien muy preciado» cómo, con la rendición de Asturias en 1937 y ante el aumento de prisioneros, «los que fueron capturados por la Armada nacionalista en la mar, a bordo de los mercantes y pesqueros en los que trataban de alcanzar la costa atlántica francesa, se les condujo convoyados hasta Ribadeo. Allí, a unos se les desembarcó para internarlos en los campos de concentración de Figueras y Ribadeo». El de Figueras, claro, no fue el único campo de concentración de Asturias. El historiador Javier Rodrigo detalla en su libro «Cautivos» sobre los campos de concentración en España que «la prosecución de la ofensiva hasta el cierre de la zona norte, que pasó por entero a manos franquistas en octubre de 1937, obligó a continuar la dinámica de ampliación de los recintos concentracionarios, en número y capacidad», y que «la recién creada subinspección de Asturias de Campos de Concentración hubo de hacer frente a la puesta en marcha de los campos de Llanes, Celorio, Gijón, Avilés, Candás, Oviedo (La Cadellada), Pola de Siero, Infiesto, Luarca, Ortiguera, Andes y Figueras, con una capacidad total de 30.000 prisioneros».
En los listados que aporta Laruelo con los prisioneros fallecidos en el campo según el Registro Civil de Castropol, ya figura en 1937, el 7 de diciembre, la muerte de Andrés Suárez Fernández, de Trubia, de 65 años, al que siguen Manuel Vetegón, natural de Boadilla del Monte, Madrid, vecino de Matamorosa, Cantabria, de 53 años, fallecido el 7 de enero de 1938 y Celestino Esnaola Larrañaga, vecino de Éibar, Guipúzcoa, de 55 años, fallecido una semana más tarde también en el campo de Arnao. El resto de los prisioneros muertos pertenecen ya a 1939. En ese año ya había llegado al campo de concentración Arturo Pin «Pinín», un soldado de 19 años, natural de Caborana, destinado a Arnao con la IV Compañía en la que servía entonces. El hijo de Julián Guerra, Daniel, cuando su padre buscaba testimonios sobre el campo con motivo de la instalación del monolito, se encontró casi de casualidad con el testimonio de Pinín en el Centro Asturiano de Barcelona. Y así recogió su testimonio:
 «Mirándome fijamente a los ojos, el de Caborana comienza entonces su relato estremecedor. Eran miles de hombres y mujeres los que había allí metidos, en barracones infectos, sin letrina ni fogón ni nada que se le parezca. Arrancaban las puertas y las quemaban para calentarse. Estando yo no se fusiló a nadie, porque no hacía falta. Ya se morían de hambre, pero es posible que antes, durante la guerra, sí. Había malos tratos porque había presos políticos. A los mineros de les Cuenques, a esos sí que les daban. Cuando llegamos nosotros los presos nos recibieron con alivio. Nos dijeron que los de antes [falangistas, supone Julián Guerra] eran mucho peores. Tenían una asignación para sobrevivir pero se la quedaban los oficiales. Cambiaban ropa por comida hasta que se quedaron sin nada que cambiar. Había un médico sin apenas instrumental que poco podía hacer. Pensaban que si enfermaban lo mejor era dejarlos morir. Así habría más sitios para menos rojos. Era un cementerio viviente. Los veías vagar famélicos, acobardaos, con la mirada perdida. Nos veían comer y cuando íbamos a tirar un musgo de patata sin pelar o un pedazo de carne con hueso nos decían que no lo tirásemos, que se lo diéramos. Había gente del pueblo que se arriesgaba a llevarles comida, pero no podían entrar ni hablar con ellos. No había contacto con el exterior y las cartas se censuraban. Nosotros, aprovechando los relevos, les repartíamos comida sin que se enterasen los oficiales. Sobre todo huevos, leche y boroña. Ellos lloraban de agradecimiento. Aquello te rompía el alma.
Aunque se ha dicho varias veces que el día 5 de septiembre de 1939 se firmó la orden de clausurar el campo de concentración de Arnao, pasando su personal, fuerzas de escolta, prisioneros y material al de La Vidriera de Avilés, está documentado que el campo de Figueras siguió funcionando como campo de concentración para presos gubernativos, ya bajo el mando de la Dirección General de Prisiones. A partir de ese momento se incrementa aún más el número de mujeres y niños, separados del resto por una alambrada, en su mayoría procedentes de familias de «fugaos», que eran detenidas y encarceladas como forma de represión y para evitar que dieran apoyo a los guerrilleros. José Manuel Castiello Carriles sólo tenía once años cuando fue trasladado al campo de concentración de Arnao con su hermana Pilar. Con sus hermanos fugados, «Los Castiellos», los famosos guerrilleros Eduardo y Corsino, esta familia de Peón (Villaviciosa) sufrió de forma terrible la represión. Tras la persecución diaria y la tortura, fueron enviados a Figueras. José Manuel Castiello Carriles contó a Gerardo Iglesias, en su libro «Por qué estorba la memoria. Represión y guerrilla en Asturias. 1937-1952», sus terribles recuerdos del campo de Arnao:
«El invierno era muy duro, el viento huracanado y húmedo del mar se filtraba en el interior de los barracones produciendo un crujido en las maderas que hacían temer una catástrofe. A las siete de la mañana había que izar la bandera al aire libre, aún lloviendo, todos formados cantando el Cara al Sol con la mano en alto. La misma operación se repetía arriándola al anochecer. La comida era mala, se servía también al aire libre y formando colas. Prácticamente se comía de pie sobre la marcha para formar una nueva cola de reenganche. El tiempo del día se empleaba en sacar grijo del mar para construir una carretera. Se hacía con cestos a mano en largos trayectos. El trabajo era muy duro, principalmente en invierno, y no había consideración alguna para las mujeres...». Después de estar más de un año confinado en el campo, José Manuel Castiello es puesto en libertad el 2 de marzo de 1942. En el documento en el que se le comunica que abandona el campo se detalla que había sido detenido «por ayuda a los huidos». Según Gerardo Iglesias, el de Arnao fue uno de los campos de concentración que más tiempo estuvo abierto, uno de los más terribles y por donde más gente pasó junto a La Vidriera, en Avilés. Su familia también estuvo allí confinada. Su tía Olvido hasta finales de 1942. También su madre, Priscila Argüelles.
Los testimonios que Gerardo Iglesias recogió indican que allí, durante los primeros meses, sólo había una alambrada, «un sitio horrible en el que los presos soportaban el temporal al lado del mar a teyavana, mientras ellos mismos iban levantando los barracones y las oficinas». Efectivamente, los presos de Arnao construyeron el campo y después las carreteras que todavía hoy se conservan y conectan el arenal con Figueras y con Barres. Julián Guerra supo allí por primera vez lo que eran los picapedreros. Los mineros atados con cuerdas (no había dinero para grilletes) haciendo la carretera, los niños haciendo de aguadores y las mujeres subiendo la piedra desde la playa.
En los documentos que ha manejado Manuel Fernández Trillo, que ha investigado sobre «La represión fascista en el Valle de Aller» (junio de 2012, Itzarren Hausa) y de los 1.067 presos del concejo ha identificado unos sesenta que pasaron por el campo de Arnao, se identifican los «cuerpos» adscritos al campo en los que quedaban integrados los presos como el Batallón de trabajadores n.º 7 del Campo de Figueras o el regimiento de fortificaciones número 3, en diciembre de 1941. Iglesias añade que, aparte de los registrados en Castropol, «murió mucha gente». «Unos de hambre, otros de malos tratos, por los trabajos forzados y la mala alimentación». Allí murió, cita, Teresa, madre de los Argüelles de Enterríos. La habían apaleado en Vegadotos y fue allí a morir. Su nuera, Celia Fernández, casada con el guerrillero Ursino Argüelles, también estaba en el campo de concentración. En Arnao coincidieron con otra familia de Vegadotos, los emparentados con el fundador del SOMA, Manuel Llaneza. Uno de sus hijos, Arístides, también se había echado al monte, y a Arnao también mandaron a su mujer, Laura Fernández, y a los hermanos de ésta. Uno de ellos era Manuel Fernández, entonces tenía 16 años. Salió del campo para hacer la mili, pero se llevó puesta la relación con aquella otra familia hasta el punto de que entre ellos encontró a su mujer, Mariluz Fernández, hermana pequeña de Celia, la mujer de Ursino. Mariluz y Manuel son los padres del actual presidente del Principado, Javier Fernández, que ha contado esta historia a petición del periódico. Conoce los hechos pero poco más sabe de aquellos años. «En casa no se hablaba de la Guerra Civil. Sólo entre mi padre y mi madre, ocasionalmente, y en voz baja», concluye.
A Julián Guerra también le costó encontrar testimonios. Aunque todo el mundo en Figueras sabe lo que hubo allí e incluso algunos ocuparon puestos en el campo de concentración, la tónica es un manto de silencio. Él nunca lo olvidó. Eran años difíciles en su familia. Su padre estaba preso en Oviedo, por republicano, y el niño se criaba en Figueras con la familia de su madre, con una abuela pescantina a la cabeza que gobernaba bien su negocio. «Nosotros no es lo que lo pasáramos mal, pero no comíamos mucho», cuenta. Eso, el hambre, fue lo que le llevó al campo. Suyo es el último testimonio: «Había un soldado que era de Oviedo, Avelino, que cortejaba a una tía mía. Yo andaba todo el día pegado a ellos, con los camiones. Un día los mineros invitaron al soldado a sentarse a comer fabada con ellos. Eran ya los últimos años del campo, los prisioneros ya tenían despensa y los mineros presos todos los jueves hacían fabes. A mí me hacía gracia como hablaban, tan distinto a lo nuestro. Me quedó grabada una frase que decía uno, "Jesús, trae les llaves que vamos pesar les fabes". Yo me quedé a comer con ellos y me dijeron que podía volver todos los jueves. No era poca cosa poder comer una fabada. Allí iba siempre. Y había un niño preso, Jesusín, que estaba con su madre, creo que eran de El Entrego, que siempre se sentaba con nosotros. Se quejaba porque tenía que llevar el agua a los obreros. Yo no entendía que estuviera allí. Un día lo robé y me lo llevé para Figueras. No te quiero decir el revuelo que se montó».
En septiembre de 2001 la agrupación socialista de Castropol celebró con una comida de hermandad el centenario del partido y aprovechó para instalar en el área recreativa que ocupa el lugar del campo de concentración un monolito con una placa «en memoria de los hombres y mujeres que perseguidos por sus ideas aquí estuvieron confinados entre los años 1937 y 1943».
La idea fue de Julián Guerra, que de vez en vez regresa al lugar, le pone flores y realiza homenajes silenciosos. Cuando se inauguró, vino Areces y Julián recibió a Villa con un «cuidado donde pisas que esto está lleno de mineros», en alusión a los fusilados que, según algunos testimonios, se enterraban en el campo o se tiraban por el acantilado.
Pero hace ya tiempo que el monolito es una piedra muda. Dice Julián Guerra que los ataques a las placas que tratan de ser testigos de lo que allí sucedió tienen más que ver con la manía que en Figueras se le tiene a Castropol que con otra cosa. Pero también reconoce que en el monolito han aparecido pintadas aludiendo a los crímenes cometidos por los republicanos durante la Guerra Civil. Pintadas como «No os acordáis de Paracuellos». Cosas así. El caso es que el Ayuntamiento repuso por segunda vez la placa, pero no lo hizo por tercera vez. Ahora allí sólo hay una piedra muda que nada dice sobre el horror que miles y miles de hombre, mujeres y niños sufrieron allí.


Playa de Arnao, Figueras
FUENTE: LNE. Asturama.
                                      [--------------------------------------------]





 
Campo de concentración de Arnao (Castropol-Figueras)
Finalizadas las operaciones en Asturias, entre los meses de septiembre y diciembre de 1938 se levanta en Arnao (Figueras-Castropol) un campo de concentración de Prisioneros de Guerra, dependiente de la Inspección General de Campos de Concentración y más tarde de la Columna de Operaciones de Asturias (COA). Las fuerzas de guarnición en este campo tenían a su cuidado, además de las labores propias de vigilancia, la defensa de la costa y de la Ría del Eo.
Para albergar a los prisioneros, se construyeron tres barracones o galpones de madera, que albergaban cada uno unas 300 personas, dispuestas en literas de tres pisos de a cien personas cada galpón. Cada barracón medía 32 m. de largo por 10,70 de ancho. Estaban pintados de color gris oscuro. Entre los barracones había una caseta, también de madera, de 6,50 x 5,20 m., así como un subterráneo destinado a almacén de víiveres.
Más tarde se construyó un nuevo barracón para albergar a las fuerzas de guarnición, compuestas por una Compañía al completo.
Además, fuera ya del conjunto anterior, había otro barracón dedicado a enfermería con capacidad para 27 camas.
Existía, además, una casa que hacia las veces de oficina administrativa y vivienda de oficiales, una garita de guardia, una fuente de agua potable, construyéndose posteriormente otra casa destinada a cocinas. Todo ello fue construido por los propios prisioneros.
Todo el conjunto del campo estaba cercado con alambre de espino, así como una serie de de fortificaciones ligeras de campaña para facilitar su defensa.
En el mes de junio de 1943 se levanta el campo y se desarman los barracones de madera.
No hace muchos años aún permanecía en pie, sin marcos, puertas y ventanas, uno de los edificios de mampostería y un precioso banco de cemento en la zona dedicada al esparcimiento de la guarnición, cuyas obras desaparecieron con la construcción del Puente de los Santos. Todavía son testigos visibles, empero, los magníficos caminos de comunicación, construidos con piedra rota "a porrillo" por los propios prisioneros.
Relativamente cerca del campo, en la estratégica posición de Punta de la Cruz, que dominaba la boca de la Ría, en diciembre de 1936 se emplazó una pieza antiaérea de marina del ¿calibre 10?, de plataforma fija con rodillos giratorios. En sus inmediaciones, en el lugar conocido como Yán, se cosntruyó un polvorín y una caserna de ladrillo para albergar a los servidores de la pieza. Estos los constituían un contramaestre (jefe), un cabo tirador, un altimetrista y cuatro sirvientes de pieza. La única actividad desplegada por esta pieza fue contribuir, junto con un bou artillado, al bombardeo de un avión enemigo. Enn el primer trimestre de 1938 la pieza fue retirada de su emplazamiento.    
                            Castropol
FUENTE: J. Carlos

No hay comentarios:

Publicar un comentario