22 de junio de 2017

El infortunio acompañó la vida de la azucarera de Pravia (Asturias)

La azucarera de Pravia, quimera del 98
Vista de la azucarera, a la derecha, y del Ferrocarril Vasco Asturiano desde las inmediaciones de Santa Catalina. (Pinterest)
El cierre en 1903 de la fábrica, cuyo edificio acogerá ahora la Casa del Salmón, fue un varapalo para el sueño de potenciar las bondades agrícolas de la comarca
San Esteban de Pravia. (Pinterest) 
http://www.lne.es
Los inescrutables y caprichosos caminos de la historia quisieron que el Desastre del 98 contase en Pravia con un inmenso monumento erigido en su memoria. Ciento nueve años después de su construcción, la chimenea de la azucarera sigue dirigiendo hacia lo alto las miradas de propios y ajenos a pesar de que el paso del tiempo no ha sido generoso con su grandeza. Tras décadas condenada al mayor de los olvidos, la majestuosa fábrica praviana -considerada una de las joyas del patrimonio industrial asturiano- vive inmersa en un proceso de recuperación que le dará una nueva vida como centro de servicios y Casa del Salmón.
La Azucarera de Pravia tras el comienzo de las obras de rehabilitación.Wikipedia
A lo largo del último tercio del XIX España fue testigo de uno de los períodos más convulsos de su historia, que concluyó estrepitosamente con el conflicto mantenido con Estados Unidos en 1898 y con la consiguiente pérdida de las últimas colonias en ultramar, siendo especialmente dolorosa la pérdida de Cuba, la «perla del Caribe» en cuyas tierras se producía caña de azúcar a gran escala.
Auspiciada por el clima de inestabilidad que se vivía, la producción de azúcar de remolacha se había iniciado en Asturias en 1893 y había experimentado un fuerte impulso en 1899 tras la implantación de un nuevo gravamen a la importación de este preciado producto. Durante ese período se construyeron las azucareras de Veriña, Villaviciosa, Villalegre, Lieres y Pravia, siendo ésta la última en abrirse, concretamente en 1901.
Restos de la antigua fábrica azucarera de Villalegre, con la chimenea protegida al fondo.
En noviembre de 1899, Luis Longoria Casares -presidente del consejo de administración de la sociedad Azucarera Praviana- consiguió el permiso para construir la fábrica, una zona para acceder a los terrenos sitos entre la carretera de Cudillero y el río Aranguín, la explotación de canteras y el tendido de una vía estrecha Decauville. El 15 de mayo de 1900 el diario «Nalón» señalaba que el presupuesto de ejecución de las instalaciones ascendía a 1.750.000 pesetas.
Postal antigua del río Nalón en Pravia. (Pinterest)
Las razones para ubicar una azucarera en Pravia respondían a la fertilidad de las vegas del Nalón y a la proximidad con la línea del ferrocarril Vasco Asturiano Ujo-San Esteban que por aquel entonces se estaba construyendo. Debido a que la incorporación de Asturias a la producción de azúcar de remolacha fue tardía, las maquinarias y procesos de fabricación ya estaban plenamente definidos. Su montaje era realizado por empresas extranjeras, siendo la compañía alemana Brannschweig la encargada de efectuar las instalaciones. Mientras, la construcción del edificio corrió a cargo de ingenieros españoles.
Niños pravianos ante la azucarera, en 1900
Realizada con muros de mampostería combinados con ladrillo visto, la azucarera comenzó a funcionar en enero de 1901 con una plantilla de unos 120 obreros. En su nave de molturación se transformaban unas 350 toneladas diarias de azúcar mediante un proceso que hacía pasar los jugos de unas máquinas a otras de manera automática. Ese sistema hacía que los inmuebles fuesen de dimensiones considerables, ocupando la fábrica praviana una superficie de 1.539 metros cuadrados, divididos en tres departamentos de 2 o 3 plantas cuyos bajos eran recorridos por una vía de ferrocarril. Las instalaciones se completaban con otra nave para albergar la maquinaria motriz, la chimenea de 45 metros de altura, las oficinas y un cuerpo de 5 plantas, hoy desaparecido.
La fábrica en 1989, años antes de su parcial derribo
A pesar de todo, el infortunio acompañó la vida de las azucareras asturianas. El reducido mercado hacía que la competencia fuese despiadada, la remolacha sólo tenía un contenido sacárido del 8 por ciento y, además, muy poca gente se podía permitir el lujo de comprar azúcar refinada. En 1903, dos años después de su inauguración, la fábrica praviana cerraba sus puertas sin alcanzar el sueño de explotar las vegas del bajo Nalón.
La Azucarera, con preparativos para las obras, en Pravia
Desde entonces, el deterioro de la fábrica se agravó, derrumbándose su cubierta en los 90 y su chimenea en 2005. Hace apenas un año, el destino ha brindado una segunda oportunidad al derrelicto, que albergará la Casa del Salmón y varias dependencias municipales.
Reforma de la Antigua Azucarera. (RTPA)

FUENTE: IGNACIO PULIDO
______________________________________________________________________
______________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
§ - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario