15 de diciembre de 2016

Grandes fotógrafos de la historia de Mieres

La imagen histórica a través de sus autores 
(ver artículo del blog "Frank, el fotógrafo de parte de la historia de Mieres")  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2013/05/frank-el-fotografo-de-parte-de-la.html
El fotógrafo de gran parte de la historia mierense, Frank (1887-1970). Florentino Fernández Iglesias nació en Morcín en el año 1887. Con tan solo 14 años  recién cumplidos, en 1901, puso rumbo a Estados Unidos. Aquel joven que quería labrarse un futuro al otro lado del océano se estableció primeramente en Detroit, con su tío, trabajando en una fábrica de coches. Posteriormente se trasladó a San Luis (Misuri), y allí aprendió las más modernas técnicas de fotografía de la mano de un fotógrafo de origen alemán, Jacob Hass, que tras jubilarse le traspasó su estudio.
En San Luis estuvo trabajando hasta bien entrado el año 1915. Fue entonces cuando decidió volver a España, comenzando su andadura profesional y buscando una ubicación fija, de esa manera, se estableció en la calle Corrida, nº37 de Gijón. El local estuvo abierto entre 1916 y 1926. Su primer anuncio, en prensa, aparece el 14 de diciembre de 1915 en el diario "El Noroeste", y en él, ya se indica su ubicación en la ciudad. 
En 1921 abrió su local en Mieres. También probó suerte en Langreo, con local entre 1926 y 1930, y en Oviedo.
Tras haber llegado a Asturias con sus locales de ‘Fotografía Americana’, colaborando con diarios regionales y firmando siempre sus instantáneas como F. Fernández, Florentino decidió cambiar ese detalle, convirtiéndose en Frank, una firma que le haría ser recordado, en Mieres, como uno de los grandes fotógrafos del siglo XX.
Fue aquí donde se volvió a casar, tras perder a su primera esposa, con la que tuvo dos hijos, unos años antes. En Mieres nació Mari Luz, su única hija, fruto de ese segundo matrimonio.
En Mieres siguió trabajando incansablemente, fotografiando todo lo fotografiable hasta que se jubiló. Falleció en esta misma localidad en 1970.
Murió dejando un gran legado a los mierenses: centenares de fotografías de la época dorada del concejo. Fotografías que, en su mayoría, obran en poder del Archivo Municipal del concejo. (http://elblogdelmierense.blogspot.com.es). Su biografía completa, y una pequeña muestra de su obra, queda reflejada en el libro "Fotografías de Frank, 1887-1970" que la Fundación Alvargonzález publicó en diciembre de 2015
Grandes fotógrafos que dejaron una huella imborrable en el concejo
El fotógrafo José Manuel Pérez Alonso en su estudio (Foto Alonso). José Manuel Pérez Alonso, conocido popularmente como Alonso, fue fotógrafo del Ayuntamiento y de la fábrica de Mieres desde 1943. Sus hijas, Isi, Ana y Eli Pérez, recibieron de legado un «interesante archivo de fotos» y, tras algunas divagaciones, «lo hemos hecho público para que todo el mundo recuerde cómo era Mieres. Las fotos recorren la historia del concejo desde los años cuarenta hasta principios de los setenta. Las fotos industriales recogidas en «El Mieres de Alonso» gozan de gran calidad técnica y estética, y, además, recogen momentos históricos del desarrollo industrial, como la visita del Rey cuando aún era Príncipe al pozo Nicolasa. Según sus hijas, «el Rey era muy amigo de nuestro padre, siempre que venían hablaban porque compartían su afición por la fotografía». Una afición que Alonso pasó a sus hijas, que regentan el negocio familiar desde la muerte de su padre, en el año 1979. Fuente. CARMEN M. BASTEIRO
Pues sí. Echando mano de la manida y gastada sentencia de que una imagen vale más que mil palabras, la historia de Mieres se "escribe" con unas imborrables pinceladas gráficas que toman plena actualidad a través de las nuevas corrientes de la redes sociales. Las páginas web, con su séquito de seguidores de todos los frentes humanos, geográficos y de cualquier condición, han puesto en pantalla, la grandeza de la imagen de un pasado que, siguiendo el ritual puede decir que "fue mejor que el presente", al menos en estas zonas deprimidas de las cuencas centrales de Asturias.

La Pasera a principios de siglo. Fotografía de Cloux
Y de dejar esa huella permanente e histórica, se encargaron una serie de profesionales y aficionados cuya herencia, o bien está reflejada en esa estela de las redes sociales, en los archivos de medios de comunicación escritos o se guarda, como oro en paño, en el deseo recordatorio de sus descendientes.
Porque, dicho a tiempo, la mayoría de los forjadores gráficos de la historia mierenses de los últimos ochenta años, se han ido de este mundo, dejándonos su huella inconfundible. Algunos, pocos, aún mantienen su agradable presencia entre nosotros. Y ellos son testigos de ese pasado floreciente.
Hubo en Mieres grandes fotógrafos profesionales cuyo recuerdo parece florecer ahora con cierta frescura. También aficionados que dedicaron una buena parte de su existencia a recrear e inmortalizar la imagen de un pueblo cuyo discurrir histórico giró en torno a una serie de acontecimientos que han puesto, como se suele decir, "la casa patas arriba".
La Pasera en 1915. Fotografía de Enrique Suárez
También es justo y necesario dejar constancia de la presencia activa de los que hoy se han dado en llamar "fotoperiodistas" aunque, por supuesto, a nivel discreto de corresponsalías comarcales o locales. Pero su papel fue fundamental para dejar un legado que, en base al lógico noticiero diario del acontecer de un pueblo, complementaron certeramente cada acontecimiento o el simple discurrir de la vida a través del paulatino discurrir del tiempo.
En esta fotografía de finales del siglo XIX en Santullano (Mieres), aparece de niño, el fotógrafo mierense Enrique Suárez Suárez en la carnicería (matadero) de los padres del fotógrafo 
Dejar constancia del tesoro que supone poder mostrar aquí y ahora un compendio de esa realidad, sería demasiado aventurado. Varias publicaciones en forma de volúmenes fotográficos, o formato de edición librera, hablan ya de ese tesoro y es seguro que dentro de unos meses aparezca publicado en perfecto marco tradicional, una bella joya de lo que arrojaron, gráficamente hablando, las décadas de los años ochenta y noventa. A la espera de ello queda la ilusión.

Luis González, haciendo una fotografía de Mieres
Pero sí se puede hablan largo y tendido de quiénes firmaron con su rúbrica diaria el acontecer de los últimos tiempos dejando huella inconfundible. Porque es obligado aclarar que, por aquel entonces, la fotografía constituía un elemento indispensable e ilusionante de cualquier acontecimiento que sintiese la necesidad de dejar testimonio de cara al futuro, desde la pequeña estampa del "retrato al minuto", para la cédula personal, hasta los artísticos álbumes de bodas, bautizos, conmemoraciones familiares y demás. Y que decir de actos públicos de toda índole, entre los que destacaba los festejos patronales, excursiones, citas deportivas, reuniones de diversión y otros actos similares. Era, por significarlo de alguna forma, el obligado testigo que servía posteriormente para el recreado recuerdo. Es obvio que también se encuadra, en este reflejo del pretérito, pruebas irrefutables de sucesos que lesionaron, en algunos casos, gravemente, la convivencia humana. Y ello quedó reflejado, para la posteridad, en la imagen estática, pero viva, de la fotografía.
El estudio de Foto Paco, en la calle Guillermo Schultz. En frente del desaparecido cine Novedades. Facebook Mieres años 80 y 90 de J.R. Viejo
Entre los valientes maestros del pasado figuran aún algunos que afortunadamente se encuentra con nosotros. Luis González González es quizás uno de los más significativos, puesto que, a pesar de no haber tenido nunca estudio propio, fue vigía de la realidad mierense, durante muchos años, al lado de uno de los más conocidos fotógrafos de Mieres, el que respondía a la denominación popular de "Foto Alonso" (José Manuel Pérez Alonso), llegado a esta plaza desde Gijón y cuya obra está actualmente recogida en un estupendo álbum. Su huella sigue perenne a través de una de sus hijas, concretamente Eli Alonso.
Boda de Pérez Alonso con Anita Martínez
Nuestro protagonista hoy, Luis González, con lugar de nacimiento en el barrio de La Villa, tiene un recuerdo fresco, pese a su edad cercana a los noventa años, de todos los profesionales que formaron vanguardia hacia la mitad del pasado siglo. En esa línea cita a Santos Barriales, procedente de León pero de los considerados uno de los de casa, indudablemente tiene palabras emotivas hacia la figura de quién fue su mentor, Pérez Alonso, quien mantuvo, durante un largo tiempo, sus estudios por diversos lugares del casco urbano hasta terminar en la actualmente denominada calle Manuel Llaneza.
El gran Frank en su estudio de Saint Louise, Missouri
A Florentino Fernández, más conocido por "Frank" (seudónimo consecuencia de su estancia en Estados Unidos), lo considera un genial retratista y con esa estela viene figurando en el discurrir de los tiempos, con la particularidad de que usaba una ampliadora solar; de Manolito, el del Bazar X guarda el concepto de su gran conocimiento sobre la fotografía; contempla la figura de los hermanos Paco, herederos de Francisco García González, allerano nacido en Bello, el mayor, Paco con estudio y especial dedicación a los deportes y el más joven Paquín, retratero con "estudio" al aire libre en la calle Doce de Octubre, frente a la plaza cubierta, con su caballito de cartón para los peques, sus decoraciones volantes de cara a retratos familiares y también la foto al minuto para la cédula personal;
Ramón Zapico con su cámara, a la izquierda, tras un partido del Caudal
Ramón Zapico aún vivito y coleando con sus noventa y cuatro años, alma y presencia activa en cualquiera de las conmemoraciones o acontecimientos que ocurrían o se programaban en Mieres, como si de un relaciones públicas de la fotografía se tratara, sobre todo en bautizos y comuniones. Y en fin, muchos más que, sin duda alguna dejaron su impronta marcada de cara al futuro.
Especial mención hacemos, con el beneplácito de Luis González, de los que ahora se les considera fotoperiodistas.
Foto del fotógrafo mierense, Julio Barrero ('Jubar'). Jubar - Tenía un estudio en Mieres y durante décadas colaboró, además, con varios periódicos que solicitaban sus servicios para ilustrar las informaciones de la cuenca del Caudal
Y es que aunque su marco de acción era local o como máximo comarcal, ellos formaron parte sobre todo de periódicos y semanarios. Con LA NUEVA ESPAÑA por bandera estuvo, durante unos cuantos años Julio Barrero "Jubar" que tenía su estudio en la calle Aller pero que dedicaba también su tiempo y capacidad profesional a complementar las noticias, comentarios y reportajes de este periódico. Mantuvo, en esa situación una larga trayectoria dejando santo y seña en la información de esta comarca.
Alfredo García Fernández. ALFER fotógrafo de Mieres durante muchos años, vecino de Santa Marina
Le siguió más tarde el aficionado Alfredo Fernández "Alfer", quién también contribuyó a la expansión noticiera de la vida mierense de una forma clara y convincente, hasta que, una vez creada la edición "Cuencas", entraron en escena J. R. Silveira y Fernando Geijo actuales fotoperiodistas en plena acción, dos auténticos profesionales que alternan con otro de su misma madera, en la zona del Nalón, llamado Fernando Rodríguez.
J. R. Silveira fotógrafo de La Nueva España
Aún se podían señalar otras incorporaciones al periodismo gráfico desde esta casa, como pudieran ser, en la década de los setenta, el propio Paquín, el retratero de La plaza.
José Ramón Viejo, administrador de la página de facebook  Mieres años 80 y 90, que recopila infinidad de fotos antiguas de Mieres y mucha información histórica a través de las imágenes de nuestro concejo
Y ya posteriormente gente como José Ramón Viejo, Miguel Ángel, el primero en "Asturias Diario", el segundo en "La Voz de Asturias" y Juan Grela que también colaboró con alguno de estos diarios.
Juan Grela y Ruth . Decía un famoso fotógrafo:

Quien es capaz de mostrar lo que otros no ven, demuestra ser fotógrafo y si además logra conmover demuestra ser artista. http://www.juangrela.com
Con todos ellos y para la posteridad, queda configurado el cuadro de honor de los profesionales y algún aficionado que, en Mieres, escribieron las páginas de la reciente historia, haciendo bueno lo dicho: "Vale más una imagen que mil palabras".
Zapico,  Toda una vida haciendo fotos por las calles de Mieres. Foto de J.R. Viejo
FUENTE: AMADEO GANCEDO
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

3 comentarios:

  1. Alguna puntualización...Frank se estableció en Gijón, abriendo su estudio de la calle Corrida, 37 en febrero de 1916, no en 1923 (desde su llegada buscó ubicación fija). Este estudio permaneció abierto hasta 1926.
    Su fallecimiento se produjo en Mieres, en 1970.




    ResponderEliminar
  2. La publicación del libro es en diciembre de 2015.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Ana, corregido, si observas algún detalle más, te agradeceria que me lo dijeras para subsanarlo y que el artículo tenga toda la veracidad.
    De nuevo gracias y un abrazo

    ResponderEliminar