11 de octubre de 2015

Benito Pérez Galdós bautizó a uno de los personajes de su novela "Nazarín", publicada en 1895, con el nombre de "Ujo"

El pequeño Ujo de Pérez Galdós
Joaquín Sorolla pintó el retrato más conocido del escritor y político canario D. 
Benito Pérez Galdóshttp://www.abc.es
El escritor gran-canario bautizó a uno de los personajes de su novela "Nazarín", publicada en 1895, con el nombre de la localidad mierense
Ilustración de Alfonso Zapico
Aprendí en la Facultad de Historia que cuando en cualquier excavación se encuentra una lápida de época romana y en ella se puede leer una inscripción latina con un nombre indígena, eso da pie a considerar que quienes se asentaban en aquel lugar se llamaban de esa forma.
Lo creí (como tantas otras cosas que más tarde resultaron erróneas), sin cuestionarme las enseñanzas de aquel docto lugar. Hasta que un verdadero arqueólogo me explicó una tarde que no tenía por qué ser siempre así, y me puso como ejemplo las esquelas actuales donde si el nombre del difunto se acompaña con el apodo de "el gallego", "el minero" o "Piñeres" por ejemplo, se hace precisamente para señalar que el hombre vivía lejos de su origen en Galicia, la cuenca minera o ese pueblo allerano.
Con este argumento podríamos suponer que cuando en una novela aparece uno de sus personajes bautizado con nombre geográfico es que el autor se inspiró en alguien que conoció realmente en ese lugar, o que sabía o le contaron que era de allí.
El caso es que Leo Saiz, andando como siempre detrás de las cosas de su pueblo, me avisa de que Benito Pérez Galdós quiso bautizar con el nombre de Ujo a uno de los protagonistas de su novela "Nazarín", publicada en mayo de 1895, lo que nos hace pensar en esta localidad mierense, o también en la remota posibilidad de un apellido, que al parecer existe, y que según la heráldica viene de una de las familias que participaron en la repoblación de Pamplona a fines del siglo XII e incluso contó con un vástago relativamente ilustre en la expedición de Pedro de Ursúa, que salió de Lima en febrero de 1559 para buscar El Dorado.

Novela de Benito Pérez Galdós: Nazarín - unlibroaldia.blogspot.com
Eso nos da pie a que le dediquemos está página, porque aún en el caso de que nos equivoquemos y este nombre no tenga nada que ver con el de la localidad mierense, nunca está de más recordar al gran escritor, sobre todo en estos tiempos de mediocridad cultural, y con él también a Luis Buñuel, quien recreó "Nazarín" en 1959 iniciando la trilogía completada con "Viridiana" y "Tristana", como sabemos quiénes crecimos con el cine.
La verdad es que el Ujo de Galdós tiene una apariencia física tan lamentable que en un concurso de feos le sacaría muchos puntos al Quasimodo que Victor Hugo hizo vivir en las torres de Notre Dame de París, pero nosotros no lo podemos cambiar. Me parece que esta descripción es suficientemente expresiva:
"La primera impresión que producía al verle era la de una cabeza que andaba por sí, moviendo dos piececillos debajo de la barba. Por los costados de un capisayo verde que gastaba, semejante a las fundas que cubren las jaulas de machos de perdiz, salían dos bracitos de una pequeñez increíble. En cambio, la cabeza era más voluminosa de lo regular, feísima, con una trompa por nariz, dos alpargatas por orejas, unos pelos lacios en bigote y barba, y ojuelos de ratón que miraban el uno para el otro, porque bizcaban horriblemente. Su voz era como la de un niño, el habla bárbara y maliciosa.
Le llamaban Ujo, palabra que no se sabe si era nombre o apellido, o las dos cosas juntas. Los que entraban en la iglesia, sin tener noticia de aquella lastimosa equivocación de la Naturaleza, quedábanse aterrados, viendo avanzar a tres cuartas del suelo una cabeza de gigante, y creían que era algún demonio escapado del retablo de las Ánimas benditas".
Vista parcial de la localidad mierense de Ujo en el año 1925 -  Foto de Telesforo G Infanzón
http://www.pueblos-espana.org/asturias/asturias/ujo/248715/
¿De dónde sacó el autor de los Episodios Nacionales este nombre? Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que en "Nazarín", junto al principal protagonista -el sacerdote Nazario Zaharín-, destacan dos mujeres, Beatriz y Andara, esta última una prostituta cuyo nombre también nos interesa.
Al parecer, Galdós pudo inspirarse para su elección en el relato de un zaragozano llamado Juste y Garcés, quien en 1875, veinte años antes de nuestro libro había publicado un relato llamado "La Osa de Andara" basado en la leyenda popular de una especie de "mujer-osa", que "habita en El Grajal y Mancondio, en verano, y las cavernas de la entrada de Ujo, a la entrada al desfiladero de La Hermida, conforme se va acercando el invierno". Los topónimos de El Gramal y Mancondio sí se encuentran actualmente en el macizo de Ándara, uno de los tres que integran los Picos de Europa, pero, que sepamos, lo más parecido a Ujo que puede escucharse en la zona es la denominación de "ujero" para denominar a las cuevas y eso no nos dice nada.
Lo cierto es que don Benito tuvo que saber a la fuerza de esta leyenda porque frecuentó la zona de los Picos y Santander para verse con Lorenza Cobián, una asturiana con la que mantuvo una relación que daría como fruto a la única descendiente que el novelista reconoció con sus apellidos.
Conoció a aquella mujer sirviendo de modelo al pintor Emilio Sala, amigo e ilustrador de alguno de sus Episodios Nacionales y ejerció con ella el papel de Pigmalión, empeñándose en que aprendiese a leer, pero la fatalidad pudo con Lorenza Cobián, quien tuvo una desgraciada muerte, ya que una depresión extrema la llevó a arrojarse a las vías del tren en una estación madrileña. Fracasó en su intento de suicidio, pero fue detenida y finalmente pudo acabar con su vida ahorcándose en un calabozo del Gobierno Civil.
La parraguesa Lorenza Cobián, con su hija María Pérez Galdós, hija del escritor canario D. Benito Pérez Galdós. REPR. S. S. MARTÍN. http://www.elcomercio.es
Volviendo a lo nuestro, un especialista, el profesor Peter Bly, director de los "Anales galdosianos" y secretario de la Asociación Internacional de Galdosistas (vean que curioso el desacuerdo en los dos adjetivos), sí pensó en el pueblo de la Montaña Central y lo tuvo en cuenta en una edición de "Nazarín" en 1991 aclarando en una nota al pie que "Ujo es el nombre de una aldea en Asturias".
Es difícil saber qué fue lo que movió la inspiración de Pérez Galdós para dar este nombre a una de sus criaturas literarias más extremas, pero si seguimos esta pista podemos encontrar un apoyo en alguna de las expresiones que pone en su boca, en las que parece que se utiliza el asturiano oriental... que también se verse como el habla rural de Cantabria o simplemente un castellano deformado: "Pues vengo a decirvos que vos vaigáis"; "!Dirvos, dirvos de aquí, y si no, veráislo!"; "A lo que diba"; "¿Quiés más?".
Lo que está claro es que el autor canario no tuvo piedad con su criatura: "Las dos veces que ella y Beatriz habían estado en la iglesia con Nazarín, vieron en ella al más feo, deforme y ridículo enano que es posible imaginar. Era también mendigo, y en la calle le encontraban, siempre que ejercían la mendicidad. Entraba y salía el tal en las casas ricas y pobres, como Pedro por la suya, y en todas era objeto de chacota y befa.
Le arrojaban los mendrugos de pan para verlos rebotar en su cabeza enorme; le daban los andrajos más grotescos para que en el acto se los pusiera; le hacían comer mil cosas inmundas, a cambio de dinero o cigarros, y los chicos del pueblo tenían con él un Carnaval continuo. Iba el pobre a la iglesia para descansar de aquel ajetreo fatigoso de su popularidad, y allí se estaba a las horas de misa o de rosario, arrimado a un banco, o al pie de la pila de agua bendita".
Por un motivo que otros sabrán, Galdós siempre procuró evitar las referencias directas a Asturias (algún día nos detendremos a escribir sobre "Marianela" y la ubicación de las minas de Socartes), pero si se comprueba que el pequeño Ujo de "Nazarín" lleva su nombre por el pueblo de muestra cuenca, esta sería la segunda vez que don Benito Pérez Galdós se habría acercado a Mieres, pues ya les he contado en otra ocasión que en el capítulo 8 del episodio "El 7 de julio", fechado en octubre de 1876 uno de sus personajes afirma tener aquí un negocio que le proporciona buenos beneficios:
"-¿Y las dos herrerías de Mieres?
-También las conservo. ¿Pues qué, las habría de vender? No las daría por cinco mil duros."
En la novela, quien hace esta afirmación rotunda es el asturiano Anatolio Gordón un muchachote corpulento y rubio que pertenece a la Guardia Real, pero está a disgusto con esta tropa y piensa abandonarla para casarse con su prima Solita. Ahora, comprenderán que ponga el punto final porque no sé cómo he pasado de Galdós a la Guardia Real y no quiero acabar hablando de desfiles militares.
Retrato de Emilio Sala Francés realizado por J. J.Aranda. El artista Emilio Sala ilustró los “Episodios Nacionales” de Pérez Galdós con una marcada tendencia realista. http://www.albayalderestauracion.com
FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR
Ernesto Burgos Fernández nació en Mieres (Asturias) el 7 de julio de 1957.

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Oviedo (1979). Diploma de Estudios Avanzados en Arqueología Histórica («La romanización en las cuencas mineras del sur de Asturias» 2006).Profesor de Educación Secundaria, ha trabajado en los institutos «Juan de Herrera» (Valladolid), «Sánchez Lastra» (Mieres), «Camino de La Miranda» (Palencia), «Valle de Aller» (Moreda) y desde 2006 en el IES «Mata Jove» de Gijón.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Las esporádicas visitas del escritor Pérez Galdós al concejo de Parres (Asturias), y su relación con una lugareña dejaron como legado libros como “El amigo manso”
Benito Pérez Galdós (1843-1920) - www.ensayistas.org
Parres en la literatura
El Amigo Manso. BENITO PÉREZ GALDÓS www.poemas-del-alma.com
Las esporádicas visitas de Benito Pérez Galdós al municipio de Parres (Asturias), su relación con una vecina del pueblo de Bodes y la hija que ambos engendraron han permitido al concejo asturiano hacerse un hueco en lo más alto de la literatura española. Los lazos que el escritor canario estrechó durante su vida con este rincón del oriente asturiano quedan recogidos en estrofas de algunos de sus libros, como 'El amigo manso' (1882), donde el autor de obras tan leídas como 'Doña Perfecta' o 'Fortunata y Jacinta', describe claramente la zona de Covadonga y Parres.
Como agradecimiento a este legado, la Casa de Cultura lleva desde ayer el nombre del escritor y se espera que de este modo permanezca viva la relación que el autor mantuvo a finales del siglo XIX con este concejo, fruto de una relación amorosa con la parraguesa Lorenza Cobián, de la que nacería su única hija, María Pérez Galdós Covián.
Imagen del pueblo de Bodes
La pareja se conoció en Santander, donde la joven natural de Bodes pasaba largas temporadas con unos familiares. Cuentan que Pérez Galdós se burló de ella porque no le conocía ni a él, ni a ninguno de sus libros, pero que pronto iniciarían una relación que se prolongó varios años. La pareja tuvo un primer hijo que falleció al poco de nacer y, en 1897, Lorenza dio a luz a María Pérez Galdós Cobián.
La parraguesa no fue la única mujer en la vida del dramaturgo, al que se le conocen varias relaciones más, pero Galdós llegó a pedirle matrimonio. Ella, muy adelantada para la época, rechazó la propuesta porque opinaba que cuando uno se casaba se perdía la ilusión. Eso no impidió que la hija de ambos fuera reconocida por el escritor, quien se ocupó de su educación.
Lorenza Cobián, pintada por Fenoyera. REPR. S. S. M. - http://www.elcomercio.es
Aunque no vivieron bajo el mismo techo, coincidieron durante años en sus vacaciones en Santander y también en Parres, en compañía de otros escritores ligados a Asturias como Pereda y Leopoldo Alas Clarín. Fueron años felices pero, cuando Lorenza contaba 50 años, cayó en una depresión que la llevó al suicidio.

Vínculo con Bodes
Su hija, María Pérez Galdós, y el marido de ésta, Juan Verde, mantuvieron la relación con el pueblo de Bodes y cada verano acudían a la finca de El Gallán para disfrutar de sus vacaciones. El vínculo con el pueblo y sus vecinos era tal que la familia no dudó en enterrar en el cementerio de Collía a Juan Verde. Luego, con la muerte de María Pérez Galdós, los hijos venderían la vivienda familiar pero continuarían sus visitas al concejo hasta la actualidad.
Egilea/Autor: MECACHIS (Eduardo SAENZ HERMUA)
.La Caricatura, nº 20 Madrid, 9-3-1885 Hemeroteca Municipal de Madrid - http://www.zumalakarregimuseoa.eus
FUENTE: ANA MORIYÓN (http://www.elcomercio.es)
_________________________________________________
_________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario