10 de enero de 2015

La influencia de los Celtas y los romanos en Asturias

¿Asturias celta o Asturias romana?

Astures cun su tipico y exclusivo caballo asturcón
La respuesta es compleja. La influencia de ambos pueblos en la sociedad actual es materia de debate entre los expertos.

Legado romano revisando el orden de batalla.
Por Giuseppe Rava. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
http://www.elcomercio.es
La historia está llena de incógnitas, de eso no cabe duda. Tampoco de que nunca llueve a gusto de todos y que verdades universales, cuando se buscan sobre aquello que pasó un par de miles de años, existen más bien a medias. En lo referido a Asturias, nadie duda del paso romano, ni de que antes de ellos había otros pobladores, los astures. Lo que no está ya tan claro es si aquellos pueblos eran o no celtas. De ser cierto que lo eran, cabría preguntarse si los actuales asturianos son más romanos que celtas, o viceversa; o si quizás somos la 'mezcla' perfecta. El debate está servido y, según los investigadores, es muy difícil conseguir el material que nos saque de dudas pues hablamos de un periodo del que apenas existen documentos escritos y en el que las muchas evidencias materiales han desaparecido.
Para buscar el origen de todo el lío es necesario viajar a los últimos años de la Edad de Bronce, en el último milenio antes de Cristo. Y de ahí, establecer un viaje en el tiempo que nos transporte hasta la Edad del Hierro, el momento de mayor esplendor de los pueblos celtas del norte de la península. Antes de empezar, aparece la primera disputa que enfrenta a arqueólogos, lingüistas e historiadores. ¿Antes de los romanos lo que había en la actual Asturias eran astures? «Está claro que los astures eran pueblos célticos por su cultura, su tipo de hábitat y la toponimia de la región», explica el arqueólogo Jesús Francisco Torres Martínez, director de las excavaciones del yacimiento de Monte Bernorio (Palencia) y profesor de la Universidad Complutense de Madrid.
Los astures, por este tiempo, descendieron con un gran ejército de sus nevadas montañas. Y no era a ciegas que aquellos bárbaros emprendían el ataque sino que, poniendo su campamento junto al río Astura, dividiendo el ejército en tres columnas, se preparaban para atacar a un mismo tiempo los tres campamentos romanos. Y hubiera habido una lucha cruenta y dudosa (...) de no ser por la traición de los brigaecinos que avisaron a Carisio y éste actuó con su ejército (...) La poderosa ciudad de Lancia acogió los restos del ejército en derrota y se luchó en ella tan encarnizadamente que, cuando tomada la ciudad los soldados reclamaban que se la pegase fuego, a duras penas pudo conseguir el general que se la perdonase para que, quedando en pie, fuese mejor monumento para la victoria romana que incendiada.
Lucio Anneo Floro. (http://rueda-solar.blogspot.com.es)
«Hay que tener en cuenta que, en la Edad de Hierro, las identidades eran incluyentes, por lo que es posible que los pueblos fueran celtas, astures y lugones, todo a la vez; la exclusión llega con la presencia romana», concluye.
Todo apunta a que a ellos les debemos muchas cosas porque «ningún decreto, aunque sea romano, puede frenar la influencia lingüística y cultural», dicen los estudiosos. La mitología asturiana, algunos vocablos e incluso parte de nuestra fauna se remontan, presumiblemente, a ellos. La similitud que estos rasgos presentan con el idioma indoeuropeo primigenio y la coincidencia de leyendas con el resto de países del arco atlántico (Francia, Bretaña, islas británicas y norte de la Península Ibérica) sirven de evidencia. En cuanto a la mitología, el escritor y etnógrafo asturiano Alberto Álvarez Peña diferencia, por un lado, las antiguas divinidades celtas adaptadas a la toponimia regional; y por otro, la influencia de la tradición oral en la mitología asturiana, sin obviar que en la evolución de su tratamiento han influido también los romanos o los visigodos. «Tenemos topónimos como San Juan de Beleño (Ponga), semejante al dios celta Belenus; lo mismo ocurre con Taranes (también en Ponga) o Tarna (Caso), que se asemejan al dios del cielo Taranis o con Lugones, que procede del dios solar Lug», explica Álvarez Peña, para quien este tipo de divinidades han terminado arrinconadas «como cosas del demonio». Por otro parte, el folklore asturiano es clave para rastrear la influencia celta.
Las Xanas son unas ninfas de agua dulce que poseen una morfología completamente humana. Son de pequeña estatura, extraordinaria belleza física y larga
«Las xanas coinciden con las hadas irlandesas y con las 'kórrigan' bretonas, y muchas de nuestras leyendas tienen símiles en los países del arco atlántico, como la del diañu burlón que se transforma en caballo blanco, igual que el 'kelpie' escocés; o la leyenda de las siete culebras o cuélebres, a la que se refieren los romanos en el siglo I», continúa, y explica que «sobre asentamientos celtas apareció en Piloña una lápida del clan de los viroménigos». El paganismo de los celtas ha quedado en la festividad de San Juan o la de Difuntos, pese a que el paso de los años las ha hecho filtrarse por el tamiz cristiano.
Al hablar de la forma de vida y organización de los pueblos celtas todo parece indicar que eran pueblos guerreros y que vivieron indistintamente en zonas costeras y montañosas de la región. «Se dice que eran matriarcales, pero es falso. Lo que pasa es que la mujer tenía un papel protagonista que chocaba totalmente con la percepción de los griegos y los romanos contemporáneos. El hombre mandaba porque era el que se jugaba la vida, pero eso no quitaba para que la mujer hablara en las asambleas o tuvieran derecho de voto», apunta Torres Martínez.
Las casas de los celtas se ubicaban dentro de las aldeas y se agrupaban de acuerdo con el parentesco que tenían sus ocupantes. Alrededor de ellas se construían cúmulos de tierra que ayudaban a frenar los fuertes vientos que tenían la zona. Este tipo de defensa era muy útil ya que los materiales con los que se edificaban las casas eran, por lo general, muy frágiles.
Vivían en aldeas, en castros de todos los tamaños y ciudades fortificadas y su organización era la habitual en la Europa del momento. «Había asambleas y a veces había un 'reix' -líder- especialmente caristmático que mandaba sobre los demás, un cargo que no era hereditario», establece Torres Martínez, dismintiendo que hubiese constantes batallas entre las diferentes etnias, pues tenían que cooperar y hasta aliarse en ocasiones «lo que no evita que hubiese algunas batallas entre ellos sobre todo por el robo del ganado».
Aldea dacia arrasada, por Angus McBride. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
Así eran los pueblos prerromanos de Asturias, según los estudios. Subsistían con una rudimentaria agricultura -especialmente en el norte de la actual Asturias- y dejaron para la posteridad algunas armas y un poco de su estilo de vida, hasta que a finales del siglo I antes de Cristo los romanos invaden la región y comienzan las guerras.
Herreros romanos. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
Los intereses romanos eran claros: necesitaban el oro de las minas asturianas para sufragar sus gastos y con salida directa a la Galia ya conquistada por otras vías, no llegaron a crear importantes asentamientos ni grandes infraestructuras. Su tardía ocupación del Norte atiende a que los pueblos astures tenían fama de fieros guerreros. Para el arqueólogo e investigador Francisco José Borge Cordovilla, la distinción de este territorio está en que «en el resto, la romanización fue un fenómeno de asimilación, llevado a cabo por algún pacto legal, porque eran sociedades más avanzadas, algo que no ocurría con los 'retrasados' territorios del norte, en donde no había ni moneda ni una agricultura intensiva, tan siquiera». Por eso no hubo grandes contiendas, sino más bien guerra de guerrillas.
Preparando el campamento romano bajo la lluvia. Por Ron Embleton. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
Para Borge, los romanos no llegaron a considerar Asturias una región clave. «El trabajo de César García y Sergio Ríos sobre el Gijón romano prueba que Gigia fue una aglomeración urbana pero no una ciudad romana al uso, pues no tuvo una estructura gubernativa», explica. Después llegó el 'rodillo' romano, con brutales represiones.
Una centuria romana se enfrenta a una emboscada.  https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
«Hubo un levantamiento con Claudio I, sofocado por Nerón, del que hay constancia de que muchos astures fueron deportados a la Galia», explica Borge, quien comenta que algunos fueron finalmente reclutados en masa para formar parte de las legiones.
La presencia romana dejó en lapenínsula principalmente la lengua, pues el latín ha dado origen a todas las lenguas de la actual España, a excepción del vasco; el alcantarillado, el sistema de canalización de agua, la actual organización del Estado, diferentes ámbitos de la vida pública y privada y hasta la aptitud para encarar grandes construcciones, como los embalses, asientan su base en la tradición romana.
Soldados romanos en las letrinas por Ron Embleton. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
A tenor de todo ello, que cada cuál decida si somos más celtas o más romanos. Habrá que esperar a nuevos estudios para obtener conclusiones claras. Los expertos aseguran que, lo que es seguro, es que somos una mezcla de todo lo vivido a lo largo de la historia.
Así era la vida cotidiana de los Astures Celtas y los Romanos, enfrentamientos y sangrientas batallas. https://www.facebook.com/LegioViiClaudia
FUENTE: Jessica M. Puga
_______________________________________
_______________________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!
Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada