2 de septiembre de 2015

Hubo un tiempo en el que los españoles la identificaron con los movimientos independentistas de Cuba y Puerto Rico

Una estrella solitaria  
Ver también en "El blog de Acebedo" el art:
Gonzalo Castañón

El lenense Gonzalo Castañón, que ejerció como abogado, escritor y director de varios periódicos conservadores en Cuba, fue un símbolo de la españolidad de la isla
Ilustración de Alfonso Zapico
La estrella de cinco puntas es uno de los distintivos más extendidos del comunismo y puede verse en muchas banderas de estos países, pero a la vez se identifica en otros de signo liberal con el progreso, el honor y la libertad, de manera que nos encontramos con uno de los pocos símbolos que tiene la categoría de universales y son respetados por casi todo el mundo más o menos civilizado.
Quizás deban saber que una de las razones para que esto suceda es que antes que roja o del color del dólar, la estrella fue flamígera y antes que marxista o capitalista, masónica y bajo esta influencia apareció por primera vez en la bandera chilena en 1817 junto a tres franjas -azul, blanca y roja-, que representaban respectivamente al cielo, las cumbres nevadas de Los Andes y la sangre derramada por los héroes. Como saben, otras patrias llevan en sus enseñas los mismos colores, y cambiando lo de la nieve por la Paz, la Fraternidad u otros conceptos similares, más o menos se interpretan de la misma forma. Incluso la famosa estrella solitaria de Texas debe buscarse en el mismo origen, puesto que según dicen su creador la pensó influenciado por el consejo de su esposa, que era chilena.
Explican los masones que su estrella debe buscarse en la filosofía griega y que fue ideada por los pitagóricos a partir de la unión de tres triángulos. Dicen otros investigadores de estas cosas que puede representar el cuerpo humano con su cabeza y sus cuatro extremidades y aún añaden los más rebuscados que cada una de sus puntas es un reflejo de los cinco elementos que impulsan a los seres animados: La Materia, El Espíritu, El Alma, La Fuerza y la Vida.
El caso es que hubo un tiempo en el que los españoles la identificaron con los movimientos independentistas de Cuba y Puerto Rico y los sectores más conservadores de la política nacional y de la Iglesia no tardaron en ver en ella la prueba de que era la Masonería quien conspiraba para que aquellas colonias se separasen de España.

Narciso López (1798 -1851)
"Los adoradores de Hiram son los más eficaces auxiliares del filibusterismo cubano y, astutos y malignos, como su padre Lucifer, aprovechan todo lo creen conducente a sus fines perversos y ayudan siempre y por todos los medios a los separatistas" -Decían. Y eso que seguramente desconocían de dónde salió la primera bandera cubana, enarbolada por las tropas del general Narciso López en 1849 y declarada enseña nacional de la República de Cuba en armas tres décadas más tarde.
Su diseño, que presenta, como recordarán, cinco bandas horizontales que alternan el azul y el blanco y una estrella que aparece dentro de un triángulo rojo (la forma geométrica por excelencia de la Masonería), salió de una reunión celebrada por cubanos exiliados en New York: el mismo general Narciso López y Uriola, su secretario Cirilo Villaverde; el poeta Miguel Teurbe Tolón, y el dibujante Manuel Hernández, todos ellos masones.
Según se cuenta en el libro de Francisco J. Ponte Domínguez La Masonería en la Independencia de Cuba, el significado de estos símbolos lo explicó después el secretario del general: "?se optó por el triángulo equilátero, que simboliza la grandeza del poder que asiste al Gran Arquitecto del Universo y cuyos lados iguales aluden a la divisa masónica de libertad, igualdad, fraternidad y a la división tripartita del poder democrático. La estrella de cinco puntas significa la perfección del maestro masón: la fuerza, la belleza, la sabiduría, la virtud y la caridad.... ".
Luego, con la bandera de Puerto Rico iba a pasar algo similar; pero para no irnos de nuestra historia, seguiremos en Cuba. Allí, el 27 de noviembre de cada año se conmemoraba el aniversario del fusilamiento de ocho estudiantes en 1872, ajusticiados por haber escrito insultos sobre la lápida de Gonzalo Castañón, el periodista mierense asesinado dos años antes en Cayo Hueso. Aquel día se suspendían las clases en La Habana y los alumnos, especialmente los de Medicina y más en concreto los de la cátedra de Anatomía, acudían hasta el cementerio a visitar el monumento que se había erigido en honor de los que eran considerados por los independentistas como héroes de la Patria y víctimas inocentes del despotismo y la tiranía españolas, mostrando un gran entusiasmo por la bandera de la estrella solitaria.
Gonzalo Castañón, abogado, escritor y director de varios periódicos conservadores en la isla, fue un símbolo de la españolidad de Cuba tanto en vida como después de muerto. Nació en el barrio de La Villa en 1834, aunque su familia era de Cortina, en Lena, y él mismo había sido diputado provincial por ese distrito. Hasta allí acabó siendo trasladado su cuerpo desde tierras americanas en medio del fervor popular antes de ser llevado definitivamente al cementerio de Los Pontones.
Entre tanto, la postura de la Masonería española no fue unitaria ante el conflicto cubano y provocó continuos enfrentamientos en todas sus obediencias, que la fueron debilitando haciendo que perdiese influencia política. Para colmo, en 1896 la policía intervino en algunas logias de Madrid encontrando pruebas que vinculaban a los masones españoles con los cubanos, con lo que una parte de la población española se puso en su contra.
En otras ocasiones les he contado algo sobre la actividad de los masones en aquel fin de siglo. Uno de ellos fue Alejandro Fernández Nespral, uno de los capataces más apreciados de las minas de Mieres y accionista de otras empresas asturianas. Fue a la vez vicepresidente del Comité republicano federal de Mieres y con el simbólico "Paz" perteneció a la logia ovetense Nueva Luz y pasó más tarde a la Juan González Río, los dos talleres que se repartieron junto a Los Caballeros de la Luz a la mayor parte de los francmasones que residían en la villa a finales del siglo XIX, puesto que aquí no había ninguno abierto y los "hijos de la Viuda" tenían que desplazarse hasta Oviedo o Gijón.
Junto a él, en Los Caballeros de la Luz también estuvo Demetrio Fernández Nespral "Arístides" y dos hombres que eligieron el mismo nombre simbólico, "Galileo", José Ramón López Vázquez y Nicolás Casas Solís, todos militantes republicanos y este último vocal del Comité de Mieres en 1890.
Otros hiramitas que destacaron en las actividades locales del momento fueron el propietario Braulio Vázquez Prada "Villalar"; los abogados José Sela Castañón "Aristóteles"; Inocencio Sela Sampil "Oviedo", propietario y hermano del conocido pedagogo Aniceto Sela; el industrial José Álvarez Close "Trafalgar", quién regentó un conocido almacén y también formaba parte de la directiva de la Junta Directiva del Círculo Republicano de Mieres y José Rodríguez Bernardo "Volney", maestro de primera enseñanza e integrante de la misma Junta.
Puede verse como en este momento muchos de los masones de la Cuenca del Caudal compartieron la idea republicana, sin que todavía hubiese socialistas entre ellos, pero estos también se opusieron a la guerra de Cuba y fueron acusados de ser "filibusteros", como se llamaba a los partidarios de la Independencia. Por este motivo fueron encarcelados en octubre de 1897 el presidente de la flamante Agrupación Socialista de Mieres Domingo Pérez, y dos dirigentes mineros de Sama: Suárez y José Posada, detenidos bajo la severa acusación de estar organizando una revolución contra la monarquía.
Les he contado esto, porque actualmente la única huella material que se conserva que todo este pasado masónico y republicano en los valles de Mieres es precisamente una estrella de cinco puntas grabada en piedra sobre una lámpara de aceite, que también simboliza la eternidad. Pueden verla, si la maleza se lo permite, sobre la tumba de Alejandro Fernández Nespral, en La Belonga.
Franco mandó eliminar todas las representaciones masónicas de los cementerios españoles, algunas se le escaparon. Entre ellas la estrella que representa el paso al Oriente Eterno de don Alejandro el 22 de enero de 1912, cuando ya había cumplido 73 años en este mundo.
Del 10 al 12 de septiembre tendrá lugar en Gijón el XIV Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española organizado por el CEHME (Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española), bajo el título de "La masonería hispano-lusa y americana. De los absolutismos a las democracias (1815-2015)". Hay anunciadas más de 80 comunicaciones de investigadores de América y Europa y las sesiones están abiertas al público. Si les interesa, allí profundizaremos en estas cosas.
Uno de los símbolos masónicos en los cementerios españoles - www.orienteeterno.org
FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Tragedia en la habana.

La historia comenzó unos días antes, el 23 de noviembre, cuando los alumnos del primer año de Medicina de la Universidad de la Habana, entre los que había adolescentes de 14 y 16 años, antes de dirigirse a clases, comenzaron a jugar y hacer bromas en el cementerio cercano al anfiteatro donde tendrían clase de Anatomía. Algunos jugaron con una carretilla utilizada para transportar cadáveres a la sala de disección; otro cortó una flor.
Dos días después, el Gobernador de la Isla junto con la policía, se hizo presente en la clase y arrestó a todos los estudiantes de primer año de medicina, acusados de profanar la tumba del español Gonzalo Castañón, coronel de los Voluntarios de La Habana y propietario de un diario, recientemente fallecido en La Florida (EE.UU.) luego de un tiroteo con cubanos que se sintieron ofendidos por publicaciones vertidas en su periódico.
El día 27 de noviembre de 1871 se constituyó un Consejo de Guerra para juzgar a los jóvenes estudiantes. Como abogado defensor de los estudiantes, se designó al capitán Federico Capdevila Miñano.
El juicio oral y público comenzó con la presencia de más de 2000 soldados voluntarios de La Habana, que a viva voz reclamaban la pena de muerte para los estudiantes.
Luego de leída la acusación del Fiscal, y presentadas las pruebas del supuesto delito, el capitán Capdevila Miñano tomó la palabra y, dirigiéndose al Tribunal, expresó enérgicamente lo siguiente:
“Triste, lamentable y esencialmente repugnante, es el acto de comparecer y elevar mi humilde voz ante este respetable Tribunal, reunido aquí, en esta fidelísima Antilla, por la violencia y por el frenesí de un puñado de revoltosos, pues ni aun de fanáticos puede conceptuárseles. Que hollando la equidad y la justicia, pisoteando el principio de autoridad, abusando de la fuerza, quieren sobreponerse a la sana razón: a la ley. Nunca jamás en mi vida podré conformarme con la petición de un caballero fiscal que ha sido impulsado, impelido, a condenar involuntariamente, sin convicción, sin prueba alguna, sin hechos, sin el más leve indicio sobre el ilusorio delito que únicamente de voz pública se ha propalado.
“Dolorosa y altamente sensible me es, que los que se llaman Voluntarios de La Habana hayan resuelto ayer y hoy dar su mano a los sediciosos que forman la Comunne de París, pues pretenden irreflexivamente convertirse en asesinos ¡y lo conseguirán!, si el Tribunal a quien suplico e imploro, no obra con la justicia, la equidad y la imparcialidad de que están revestidos. Si es necesario que nuestros compatriotas, nuestros hermanos bajo el seudónimo de voluntarios nos inmolen, será una gloria, una corona por parte nuestra para la nación española. Seamos inmolados, sacrificados, pero débiles, injustos, asesinos, ¡jamás! De lo contrario será un borrón que no habrá mano hábil que lo haga desaparecer.
“Mi obligación como español, mi sagrado deber como defensor, mi honra como caballero y mi pundonor como oficial, es proteger y amparar al inocente. ¡Y lo son mis 45 defendidos! Defender a esos niños que apenas han salido de la pubertad para entrar en esa edad juvenil en que no hay odios, no hay venganzas, no hay pasiones. En que como las pobres e inocentes mariposas revolotean de flor en flor aspirando su aroma, su esencia y su perfume, viviendo sólo de quiméricas ilusiones. ¿Qué van ustedes a esperar de un niño? ¿Puede llamárseles, juzgárseles como a hombres a los 14, 16 o 18 años poco más o menos? ¡No! Pero en la inadmisible suposición de que se les juzgue como a hombres: ¿Dónde está la acusación? ¿Dónde consta el delito que se les acrimina y supone?
“Señores: Desde la apertura del Sumario, he presenciado, he oído la lectura del parte, declaraciones y cargos verbales hechos. Y, o yo soy muy ignorante o nada absolutamente encuentro de culpabilidad. Antes de entrar en la sala, había oído infinitos rumores de que los alumnos o estudiantes de medicina habían cometido desacatos y sacrilegios en el cementerio. Pero en honor a la verdad, nada absolutamente aparece en las diligencias sumarias. ¿Dónde consta el delito, ese desacato sacrílego? Creo, y estoy firmemente convencido, que sólo germina en la imaginación obtusa que fermenta la embriaguez en un pequeño número de sediciosos.
“Señores: Ante todo somos honrados militares; somos caballeros. El honor es nuestro lema, nuestro orgullo, nuestra divisa. Con España siempre honra, siempre nobleza, siempre hidalguía. ¡Pero jamás bajezas, pasiones ni miedo! El militar pundonoroso muere en su puesto. Pues bien, ¡que nos asesinen!
“Los hombres de orden, de sociedad, las naciones, nos dedicarán un opúsculo, una inmortal memoria. He dicho”.
Ante estas duras y valientes palabras, los Voluntarios reaccionaron violentamente intentando agredir al capitán Capdevila Miñano, quien tuvo que extraer su sable para contenerlos. Ese fue el clima en que se desarrolló el juicio. Pero gracias a la decidida intervención de Federico, los estudiantes sólo fueron condenados a unos días de cárcel y penas de multa.
Sin embargo, ante las amenazas de los Voluntarios de La Habana, el Tribunal anuló la condena y volvió a juzgar a los estudiantes. De este nuevo juicio fue excluido el capitán Capdevila Miñano. Para conformar a los soldados de La Habana, el Tribunal condenó a muerte a ocho estudiantes: el niño que arrancó la flor, los cuatro estudiantes que jugaron con el carro, y tres elegidos por sorteo.
En la tarde del fatídico día 27 de noviembre de 1871, eran fusilados de dos en dos, de espaldas –como si se tratara de traidores– y con los ojos vendados, los inocentes estudiantes de medicina. El primero en ser fusilado fue el niño de la flor.
“Los hombres de orden, de sociedad, las naciones, nos dedicarán un opúsculo, una inmortal memoria. He dicho”.
Ante estas duras y valientes palabras, los Voluntarios reaccionaron violentamente intentando agredir al capitán Capdevila Miñano, quien tuvo que extraer su sable para contenerlos. Ese fue el clima en que se desarrolló el juicio. Pero gracias a la decidida intervención de Federico, los estudiantes sólo fueron condenados a unos días de cárcel y penas de multa.
Sin embargo, ante las amenazas de los Voluntarios de La Habana, el Tribunal anuló la condena y volvió a juzgar a los estudiantes. De este nuevo juicio fue excluido el capitán Capdevila Miñano. Para conformar a los soldados de La Habana, el Tribunal condenó a muerte a ocho estudiantes: el niño que arrancó la flor, los cuatro estudiantes que jugaron con el carro, y tres elegidos por sorteo.
En la tarde del fatídico día 27 de noviembre de 1871, eran fusilados de dos en dos, de espaldas –como si se tratara de traidores– y con los ojos vendados, los inocentes estudiantes de medicina. El primero en ser fusilado fue el niño de la flor.
Los voluntarios también pidieron la cabeza del capitán Capdevila Miñano, pero fue defendido por sus camaradas. Estando la situación fuera de control, el 29 de noviembre los superiores de Capdevila decidieron, ante el riesgo que corría su vida, trasladarlo fuera de La Habana, al 2º Batallón de Tarragona, que se encontraba en la ciudad de Sancti Spíritus.
Fusilamiento de los estudiantes.
FUENTE: Enrique Sancho-Miñano 
http://www.docelinajes.org(Blog-Doce linajes de Soria)
__________________________________________________
__________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario