11 de septiembre de 2015

Una declaración histórica de la Unesco para Asturias "los Caminos de Santiago del Norte"

Los Caminos de Santiago por el Norte, tercer Patrimonio de la Humanidad en Asturias
La original representación de Santiago el Mayor como peregrino jacobeo comienza a desarrollarse desde la época románica. xacopedia.com
La decisión incluye los 250 kilómetros de la ruta costera entre Ribadedeva y la ría del Eo y el itinerario primitivo, por el interior, desde Oviedo a Grandas de Salime
Asturias tiene desde ayer su tercer Patrimonio de la Humanidad tras el Prerrománico y las cuevas del Paleolítico. Los Caminos de Santiago por el Norte de España fueron refrendados por el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco en su reunión anual, celebrada en Bonn (Alemania). Una candidatura avalada por el Estado español y en la que participaron cinco comunidades: País Vasco, La Rioja, Cantabria, Asturias y Galicia.
Peregrino del camino de santiago
"Ha sido un camino largo y difícil. Es verdad que la candidatura es conjunta pero si Asturias no hubiera apostado por ella como lo hizo no se hubiera conseguido llegar a buen puerto" afirmaba (el día 5 de julio de 2015) el director general de Patrimonio del Principado, Adolfo Rodríguez Asensio, desde Bonn minutos después de finalizar el plenario. Asturias ha sido la comunidad autónoma encargada de coordinar los trabajos técnicos que concluyeron con esta declaración.
Los Caminos del Norte incluyen 1.499 kilómetros y cuatro tramos muy diferenciados. El principal, de 936 kilómetros, transcurre a lo largo de toda la costa. En Asturias entra por la ría de Tinamayor y se despide por la ría del Eo. El segundo tramo es el llamado Camino Primitivo, el que dice la tradición que utilizó el rey Alfonso II para dirigirse a Compostela. Empieza en Oviedo y discurre por Las Regueras, Grado, Salas, Tineo, Allande y Grandas, camino de Fonsagrada. Son 311 kilómetros hasta Compostela.

Iglesia de San Salvador de Priesca.
El Camino Interior es también llamado Camino Vasco Riojano. Tiene una longitud de 196 kilómetros y va desde San Sebastián hasta Santo Domingo de La Calzada, donde conecta con el Camino Francés, la gran ruta española con destino final en Santiago. Por último, la Unesco da galones al Camino Lebaniego, un ramal de 55 kilómetros que desde la confluencia costera de Asturias y Cantabria, llega hasta el monasterio de Santo Toribio de Liébana, muy cerca de Potes.
La delegación asturiana se había presentado en Bonn con la tranquilidad que le daba el conocer la valoración altamente positiva que la Unesco había hecho de la candidatura. "Lo supimos en mayo y eso fue fundamental, pero uno entra al plenario siempre con alguna duda por si surgen imprevistos", reconocía el director general de Patrimonio, Adolfo Rodríguez Asensio.
Un portavoz de Icomos Internacional, la ONG que se encarga de la evaluación de las candidaturas, la explicó en apenas diez minutos. Hubo dos intervenciones de representantes de los países miembros del Comité de Patrimonio, y la presidenta de la asamblea declaró la inscripción, justo antes de que la consejera de Cultura, Ana González, agradeciera durante dos minutos la decisión. Todo medido al milímetro.
Treinta concejos asturianos se ven beneficiados de la declaración de Patrimonio de la Humanidad. El Camino Primitivo discurre por siete de ellos. Los municipios representados en la Ruta de la Costa son Ribadedeva, Llanes, Ribadesella, Caravia, Colunga, Villaviciosa, Sariego, Siero, Oviedo, Gijón, Carreño, Corvera, Avilés, Castrillón, Soto del Barco, Muros de Nalón, Cudillero, Valdés, Navia, Coaña, El Franco, Tapia de Casariego, Castropol y Vegadeo.
Iglesia de San Salvador de Priesca. Año 1897
Oviedo entra en ambos tramos. Siero y Sariego, por su parte, ejercen aquí de municipio de enlace entre la ruta costera y el camino interior.

Treinta años del Prerrománico, un lustro del arte rupestre
La declaración de Patrimonio de la Humanidad para seis monumentos del arte Prerrománico asturiano tuvo lugar en 1985 y afectaba a San Julián de los Prados (Santullano), Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y la Cámara Santa (en Oviedo), a Santa Cristina de Lena y a San Salvador de Valdediós, en Villaviciosa.
Ya se cumplieron más de treinta años desde aquella histórica decisión de la Unesco que puso al Prerrománico en el mapa mundial. Tres décadas más tarde muchos de los monumentos tienen asignaturas pendientes en materia de conservación y accesos, y falta mucho por recorrer en materia de sentido de pertenencia por parte de los asturianos.
En el año 2008, la Unesco dio el visto bueno en Canadá a la declaración de Patrimonio Mundial a cinco joyas del arte rupestre del Paleolítico. Son las cuevas de Candamo, Tito Bustillo, Llonín, La Covaciella y El Pindal, que se unían a una candidatura conjunta con cuevas del País Vasco y Cantabria. Cinco años más tarde está sobre la mesa de la Administración la necesidad de repensar los regímenes de visitas y de lograr una gestión unificada y más moderna de esas cinco cuevas que se complementan con otras no declaradas Patrimonio Mundial pero de especial importancia científica y artística.
Lo conseguido el día 5 de julio de 2015 en Bonn deja a Asturias en una situación sorprendente. Poco más de diez mil kilómetros cuadrados en la periferia y un millón de habitantes dan para tres Patrimonios Mundiales. Pocos territorios pueden presumir de ello.
La cueva de Candamo, iluminada.
Rutas que son "excepcionales testimonios de la civilización cristiana"
La candidatura focalizó su presentación en 16 monumentos a lo largo de todo el camino, cuatro de ellos asturianos. Son la catedral de Oviedo con su Cámara Santa, la iglesia y el monasterio de San Salvador de Cornellana, la iglesia de San Salvador de Priesca, en Villaviciosa, y la iglesia de Santa María y su casa rectoral, en Soto de Luiña, en Cudillero. También se incluye el monasterio de Santo Toribio de Liébana, tierra cántabra muy cercana a la frontera con la montaña asturiana y las Peñamelleras.
Adolfo Rodríguez Asensio aseguraba en julio del 2015, que la candidatura estaba muy justificada. "La Unesco la había aparcado en 2007 y ahora supimos retomarla. No fue sencillo porque entran en juego cinco comunidades con sistemas legislativos y de protección del patrimonio distintos".
Se jugaba con una ventaja. El Camino Francés, la senda española más importante de peregrinación a Santiago de Compostela, ya es Patrimonio de la Humanidad desde 1993.
La idea ahora era completar mapa a base de argumentos. Uno era la puesta en valor "del intercambio cultural, tecnológico y artístico durante muchos siglos" que supusieron las distintas vías de acercamiento a Compostela. Un Camino, en todas sus variantes, que es mucho más que eso: "Es un eje de transmisión de ideas, influencias culturales e intercambios diplomáticos y humanos".
Los caminos del norte "cumplieron un papel extraordinario en la unidad de Europa en un período histórico muy complejo, como fue el posterior a la caída del Imperio Romano y los primeros siglos medievales. Este papel se mantuvo a lo largo de los años y permitió, por encima de conflictos y períodos de rupturas o desencuentros, que se perpetuara un diálogo continuado entre los pueblos", señalaba una nota del Principado de Asturias.
Iglesia de Soto de Luiña.
El Camino de la Costa, con sus más de 900 kilómetros de los que más de una cuarta parte recorren paisaje asturiano es efectivamente costero desde San Sebastián hasta la ría del Eo. A partir de ahí, bien por un ramal que sale de Ribadeo, bien por otro que parte de tierras de Tapia de Casariego por el interior hacia Vegadeo y, de ahí, a Mondoñedo, los peregrinos enfilaban Galicia dejando la ciudad de Lugo al sur.
El Camino Primitivo sí pasa por Lugo capital, para unirse un poco más adelante al Camino Francés. Se trata de la primera ruta, nacida en tiempos de la monarquía asturiana. La tradición cita a Alfonso II como el primer peregrino, en el primer cuarto del siglo IX, tras el descubrimiento de la supuesta tumba del apóstol.
La candidatura conjunta incidió en los Caminos de Santiago del Norte como "testimonio excepcional de la civilización cristiana a lo largo de su historia" y en la evolución "en el ámbito litúrgico y en las manifestaciones de devoción popular", con especial énfasis en el culto a las reliquias y tumbas de los santos, el principal atractivo de Oviedo para los peregrinos medievales.
"Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y no a su señor". Puede ser entendido como el primer eslogan turístico ovetense. Era coletilla peregrina para proclamar la importancia de Oviedo en el mapa de las rutas jacobeas, plagado de albergues, hospitales de peregrinos, encrucijadas y peligros.
La declaración de Patrimonio Mundial no incluye -porque no fue presentado- otro ramal histórico de peregrinaje que unía las ciudades de León y Oviedo, a través del Pajares. Como el calendario no apremiaba, mucho peregrino cubría esos aproximadamente 120 kilómetros que separan las dos capitales, al calor de las reliquias asturianas.
Entre los siglos IX y XIII, antes de convertirse en una ruta exclusivamente religiosa, el camino servía también para intereses políticos y comerciales.
FUENTE: Eduardo GARCÍA
_________________________________________________________
_________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada