16 de septiembre de 2015

La historia de la tauromaquia en Oviedo se remonta al año 1673 (En las fiestas de Santa Eulalia)

Breve historia de la tauromaquia ovetense
Silla del Rey a finales del siglo XIX. Al fondo la Plaza de Toros. El 4 de agosto de 1889 Frascuelo y Lagartijo pisaban por primera vez el albero ovetense. Hoy, con un siglo muy largo sobre su estructura, el forjado no ha aguantado el paso de los años y tan sólo los miembros de los servicios veterinarios municipales entran por la puerta que el 21 de septiembre de 2007 franquearon Jesulín, Fran Rivera y El Cordobés, los últimos diestros que torearon en Oviedo. Ese día la plaza quedó clausurada ante el peligro de ruina y sólo se utilizan las oficinas.
Los espectáculos taurinos en la ciudad datan, al menos, de la época de Alfonso II, fueron disfrutados por el Cid y se ganaron el rechazo de Jovellanos y Leopoldo Alas, "Clarín"
Desde tiempos inmemoriales, recorrían los pueblos de España los llamados “matatoros” o “toreadores” divirtiendo al público y cobrando por ello, mediante la práctica del toreo de forma más o menos rudimentaria.
Podemos afirmar que el origen del “toreo a pie” procede del norte de España, sobre todo de las provincias vascas, Navarra, y Aragón (allá por el siglo XIV), pero su transformación en arte se debe a Andalucía, a principios del siglo XVIII. Aunque realmente Navarra fue la cuna de ganaderos y toreros. www.teinteresasaber.com
¡Qué extraño!, pensarán ustedes, a juzgar por el título. Parecía que Alberto iba a hablarnos de toros y, sin embargo, comienza citando al Rey de Oviedo. Bien que lo siento, pero se han equivocado de pe a pa porque, quién lo diría, cuando a Dios gracias ni rastro de afición se conserva, parece ser que el citado monarca fue el promotor de las primeras corridas de toros de las que haya noticias. Alfonso X el Sabio cuenta, en la "Crónica" del siglo XIII, que convertida Oviedo en corte por Alfonso II el Casto, convocó Cortes en el año 815: "Mientras duraron aquellas se lidiaban de cada día toros"; lidia que se practicaba a lo caballeresco, realizada por nobles personajes.
Años más tarde, con motivo de la apertura del Arca Santa de San Salvador, Alfonso VI viene a Oviedo acompañado de su hermana Urraca y un gran séquito de nobles y cortesanos entre los que se encontraba don Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa doña Jimena. Se da por seguro que, para conmemorar la, visita el Rey a la ciudad y, en su honor, se corrieron toros, destacando, no podía ser de otra manera, entre todos los alanceadores el Cid Campeador.

Según la mayoría de los tratadistas, el toro de lidia (junto con la mayoría del ganado vacuno actual) proviene del uro. Un animal primitivo y salvaje con una antigüedad superior a los 500.000 años.
Aunque referido a Llanes, cuenta Lorenzo Vital (natural de la parte francesa de Flandes, hijo de Juan Vital, agregado a la casa de Carlos el Temerario, autor de la Relación del primer viaje de Carlos V a España, realizado en los años 1517-1518) el momento en el que, por confusión, "un sábado, 19 de setiembre y duodécimo del viaje, a eso de las seis de la mañana, escuchó un murmullo entre los pilotos, y bien parecía, por su continente y manera de hacer, que la cosa nada les agradaba; porque tenían entonces perfecto conocimiento de su error y descarrío, en cuanto se encontraban frente a las montañas y costas de Asturias, allí donde la noche anterior afirmaban estar en las costas de Vizcaya, que están a cuarenta leguas detrás la una de la otra".
Por esa causa se mostraban descontentos y avergonzados, por haber llevado a este noble y poderoso príncipe a un país como desierto e inhabitable. Precisamente los habitantes de estas tierras le rindieron pleitesía; entre fiestas y parabienes, desde Villaviciosa, por Colunga y Ribadesella llegaron a Llanes, villa en la que el Rey estuvo dos noches. Al siguiente día de su llegada, porque era domingo, fue a oír la misa en la iglesia mayor, y por la tarde, después de vísperas, el Rey fue a ver la corrida de toros, en la que hubo gran diversión, porque los dichos toros eran bravos, malos y valientes a maravilla, como lo demostraron luego después de haberse enfurecido, que hirieron a varias gentes, entre las cuales hubo un hombre puesto en peligro de muerte. Avilés, Gijón, Villaviciosa y Grao fueron otras localidades asturianas en las que, asimismo, se celebraban corridas.
Toros en Oviedo - LUIS MIGUEL DOMINGUIN
Retornando a Oviedo, dice don Juan Uría que -según los libros de acuerdo del Ayuntamiento, en los años 1488, 1489, 1494 y 1500- se corrieron toros; otro tanto de lo mismo en las fiestas del Corpus de 1521, para celebrar diversas efemérides bélicas y reales. Ya en julio de 1617, la ciudad de Oviedo aprueba las ordenanzas para gobierno de la cofradía de Santa Eulalia, y en 1639, por bula de Urbano VIII, la santa emeritense fue declarada patrona de Oviedo y del Principado de Asturias.
Describe Celsa Carmen García Valdés, en el libro "El teatro en Oviedo" (1498-1700), que ese mismo año se celebraron grandes festejos y, además de las funciones religiosas en las que predicó el sermón el señor Obispo, hubo fiesta de toros con diestros profesionales utilizando garrochas, lanzas y rejones. El Ayuntamiento contrataba el cierre de la plaza con barrera de madera en la Catedral, Corrada del Obispo, Plaza Mayor y, ya en 1701, en el Fontán para ahorrar tablados y palenques, y también las presidía en un palco cubierto, costeando los gastos de seis toros. Comenta don Sabino Álvarez-Gendín que se obligaba a "refrescar" a los señores de la Real Audiencia, Ciudad y Cabildo -por lo que se ve también eran aficionados los canónigos-, con agua de limón fría, dulce, etc.
Parece que no eran muy ortodoxos, como explica don Juan Uría en el folleto "Juegos y corridas de toros en Oviedo en los siglos XV y XVIII". Del epílogo de las corridas conocido con la denominación de "mulillas", también existe noticia en las actas municipales ovetenses, o por lo menos recordamos una del 25 de setiembre del año 1669, en la que, se dice, se habían hecho unas mantas de lienzo pintadas con las armas de la ciudad para cubrir los bueyes que entrasen en la plaza a sacar los toros, después de desjarretarlos, pero como vemos, en lugar de mulas los animales empleados para el arrastre eran bueyes.
La Lidia, 21 Octb. 1895. losmitosdeltoro.com
Si tradicionales eran las comedias en las fiestas de Santa Eulalia, no lo eran menos los toros. Por ello, en el año 1671, además de aquellas, hubo juego de sortija, fuegos, luminarias, danzas y corridas de toros. En el año 1676, para estas mismas fiestas retornaron los toros. En el de 1680 no se representaron comedias y tan sólo hubo toros y colación. En 1695, ante la nefasta situación económica en que se encuentra la ciudad, deciden que no haya festejos taurinos, aunque pronto se retractan al recordar el voto antiguo hecho a San Roque y el traslado de dicho voto a la fiesta de Santa Eulalia. Por tanto, se harán corridas de toros, eso sí, sin gastos de colación y que el desembolso no supere los dos mil reales.
Cómo sería de exiguo el presupuesto por aquella última década del XVII que, en 1693, ante la imposibilidad de contratar diestros de verdad, salieron a torear el pregonero de la ciudad acompañado de otro vecino. En 1697 pretenden traer a los toreros que habían toreado en las fiestas de León; estos no quieren venir por menos de mil quinientos reales, cuando aquí no estaban dispuestos a pagar más de mil. Sometido el asunto a discusión en el Ayuntamiento, deciden que ese año haya toros y se traigan toreros porque "haber toros sin que haya toreros antes servirá de irrisión y disgusto de los que miran que no de diversión". Según la profesora Celsa García-Valdés, de quien proceden la mayoría de estos datos, en 1698 volvió a haber toros y el toreo de nuevo estuvo a cargo de vecinos de la ciudad y, en 1699, las últimas fiestas de Santa Eulalia y San Roque del siglo XVII, se celebraron con corridas de toros, toreros, danzas, fuegos, colación de bebidas y confitura, luminarias, hachas de cera...
Ya en 1875 se inaugura la primera plaza de madera en el barrio del Fresno (entre Pérez de la Sala y prolongación de González Besada) con la actuación de los toreros Lagartijo y Villaverde. En 1880, en las fiestas de San Mateo, torean Cagancho, Gallito Chico y Fernández Gómez. A finales del siglo XIX, en 1889, se construyó la plaza actual que malamente soporta el paso del tiempo, a la que no terminan de encontrar un aprovechamiento coherente.
La plaza de toros de Buenavista en Oviedo, hacia 1970
Como Oviedo es una ciudad inteligente, culta y sensible, en la que los festejos taurinos, por su manifiesta crueldad, no tienen cabida, fue pionera en suprimir la tortura a los toros. Un ilustre asturiano, Jovellanos, rechaza la consideración de diversión nacional que se ha otorgado a la lucha de toros, entre otras razones porque son muy pocas las ciudades españolas en las que se ha celebrado el espectáculo taurino, y muy de tarde en tarde, y con asistencia de escaso público. Entiende Jovellanos, además, que haya españoles que quieran presumir de contar con una fiesta taurina única en Europa; pero niega rotundamente que la valentía que exhiben unos poquísimos toreros represente la encarnación de la gallardía española. Aplaude, por tanto, Jovellanos la decisión gubernamental -avalada por el criterio del monarca- de prohibir el espectáculo taurino, convencido de que dicha proscripción no producirá quebranto alguno a los intereses nacionales. Quién acostumbrado a ver un hombre volando entre las astas de un toro, abierto en canal, de una cornada, derramando las tripas y regando la plaza con su sangre; un caballo que, huido, precipita al jinete que lo monta, echa mondongo y lucha con el arma de la muerte; una cuadrilla de toreros despavoridos huyendo de una fiera agarrochada; una tumultuosa gritería de inconmensurable gente, mezclada con los roncos silbidos?
En la revista "Revue Hispanique" (abril de 1914), se publicó un relato anónimo, cuyo manuscrito se conserva en la Biblioteca Mazarino. Recoge la experiencia política, histórica y moral del ignorado viajero que visitó nuestro país en la segunda mitad del siglo XVIII. Extenso relato que dedica un apartado a la fiesta de los toros y lo califica como el espectáculo más absurdo, bárbaro y contrario a la razón y a la humanidad. Para empezar, describe el paseíllo y, a continuación, explica: "En cuanto se ha dado la señal, abren la estancia donde el toro está encerrado desde hace veinticuatro horas, sin comer y va a lanzarse sobre el más próximo de los dos toreadores. No se puede evitar el estremecerse por los tres bravos animales, el hombre, el caballo y el toro, viendo al último lanzarse con furor sobre los otros dos. No pasa combate sin que haya caballos muertos o heridos. A continuación le plantan las banderillas, venablos de dos pies de largo, cuyo hierro es ganchudo y ligero; cuando el pobre animal no puede más, uno de los toreros llega, armado de una espada y llevando una pequeña capa en su brazo izquierdo, excita al toro con silbidos, el animal acude con la cabeza baja, momento que aprovecha para hundirle la espada en el cuello".
El barón de Bourgoing (1748-1811)
El barón de Bourgoing (1748-1811) llegó a ser embajador de Francia en España. Fue un viajero infatigable que pasó por primera vez la frontera en 1777. Hombre ilustrado, dedico su tiempo a estudiar usos y costumbres de los españoles, sus juegos, sus placeres, sus comidas y sus gustos. Entre ellos analizó las corridas de toros y, al igual que el anterior, realiza una pormenorizada descripción de ellas: "Algunas veces los pobres caballos ofrecen antes de morir un espectáculo estremecedor. Se les ve andar pisándose las tripas que salen ensangrentadas de un vientre desgarrado". Cuando habla de la muerte del toro dice: "El animal vomita sangre a borbotones, lucha con la muerte, se tambalea, cae, y su vencedor se embriaga de gloria con los aplausos del pueblo". Cuando habla del mejor Alcalde de Madrid, Carlos III, recuerda que el Rey sentía personal aversión por las corridas de toros y deseaba que gradualmente renunciase a ese gusto la nación española. El mismo Leopoldo Alas ,"Clarín", expreso públicamente su rechazo a la mal llamada "fiesta nacional".
La sensibilidad y el respeto al mundo animal se está adueñando del pensamiento lúcido del que gozan gran parte de los españoles. El rechazo a la crueldad y a la tortura se está generalizando en la mayor parte de las autonomías, porque ya va siendo hora de prohibir el suplicio como espectáculo. Desgraciadamente, algunos defienden la tortura en nombre de la cultura y la tradición, cuando la primera está en el polo opuesto de la brutalidad, y la segunda ofende la memoria de nuestros antepasados.
Desterremos de nuestra vieja piel de toro, nunca mejor dicho, el salvajismo del Toro de la Vega, el Toro Júbilo, los toros enmaromados, los toros embolados, los toros a la mar... y las corridas de toros. Solo así nos pondremos a la altura de personas civilizadas.
Novilleros en la plaza de toros de Oviedo.
FUENTE: Alberto Carlos Polledo Arias
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Plaza de Toros de Oviedo
Foto cedida por el Archivo del Ayuntamiento de Oviedo. En la imagen la Plaza de Toros de Oviedo a principios del siglo XX. En la imagen puede apreciarse la gran afluencia de público al espectáculo taurino y la planta superior que no se reconstruyó tras el incendio de 1932. Foto cedida por el Archivo del Ayuntamiento de Oviedo 
Según dice F. Canella, con motivo de las fiestas de Santa Eulalia ya se realizaban en Oviedo corridas de toros hacia el año 1673 aunque, tal vez, podríamos retrasar la fecha hasta 1666. .
Dibujo a plumilla de toro y Torero
http://el.tesorodeoviedo.es
Posteriormente, estas corridas pasaron a formar parte de los actos de celebración de las fiestas de San Mateo.
El gusto de los ovetenses por los espectáculos taurinos hizo que se construyese una plaza de toros de madera en el año 1875. Ésta se situó en el barrio del Fresno, según el citado F. Canella, y funcionó durante cuatro años. Posteriormente, promovidas por la Sociedad de Espectáculos de Oviedo, se iniciaron las obras de la plaza actual. Se construyó en el plazo de un año y fue inaugurada en 1889 por los matadores Frascuelo y Lagartijo.
El coso taurino se encuentra rodeado por las calles de Celestino Villamil, Juan Belmonte y Fuertes Acevedo, la antigua carretera a Galicia.
El edificio, de planta circular-poligonal de 16 lados, es obra del arquitecto Juan Miguel de la Guardia. Su decoración exterior, como muchas otras plazas de España, es de estilo mudéjar: con arquillos ciegos, de medio punto y de herradura distribuidos en dos pisos, enmarcados con ladrillo como las impostas, esquinas, cornisas y portada. Al cuerpo principal se le adosaron otros auxiliares como corrales o el patio de toreros. Cuenta con un coso de 50 metros y un aforo para más de 9.000 personas.
 CARTEL DE TOROS PLAZA DE TOROS DE OVIEDO FERIAS SAN MATEO 1916
En 1917 se declaró el edificio en ruinas.
En 1932 sufrió un incendio y hasta dos años después no se reparó, momento en el cual se suprimió una planta del diseño original.
La última rehabilitación total del edificio se realizó en el año 1957, procediendo a su reinauguración el 20 de septiembre de 1958, teniendo en cartel a Antonio Bienvenida, Luis Miguel Dominguín y Victoriano Valencia.
Posteriormente se acometieron otras reformas: En 1958 se realizan obras de cimentación. En 1991 se encargó a Amado González Hevia las pinturas murales que decoran esta plaza.
Pasó a propiedad municipal en el año 1944 y, el 29 de junio del 2006, fue declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento.
El estado de conservación del coso es pésimo por lo que son muchos los que piden su rehabilitación y se han realizado algunos diseños. Incluso el Ayuntamiento de Oviedo organizó un concurso internacional para la cubierta total de la plaza, puesto que ahora sólo cuentan con cubierta ocho de sus dieciséis lados.
En enero de 2008 el concejal de Urbanismo, José Alberto Mortera Fernández anunció un nuevo proyecto para la plaza de toros que exigiría su descatalogación como BIC. Dicho proyecto pretende una remodelación total de la estructura que, además de coso taurino, sirviese como auditorio al aire libre para la celebración de conciertos, ferias y exposiciones. Se le dotaría de una planta más, la que tenía originariamente y que no se reconstruyó después del incendio de 1932, que alojaría locales comerciales. También se proyecta la construcción de un aparcamiento de 300-400 plazas. "Oviedo Arena" sería el nombre del nuevo recinto.
Plaza de toros de Oviedo
FUENTE: Oviedo Enciclopedia - “El tesoro de Oviedo”
(Bibliografía - F. Canella Secades, El libro de Oviedo, Oviedo, 1887)
__________________________________________________

__________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario