19 de septiembre de 2015

Los primeros tiempos en la historia de la comarca del Nalón

Los primitivos tiempos de Langreo
Guerreros astures con caballo asturcón
La historia de los orígenes y de la Edad Antigua aún hoy no se puede reconstruir de manera fiable a través de los escasos hallazgos de monedas, lápidas, fragmentos de cerámica, armas y otros objetos que nos informen de los primitivos aborígenes; por ello, poco se puede conocer de lo acaecido en estos lugares en tiempos tan remotos 
Los primeros pobladores de Asturias
Es pertinente, pues, recurrir a la conjetura razonada y a las hipótesis de trabajo para acercarse a estos períodos. No es descabellado suponer la existencia en estas tierras de habitantes en épocas muy antiguas, teniendo en cuenta la constitución de la cuenca langreana. Nuestro concejo, pleno de vegetación y rebosante de especies arbóreas, con una notable variedad de frutos y pastos, está recorrido por el río Nalón, el cual, hasta hace pocos siglos, llevaba en sus aguas gran cantidad de truchas, anguilas, lampreas y salmones. Todo esto convertía este espacio en una zona apropiada para albergar aquellas tribus primitivas en que los pueblos antiguos estaban divididos, y en el que su salvaje independencia habría de desarrollarse plenamente. Las condiciones de difícil acceso les permitirían defenderse, sin grandes dificultades, de toda clase de agresiones, pudiendo, por tanto, dedicarse al gozo de riquezas naturales como las enumeradas, propias de los moradores de aquellas remotas épocas. Así, en estos recónditos lugares tendrían a mano toda clase de pastos para sus ganados, madera para sus chozas, leña para hacer lumbre, frutos en gran cantidad y caza y pesca en abundancia. Y no podemos ir mucho más allá en el estudio de tan lejanos tiempos, pues los hechos históricos son demasiado oscuros y no sabemos gran cosa sobre los íberos, celtas y celtíberos, sobre las colonizaciones fenicias y griegas, y sobre el período cartaginés. Los primeros albores de la historia de lo que hoy es Langreo apenas pueden conocerse hasta la conquista de los romanos, pues sus agrestes habitantes, escudados en sus escarpadas montañas y en su indómito valor, conservaron con su independencia la ferocidad de los hombres primitivos, y no adquirieron la cultura que por entonces tenían los fenicios, griegos y cartagineses.

Guerrero astur (museo arqueológico de La Campa Torres (Gijón)- Las armas utilizadas eran principalmente la honda, el arco, lanzas, hachas, falcatas, escudos y como característico de Asturias la espada de antena. historiadeasturias.com
Probablemente nuestro concejo perteneciese, entre las tribus en que se subdividía el territorio de los astures, a la de los luggones que, según los geógrafos e historiadores, ocupaban el Nailos, Nelsos o Nalón en la zona central del territorio dela actual Asturias. Es tras la invasión romana cuando, lo que andando el tiempo será el concejo de Langreo, se inserta en los relatos históricos de aquellos períodos. Así pues, nuestra historia documentada y cierta no comienza hasta los romanos, que nos legaron una muestra de su paso en el puente de Turiellos, indudablemente de origen romano. Una vez que Asturias fue dominada por los romanos tras las famosas luchas delos cántabros y astures, se fue adaptando a la organización política de los invasores, de manera que en los municipios, los magistrados debían su cargo a la elección popular, reuniéndose al efecto los comicios por tribus o por curias, como en Roma. Según aparece en los bronces de Osuna, correspondía a la curia las más importantes funciones, tanto en lo relativo al orden público mediante la formación de milicias locales, como en lo concerniente a la administración de los fondos municipales y examen de cuentas. Es posible que en alguna ocasión así estuviese organizado el municipio langreano.
En las frecuentes batallas que tenían lugar, los Romanos y astures se retiraban en invierno, porque las ocupaciones en alta montaña se destinaban únicamente al verano, y volvían cada temporada estival a verse las caras. Cortos descansos para un duro enfrentamiento
La dominación romana
Los langreanos estuvieron durante mucho tiempo sometidos y dominados por los romanos y, testimonio de ello, son los restos y las ruinas del Castillo de Tudela, que, como veremos, fundaron los romanos, y que, aunque no esté situado estrictamente en los límites del actual concejo de Langreo, está en sus inmediaciones, alcanzando una gran importancia histórica en toda la Edad Media langreana. Durante la guerra contra los cántabros y astures que tuvo lugar entre los años29 y 19 antes de Jesucristo, el concejo de Langreo hubo de ser necesariamente teatro de la lucha; así el propio Estrabón la llamó "guerra de terrenos", debido a que consistió no en batallas en campo abierto sino de tipo defensivo, encastillándose en lo más inaccesible y escarpado de sus montañas para así lograr la mayor defensa contra los invasores. De esta manera resultaba más fácil cortar convoyes y atacar al enemigo en los desfiladeros, aprovechando la lentitud de los romanos por el transporte de su abundante material de guerra; tales emplazamientos daban superioridad a los guerrilleros astures en movilidad y armas arrojadizas tales como dardos, hondas, etc. Podemos concluir pues, que las características topográficas de las montañas de Langreo reúnen las condiciones adecuadas para haber sido escenario de dichas guerras. Los romanos tenían especial interés en someter al Imperio la zona norte de Iberia por el oro de Asturias y por el hierro del Vasconia. Son conocidos en gran parte los emplazamientos donde estuvieron establecidos los romanos. Los mejores testigos de ello son las abundantes lápidas e inscripciones encontradas hasta el momento. De estos lugares, los que estaban más próximos a nuestro concejo, y por consiguiente tuvieron que tener relaciones de proximidad y de vecindad eran Campus Manium, hoy Campomanes, Aramil, Gigia (hoy Gijón), Nardinium (Noreña), Lucus  Asturum, que estaba cerca de Oviedo y Tudela, donde además del Castillo fundaron una ciudad. En la división que hicieron los romanos entre augustanos y transmontanos, Langreo se incluía en la demarcación de los astures transmontanos.
Los romanos solían establecer calzadas romanas por las vías de penetración en los territorios, con el fin de que los desplazamientos fueran ágiles y rápidos en caso de ataques hostiles de los bravos y valientes astures
Vías de penetración
Veamos ahora las distintas vías de paso de los romanos por nuestro concejo y los castillos que fueron emplazados por ellos en los desfiladeros a modo de vigías. Roma, previsora y versada como nadie en artes de la guerra, no desconocía cuál era el fuerte de los Astures, y temerosa de seguir su camino por el fondo de los valles, los atravesaba siempre en sentido transversal de manera rápida, huyendo así de los daños de nuestros bravos montañeses (cuyas ansias rabiosas de libertad ya conocían). Por estas razones sus vías se hallaban flanqueadas por torreones colocados en los lugares más estratégicos, desde los cuales podían vigilar mejor los movimientos de sus enemigos; al mismo tiempo les permitían defender con más seguridad sus pasos ( J. M. Jove y Canella).Sabido es que los romanos trazaron una de las principales rutas de penetración en Asturias por el vecino concejo de Laviana que, siguiendo por Tolivia y  Villoria, cruzaba el valle del Nalón. En las inmediaciones de Laviana pasaba por el lugar denominado Puente de Arco, que debe su nombre al gracioso puente construido por ellos para el paso del río. Afirman los cronistas que el rey Alfonso I ordenó la reconstrucción de todas las fortalezas que, como herencia romana, se erigían en el valle del Nalón, mandando al mismo tiempo que se cuidara con especial interés su custodia y conservación. Estas fortalezas eran las siguientes: la de Caufel en Langreo; la de Santa Ana en el mismo concejo (todavía el pueblo donde aquella asentaba se denomina Pico Castillo); la de El Condado en Laviana; la de Villamorey (que quiere decir tierra de moros) en el concejo de Sobrescobio, y la llamada "la Torre" en Campo Caso. De todas ellas las más importantes y las que más influencia tuvieron fueron las de Tudela y Sobrescobio. Suponemos que los romanos pudieron apreciar las condiciones admirables de Langreo, como lo muestra el que nuestra comarca aparezca encuadrada en las rutas que aquéllos seguían en su camino desde el interior a la costa. Ya hemos visto que una de dichas vías conducía del valle del Aller a Laviana, para seguir por Tiraña hacia el Cordal de Bimenes, donde aún se conservan huellas de aquel camino, que aparece citado en documentos históricos posteriores. La otra vía, tenida por muchos como la principal, pasaba del valle de Mieres a Olloniego (siendo el famoso castillo de Tudela su vigía y defensora), tocaba por el límite occidental a nuestro concejo para dirigirse después de pasar cerca de Oviedo, por Colloto, a Gijón. Además, de creer al distinguido escritor langreano Don Manuel Valdés, aún habría otra importante; venía ésta desde Mieres y entraba en Langreo por Caufel y Carbayín, atravesando el río Nalón por lo que hoy es La Felguera mediante "un puente monumental, el mayor de Asturias, con ciento cinco metros de longitud", una de cuyas estribaciones dio nombre al popular barrio langreano de El Puente. Esta vía romana se dirige a Siero y entra en Gijón por Pruvia de Llanera. Dicho puente de Turiellos, cuya construcción es sin duda alguna de origen romano, es la huella más importante que nos han dejado los romanos de su paso por Langreo.
El Castillo de Tudela (Olloniego-Oviedo)
Fundación del Castillo de Tudela
Dice el maestro Custodio que, habiendo César sujetado los asturianos para estar seguro frente al peligro que se le podía ofrecer, edificó una colonia y un castillo (así era como los romanos llamaban a las ciudades que edificaban con gentes de su misma nación), y hecho esto marchó de Asturias dejando en ella por Gobernador a Carisio con estas palabras: "Caesar denique proptem periculum et in tute llam provincia e castello a edificato et colonia colocata abiens, Carisium Asturibus praefecit". Pienso que este castillo es el de Tudela, corrompido del nombre de tutela. Se fundó esta ciudad para control de toda la provincia, porque está casi en el medio
de ella en un altísimo collado sobre la ribera del Nalón, frente a la ciudad de Lancia. Este collado tiene una subida muy dificultosa por todas partes, y en la cumbre parece que edificaron los romanos este castillo, rodeándolo de grandes fosos y cavas. En los pedazos de muro conservados se puede comprobar que tenían más de quince pies de grueso, conservándose aún un lienzo casi entero de la torre mayor. En estos restos dicen los hombres curiosos de mucho crédito y el canónigo Tirso de Avilés, que sehalla una piedra con estas letras:" O nobiles et supervi Astures, quos  Romani  vincere vix potuere, licet Gausone superato"(su traducción sería:¡Oh nobles asturianos y soberbios, a quienes apenas pudieron vencer los romanos aún después de vencido Gauson!). En San Miguel de Liño, de la que haremos mención en su momento, hay una inscripción romana que dice: "Caesar omita Lancea". Y Morales, que vio esta piedra, afirma en el capítulo 57 del libro 8 de su crónica que está errada, y que había de decir: "Caesar  domita Lancea", porque esta piedra escrita fue parte de algún trofeode los que se levantaron en memoria y honra de César. Bien podemos entender que, vencida Lancia, dejaría en este castillo de Tudela la guarnición y gente armada para control de la tierra, o en la ciudad de Lugo, de cuyas minas piensan algunos que se han traído algunos de los mármoles que se hallan en la iglesia de San Miguel de Liño. No hay duda que fundaron otros castillos por la provincia, cuyos restos se conservan hoy; estos son las casas y fosos que se hallan por los collados y que se llaman comúnmente castros, que así llamaban los romanos a los lugares que fortificaban para amparo de la gente de guerra que estaban por los caminos. Todo esto era necesario para tener la provincia sujeta y aprovecharse del oro que en ella se descubría. Esto se relaciona también con algunos nombres como el de Tormaleo, lugar de Asturias llamado Tormalexeo por residir en él una turma de Legión (que eran treinta hombres a caballo).Langreo en esta época se hallaba dominado y controlado por los castillos de Tudela y de Sobrescobio, también de origen romano, utilizados primero por ellos, más tarde por los árabes y tal vez por los primeros reyes de Asturias; serían fortalezas inexpugnables para defender el estrecho valle del Nalón.
Torreón del Castillo de Villamorey, de origen romano y utilizado durante la monarquía asturiana, el torreón se localiza a menos de dos kilómetros del pueblo de Villamorey, en el concejo de Sobrescobio.
Castillos que defendieron las márgenes del río Nalón
Como pruebas concluyentes de la influencia romana en esta comarca langreana tenemos, además del Puente de Turiellos, la línea de Castillos con que defendieron las márgenes del río Nalón: la Torre de Campo de Caso, el Castillo de Sobrescobio, el de El Condado, Peña Castillo, y por fin, el antiguo y muy famoso Castillo de Tudela. Los romanos tenían a todo lo largo del valle del Nalón desde Puente de Arco, que era la vía romana por donde penetraban en el valle, hasta el puente de Turiellos ,también de origen romano, torres o atalayas de señales y de defensa. Según se dice en la obra Asturias en su tomo II, en Laviana y Sobrescobio hay  vestigios de castros y fortificaciones antiguas "del período de la dominación romana".
Recreación de una batalla entre Romanos, Cántabros y Astures.
Las luchas contra los romanos
Parece ser que donde mayor resistencia encontraron los romanos frente a los astures y cántabros fue en el centro de Asturias; ello es debido a que reúne circunstancias muy especiales para emprender la guerra: las riquezas naturales del territorio y las condiciones del relieve son muy favorables para la defensa.
Fueron los llanos próximos a Oviedo y los frondosísimos valles de Piloña, Riosa, Tudela, Langreo y, sobre todo, Mieres y Lena, donde se refugiaban, defendían y desde donde hostilizaban a los romanos. En Mieres se cree que hubo una gran acción en Duro, en las proximidades del sitio que domina la ermita cercana al palacio del Marqués de Camposagrado, donde se conservaron hasta hace poco tiempo las ruinas de un castillo. En Campomanes existe la tradición de que se dio una importante batalla durante la guerra de Agripa, quien no llegó a dar parte de sus hechos al Senado. En Moreda también se asegura que hubo otra notable acción de guerra, y lo mismo también debió ocurrir en el colindante valle de Turón, cuyo dominio romano quedó expresamente recogido en el nombre latino del pueblo de Urbiés, situado en los altos cordales que unen Langreo y Mieres, nombre que significa "Roma es dueña de este sitio", pues sabemos que Urbs por antonomasia significa Roma. Las Aras Sextianas de Gijón fueron erigidas igualmente en recuerdo de esta guerra. Se sabe que los astur-cántabros se defendieron durante bastante tiempo en las proximidades de Olloniego, cerca del castillo de Tudela, para retirarse progresivamente hacia el sur a los valles del Caudal y Lena, donde ocurrieron los episodios bélicos de Duro, Moreda y Campomanes. En el tan debatido asunto de dónde estaría situada la ciudad de Lancia hay quien opina  (y citamos a D. Manuel Ladreda) que la citada ciudad estuvo cerca de puente grande de Olloniego, en el pico llamado de Lanza. Por todos estos hechos históricos, bien podemos deducir la participación que en las guerras contra los romanos debió haber tenido nuestro concejo de Langreo.
Una de las Monedas romanas encontradas en Asturias.
Monedas antiguas romanas
El hallazgo de dichas monedas es común en casi todas las provincias de España, aunque escasean más en el Norte. En nuestra provincia fueron descubiertos algunos depósitos de ellas en Murias de Santibáñez, en Bimeda, parroquias de Cangas, y últimamente en Langreo. El depósito de monedas romanas encontradas en Langreo son de pequeño módulo, medianamente conservadas; pertenecen a la época de Constantino y sus sucesores. Tales eran las que me dio para que las viese un amigo, el señor D. Benito Canella hace pocos días (Julio de 1865, Elías G. Tauvi y Quirós).

Costumbres que en la época  de los romanos tenían los Langreanos
El historiador romano Estrabón, según referencia de Carvallo, cuenta muy a menudo las costumbres que por aquellos tiempos tenían los asturianos, haciéndoles muy feroces y terribles. Dice que "como eran gente belicosa, el principal dios que adoraban era Marte, a quien estaban consagradas las cosas de la guerra". Y sigue: "Sacrificaban a este dios caballos, de los cuales tenían mucho acopio, y aunque no muy grandes, los tenían los romanos por muy ligeros, llamándoles Asturcones por ser de Asturias. Sacrificaban asimismo a este dios los cautivos que cogían en la guerra, abriéndoles vivos con bestial fiereza, formando sus pronósticos y haciendo sus adivinaciones en los pulsos y palpitaciones de las entrañas recién abiertas, lo cual era de gran horror y espanto para sus enemigos. Se pintaban cada día los rostros de bermellón y almagre por mostrar más ferocidad; y los hacían más horrendos y espantosos las barbas muy largas que traían y los cabellos tendidos sobre lo  hombros.
Panorámica del día a día en los castros locales
Eran tan inclinados a los ejercicios de la guerra, que sus juegos y fiestas eran todos ensayos y representaciones de batallas para hacerse alentados y forcejudos, como correr y luchar. Su pan más ordinario era de bellotas, castañas y legumbres molidas. No bebían vino sino una sidra hecha de zumo de manzanas. Usaban la manteca de vaca y aceite de nueces y avellanas. Las carnes eran de castores, osos y rebecos, de cuyas pieles andaban vestidos, y envueltos en las mismas dormían en el duro suelo. Apedreaban con grandísimo rigor a los malhechores. El estar apartados y remotos en tan ásperas montañas y fuera de las comunicaciones delos romanos les hacían algo equívocos y cortos de razones, pero tan astutos de su naturaleza, que algunos dijeron que por eso se llamaron asturianos, porque Astu quiere decir astucia". "No menos ferocidad mostraban en estos tiempos las mujeres de Asturias, según Estrabón, Silio Italico y Lucio Floro, que son de ordinario corpulentas, membrudas, fuertes y muy cortas de razones, celosísimas, poco curiosas de las galas y ornatos de sus personas, de gran valor y notable virtud en la administración de sus haciendas, andaban vestidas todas de lino muy bueno, por haber en esta provincia abundancia de él. Algunas mujeres y mozas del campo andaban vestidas de lienzo de muchos pliegues que llaman al mexia, y parece que este uso quedó de aquellos tiempos antiquísimos". "Mientras los mandos andan ocupados en las guerras, cultivan ellas las tierras, y ellas mismas sin bueyes labraban las tierras con sus instrumentos que traían en los pies a manera de zancos. Cuando parían servían y regalaban a sus maridos, levantándose ellas y haciéndoles estar acostados.  Bañábanse en el río poco después de paridas, y allí metían también en el agua a sus niños". "Tenían así los hombres como las mujeres una ponzoña, y cuando no podían escapar de manos de sus enemigos por otra vía, se daban la muerte con esta ponzoña, por no verse en perpetua servidumbre".
Minero romano
El oro de Asturias y el laboreo minero en época romana
Después de terminadas las guerras con los cántabros y astures y debido a las sabias providencias del Emperador Augusto, el valor y la prudencia de Carisio, que fue el primer Prefecto romano de Asturias, hicieron que los asturianos vivieran en paz y concordia con los romanos, debido principalmente a las famosas minas de oro, que eran las más ricas que se conocían en aquel tiempo. En este tiempo eran tantos los hombres que se empleaban en las minas en hacer profundas excavaciones para sacar el oro a costa de grandes fatigas que por ello fueron en aquellos tiempos los mineros más célebres. Una buena parte de los trabajadores de las minas de oro estaba formada por los condenados a la pena de trabajo, vigente en la época, y otra gran parte por esclavos. En buena conjetura es lógico y natural suponer que entre dichos mineros hubiese muchos langreanos, y este antecedente histórico nos es muy conveniente para explicarnos y comprender lo que son los mineros de hoy, que no han perdido aquélla fama. Así, en la edición de Plinio ilustrada por Hardicino se menciona el plomo negro de Oviedo ¿No podía ser ya el carbón?.10. La época de los Godos.
Mineros romanos esclavizados. https://www.google.es
La región de Asturias, que fue impenetrable a los fenicios y cartagineses, fue conquistada por los romanos tras grandes esfuerzos, según hemos visto, en las guerras de los Cántabros y Astures; por su parte los Godos no tuvieron dominio de ella hasta pasados dos siglos. Pero este país se vio muy pronto sojuzgado en parte por los árabes, que en el breve espacio de dos años se apoderaron de las provincias de España y llegaron hasta la costa de Asturias (P. Flórez y Risco). Ya sabemos que Langreo pertenecía a los astures trasmontanos y, unidos a los romanos, defendieron con valor los pasos y desfiladeros de sus inaccesibles montañas, consiguiendo vivir libres e independientes por espacio de doscientos años, sin que los historiadores nos den la más ligera idea del estado político y administrativo que se dieron durante el tiempo que fueron independientes de los Godos. Sometida al fin Asturias por la fuerza de las armas, tuvo que irse adaptando poco a poco a las costumbres, usos, administración y gobierno de los godos. Asturias conserva muchas cosas de estos invasores, y así dice el P. Carvallo: "algunas memorias se conservan en esta provincia del señorío de los godos, como el lugar que se llama Godos y la tierra de Allande, llamada así porque los godos tenían otra provincia con el mismo nombre. Y el lugar de Olloniego, de un capitán llamado Ollono Vego". Si los godos estuvieron en Olloniego podemos deducir con lógica que también estuvieron en Langreo, dada la proximidad, y sin que tengamos noticias de ello.
Recreación de esclavos dentro de una mina romana. www.historiayarqueologia.com
FUENTE: Textos extraídos de:

Historia de Langreo, de Candido Fernández Riesgo, Langreo 1991 (ed. Aladino Fernández; prep. manuscrito por J. A. Quirós). http://www.academia.edu
______________________________________________________
______________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

1 comentario:

  1. La primera imagen son guerreros pictos creo yo, por la panoplia que muestran.
    La segunda imagen son celtas britanos. El escudo es tipico britano...y...no creo que en la zona habitada por astures, los carros de combate fueran una buena idea....

    ResponderEliminar