28 de junio de 2013

Mieres contra la Restauración

Mieres contra la Restauración.

 Mieres-08/08/1930-Calle Carreño Miranda. La calle fue conocida desde principios de siglo como Martínez de Vega. Con la II República adopta el nombre de García Hernández. En 1937 pasa a ser Calle José Calvo Sotelo, icono del Movimiento Nacional. Posteriormente recibe su nomenclatura actual, en honor al pintor avilesino nacido en 1614. Carreño Miranda entra en la Corte de Carlos II de mano del afamado Velázquez. Allí realiza numerosos retratos para la familia real.   http://www.asturias.es/

 Vecinos a caballo en La Pasera (Mieres) hacia 1915.  http://www.asturias.es

http://www.lne.es
En agosto de 1917, una gran huelga revolucionaria convocada para toda España, paralizó Asturias, que acabó quedándose sola, en un anticipo de lo que sería octubre de 1934. Seguramente ya conocen su desarrollo y consecuencias; hoy les voy a hablar de un episodio previo, que tuvo una amplia repercusión: la convocatoria que hizo la Lliga Regionalista en Barcelona invitando a los senadores y diputados de los partidos nacionales para celebrar una Asamblea extraoficial en protesta contra la suspensión de las Cortes y los actos del gobierno que presidía el conservador Eduardo Dato.

Atendiendo a esta llamada, el 5 de julio de 1917 acudieron hasta el palacio del parque de la Ciudadela, en aquella capital, 68 parlamentarios entre los que había catalanistas, liberales, republicanos y socialistas, que antes de ser arrestados por las fuerzas del orden tuvieron tiempo de poner sobre la mesa la modernización del Estado, la autonomía de los municipios, y otros problemas que paralizaban la vida política del país y acordaron la convocatoria de Cortes Constituyentes pidiendo también más libertad para las regiones y unas elecciones verdaderamente limpias.

En el resto de España se generaron grupos de apoyo y en Mieres, que entonces era un baluarte fortísimo de la democracia, se respondió siguiendo su tradición izquierdista con un entusiasmo enorme que tuvo su reflejo en una sesión del Consistorio convocada para el 29 de julio.

Aquel día, las minorías republicana y socialista que constituían la mayoría del Ayuntamiento dirigieron a sus compañeros de corporación la siguiente moción con la que manifestaban la adhesión a los políticos catalanes: «La asamblea de parlamentarios celebrada en Barcelona el día 19 del actual ha despertado en toda España un eco de consoladora esperanza. Se advierte en ella por de pronto aquel anhelo de renovación patriótica, que va encaminada a librar al país de las oligarquías dominantes, causa fundamental, ya que no única, de su ruina, y se advierte al propio tiempo, el deseo de reintegrar al pueblo en el ejercicio de su poder soberano, para que sea el pueblo quien utilizando al efecto el órgano de unas Cortes Constituyentes libremente elegidas y sobre la base de la autonomía municipal y regional plantee y resuelva todos aquellos problemas que afectan a la vida y al porvenir de España. En tal concepto, los concejales que suscriben, proponen a la Corporación Municipal se sirva acordar la adhesión a las resoluciones adoptadas por la referida Asamblea de parlamentarios al mismo tiempo que exponen su deseo de que en lo sucesivo sean los Ayuntamientos representantes de la soberanía del municipio quienes elijan su presidencia, independientemente del poder central, haciéndolo constar así en acta para los efectos oportunos».
 
11/07/1930 - Ayuntamiento de Mieres, obra del arquitecto Lucas Mª Palacio en 1862. Mieres se constituye como ayuntamiento independiente de Lena en 1862. A la obra original se le añade posteriormente un piso más, siendo arquitecto Juan Miguel de la Guardia que también renueva la fachada. Ésta pasa a tener cinco arcos sobre pilastras, balcones con frontón triangular - excepto el central que es curvo - y a estar rematada con un templete con reloj y campana. Juan Miguel de la Guardia (Cantabria 1859 – Oviedo 1910) fue arquitecto municipal de Oviedo. Entre 1904 y 1906 hizo el mercado cubierto Mieres y quizás sobre esas fechas tuviera lugar su intervención en la Casa Consistorial. http://www.asturias.es

Cuando concluyó la lectura de la moción, el alcalde Manuel Menéndez, del partido reformista, se sumó a ella presentando su dimisión con carácter irrevocable para explicar de esta manera que los deseos de los pueblos que representaban los parlamentarios rebeldes, debían anteponerse al cargo de representante del poder central que él ejercía en Mieres y, tras leer el texto de un telegrama dirigido al Gobierno anunciando su decisión, pasó a ocupar un asiento entre los concejales en medio de grandes muestras de agrado no solo de sus compañeros sino también del numeroso público que llenaba el salón y aplaudió su recto y acertado proceder. Por orden de jerarquía ocupó entonces la presidencia del Ayuntamiento el primer teniente de alcalde Ulpiano Antuña, republicano, y su primera disposición fue poner a votación la exposición que acababan de hacer los ediles de su grupo junto a los socialistas, apoyando la iniciativa catalana. Pero antes, dos representantes de estos grupos quisieron explicar sus posturas pronunciando sendos discursos.
El primero en hablar, en medio de una gran expectación, fue el abogado Vital Álvarez Buylla, el cual ostentaba la representación de la minoría republicana y en su nombre vino a decir que la Asamblea de los parlamentarios representaba el resurgir de España y que ellos como amantes de la Patria corroída por la carcoma de la oligarquía que se había enseñoreado del país, prestaban su más entusiasta cooperación a los parlamentarios, los únicos capaces de salvar a España de la bancarrota, a la que se encaminaba a pasos agigantados. Concluyó haciendo un inspirado y poético parangón con la lucha de los comuneros de Castilla y su discurso fogoso y valiente, gustó mucho al público que lo interrumpió repetidas veces mostrando su agrado. A continuación habló Manuel Llaneza en nombre de la minoría socialista, también para expresar su conformidad con la reunión de Barcelona y manifestó su deseo de sumar fuerzas para hacer una nueva España, en la que, en vez de gobernar las oligarquías, lo hiciese el pueblo, el único capaz de regir sus propios destinos. Dijo que todos los concejales del Ayuntamiento de Mieres debían hacer el juramento de no aceptar la Alcaldía de real orden, porque iría contra los deseos del pueblo y que el poder central con sus injerencias solo era una mordaza para los municipios. Llaneza, concluyó también en medio de estruendosos aplausos.
Luego le llegó el turno al representante de los mauristas, Isidro Fernández Miranda, quien se levantó a hablar como partidario de las instituciones existentes, contra las que iban los parlamentarios. Lógicamente, no estuvo dispuesto a dar su voto de adhesión a los mismos, ya que la Asamblea había sido declarada subversiva por el Gobierno y además tenía un tinte nacionalista muy marcado, pues los convocantes posponían los intereses de España a los de Cataluña. Respecto a los alcaldes de real orden, expuso que mientras no se separasen los cargos de presidente de la Corporación municipal y de representante del Gobierno, no se podía criticar este tema, pero en cuanto a la autonomía de los municipios, sí se mostraba partidario por considerarla necesaria para el progreso de los intereses municipales.
 D. MANUEL LLANEZA ZAPICO

(Lada, Langreo, 1879-Mieres, 1931)

  • Sindicalista y político socialista asturiano más importante del primer tercio del siglo XX.
  • Crea el SOMA en 1910 (en Vegadotos (Mieres) Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias. Utilizando un modelo de Sindicalismo desconocido en España y que observó durante su exilio en Francia, el cual aboga desde su constitución por un modelo de sindicalismo que apuesta decididamente por la  transformación social, por la construcción de una nueva sociedad basada en los principios de igualdad, solidaridad y justicia social. Una organización sindical de orientación socialista impregnada de los valores solidarios inherentes al internacionalismo obrero. El SOMA-FIA-UGT se define como un sindicato de clase, afiliación masiva, plural, abierto a todos los colectivos y trabajadores, integradora y participativa, en la que por encima de creencias religiosas, corporativismos profesionales e identidades culturales, defendemos íntegramente los intereses y aspiraciones de la clase trabajadora. http://www.orfanatominero.org
Vital Álvarez Buylla y Manuel Llaneza hicieron uso de su turno de réplica contestando brevemente a Fernández Miranda para negar que la actitud de los parlamentarios atacase la unidad de la Patria y que fuesen regionalistas o nacionalistas, afirmando que se trataba solo de un grupo de hombres ilustres y amantes unidos bajo el grito sublime de ¡Viva España grande!
Acto seguido, y en medio de la expectación del público que llenaba el edificio y sus alrededores, se procedió a la votación: Con la excepción de tres concejales, entre ellos el señor Miranda, todos los demás se adhirieron a la patriótica actitud de los parlamentarios y el entusiasmo reinó durante toda la tarde en el pueblo de Mieres comentándose por todas partes la brillante actitud de republicanos y socialistas, así como también la oportuna gallardía del alcalde Manuel Menéndez , quien antes de ir contra las aspiraciones del pueblo, había dimitido de su cargo.
Finalmente, aquella Asamblea catalana no fue más que el preludio de un intento revolucionario, pactado entre las fuerzas políticas opuestas a la monarquía de Alfonso XIII, que fracasó estrepitosamente por las prisas y la mala organización. Y parte de culpa la tuvo Oscar Pérez Solís, un personaje natural de Bello que ya ha pasado otras veces por esta página.
Cuando todo dependía del éxito de una huelga general que debía paralizar el país, el allerano, que entonces era un vehemente socialista hizo que se adelantase en Valladolid y, como escribió más tarde Andrés Saborit, «con intención o sin ella sirvió a la burguesía y al Gobierno»; poco después se sumó Valencia y los ferroviarios del norte y unos días después -el día 13- la UGT dio la orden para toda España. Aunque a los ocho días el movimiento revolucionario ya había fracasado, en Asturias las minas pararon más de dos meses y este deterioro hizo que no pudiesen trabajar a pleno rendimiento hasta enero de 1918.
 18/11/1927 - (foto Franck). Al fondo la estación y en primer término a la izquierda la cantina del tren vasco-asturiano de Mieres, que hoy en día alberga el centro de asistencia social del Ayuntamiento de Mieres. Era la estación del tren que llamaban "vasco-asturiano" con vagones de madera para pasajeros y propulsión a vapor, que usaba carbón en la combustión. El 2 de agosto de 1904 se inauguró el tramo Oviedo a San Esteban, seguido de los de Fuso a Figaredo en 1906 y Figaredo a Ujo en 1908. La llegada del ferrocarril a Collanzo se demoraría hasta 1934, quedando la línea en fórna de «Y», partiendo desde Oviedo hasta San Esteban y Collanzo, con división hacia los respectivos destinos en Fuso de la Reina. http://www.asturias.es

Vital Álvarez Buylla fue detenido inmediatamente en Mieres junto a Santiago Orejas; Esteban García, que era síndico del Ayuntamiento y administrador de la Cooperativa Obrera; Vicente Menéndez, facultativo de minas y empleado de obras públicas; Valentín Rodríguez, propietario; Francisco Prado, dependiente de comercio; Antonio A. Aza, abogado y empleado en la oficina de quintas, y los obreros Ramón Rodríguez, Macario Valverde y Leonardo Suárez. Por su parte, Manuel Llaneza, aunque personalmente se oponía a la huelga, la secundó para no romper la unidad de la UGT y permaneció escondido en Oviedo en casa del político Melquíades Álvarez, quien dirigía el movimiento en Asturias y León, hasta que la cosa se calmó y acabó entregándose a las autoridades.
Oscar Pérez Solís tuvo que refugiarse en Lisboa. Luego estuvo entre los fundadores del Partido Comunista, antes de cambiar sus ideas para afiliarse en plena etapa republicana a la Falange; también tuvo una actuación destacada en el alzamiento de 1936 y fue uno de los hombres fuertes del franquismo? pero esto ya se lo hemos contado antes.

 08/08/1933 - Puente La Perra de Mieres, nombre popular de esta construcción que cruza sobre el Río Caudal. http://www.asturias.es


 
08/08/1930 - Plaza de Abastos de Mieres antes de la Guerra Civil, obra de Juan Miguel de La Guardia. Está inspirada en la estructura de Les Halles de París de 1853 donde predomina el uso del hierro fundido. Data de 1904 – 1907. En el último cuarto del siglo XIX se levantaron muchos mercados de hierro, siendo su construcción uno de los índices urbanos de modernidad que sirvió para medir la pujanza de los ayuntamientos ya que eran un servicio municipal. La Fundición de Mieres realizó obras de hierro para toda España. El edificio es de hormigón, hierro y cristal, de estilo ornamental ecléctico muy común en época modernista. Tiene connotaciones historicistas muy propias de la arquitectura industrial. Consta de una planta y tejado retranqueado por donde entra la luz. Se inaugura en 1907 siendo alcalde Don José Selá y Selá. La liquidación de las obras ascendió a 144.502 pesetas y el contratista fue Don José Miranda Antuña.  http://www.asturias.es

 08/08/1930Panorámica de la fábrica de Mieres. La Sociedad Fábrica de Mieres se constituyó en marzo de 1879, siendo la sucesora de varias compañías minero-siderúrgicas. Adquirió distintas concesiones mineras sobretodo en Lena y Quirós, favoreciendo su crecimiento las mejoras a nivel de infraestructuras y transportes. http://www.asturias.es

FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR
________________________________________

El frondoso árbol de los Álvarez-Buylla

Arturo Álvares Buylla recibe el reconocimiento de manos del El príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española.  (Foto Reuters)

Una búsqueda de años reconstruye la genealogía de la familia del neurocirujano mexicano Arturo Álvarez Buylla, egresado de la Universdad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien fue reconocido con el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2011. que planta su raíz en Asturias y se extiende por todo el globo.







http://www.lne.es
Buena sombra, la del árbol genealógico de los Álvarez-Buylla, que planta sus raíces en Asturias y extiende sus ramas por todo el mundo. Una investigación de años ha permitido reconstruir con toda exactitud el devenir de este apellido desde Plácido Álvarez-Buylla y Santín (Pola de Lena, 1826-Gijón, 1887), del que parten las tres ramas principales de la familia, que el pasado miércoles reunió a un centenar largo de sus miembros en el palacio de Meres (Siero) en torno a uno de sus más ilustres miembros, el neurobiólogo Arturo Álvarez-Buylla, que recibió el premio «Príncipe de Asturias» de Investigación y que además fue «Asturiano del mes de octubre de 2011» de LA NUEVA ESPAÑA.
La elaboración del árbol genealógico es fruto del esfuerzo de algunos miembros de la familia, como la filóloga Virginia Álvarez-Buylla, y expertos en la materia como Juan Alvargonzález. «Ha sido un esfuerzo complicadísimo», asegura Virginia Álvarez-Buylla, quien asegura que se ha remontado el rastro de la familia hasta el siglo XVII, aunque también hay menciones a un topónimo relacionado con el apellido que datan del siglo XI. Una Álvarez-Buylla militante, esta mujer resalta que «a pesar de lo grande que es la familia, en ninguna de las ramas hemos encontrado casos de corrupción o cosas parecidas. No se ven grandes fortunas, pero tampoco delincuentes. Es algo de lo que sentirse orgulloso».
De Plácido Álvarez-Buylla, médico, escritor e impulsor de la construcción de un hospital en Oviedo, parten las tres ramas principales de la familia. Por un lado, señala Virginia Álvarez-Buylla, está la rama de los catedráticos, de la que ella misma procede. A ella pertenecen Adolfo Álvarez-Buylla y González-Alegre (1850-1927), catedrático de Economía Política y Hacienda Pública; su hijo, Benito Álvarez-Buylla y Lozana (1879-1941), catedrático de Química, fundador del Instituto del Carbón, poeta y compañero de «Clarín»; y el hijo de éste, José Benito Álvarez-Buylla Álvarez (1916-1981), padre de Virginia, catedrático de Literatura Inglesa, también poeta e investigador de la tonada, afincado en Gijón.
Un hermano de Benito Álvarez-Buylla, Vicente (1890-1969), llegó a ser cónsul general de España en Londres en la década de los treinta, en la época en que era embajador Ramón Pérez de Ayala. Uno de sus hijos, Manuel, vive en Venezuela. Otro, Pedro Álvarez-Buylla, forma la rama inglesa de la familia y reside en Guifford (Reino Unido). Otro hermano de Benito y Vicente, Plácido (1885-1938), llegó a ser durante unos meses ministro de Industria y Comercio en el primer Gobierno del Frente Popular, en el año 1936. Era también diplomático, fue cónsul general en Gibraltar y murió en París. Finalmente, otro hermano del Benito, Vicente y Plácido, Adolfo Álvarez-Buylla y Lozana, nacido en 1897, fue portero del Real Madrid entre los años 1903 y 1911, procedente del Stadium de Avilés.
Después está la llamada rama de los médicos, a la que pertenece el neurobiólogo Arturo Álvarez-Buylla. Se inicia con el segundo de los hijos de Plácido Álvarez-Buylla y Santín, Arturo Álvarez-Buylla y González (1852-1912), «Doctor Serio», vinculado a la lucha contra el alcoholismo y otras causas filantrópicas. Continúa con Arturo Álvarez-Buylla Godino (1895-1937), militar pionero de la aviación en España, secretario general del Alto Comisariado Español en Marruecos, del que se hizo cargo provisionalmente en los meses que precedieron al inicio de la Guerra Civil, y que fue fusilado en Ceuta por los franquistas. El hijo de éste, Ramón Álvarez-Buylla de Aldana (1919-1999), médico cirujano, neurofisiólogo e histólogo, se formó en la Unión Soviética tras salir de España por la guerra, y luego se exilió en México en 1947, por mediación de Dolores Ibárruri. Allí desarrolló una larga labor docente e investigadora. De la unión de Ramón Álvarez-Buylla con una hija de Wenceslao Roces -jurista, historiador, traductor y político comunista nacido en Soto de Agues (Sobrescobio) y fallecido en el exilio mexicano- nacieron el neurobiólogo Arturo Álvarez-Buylla Roces (México DF, 1958), afincado en California (Estados Unidos), y que anteayer viernes recibió el premio «Príncipe» de Investigación, y la especialista en genética molecular María Elena Álvarez-Buylla Roces, activista contra el maíz transgénico.
Una nueva rama parte del militar Plácido Álvarez-Buylla y González-Alegre (1864-1956), gobernador militar y civil de Huesca, gerente de la Azucarera de Pravia, de la Fábrica de Armas de Oviedo, la Sociedad Industrial Asturiana y el Tranvía Central de Asturias, así como cofundador y segundo presidente de la Sociedad Filarmónica de Oviedo. A esta rama pertenecen otros personajes ilustres, como el médico Jaime Álvarez-Buylla Menéndez (Oviedo, 1931), actual presidente de la Sociedad Filarmónica de Oviedo, e hijo del abogado Tomás Álvarez-Buylla López Villamil; así como los hermanos de este último, los militares Plácido y Manuel (éste también médico), que fueron alcaldes de Oviedo: el primero, tras romperse el cerco de la capital en la Guerra Civil; y el segundo, que restauró el busto a «Clarín», entre 1968 y 1975.
Pero los Álvarez-Buylla no se agotan, ni mucho menos, en estas tres ramas. De un hermano de Plácido Álvarez-Buylla y Santín, Miguel, parte la rama del escritor Vital Aza Álvarez-Buylla, vinculada con Mieres. También vinculado a Mieres cabe reseñar al médico y benefactor Vital Álvarez-Buylla Rodríguez, primer alcalde democrático de Mieres, y al que está dedicado el hospital de la ciudad. Hay otros Álvarez-Buylla que entroncan con los Bascarán de Oviedo, o los Prieto, cuyo principal representante es Carlos Prieto Álvarez-Buylla, profesor de la Universidad de Oviedo.
Los Álvarez-Buylla se extienden por Galicia, por Madrid, México, Barcelona, Venezuela... Emparentan con el político liberal asturiano Melquíades Álvarez (1864-1936), cuyo bisnieto Antonio Álvarez-Buylla es decano del Colegio de Abogados de Madrid. A esta rama pertenece el pintor Melquíades Álvarez-Buylla Ballesteros.
Tampoco debe olvidarse la rama de los abogados, que se inicia con José Álvarez-Buylla Godino, nacido en Oviedo en 1881, que fue diputado en Cortes y militó más tarde en el partido de Alejandro Lerroux. Otros abogados destacados de la familia son Ignacio y Ricardo Álvarez-Buylla Fernández.
«Los orígenes de la familia están en Gozón, entroncamos con los condes de Santa Eulalia y del Real Agrado, con los Agüera... Rastrear esta familia nos ha llevado a los cementerios, a buscar lápidas... Ha sido muy complicado», asegura Virginia Álvarez-Buylla, perfectamente consciente de pertenecer a un linaje que desde Asturias se abrió al mundo.

 Partiendo desde el cruce de Requejo y tirando hacia Oñón, por la carretera Adanero-Gijón a mano derecha, existió una casona solariega conocida como “La Casa de los Buylla”, llamada también como “La Rotella” construida en 1890. http://genteonon.blogspot.com.es

FUENTE:  L. Á. VEGA

No hay comentarios:

Publicar un comentario