3 de junio de 2013

El comandante Carlos, guerrillero antifranquista.

Jesús Bayón González "Carlos" El guerrillero de Llanos del Somerón (Concejo de Pola de Lena).

Jesús Bayón González “Carlos”, “Comandante Carlos” o “Manolo”. Comunista. Nacido el año 1908 en Llanos de Somerón (Pola de Lena - Asturias), hijo de Luciano Bayón García-Castañón y María González Cachero. Fue el menor de diez hermanos: Leonardo, Eulogia, María Encarnación, Antolín, José María, María Elvira, José María “El Chepa”, Emilia y Generosa; una familia humilde y campesina. Dificultades económicas le llevaron a emigrar a Argentina en 1930, trabajando como dependiente de un bar hasta 1936, año en el que decide regresar a España. Para ello se empleó como palero en un buque, enterándose durante el trayecto del inicio de la guerra civil. Desembarcó en el primer puerto de escala, en Dakar, pensando en regresar a la Argentina. Llevaba algo más de dos meses esperando el poder embarcar, cuando el gobierno francés ordenó la repatriación de todos los españoles, viéndose obligado a embarcar en el Ciudad de Ibiza el cual llegaría a Alicante en septiembre de 1936. Se alistó como voluntario en el Primer Batallón, con el que combatió en el frente de Cuesta de la Reina hasta marzo de 1937, fecha en la que se integró en la 96ª Brigada Mixta como sargento, combatiendo en Levante hasta el final de la guerra. Asimismo desempeñó puestos de responsabilidad intermedia en el PCE, trabajando en el Comité Provincial de Valencia. Cuando la guerra estaba a punto de terminar se desplazó hasta el puerto de Alicante pero al ver que no había posibilidad de evacuación empezó a hacer gestiones para conseguir un salvoconducto y regresar a su pueblo. Detenido, fue conducido a la plaza de toros de Alicante, luego al castillo de Santa Bárbara, Albatera (Alicante) y al campo de concentración Miguel de Unamuno, en Madrid. Estuvo destinado en el batallón de trabajadores 152º en Guadarrama y posteriormente por el puerto de Pajares. Al ser puesto en libertad en junio de 1941, gracias a la ayuda de Antonio Carballo, se instaló en Madrid, donde contactó con la organización del PCE. En agosto de 1941 se incorporó al Buró Político del PCE en el interior, presidido por Heriberto Quiñones.[1] Jesús Bayón estaba encargado de las relaciones con los militantes de Valladolid, Palencia, Asturias y León, trabajando en la creación de un incipiente movimiento guerrillero bajo las orientaciones de Quiñones. Tras la caída de éste en diciembre de 1941, asumió transitoriamente la dirección del PCE en el interior, con Ramón Guerreiro “Ramón” como secretario de organización y Agapito del Olmo “Rafael” como secretario de agitación y propaganda, decidiendo abandonar la política “independentista” de Quiñones y aceptar las directrices de la Dirección exterior. Durante los primeros meses de 1942 fue sentando las bases del Comité Provincial de Madrid y de la Comisión Central Reorganizadora del PCE, hasta la constitución de un verdadero C.C. con la llegada a Madrid de Jesús Carreras el 8 de abril, enviado por la Delegación del partido en Francia. A mediados de abril se celebró una reunión de todo el C.C., decidiéndose que Jesús Bayón continuara como secretario general y que Carreras ocupara el cargo de instructor de la dirección. En junio de 1942 fue detenido por la policía, junto a la mayoría de su Comisión Nacional.[2] Según informe de Goyo a la dirección, llegó a la cárcel de Alcalá de Henares muy contento porque había logrado engañar a la policía, informando de todo ello a Carreras, quien había llegado de Francia con órdenes del PCE para hacerse cargo del partido. El informe acabaría en manos de la policía tras la detención de Carreras,  lo que suponía para Bayón una segura condena a muerte. Trasladado a la prisión de Carabanchel, el 14 de marzo de 1944 lograron escaparse Jesús Bayón y Ramón Guerreiro, haciéndose pasar por familiares de presos. De inmediato se pusieron a trabajar en la reorganización del partido, colaborando con José Isasa “Julián” en la construcción del Ejército Nacional Guerrillero. Los primeros esfuerzos se dirigieron a la organización del Ejército Guerrillero del Centro, encargándose “Carlos” y Dionisio Tellado “Mario de Rosa” de la puesta en marcha de la Agrupación Guerrillera de Extremadura.[3] Tras múltiples esfuerzos, consiguieron contactar con Jesús Gómez “Quincoces” y José Díaz “Francés”, con los que mantuvieron una reunión en mayo de 1944 en el molino El Santo, término de Fresnedoso de Ibor (Cáceres). “Quincoces” y “Francés” aceptaron de buen grado colaborar. Para favorecer los contactos entre la dirección en Madrid y las partidas de huidos se eligió como lugar de enlace Talavera de la Reina (Toledo). Tras contactar con parte de los grupos de huidos que operaban en la zona, “Carlos” envió un informe a José Isasa “Fermín”, jefe del proyectado Ejército Guerrillero del Centro. “Fermín” le contestó el 10 de octubre de 1944, con una carta en la que decía que debían buscar la unificación de todas las fuerzas guerrilleras de la zona y organizarse militarmente (DÍAZ, Benito, 2001, 126). En el otoño de 1944, tras conectar con los diferentes grupos que operaban en el centro peninsular, “Carlos” convocó una asamblea de líderes guerrilleros en las cercanías de Mijares (Ávila), con el objetivo de proceder a la delimitación de las zonas de actuación de cada grupo guerrillero, así como a su organización política y militar. En la reunión de Gredos se aprobaron dos importantes documentos: “Condiciones que debe reunir todo buen guerrillero” y “Código de disciplina del guerrillero”. Al finalizar la asamblea, “Fermín” y “Julián”, asistentes a la misma, regresaron a Madrid, quedándose en la sierra “Carlos” y “Mario de la Rosa”, para poner en marcha los acuerdos aprobados. El 5 de noviembre de 1944 se celebró la asamblea constitutiva de la Agrupación Guerrillera de Extremadura en la sierra de Mohedas de la Jara (Toledo), asumiendo “Carlos” la dirección de la Agrupación, “Mario de Rosa” la jefatura de su Estado Mayor y “Quincoces” la educación y preparación política de los guerrilleros. Como enlace personal de “Carlos” fue designado Domingo Blázquez “Cartón” y como responsable de propaganda Agustín Fraile “Padilla”, maestro de escuela en Madrid. La Agrupación estaba dividida en tres divisiones, con un total de 120 combatientes, media docena de los cuales eran mujeres: la 12ª División, al mando de José Díaz “Francés”, la 13ª División, de Joaquín Ventas “Chaquetalarga” y la 14ª División, de Jesús Gómez “Quincoces”. Según Benito Díaz (2004b, 83), “Carlos” y “Quincoces” compartían varias cuevas de la sierra de Altamira, cercanas a las localidades de Mohedas de la Jara y Aldeanueva de San Bartolomé (Toledo), en las que se refugiaban con bastante frecuencia y en las que ambos establecieron sus puestos de mando. A diferencia de otras unidades, la Agrupación de Extremadura no tuvo un órgano de información propio, distribuyéndose Ataque, boletín del Alto Mando del Ejército Guerrillero. La propaganda era confeccionada por los mandos, especialmente por “Carlos” y el resto de los jefes que tenían un mayor nivel cultural. Se confeccionaba en la sierra y luego se distribuía entre las diferentes guerrillas, las cuales la difundían entre la población de la zona o la arrojaban por los caseríos o caminos más transitados. En noviembre de 1944, “Carlos” se dirigió, mediante carta abierta, al teniente coronel de la Guardia Civil, responsable de la persecución de los huidos en el 2º Sector (Badajoz, Cáceres, Ciudad Real y Toledo), a quien la Dirección de la Guardia Civil había concedido plenos poderes en la lucha contra los huidos, rechazando la oferta realizada por Gómez Cantos de garantizar el perdón a todos aquellos huidos que en el plazo de 20 días abandonaran la sierra y se presentaran a las autoridades.[4] A comienzos de 1945, gracias a la labor de “Carlos”, se constituye también la 11ª División de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, la cual, a mediados de 1945 recibirá el nombre de Agrupación de Gredos, teniendo como lugar de actuación la provincia de Ávila y la sierra de Gredos y, como primer jefe, a Fernando Gómez “Colina”. El 17 de abril de 1945, guerrilleros de la 12ª División, reforzada con hombres de la 13ª, dirigida por “Chaquetalarga”, tomaron el pueblo de Mesas de Ibor (Cáceres). La acción fue presenciada personalmente por “Carlos”, quien felicitará a los guerrilleros que intervinieron en la misma. El 20 de julio de 1945, dirigió una circular con instrucciones para poner fin a los robos incontrolados que sufrían algunos campesinos. Pese a la orden, estos pequeños robos siguieron produciéndose, pues muchos de ellos eran realizados por personas que se hacían pasar por guerrilleros sin serlo. Más adelante difundiría un folleto con el fin de contrarrestar la formación de patrullas cívicas, compuestas por hombres de ideología derechista, en localidades de las zonas conflictivas, vigilando durante parte de la noche las entradas de las poblaciones.[5] En la segunda mitad de 1945, amparado en las favorables perspectivas que ofrecía el panorama político internacional, trató de potenciar la actividad guerrillera en la zona centro. Para ello, envió un escrito a los “viejos guerrilleros de la Oretana y ribera del Tajo”, en el que hacía un balance muy positivo de la ofensiva que el Ejército Nacional Guerrillero había iniciado en toda España en marzo de 1945.[6] La propaganda guerrillera se intensificó y alcanzó su punto más álgido coincidiendo con la reunión que, en los meses de julio y agosto de 1945, celebraron en Potsdam Truman, Stalin y Churchill, sustituido más tarde por Attlee. Acorde con ello, en el otoño de 1945 “Carlos” se reunió con los mandos de la 13ª División, la de “Chaquetalarga”, en la sierra de Altamira, pidiéndoles que intensificasen sus acciones. También en esta época se reuniría con “Francés”, en un intento de mejorar las relaciones que ambos mantenían. Para “Francés”, “Carlos” no era apto para el cargo que ostentaba, por lo que conectó directamente con la dirección del PCE en Madrid, saltándose al jefe de su Agrupación. El 25 de enero de 1946, encontrándose recorriendo las sierra de San Vicente y Gredos, en compañía de “Quincoces”, “Chaquetalarga” y Adolfo Lucas Reguilón “Severo Eubel de la Paz”, para buscar una mejor conexión entre las diferentes divisiones que operaban en la zona centro, fueron sorprendidos por la Guardia Civil en las proximidades de La Iglesuela (Toledo), teniendo que huir abandonando todos sus pertrechos. Poco tiempo después, obligado por las circunstancias, procederá a la restructuración del cuadro de mandos de la Agrupación: “Mario de la Rosa”, su jefe de Estado Mayor, se había marchado a Córdoba para organizar la 3ª Agrupación, “Cartón”, su enlace personal, se había entregado a la Guardia Civil, y “Quincoces” había dejado de ser el jefe de Información. Para sustituirles, “Carlos” eligió a Agustín Fraile “Padilla” como segundo jefe de la Agrupación, a Eusebio Moreno “Durruti” como jefe de Estado Mayor, y a Manuel Méndez “Manolín” como enlace personal. En febrero de 1946, la dirección del Ejército Nacional Guerrillero intentó mejorar los contactos entre Madrid y la División de “Francés”, instalando en Plasencia (Cáceres), a Eulogio de la Torre “Andrés”, un importante cuadro comunista. El 20 de abril de 1946, “Carlos” fue convocado por José Isasa “Fermín”, jefe del Ejército Guerrillero de Centro, a una reunión en las proximidades de Zarza de Granadilla (Cáceres).[7] El objeto de la misma era comunicarle su sustitución al frente de la Agrupación por Pedro Rodríguez “Maquis”, instruido en la escuela de Capacitación de Guerrilleros de Toulouse. Las razones para la misma varían según los autores, apuntándose las malas relaciones que mantenía con “Francés”, su incapacidad para integrar en la Agrupación a “Severo Eubel de la Paz”, o las diferencias con “Fermín”, quien pretendía dirigir la Agrupación desde Madrid, todo ello en el marco de la lucha que mantenían Santiago Carrillo y Monzón por el control del PCE en el interior tras la frustrada operación Reconquista de España. A “Carlos” y a “Francés” les olió la convocatoria a trampa y no acudieron. Estaban en lo cierto, pues la Guardia Civil conocía el lugar y día de la cita, deteniendo a “Maquis” y matando a Eulogio de la Torre “Andrés” que se encontraban en el lugar. Tras la muerte en abril de 1946 de Gerardo Donato “Tito”, la situación en el seno de la Agrupación de Gredos se agravó de forma notoria. Para reorganizarla, el PCE envió a Manuel Tabernero “Lyon”, quien poco después se vería obligado a desplazarse a Madrid acompañando a un guerrillero herido. Cuando regresó se encontró con la oposición de los guerrilleros a obedecerle, pues no le reconocían capacidad para el mando. Conocedor de la situación por la que atravesaba la Agrupación de Gredos, “Carlos” contactó con sus integrantes, quienes le pidieron que se quedase con ellos de jefe. “Carlos” aceptó hacerlo, pero de manera interina. A pesar de su fracaso anterior, en agosto de 1946 “Fermín” convocó una nueva reunión para sustituir a “Carlos”. La misma tendría lugar el 13 de agosto en la huerta de Quintín, a 3 kilómetros de Talavera de la Reina (Toledo), asistiendo Jesús Bayón “Carlos”, Fernando Bueno “José”, “Miguel”, “Robles”, “Calvo”, “Manolín”, “Durruti”, “Hervás” y Llerandi, con instrucciones de “Fermín”. Según Francisco Moreno, éstas eran cuatro: "1) que “Miguel” se reafirmaba como jefe de la Agrupación de Gredos; 2) que “Carlos” pasaba a simple guerrillero, a las órdenes de “Miguel” en Gredos; 3) que “Carlos” debía pasar toda la información necesaria de Cáceres (estafetas, enlaces, etc.) a “Manolín”, para que éste, a su vez, instruyera al jefe que se iba a enviar a Cáceres; y 4) que el jefe de la Agrupación de Gredos, “Miguel”, iniciara gran actividad, sobre todo con golpes económicos, porque el Partido se encontraba muy necesitado de dinero". “Carlos” escuchó con decepción las instrucciones de “Fermín”. Dijo no comprender nada, pero esas eran las órdenes y todos las acataron. Mientras los demás esperaban la llegada de “Paco el Catalán” para hacerse cargo de la Agrupación, Llerandi marchó a Madrid para informar a “Fermin” del resultado de la reunión mantenida con “Carlos”, regresando a Talavera para recibir al enviado por “Fermín” de responsable. Como éste se retrasara, el 29 de agosto decidió Llerandi marchar a Madrid a ver qué pasaba, cruzándose en el camino con el enviado, que venía a Talavera en el vagón de Manuel “Maquinista”. Se trataba, no de “Paco el Catalán”, sino de Julio Navas “Fabián”, cuya misión inicial era la de responsable de propaganda pero que, al no poder desplazarse “Paco el Catalán”, acabaría convirtiéndose en el jefe de la Agrupación Guerrillera de Extremadura. El 3 de septiembre se celebró cerca de Casavieja, en Gredos, una asamblea de la Agrupación de Gredos, en la que, siguiendo las órdenes de Madrid se aprobó el nombramiento de “Miguel” o “Lyon” como jefe de la Agrupación y de “Carlos” como agregado al Estado Mayor. Como quiera que enfermaran “Carlos” y “Miguel”, se dirigieron, en compañía de Llerandi y “José”, a las bases de Talavera donde llegaron el 12 de septiembre. Mientras tanto, a raíz de las investigaciones llevadas a cabo por la Brigada de Investigación Criminal tras el asalto de la guerrilla madrileña a los pagadores de la empresa Huarte, la policía tuvo conocimiento que el centro de las guerrillas en la Zona Centro estaba en la huerta Machuca, cerca de Talavera de la Reina, deteniendo el 13 de septiembre a Juan Aznar “Tío Matapulgas”, arrendatario de la huerta. Éste, tras ser torturado, les indicó el lugar donde se escondía José Antonio Llerandi “Julián”, otra huerta cercana a la suya conocida como El establo de los Gregorios, propiedad de la familia Bellido. Al entrar en la huerta los policías comprobaron que en el granero de la casa se encontraban cuatro hombres -Jesús Bayón “Carlos”, Manuel Tabernero “Robert”, jefe de la Agrupación de Gredos, “Julián” y Fernando Bueno “Cuáter”-, con los que se entabló un intenso tiroteo. Los cuatro, tras saltar por una ventana, consiguieron esconderse en un maizal cercano. De los cuatro, “Julián” y “Cuáter” lograron eludir el cerco, con suerte dispar: creyendo que los policías no habían descubierto la huerta de la familia Aznar, intentaron refugiarse en ella, siendo detenido “Julián” por un policía que se había quedado en ella; “Cuáter”, aunque herido, consiguió escapar y refugiarse en Madrid. Por su parte, “Carlos” y “Lyon”, cuando vieron que no tenían escapatoria, decidieron quitarse la vida y evitar ser capturados, pues sabían que, al margen de la muerte a la que estaban abocados, les esperaban largas sesiones de tortura. Según la versión de la Guardia Civil, fueron un teniente y un sargento los que en el tiroteo les dieron muerte. Sus cadáveres fueron transportados en un carro al cementerio municipal, donde se les practicó la autopsia al día siguiente. “Carlos” presentaba una herida en la región parietal derecha y dos heridas en la izquierda del frontal. En el cadáver de “Lyon” se apreciaba una herida en forma de triángulo en la región temporal derecha. En el resto del cuerpo no había ningún otro signo de violencia exterior. Los forenses concluyeron que en ambos casos la muerte se debió a disparos de armas de fuego y que fue instantánea. Los resultados de la autopsia demuestran que fue “Lyon” el que disparó a la sien de “Carlos”, y que luego se quitó la vida de un disparo. 

[1] Este Buró Político estaba integrado por Heriberto Quiñones, Luis Sendín, Antonio Ibáñez, Félix Navarro, Manuel Morillo, Luciano Sádaba, Realino Fernández, Américo Tuero, Calixto Pérez Doñoro, Ángel Fermín Cardín, Jesús Bayón González, “Pepe”, un comunista andaluz y otro catalán (FERNÁNDEZ, Carlos, 2001, 150).
[2] Archivo del Tribunal Territorial Primero de Madrid, proceso nº 113.711. El juicio se celebró en julio de 1944, siendo condenados a muerte Juan Fuente Muñoz, Francisco Fernández Méndez, Manuel Chercoles Hernández, Emilio Gómez Robledo, Ernesto Barajas Llorente, Julio Reguera Cañizares, Francisco García González, Francisco Gallo Señas, Cándido Maderuelo de la Cruz, Francisco Sorni Herrero, Jesús Bayón González y Ramón Guerreiro Gómez, estos dos últimos en rebeldía (FERNÁNDEZ, Carlos, 2001, 237)
[3] Según Secundino Serrano (2005, 547), fue enviado por Monzón a Extremadura para quitarse de encima un rival molesto. 
[4] La carta tenía como objetivo aclarar cuál era el carácter de su lucha: ”Nosotros, guerrilleros, estamos en la sierra para defender junto a todos los españoles la independencia y la libertad de nuestra Patria esclavizada y puesta al servicio de Hitler por Franco y su Falange”. Asimismo le manifestaba su voluntad de combatir hasta el final.
[5]En lo sucesivo queda prohibido a todos los ciudadanos honrados hacer guardia en los pueblos, a las órdenes de Falange. A quienes contravinieren esta orden, las fuerzas guerrilleras a mi Mando, les atacarán y eliminarán sin otro aviso”. AHPCE, Equipo de pasos, Movimiento Guerrillero (DÍAZ, Benito, 2001, 171-172).
[6] Después de soportar durante seis años “la bárbara persecución franco-falangista que borrachos de victoria lanzaban sobre vosotros, falangistas, Guardias Civiles. Legiones del Tercio y Regulares, cuando el horizonte se oscurecía por los avances de los Ejércitos del Eje. Si entonces supisteis vencer todos los obstáculos que se os presentaron y junto con los guerrilleros de otras regiones contribusteis a mantener la moral y la esperanza del pueblo español, sosteniendo en lo más alto de los picachos de España la llama de la rebeldía popular, hoy que ya empezamos a ajustar las cuentas a los criminales falangistas: os hago un nuevo llamamiento para que redoblemos nuestras energías de lucha y junto con los nuevos guerrilleros, que llenos de ardor patriótico se incorporan al combate, hagamos que la reacción del enemigo retroceda ante nuestra firme voluntad de vencer”. AHPCE, Equipo de pasos, Movimiento Guerrillero (DÍAZ, Benito, 2001, 175)
[7] Según Benito Díaz (2001, 208), desde octubre de 1945, tras asumir Santiago Carrillo la dirección de la delegación del PCE en Francia, el jefe del Ejército Nacional Guerrillero era Agustín Zoroa “Darío”, pasando el anterior jefe, José Isasa “Fermín”, a mandar el Ejército Guerrillero de Centro, con carácter subordinado.
 FUENTE:“La historia en la memoria”: Jesús Bayón González “Carlos”. Memorial Antifranquista. Publicado por Antonio Ortiz Mateos.
http://lahistoriaenlamemoria.blogspot.com.es

Llanos del Somerón (Concejo de Lena - Asturias), pueblo donde nació en 1908
                  Jesús Bayón González (Comandante Carlos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario