7 de octubre de 2017

Horrible suceso en La Braña L’Oro (L'Agüeria San Xuan de Mieres) el 16 de febrero de 1940

La tragedia de la casa de la veleta (Artículo actualizado con nuevas imagenes)
Ilustraciones de Alfonso Zapico
Elvira y Laureano de la zona denominada La Braña L'Oro en L'Agüeria San Xuan de Mieres. Elvira y Laureano eran los residentes de la casa de "La Veleta" cuando ocurrieron los trágicos sucesos del 16 de febrero de 1940.(Foto cedida por Asunción García Fernández "Choni", nieta de Elvira y Laureano)
La entrada de dos hombres en una vivienda familiar en 1940 acabó con dos muertos y dos heridos, un crimen sobre el que se echó tierra
Ilustración de Alfonso Zapico
http://www.lne.es
La Braña l´Oro es uno de los parajes más hermosos de Mieres, alto y solitario; el lugar ideal para seguir manteniendo la forma de vida tradicional cuando la industrialización y las minas empezaron a cambiar la fisonomía del concejo. Allí residía en las primeras décadas del siglo XX la familia formada por Laureano Fernández y Elvira Álvarez gracias a lo que obtenían de trabajar la tierra y criar los animales que les daban casi todo lo necesario para mantenerse sin tener que bajar a diario hasta las tiendas de la villa. Además Elvira completaba la economía de la casa remendando las ropas de los vecinos con una de aquellas máquinas pesadas y difíciles de transportar, que ella misma llevaba hasta las aldeas próximas. Una existencia tranquila que les había permitido superar los malos tiempos de la guerra y llegar a las puertas de la vejez con cinco hijos; hasta que el 16 de febrero de 1940 lo peor de la maldad humana llegó a visitar su casa llenándola de muerte y sufrimiento.
La familia residente en la Casa Veleta y protagonista del trágico suceso. Elvira y Laureano con Sagrario, leontina, Amor, Ludivina y Pepe. (Braña L'Oro hacia 1929-1930). Foto cedida por Asunción García Fernández "Choni", nieta de Elvira y Laureano e hija de Sagrario
Por aquel entonces, la segunda de las hijas, Leontina, ya estaba emancipada y vivía en Trapa, en el concejo de Langreo. Los demás aún estaban juntos, incluyendo a Sagrario, la mayor, que ya rondaba los 25 años y llevaba casada cuatro meses, y junto a ella también su marido se había establecido en la vivienda familiar. Cuando ocurrieron los hechos que hoy les voy a contar había nevado, anochecía y Sagrario esperaba como siempre a que Arsenio, su marido, volviese del trabajo desde La Nueva, en Ciaño. Una distancia considerable que él solía recorrer con sus madreñas de clavos, por lo que casi siempre llegaba cuando había oscurecido. Con ella estaba su hermana Amor, de 17 años; mientras que los padres y los dos hermanos más pequeños, Florentina y José, ya se habían retirado a las habitaciones del piso alto siguiendo la costumbre de aquellos años en los que la falta de luz marcaba el final de la jornada cuando la televisión o los entretenimientos modernos aún no habían irrumpido en los hogares.
Sagrario (Madre de Asunción García Fernández "Choni") en la foto familiar de la familia (Braña L'Oro hacia 1929-1930). (Foto cedida por Asunción García Fernández "Choni", nieta de Elvira y Laureano e hija de sagrario)
Para ayudar a pasar el tiempo, las jóvenes comentaban sus cosas mientras atizaban el fuego del llar donde estaba preparada la cena, sin ganas de cumplir con la última obligación del día que exigía salir al frío para ir a catar su vaca. Pero la necesidad mandaba y por fin las dos hermanas se decidieron aprovechando un momento en el que la nieve había dejado de caer.
Llegaron hasta la cuadra ayudándose por la luz del candil que portaba Amor y también por el extraño reflejo de la luna sobre el manto blanco que lo cubría todo, lo que las permitió ver algo extraño extendido sobre la huerta. Podía ser ropa o unas mantas; tal vez las habían dejado allí los fugaos que resistían en los montes de la zona a pesar de que ya se había firmado la paz; también podían ser de quienes los perseguían: guardias, soldados, moros o brigadas de falangistas.
En cualquier caso, lo mejor era no interesarse por el asunto ya que en aquella soledad todas las precauciones eran pocas, de modo que decidieron comprobarlo al día siguiente. Así que en cuanto llenaron su lechera, las dos hermanas volvieron al calor del hogar.
Asunción García Fernández "Choni", nieta de Elvira y Laureano e hija de sagrario en la actualidad
Al cabo de un rato, alguien picó a la puerta. Sagrario miró al reloj que colgaba de la pared y no le pareció extraño, ya que aquella era la hora en la que Arsenio solía volver de su faena. Seguro que era él, así que quitó el cerrojo sin dudarlo, desconociendo que había franqueado el paso a la muerte.
Al otro lado dos hombres se identificaron como guardias civiles, aunque no llevaban uniforme y tanto por sus ropas como por su aspecto más parecían moros que españoles; luego cruzaron el umbral, pusieron a secar sus capotes cerca del fuego y pidieron un vaso de leche. Después los acontecimientos se sucedieron vertiginosamente.
Amor hacia 1929 o 1930 en la foto familiar. Cuando ocurrió el trágico suceso Amor tenía 17 años. (Foto cedida por Asunción García Fernández "Choni", nieta de Elvira y Laureano y sobrina de amor)
Es posible que quisieran propasarse con las muchachas de palabra o de obra y fuesen las voces de rechazo las que despertaron a Laureano y Elvira, pero el caso es que los dos bajaron rápidamente desde su cuarto y en unos minutos corrió la sangre inocente. De la manera más cobarde, con la seguridad de que nadie podía responderles de la misma forma, los dos visitantes golpearon y dispararon sus armas, convencidos de que podían hacerlo porque la impunidad les amparaba. Cuando se fueron, Elvira Álvarez estaba muerta con su cabeza destrozada por un balazo; Laureano agonizaba en el suelo con el vientre perforado por otro disparo; Amor yacía conmocionada y sin sentido por un culatazo que la hizo perder audición de por vida y Sagrario sangraba abundantemente por una herida de bala en su brazo.
Ilustración de Alfonso Zapico
Una matanza de la que pudieron escapar los hermanos más pequeños gracias a que el terror no les dejo moverse y las dos bestias no se percataron de su presencia. También se salvó Arsenio, quien escuchó los tiros cuando estaba a punto de entrar en la casa y al ir desarmado decidió esconderse tras un matorral. Luego, al percatarse de lo ocurrido descalzó sus madreñas y corrió para pedir socorro hundiendo sus zapatillas en la nieve hasta Estayes, la aldea más próxima. Laureano Fernández acabó muriendo a las pocas horas, mientras Sagrario y Amor fueron llevadas hasta el Sanatorio Blanco, de Oviedo. El entierro se celebró al día siguiente y los dos ataúdes fueron acompañados por los vecinos, desconcertados por los hechos sin que todavía se supiese quienes habían cometido aquellos crímenes. Los testigos cuentan que entre los asistentes estaban los asesinos: dos moros que en voz alta lanzaron acusaciones contra "los rojos" hasta que fueron acallados por Arsenio.
Ilustración de Alfonso Zapico
En los meses que siguieron se multiplicaron los falsos rumores por las cuencas mineras. Se dijo que antes de los crímenes se habían consumado las violaciones de las dos chicas, también que los autores habían sido dos guardias civiles. Ninguna de las dos cosas es cierta. Cuando salieron del hospital, las heridas fueron llevadas a declarar hasta el cuartel de Santullano y dieron su versión, pero nunca hubo una investigación seria ni la policía se personó en el lugar de los hechos para buscar pruebas.
El pasado 14 de abril subí con Berto Barredo hasta el pueblo de La Casería, cercano a La Braña l'Oro, y allí me presentó a un matrimonio amigo; ella es Asunción García, hija de Sagrario Fernández, y nos contó amablemente todo lo que sabía sobre esta triste historia aportando un detalle fundamental. En la casa de su abuelo Laureano se había colocado una veleta, que seguramente fue el motivo de la matanza, ya que alguien pudo comentar que a veces no señalaba correctamente la dirección del viento y se colocaba según un código de avisos para los fugaos.
Pueblo de La Casería en L'Agüeria San Xuan de Mieres, actual residencia de  Asunción García Fernández "Choni"
A Asunción no le consta que fuese así, pero hilando cabos, conocemos que en la posguerra se organizó la llamada Columna de Operaciones de Asturias dedicada a combatir a la guerrilla que seguía luchando contra el franquismo. Su mando correspondía al general Martín Alonso, auxiliado por un Cuartel General y estaba integrada por cinco agrupaciones.
En Mieres se concentraba la 5.ª Agrupación integrada por los Tabores de Regulares de Larache n.º 2, Tetuán n.º 5 y Melilla n.º 6, formados en su mayoría por marroquíes repartidos por varios campamentos bajo la responsabilidad del teniente coronel Emilio Torrente.
Ilustración de Alfonso Zapico
El resto es fácil de imaginar. Seguramente al oír la historia de la veleta se ordenó a un par de hombres vigilar la casa, estos vieron salir a las chicas y decidieron seguirlas sin pensar en la reacción familiar.
Si consideramos el hecho de que las dos heridas fuesen enviadas hasta Oviedo en vez de ser tratadas en Mieres o Langreo y la rapidez con se produjo el sepelio, deducimos que las autoridades estaban interesadas en echar tierra sobre el asunto. Además también resulta extraño que el interrogatorio de las supervivientes no se hiciese en Mieres sino en Santullano, donde los Regulares tuvieron uno de sus emplazamientos más importantes, lo que demuestra que los mandos sospecharon desde un principio de sus hombres.
Ilustración de Alfonso Zapico
El hecho de que las dos mujeres conservasen la vida y la posibilidad de que Arsenio, el marido de Sagrario, hubiese podido reconocer a los criminales también frustró el intento de culpar de estos hechos a los guerrilleros del monte, pero en aquellos años de miedo era imposible pedir justicia y al parecer nadie pagó por estos asesinatos. Ahora, lo menos que podemos hacer es recordar a aquellas víctimas de la barbarie.
Ilustración de Alfonso Zapico
FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR

Ernesto Burgos Fernández nació en Mieres (Asturias) el 7 de julio de 1957.
Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Oviedo (1979). Diploma de Estudios Avanzados en Arqueología Histórica («La romanización en las cuencas mineras del sur de Asturias» 2006).Profesor de Educación Secundaria, ha trabajado en los institutos «Juan de Herrera» (Valladolid), «Sánchez Lastra» (Mieres), «Camino de La Miranda» (Palencia), «Valle de Aller» (Moreda) y desde 2006 en el IES «Mata Jove» de Gijón. En el año 2016 el reconocido historiador mierense fue distinguido con el reconocido galardón anual de  “Mierense del año”.


Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981). Ilustrador y autor de cómic español, trabaja como profesional gráfico desde 2006.
Ha realizado ilustraciones, diseños, animaciones y campañas para diversas agencias de publicidad, editoriales o instituciones. Ha trabajado en proyectos educativos del Principado de Asturias (Aula Didáctica de los Oficios) e impartido talleres de ilustración en centros educativos de Asturias y Poitou-Charente (Francia).
Colaborador de diarios regionales asturianos (La Nueva España, Cuenca del Nalón), como autor de cómic ha publicado varias obras: La guerre du professeur Bertenev (Paquet/Dolmen 2006), Café Budapest (Astiberri 2008), Dublinés (Astiberri 2011) o La ruta Joyce (Astiberri 2011). Sus títulos más recientes son El otro mar (Astiberri 2013), auspiciada por la Fundación Mare Australe de Panamá, o Cuadernos d’Ítaca (Trabe 2014). Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán o polaco. (…)http://alfonsozapico.com
______________________________________________________________________
______________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

1 comentario:

  1. La Baña L'Oro queda cerca de los Corazales??? Creo que Lola antes de morir me contó esta historia aunque yo de aquella casi no conocía a la gente, ya ves hoy estuve hablando con Chon.
    Qué pena toda esta mala saña de personas que merecen morir para que no hagan daño.

    ResponderEliminar