24 de octubre de 2017

Capilla del Rey Casto y Panteón Real

La Asturias mítica del Rey Casto y el sermón de Feijoo
Fray Benito Jerónimo Feijóo. (La Región)
Festejos en la capilla del Panteón Real: septiembre de 1717
Entrada a la Capilla del Rey Casto
Llegó al fin el 7 de septiembre, tan hermoso, y despejado de nubes, tan templado, tan bello en los rayos del Sol y al día siguiente, de la natividad de Nuestra Señora, empiezan los festejos que se prologan otros siete más, adornadando la ciudad, la catedral y el nuevo espacio dentro ella conocido como capilla del Rey Casto y Panteón Real.
Un viejo libro digitalizado, disponible a todos, con el título largo de Patrocinio de Nuestra Señora en España, noticias de su imagen del Rey Casto, y vida del Ilmo. Señor D. Fr. Thomás Reluz, Obispo de Oviedo, que escribía el R.P. Fr. Manuel Medrano nos brinda la oportunidad de retroceder 300 años a las fiestas que abrieron al culto la capilla de Santa María del Rey Casto en la Catedral de Oviedo.
Panteón de reyes de la Catedral de Oviedo. (Pinterest)
La celebración del 8 de septiembre de 1717 fue especial para la Asturias oficial. Se trasladó la imagen de la Virgen desde la también catedralicia capilla de Santa Bárbara, donde había permanecido largo tiempo, a su nueva sede. Es la hermosa capilla barroca que acoge el panteón regio dedicado a los reyes de la monarquía asturiana, un proyecto impulsado por el obispo Tomás Reluz, al que se dedica gran parte del libro citado, y que no llegó a ver concluida su obra.
En aquellas fiestas en honor a la Virgen participó Fray Benito Feijoo, catedrático de Santo Thomas de la Universidad de Oviedo y Regente de los Estudios de su Real Colegio de San Vicente que en oración panegírica alabó con lógico fervor la imagen, la capilla y su retablo; el espacio y recinto cuya fábrica invita a meditar, según el fraile, en el conocimiento pues hablan los objetos más con el entendimiento que con los ojos. Tenía Feijoo entonces 40 años, llevaba ya ocho en el ovetense cenobio de San Vicente y se había ganado fama de culto, aunque aún no había iniciado la publicación de las obras, que le darían proyección de sabio.
Rey Alfonso II el Casto según un grabado de Manuel Rodríguez
Había sido invitado por el cabildo catedralicio en sexto lugar a pronunciar un sermón en aquellas fiestas inaugurales y lo hizo compartiendo púlpito con otros canónigos y conventuales franciscanos, dominicanos, y jesuitas, la mayoría profesores de la universidad. Aunque se limitó el fraile en aquella alocución a la alabanza de la arquitectura y "adornos" del recinto sagrado, no quedó ahí, convirtiendo imágenes, retablos y sepulcros regios en protagonistas de un relato entre fe y conocimiento, ya que avía compuesto Dios al hombre de dos partes, una superior, y noble, otra inferior y villana, la razón y el apetito, pero, ya que pareció en el tiempo pasado triunfar el apetito, insta fray Benito a la lucha por imponer la razón, al amparo de la fe. Aunque se trata de una obra "menor" este sermón constituye una muestra del cultivado ingenio del padre Feijoo y de su esfuerzo por demostrar con la palabra que el arte aplicado a la fe conduce al conocimiento, ya que arquitectos son los buenos oradores que edifican con lo que predican. Invita el benedictino a la bondad despojada de falsedades, pues ¿...cómo han de encontrar la puerta del cielo los que con sus vicios van buscando la puerta del abismo?
Aquellos festejos de religiosa devoción sirvieron una vez más también para que Asturias oficializara el orgullo por sus viejos y legendarios reyes y lugares.
Vista interior (Retablo) de la catedral de Oviedo. (catedraldeoviedo.com)
El dúo Covadonga- Pelayo, Alfonso el Casto y así hasta los trece reyes asturianos son reclamados como dignos predecesores de cuantos gobernarán España, ya que ellos pusieron los fundamentos a la más gloriosa Monarquía del Orbe...Consta que para descanso de los reyes había ordenado construir Alfonso II el Casto, el rey de Oviedo como capital, una capilla-panteón allá por el siglo IX. Panteón simbólico pues muchos (entre ellos el fundador Pelayo) nunca estuvieron en el regio lugar y de otros se duda, pero cobró un valor protocolario conocida como Capilla de Santa María del Rey Casto. A ella se refiere Ambrosio de Morales, en el siglo XVI, relator de las ciudades de España en su parte Viaje... por orden del rey D. Felipe II a los reinos de León, y Galicia, y Principado de Asturias.
Aquel Panteón y capilla acabaron en ruinas con el tiempo y fue a finales del XVII cuando el obispo Reluz reclamó del último representante de la dinastía de los Habsburgo, Carlos II, recursos para emprender la edificación de una capilla digna para los muchos reyes forjadores de las viejas glorias. Empezó el siglo XVIII con una guerra de sucesión, contestación territorial a la nueva dinastía Borbón, a la que Asturias apoyó. Las obras continuaron y el nuevo rey, Felipe V, también accedió a recabar rentas para completar la capilla homenaje a los antepasados regios, asumiendo la continuidad histórica de la iconografía real. Pese a un conflicto de vecindad y competencia entre el Cabildo catedralicio y el femenino y poderoso monasterio de San Pelayo, y también pese a un trágico accidente laboral, en el año de 1712 se dio por finalizado el nuevo espacio, pero no fue hasta la traslación de la Virgen en 1717 cuando la Capilla de Nuestra Señora del Rey Casto y Panteón Real se convirtió en lugar de culto.
La capilla del Rey Casto y panteón real, obra esta última del siglo XVIII inspirada en la catedral Metropolitana de Granada
La iconografía de los reyes de Asturias, reivindicada por todas las dinastías, fue reproducida como aval de origen. El movimiento romántico del XIX con su mirada medieval constituyó un nuevo reclamo para encargar serie reales. Andando el tiempo, el pasado siglo XX, tras la cruel guerra civil, el jardín contiguo a la Capilla del Rey Casto se vio poblado por las esculturas de los "Reyes Caudillos", juntos todos salvo el Rey Casto Alfonso II que ocupa un lugar preferente junto a la fachada de la catedral vigilando la plaza de su nombre y su capilla.
Tres siglos después de las fiestas que abrieron la Capilla del Rey Casto y Panteón Real, escenario hoy de bodas, siguen desatándose las esencias patrias y, pese al laicismo imperante, procede en septiembre, cuando se acerca el "día de Asturias", echar la vista a la historia mítica, referente de asturianía. Salen de fiesta Pelayo y los suyos, patrocinio de la Virgen incluido, e inevitablemente se recuerdan efemérides que proyectan hacia el futuro "sueños heroicos del pasado". Siempre se ha querido ver en ellos mitos integradores y primigenios, trasunto del dicho popular de "Asturias es España y lo demás tierra conquistada".
Estatua de Alfonso II El Casto de asturias, junto a la catedral de Oviedo. (Arteguias)
FUENTE: JOSEFINA VELASCO ROZADO 
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario