24 de junio de 2015

Los héroes de nuestra historia en la guerra de África en el año 1909

Una emboscada en Beni Sicar
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -1
El sargento Pedro de la Viesca y otros héroes del Principado que perdieron la vida en tierras africanas durante la guerra de Marruecos, ocurrida a principios del siglo pasado
Ilustración de Alfonso Zapico
http://www.lne.es
Muchos fueron los soldados que perdieron la vida en tierras africanas. El más famoso de los asturianos fue sin duda Luis Noval Ferrao, cabo del Regimiento de Infantería del Príncipe nº 3, con base en el cuartel de Pelayo, en Oviedo, quien cayó muerto el 27 de septiembre de 1909 por el fuego de sus propios compañeros a los que ordenó que tirasen sobre él cuando se acercaba en medio de la oscuridad rodeado de moros a su posición del Zoco de Beni Sicar.
Por su acción recibió la Cruz Laureada de San Fernando y un sinfín de honores a título póstumo. Pero aquella misma noche hubo más héroes para nuestra historia, ya que en el mismo lugar cayó horas más tarde otro sargento de la Montaña Central en una acción que también mereció ser destacada por lo excepcional de su valentía. Fue Pedro Casimiro de la Viesca Villar, nacido en San Pedro de Tiraña en 1884 y cuyo nombre se recuerda desde 1931 en una céntrica calle de Pola de Laviana.
Aquel año de 1909 se conoce sobre todo por la protesta popular que se inició el 26 de julio en las calles de Barcelona contra la guerra de Marruecos, la llamada "Semana Trágica", y por el acontecimiento que dio la razón a los revoltosos cuando apenas llevaban un día en las calles: la masacre de las tropas dirigidas por el general Pinto en el Barranco del Lobo, el 27 de julio, donde perecieron cerca de 300 reservistas que había salido poco antes desde la Ciudad Condal.
En respuesta al avance de la morisma el Gobierno respondió enviando más tropas desde los cuarteles peninsulares. En Oviedo el Regimiento del Príncipe se concentró en la estación de ferrocarril a principios de septiembre, arropado por los vecinos de la ciudad y los familiares de los soldados. Hubo música de gaita, canciones asturianas y donaciones de comida, tabaco y regalos que el Ayuntamiento quiso completar repartiendo una peseta a cada sargento, dos reales a los cabos y uno a los soldados.
Como los hombres iban acompañados por un enorme bagaje de armas, impedimenta y animales, para facilitar la subida del Regimiento por el puerto de Pajares hubo que fragmentar la expedición en tres trenes cortos donde se repartieron personas, mulos, caballos, munición, ametralladoras, material de campaña, instrumentos musicales y toda clase de bagajes.
Batalla en 1909 en el zoco de El Had de Benikisar (Melilla), durante la guerra del Rif,
El primer convoy salió el día 9 y los otros dos con intervalos de pocas horas mientras la lluvia caía incesantemente sobre Asturias. Tras una parada en Ujo, donde fueron recibidos festivamente y jaleados con fervor patriótico, siguieron hasta Pola de Gordón y desde allí a León?
Entre los soldados iba Pedro de La Viesca. Llevaba en el Ejército cinco años, puesto que se había enrolado a los 19 años, por vocación y sin hacer caso a la oposición de sus padres, José de la Viesca y Eduarda Villar, quienes habían hecho todo lo posible para evitarlo, incluso pagar las 1.200 pesetas, que se exigían entonces para librar a los mozos de su obligación con la Patria.
Esta posibilidad, que se veía con normalidad, hacía que solo los pobres se viesen expuestos al riesgo de morir en cualquier campaña militar, pero Pedro tenía vocación por las armas y aunque era el quinto de doce hermanos, en la familia había fortunas como la de su tío Alejandro Villar y Varela, el que fuera Conde de Laviana, y también otros parientes capaces de llevarlo con ellos hasta Barcelona para darle estudios. Pero nada pudo cambiar su decisión, de forma que cuando el mozo llegó a África, ya era sargento y además poseía la graduación de Maestro mecánico y Técnico electricista.
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -2

El regimiento asturiano apenas tuvo tiempo de descansar en Melilla. Desde allí fueron enviados con rapidez hacía la zona de Annual, que no tardaría en hacerse tristemente famosa por haber sido el escenario donde se produjo el mayor baño de sangre y la mayor ignominia de la historia de nuestro ejército. Allí estaba también la posición de Beni Sicar donde la muerte esperaba al sargento.
Como sucede a menudo con estos hechos heroicos, existen varias versiones sobre lo que ocurrió en aquella trinchera la noche de los Mártires Cosme y Damián de 1909, pero preferimos la que contó Albino Suárez en los años 60, tanto por la fiabilidad que nos merece el querido autor lavianés, como por que él tuvo ocasión de hablar con algún protagonista de la Guerra de Marruecos que aún le pudo aportar datos de primera mano.
Venta de armas en el Zoco de El Had de Benikisar (Melilla)

El paraje en el que se emplazaba la posición española de Beni Sicar era un lugar desagradable y difícil de mantener, pero necesario por su valor estratégico en la defensa de la ciudad de Melilla. Allí no abundaba la vegetación y mucho menos el agua, por lo que -sobre todo cuando apretaba el calor- se hacía necesario salir del fuerte para proveerse en una fuente cercana. Resulta fácil imaginar que esta operación debía hacerse muy discretamente y por ello se evitaba la luz del día.
Aquella noche el sargento de la Viesca quiso salir a buscarla acompañado por un pequeño grupo de hombres para cubrir la misión. Se acercaron reptando hasta el manantial y extremando las precauciones para no ser oídos pudieron llenar sin problemas los recipientes que llevaban dispuestos, pero al regresar se vieron sorprendidos por una descarga que surgió de la nada cuando unos moros semienterrados en la arena desde la salida de los españoles, hicieron fuego sobre ellos.
Al oír los disparos, los compañeros que esperaban el regreso de la avanzadilla corrieron en su ayuda, pero cuando llegaron se encontraron con la terrible escena de que entre los cadáveres, solo resistía rodilla en tierra y cubierto de sangre el joven sargento, quien se esforzaba en emplear el poco aliento que le quedaba en dar vivas a España.
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -3

En las crónicas se escribió que había gastado hasta su último cartucho y que antes de morir se había llevado por delante a unos cuantos árabes; también se comentó que su resistencia fue milagrosa, y según le dijeron a Albino, en su cuerpo pudieron contarse hasta 43 orificios de bala.
Los restos de Pedro Casimiro de la Viesca Villar descansan junto a los de otros miles de españoles en un pabellón funerario que se levantó en Melilla para albergar a aquellos que dieron su sangre pensando que defendían el honor de todo el país, sin saber que realmente solo estaban sirviendo a los intereses económicos de unos pocos y al afán de medra de sus generales.
Posteriormente, su familia recibió 250 pesetas, fruto de una suscripción nacional promovida por una Asociación de Señoras que presidía la reina y el sargento fue promovido por Real Orden al empleo de 2º Teniente de Infantería con antigüedad del día de su muerte. También su tío, el conde de Laviana, quiso guardar la memoria de su descendiente construyendo en su nombre una escuela en La Moral, entre Barredos y Tiraña, para que pudiese acoger a los niños de ambos pueblos.
Ya en 2009, cuando se cumplió el primer centenario de su muerte, en Laviana hubo discursos y se colocó un ramo de flores, bajo la placa de su calle. También el poeta Efraín Canella publicó su propio canto épico sobre Pedro Casimiro de la Viesca Villar: la Balada del sargento Viesca.
Pocos héroes locales cuentan con ese honor, pero aún así dudo que nuestros jóvenes sepan ya de quien estamos hablando, ni les interese lo más mínimo lo que pasó en Marruecos? y seguramente su olvido no es malo: así se ahorran la indignación.
Artillería española bombardeando posiciones rifeñas bajo la dirección del globo aerostático Reina Victoria (en el circulo) en 1909.// Fotografía publicada en La Vanguardia el 14 de agosto de 1909
FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


SARGENTO VIESCA, MORIR POR ESPAÑA
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -4
Más de cien años pasaron desde que la trágica guerra de Marruecos tuvo su mayor sangría...
Al igual que en Asturias esos días, se supone que otras regiones habrán honrado asimismo a sus soldados abatidos en aquella empecinada guerra que políticos y gerifaltes españoles llevaban a cabo contra la morería en tierras marroquíes, donde, además de pagar las consecuencias las bisoñas tropas españolas, se demostró que los mandos fueron, en acción y estratagemas, un desastre....que pagaron los soldados, que cayeron por centenares.
Por lo que se refiere a Asturias, muchos fueron los soldados que perdieron la vida en tierras africanas. Y, siendo tantos, estos días se está honrando, sobre todos, al Cabo Noval, héroe muerto el día 27 de septiembre de 1909. Oviedo tira de este carro. Sin embargo no vamos a hablar del Cabo Noval, sino del Sargento Viesca, igualmente muerto el día 27 de septiembre de dicho año. Tal fue su gesta, que se le concedió a título póstumo el rango de alférez. Y para perpetuar su nombre, se le concede una calle en su pueblo, que como era una aldea, quedó pendiente para más adelante. Y como la calle, una escuela, que, por ser su pueblo como queda dicho una aldea, se construyó a mitad de camino entre Barredos y San Pedro de Tiraña, a cuya parroquia pertenecía el sargento Viesca, esto es Pedro Casimiro de la Viesca Villar, quien había nacido en 1884, en Barredos, concejo de Laviana. Cuando murió en la fecha arriba apuntada, tenía 24 años recién cumplidos.
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -5
Sobrino del que fuera Conde de Laviana, Alejandro Villar y Varela, fue éste quien, para perpetuar la memoria del sobrino muerto por España y, al decir de quienes parecían saberlo, por la impericia de los mandos militares, se construyó una escuela en el lugar conocido por La Moral, entre los pueblos de Barredos y Tiraña para que pudiera servir a los niños de ambas partes. Si la escuela se construyó por los años 20 del siglo pasado, la calle no fue bautizada con el nombre de Sargento Viesca hasta 1931, en tiempos de la República.
El día que moría el Sargento Viesca, su pueblo celebraba las fiestas de los Santos Mártires de Tiraña. Pedro Casimiro de la Viesca Villar era el quinto de doce hermanos. Sus padres fueron José de la Viesca y Eduarda Villar...Tiempos precarios entonces. Los padrinos de bautismo del niño Pedro Casimiro eran asturianos establecidos en Barcelona, por lo cual, llevaron al niño con ellos, a fin de facilitarle estudios. Cuando contaba 19 años y decide enrolarse en el Ejército, Batallón Príncipe de Asturias, poseía la graduación de Maestro mecánico y Técnico electricista.
Por aquellos años, enrolarse en el Ejército significaba o pobreza suma o vocación militar. Los soldados que tenían que "cumplir con los deberes de la patria" se podrían librar de tal obligación previo pago de 1200 pesetas, que eran mucho dinero para entonces; esa cantidad eximía de toda obligación; pero quien no tenía tal cantidad no le libraba nadie de ser destinado a Marruecos, a luchar. Se daba otra circunstancia: que había ricos, señoritos de fachenda, que se libraban de aquellas obligaciones si por ellos presentaban a quién los reemplazase, lo que lograban hacer pagando la cantidad referida de 1200 pesetas al soldado que les supliría o a la familia, la que saldría un tiempo de tanta miseria.
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -6
El Barranco del Lobo
La historia, aunque no lo reitere, contó la tremenda sangría de juventud española en Marruecos por aquellos años, donde no se levantaba cabeza. Lo cierto es que unos de un modo y otros de otro, no hay cuenta exacta de los españoles muertos aquellos años y, sobre todo, en 1909. Y fue en septiembre, el día 27 de ese año cuando muere el Sargento Viesca, tras intentar, antes de amanecer, salir del fuerte para procurar proveerse de agua, ya que durante el día por el calor y el asedio de los moros malamente podrían resistir sin beber.
Arrastras logró un reducido grupo de españoles acceder a un manantial, pero no bien lo habían conseguido, comenzó una cerrada descarga de fusilería sobre ellos por parte de los árabes que se encontraban medio enterrados en la arena. Todos los españoles fueron cayendo. Ante el tiroteo, salen del fuerte en ayuda de sus compañeros varios soldados, pero cuando llegaron al escenario próximo al manantial, sólo resistía, rodilla en tierra, uno de los que habían ido en busca de agua: era el Sargento Viesca, que se desangraba mientras ya apenas sin voz exclamaba vivas a España...
Según José Suárez, Villarín, quien había sido amigo y compañero del Sargento Viesca en el mismo batallón, se contaron hasta 43 orificios de bala en el cuerpo del héroe --uno más de los héroes-- del Barranco del Lobo y, en este caso, "La vaguada de la muerte". Esta referencia nos la contó Villarín en 1960. En 1962 publicamos nosotros un amplio reportaje sobre el Sargento Viesca, quien, con otros miles de muertos, yace en un pabellón funerario que se ha levantado en Melilla, para recordarles.
Morir por España puede ser muy honroso, pero morir por la ineptitud de mandos, altos y bajos, políticos y caciques, ya es una desgracia. No obstante, puesto que este año y este mes de septiembre de 2009 se cumplen cien años de aquella desdicha española, en Laviana, pueblo de Pedro Casimiro de la Viesca Villar, se le ha recordado brevemente, con unas palabras y un ramo de flores, bajo la placa que da su nombre a una calle de la villa.
La campaña de África, enfrentamiento de españoles con las tropas de Marruecos, (Melilla), año 1909 -7
FUENTE: ALBINO SUÁREZ  
_____________________________________________________
_____________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada