16 de febrero de 2015

La primera travesia Trasatlántica del "Plus Ultra" se festejo en Mieres

El "Plus Ultra" voló sobre el concejo.

Los tripulantes del "Plus Ultra"
Música, cohetes y fiesta homenajearon la fiesta española.

Verbena de celebración en Mieres.
El pasado veintidós de enero  de 2015, se cumplieron los ochenta y nueve años (1926) de la gran , un hidroavión que, por primera vez, según los historiadores, unía los continentes de Europa y América en por aquel entonces moderno invento de transporte. La Rábida, frente a la desembocadura del río Tinto, vio elevarse a tan especial "pájaro" con la misión de batir un récord que hasta entonces nadie había alcanzado.
Tras hace escala en el Puerto de la Luz (Las Palmas de Gran Canaria), Islas de Cabo Verde, Fernando de Noronha, Pernambuco, Río de Janeiro y Montevideo, el día diez toma tierra en la bahía de Buenos Aires, dando así por concluido el viaje y la apoteósica epopeya que recoge un increíble recibimiento por parte de los argentinos, pero sobre todo de los españoles residentes en el país sudamericano.
No faltan las grandes reseñas en los rotativos de varios países y hasta el que por aquellos tiempos y para la inmoralidad fue famoso intérprete de tangos, Carlos Gardel, le dedicó, en Barcelona, un disco titulado "La gloria del ágruila".
Portada de ABC del 11 de febrero de 1926 - ABC
Como casi todo el mundo conoce, el aparato volador iba al mando del primer piloto, el comandante Ramón Franco, acompañado del capitán Ruiz de Alba, que hacía las veces de segundo de a bordo, el teniente de navío Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada, todos ellos, por supuesto, españoles.
Hubo sus dificultades durante el vuelo, como los fuertes vientos de dirección contraria a la altura de la etapa Cabo Verde y Pernambuco que, tras desviar de su ruta al "Plus Ultra", despertaron grandes temores entre quiénes seguían con verdadero interés la proeza bajo la esperanza de que todo llegaría a buen puerto, como así resultó al final de aquel proyecto que había despertado grandes expectativas.

S.M. el Rey Don Alfonso XIII y el Embajador de la República Argentina junto a los Héroes del Plus Ultra
En fin. Otros detalles hablan de que, con el paso del tiempo, el hidroavión lo donó El rey Alfonso XIII a la armada argentina donde desarrolló otras tareas hasta que el tiempo y el uso rindieron cita obligada a su jubilación. Hoy día se puede visitar en el complejo Museográfico Provincial "Enrique Udaondo de la ciudad argentina de Luján, mientras que una réplica suya se encuentra en el Museo del Aire del aeródromo madrileño de Cuatro Vientos.
El Plus Ultra en el Museo de Luján - (ciudad Argentina) /Foto Fer-31416
Y, como es lógico, natural y hasta sorpresivo, ¿qué tiene este acontecimiento, conocido y admirado mundialmente, con el espacio "Desde mi Mieres del Camino?. A tiempo se está de desenmarañar la madeja y si se quiere el misterio. Pero antes, un detalle a tener en cuenta. La fuente de información y documentación de esta segunda parte, viene de manos de un mierense, ya conocido en estas lides por su inquietud investigadora de los asuntos históricos de su pueblo, José Antonio Vega Álvarez. De él parte el relato de lo que aconteció en los círculos oficiales y populares de la villa y corte.
En las horas anteriores a la culminación del hecho histórico en Mieres se vivía una gran ansiedad por conocer noticias del portentoso "raid". Las gentes suponían que en esos momentos ya debía haber llegado a su destino el "Plus Ultra" y no era fácil calmar esa impaciencia por conocer los datos concretos del arribo a Buenos Aires.
El "Plus Ultra" al amarar en la darsena de Madero de Buenos Aires
El mencionado día 10 de febrero de 1926, a las cuatro y media de la tarde, suena el fuerte estallido de un cohete, lanzado desde la plaza de las Consistoriales, cuya señal dio paso a una fuente explosión de alegría, puesto que todo el mundo consideró por hecho que la empresa magna de los aviadores españoles había concluido felizmente. Las calles se animaron en un santiamén y el entusiasmo colectivo desbordó cualquier previsión que se había hecho anteriormente. Resonaron auténticas tracas de nuevos cohetes a cargo de sociedades y grupos locales, incluso explotaron bombas inofensivas y las campanas de todas las iglesias se echaron al vuelo para festejar el acontecimiento, mientras que los balcones de viviendas se engalanaban y en los edificios oficiales y públicos se preparaba la exposición del grandes banderas nacionales.
La banda de Música en la Escuela de Capataces en el año 1928. Foto Frank
Como era de obligado cumplimiento, la Banda de Música de Mieres no tardó en hacer su aparición recorriendo las principales calles del casco urbano e incluso llevando la buena nueva a los más apartados lugares del municipio. En la plaza de la Constitución, por cierto, profusamente iluminada, se reunió un gran gentío que, regocijado, comentaba las incidencias que iban llegando sobre el viaje, los saltos mágicos del hidro, tal como se le calificaba, y su feliz llegada a la capital argentina.
Faltaba, eso sí, el acto de reconocimiento abierto y popular. A las siete de la tarde en la escuela nacional de La Caseta, cerca del barrio de La Peña, se reunieron numerosas personas con el deseo unánime de participar de la anunciada fiesta que organizaba el reconocido maestro don José Yáñez y en la que, como era natural, iban a tomar la palabra varios representantes de colectivos, como un alumno de la clase nocturna del centro, un seminarista, el también maestro de San Tirso don Pedro Martínez en representación de la Agencia Informativa Mierense y por supuesto el propio organizador.
Tal como era de esperar, todos los oradores se expresaron en términos de gran patriotismo ensalzando, con calurosos párrafos, la epopeya de Ramón Franco y sus compañeros. Y esta forma de expresar el contento popular, tuvo su repetición en otros centros escolares de todo el territorio mierense.
El Plus Ultra, tras aterrizar en las aguas del río de la Plata, en Buenos Aires
Al día siguiente, y siguiendo la lógica de la anterior jornada, un pueblo de alta creencia religiosa estaba obligado a expresarse también en esos términos y en el templo parroquial de Mieres tuvo lugar la misa solemne de agradecimiento por la protección especial que, según opinión generalizada, desde el cielo, habían recibido los bravos embajadores de la patria. Allí estuvieron las autoridades municipales en pleno y numerosas representaciones de sociedades, comunidades religiosas y también de los servicios de la colectividad en el seno de la villa. Se recuerda, entre las personalidades, al delegado gubernativo don José Tresguerres, por lo visto en representación del Somatén y de la Hullera Española, a don Dionisio Muñiz en nombre de la Unión Patriótica, el Sr. Blanco por la Cruz Roja, así como el notario don Justo Vigil y don Ulpiano Antuña representando a "Paz y Caridad". No falto tampoco la presencia del portavoz de los maestros nacionales don Juan Vicario, don Vital Buylla por el Liceo Mierense, don Reinerio García de la Escuela de Capataces, don Rafael Belloso representando a Fábrica de Mieres, don Pío Acebedo por la Electra de Viesgo, don Francisco Breña por Hulleras de Turón y don Andrés Tresguerres por Ortiz Sobrinos, todos estos últimos en su categoría de dirigentes de las grandes empresas metalúrgicas, mineras y eléctricas. En otro capítulo allí estuvieron don Víctor Méndez Trelles presidente del Casino, don Vicente Gutiérrez en representación del Círculo de Recreo, y los reverendos padres Victorio y Asterio por las comunidades pasionistas, junto con otras personalidades.
Aviadores en el Plus Ultra. - Foto- ejércitodelaire.mde.es.
Por la noche la fiesta concluyó con una animada verbena que tuvo por marco la plaza del Ayuntamiento. De esta forma y por una excepcional vez en la vida, la villa de Mieres y sus ciudadanos rindieron honores merecidos a los intrépidos aviadores que tan alto había dejado el pabellón nacional. Y para remate queda el dicho de que aquí, en suelo asturiano de la cuenca minera del Caudal, se celebró por todo los alto la hazaña española, tal como se supone debió de ocurrir en otros muchos lugares del país. Lo que ocurre es que, el duende investigador de José Antonio Vega, no deja pasar ni una sola ocasión de recoger y exponer lo que de anecdótico y sobresaliente arroja los más o menos pasados tiempos de su patria chica.
Portada del diario La Nación de Buenos Aires del día siguiente a la llegada del Plus Ultra.
FUENTE: AMADEO GANCEDO
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

EL VUELO DEL "PLUS ULTRA"
El Plus Ultra en Palos de la Frontera
http://salondeltrono.blogspot.com.es

Plus Ultra (en latín «Más allá», es el lema de España) fue el hidroavión de nuestro Ejército del Aire que realizó por primera vez un vuelo entre España y América, siendo su destino Buenos Aires, capital de Argentina.
Monumento a los héroes del Plus Ultra en Palos de la Frontera subvencionado por Argentina-Foto Miguel Ángel, fotógrafo
El vuelo del Plus Ultra siguió aproximadamente la ruta tomada en 1922 por los aviadores portugueses Sacadura Cabral y Gago Coutinho, en la primera travesía aérea del Altántico sur, de Lisboa a Río de Janeiro
Despegó el 22 de enero de 1926 frente al Monasterio de la Rábida en Palos de la Frontera (Huelva), emulando la salida de Colón en 1492.
Los cuatro tripulantes del hidroavión fueron: el comandante Ramón Franco, el capitán Julio Ruiz de Alda, el teniente de navío Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada, todos ellos españoles.
La primera etapa se inicia en Palos de la Frontera (Huelva) en el muelle de la Calzadilla, elevándose el hidroavión frente a La Rábida en la desembocadura del río Tinto y termina ocho horas más tarde, cuando —al atardecer— el hidroavión se posó en el Puerto de la Luz, en la bahía de la ciudad insular de Las Palmas de Gran Canaria. El día 26, desde la bahía de Gando, en el municipio de Telde (Las Palmas), costa oriental de la isla, despega el Plus Ultra rumbo a Praia, en la isla de Santiago (Cabo Verde), final de la segunda etapa que dura nueve horas cincuenta minutos.
Duran / Ruiz de Alda y Rada con la aeronave "Plus Ultra" que atrajo multitudes y colmó la capacidad del puerto de Buenos Aires y sus alrededores.
En la etapa que debía realizarse entre las Islas de Cabo Verde y Pernambuco, de acuerdo a lo establecido, fuertes vientos contrarios hicieron desviar de su ruta al Plus Ultra, situación que mantuvo desvelado al mundo entero durante largas y angustiosas horas, y obligaron a hacer descender al al hidrovión en la isla Fernando de Noromha. Cuando se revisaron los depósitos de combustible, se comprobó que los mismos sólo contenían lo suficiente para volar unos pocos minutos más. Posteriormente se completó el tramo de dicha etapa tal cual había sido programado.
El día 31 se salvan los 540 km que separan la isla, de Pernambuco (Brasil), en tierra firme, y no sin peligro, pues cuando faltan más de cien kilómetros la hélice posterior se rompe y es preciso arreglarla en pleno vuelo. Ello alarga en más de una hora el tiempo previsto para la travesía.
El hidroavión "Plus "Ultra", parte de Montevideo.
En Pernambuco la tripulación descansa para realizar reparaciones. El 4 de febrero se llega hasta Río de Janeiro (2.100 km) en doce horas y quince minutos. El recibimiento tributado a los aviadores fue apoteósico. El día 9, Montevideo; al día siguiente, Franco, Ruiz de Alda, Durán y Rada llegan a Buenos Aires entre aclamaciones de muchedumbres de argentinos y españoles.
La llegada de los españoles se recordará durante mucho tiempo. Los grandes diarios porteños exaltaron la hazaña del piloto Franco y sus compañeros.

En total el Plus Ultra recorrió 10.270 km empleando 59 horas y 39 minutos. Desde el punto de vista técnico el vuelo fue un éxito rotundo, tanto para el primer piloto Ramón Franco, como para el segundo de a bordo, el Capitán Julio Ruiz de Alda. Para España, el vuelo del Plus Ultra fue de suma trascendencia.
El hidroavión Dornier Wal - W-12 / matricula M-MWAL, fue el elegido para el vuelo trasatlántico
El rey Don Alfonso XIII donó el Plus Ultra a la Armada Argentina, donde sirvió como avión correo hasta ser retirado del servicio. Actualmente se exhibe en el Complejo Museográfico Provincial "Enrique Udaondo" de la ciudad de argentina de Luján.
A fines de la década de los ochenta fue enviado a España para realizar una restauración general, con el objeto de reeditar la hazaña de 1926. Sin embargo, el estado general del Plus Ultra era tan malo que era necesaria una reconstrucción casi completa. Por ese motivo, se procedió a hacer una restauración general orientada a su exhibición en un museo.
Una réplica está expuesta en el Museo del Aire de Madrid (Aeródromo de Cuatro Vientos).
Itinerario del Plus Ultra
FUENTE:  SERVUS HISPANIARUM REGIS
______________________________________
______________________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!
Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Comentarios

Realizando un comentario acepta las Normas de Participación y la Política de Privacidad
Juan José Menéndez Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada