2 de septiembre de 2019

Francisco Martínez Incógnito ,"el Botas"

El destripador de Muñón Cimero
Ilustración de Alfonso Zapico
Francisco Martínez Incógnito, "el Botas", asesinó en 1895 a una mujer y atacó y acosó a varias personas antes de ser detenido en Caso
Ilustración de Alfonso Zapico
No voy a decir que los avances de la tecnología en estos últimos años sean algo malo, de hecho les debo la vida, pero tampoco son absolutamente buenos, y los destrozos que han hecho en los hábitos culturales constituyen una buena prueba. Por ejemplo en el mundo de la Literatura. Ahora los lectores se limitan a disfrutar leyendo, pero hubo una época en la que, a falta de otras distracciones, algunos nos metíamos tan a fondo en los libros que los convertíamos en parte de nuestras vidas. Todavía soy capaz de recitar páginas enteras de la primera parte del Don Juan Tenorio, que me gustaba interpretar con otro amigo después de tomar unas botellas de sidra, y recuerdo como, siguiendo una moda que había surgido en la Universidad de California y se extendió en los años 70 por todo el mundo, también colocamos una ficha falsa en el fichero de la Biblioteca de Mieres con un libro que nunca existió: "El Necronomicón", supuestamente escrito por el árabe loco Abdul Alhazred y cuya lectura podía traer la locura y hasta la muerte.
Historia del Necronomicón (en inglés History of the Necronomicon) es un relato escrito por Howard Phillips Lovecraft en 1927 y publicado por primera vez en 1938. Su única finalidad es servir como marco a otros relatos, explicando el origen del infame Necronomicón. (…).
Aunque ahora se han publicado muchos libros parasitando este título "El Necronomicón" fue una invención del estadounidense Howard Phillips Lovecraft, quién junto con Edgar Allan Poe tienen la culpa de que la melancolía me visite desde la adolescencia con más frecuencia de la que quisiera. Allan Poe llegó para quedarse y mi hijo Edgar sabe por qué lleva este nombre, sin embargo con los años fui perdiendo la afición por Lovecraft, aunque nunca la dejé del todo. Por eso me congratula que uno de nuestros vecinos sea ahora uno de los mejores biógrafos de este complejo autor. Se trata de Roberto García-Álvarez, con una extensa formación académica, licenciado en Derecho y Psicología, Máster en Salud Mental Ciencias Humanas y Sociales, Máster en Estadística Aplicada a la Investigación y Máster en Dirección Comercial y Marketing; conocido por su intensa actividad contra las pseudociencias; colaborador en diferentes revistas y en este diario, y también autor de varios libros con temática heterodoxa, quien publicó en 2016 H.P. "Lovecraft, el Caminante de Providence", imprescindible para los aficionados a los mitos de Cthulhu. Roberto ha recogido recientemente de las hemerotecas las informaciones sobre un suceso ocurrido en la primavera del año 1895, que trascendió las fronteras regionales para estremecer a los lectores de los diarios de todo el país, y me autoriza a dárselo a conocer a ustedes en esta página. Cosa que le agradezco y quiero hacer constar antes de introducirme en el relato de los hechos.
Ilustración de Alfonso Zapico
El sábado 30 de marzo de aquel año el horror se posó con una crueldad nunca vista hasta entonces en nuestras montañas. La alarma saltó al atardecer en Muñón Cimero cuando el pequeño rebaño de ovejas que había salido a apacentar la joven soltera Rosa Fernández, regresó solo hasta la aldea, lo que decidió a su madre y a su hermano pequeño a salir a buscarla en direcciones distintas. Fue éste quien dio con su cuerpo en el lugar conocido como La Segada, en el camino que entonces cruzaba el cordal para llegar hasta los pueblos altos de Riosa: la pastora estaba tendida junto al paso, con varias puñaladas y un tremendo tajo en el cuello que dejaba su cabeza casi separada del cuerpo; pero lo que en un principio podía calificarse como un crimen espantoso, pasó a la categoría de delirante cuando pocas horas más tarde los representantes judiciales procedieron a levantar el cadáver encontrando que presentaba una mutilación en el bajo vientre y que todo indicaba que el asesino se había llevado aquel trozo de carne. Al conocerse la noticia se supo también que aquella misma tarde otra mujer de edad avanzada llamada Manuela Torres, quien se hallaba trabajando una tierra en Reconcos había podido salvar su vida gracias a que un vecino acudió a sus gritos de socorro cuando estaba siendo agredida por un individuo que sujetaba su cabeza, seguramente con intención de cortársela; aunque antes de huir, el delincuente se había defendido esgrimiendo un cuchillo y mostrando un revolver.
Ilustración de Alfonso Zapico
No tardaron en añadirse detalles sobre la mutilación de la desgraciada chica, que trajeron inmediatamente el recuerdo de lo sucedido pocos años antes en el barrio londinense de Whitechapel con el famoso Jack el Destripador, del que entonces como ahora se desconocía su identidad: "Se asegura también que las incisiones hechas para llevarse un gran trozo de la parte inferior del tronco del cadáver de la desgraciada Rosa, están hechas con mucha limpieza y como persona perita en ello. A pesar de las pesquisas practicadas aún no se halló dicho trozo de carne, que sin duda alguna se llevó el asesino". El asesino inglés remataba sus crímenes extirpando órganos y desfigurando el rostro de sus víctimas -mujeres de los bajos fondos-, pero lo mismo que el de Muñón Cimero solía cortar sus gargantas y mutilar sus áreas genitales y abdominales. A Jack el Destripador se le atribuyeron con seguridad cinco homicidios, aunque posiblemente también fue el autor de alguno más entre los once que se registraron en aquel barrio entre abril de 1888 y febrero de 1891, y cuando ocurrió lo de Muñón Cimero la prensa nacional no tardó en comparar los dos escenarios llevando a los titulares al "destripador asturiano" y señalando que se trataba de "un crimen análogo en todas sus circunstancias a los perpetrados por el famoso destripador de Londres".También el homicida de la Montaña Central estuvo a punto de convertirse en asesino múltiple, pues no conforme con la barbaridad que acababa de cometer en La Segada, aquella tarde siguió atacando a todas las mujeres que encontró a su paso e incluso a un niño. Manuela Pando, Josefa García, Catalina García, Casimira Iglesias, de Fresneo; Máxima Sariego, de Muriellos; y el pequeño Francisco García, también de Fresneo, sufrieron su acoso, que en algún caso estuvo muy cerca de costarles la vida.
Ilustración de Alfonso Zapico
De las declaraciones de todos se obtuvo la descripción de un individuo de estatura regular, rubio, con patillas casi blancas y algo de bigote, vestido con traje de paño y cubierto por boina o sombrero, calzado con botas fuertes y llevando en las manos un paraguas de tela azul y una botella. Más tarde en su ficha policial se añadiría que le faltaba uno de los dientes incisivos superiores y que sabía leer y escribir. Dadas las circunstancias, las fuerzas del orden se dieron prisa en solucionar el caso, lo que les llevó a una primera pista errónea que recogió la prensa publicando el nombre de Demetrio Sánchez Villoria Metro, natural de Muriellos, uno de los pueblos visitados por el destripador, quien hacía pocos años había matado a hachazos a una hermana suya llamada Concepción, hiriendo de gravedad al marido y al suegro de esta. El hombre era un candidato perfecto, ya que estaba condenado a cadena perpetua y se había fugado una vez del presidio de Melilla por lo que se temió que hubiese vuelto a intentarlo en esta ocasión. Pero no era así. El verdadero asesino fue detenido en Caso cuando trataba de conseguir un pasaje para América, desde allí se le trasladó primero a la cárcel de Sama y luego a la prisión de Oviedo donde fue reconocido por sus víctimas. Se trataba de Francisco Martínez Incógnito ,"el Botas", cuyo segundo apellido delataba su origen inclusero y una infancia desgraciada. Un hombre que se había alistado a los dieciocho años como voluntario en Oviedo y tras figurar en el Regimiento del Príncipe había pasado a servir a la Guardia Civil en la isla de Cuba hasta que fue apartado por un delito de hurto y regresó a Asturias para trabajar como minero en una explotación de Turón.
Ilustración de Alfonso Zapico
Lógicamente Francisco Martínez fue conocido desde entonces como el destripador, aunque apenas tuvo tiempo de acostumbrarse a su nuevo apodo. En el juicio su defensor don Juan Uría y Uría tuvo que hacer frente a una acusación que sumaba dos delitos de tentativa de violación y otro de homicidio, por los que se solicitaron respectivamente sendas condenas de seis años de prisión correccional y veinte de reclusión, unas penas, que como vemos no difieren mucho de las que se aplican en la actualidad, pero Francisco no llegó a cumplir ni un año de cárcel, porque otra justicia superior a la que aplicamos los hombres fue menos clemente y no necesitó de ningún verdugo para ejecutar su sentencia de muerte. El destripador de Muñón Cimero falleció en una cama del Hospital Provincial de Oviedo el 8 de enero de 1896.
Ilustración de Alfonso Zapico
FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR. Publicado por La Nueva España el 25-06-2019. Ver enlacehttps://www.lne.es/noticias-suscriptor/cuencas/2019/06/25/destripador-munon-cimero/2493306.html

Ernesto Burgos Fernández (historiador). Nació en Mieres (Asturias) el 7 de julio de 1957. Historiador, columnista y biógrafo, éstas son algunas de las facetas de un Ernesto Burgos que rescata con talento personajes y anécdotas de nuestra historia. Un notorio investigador y gran divulgador. Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Oviedo (1979). Diploma de Estudios Avanzados en Arqueología Histórica («La romanización en las cuencas mineras del sur de Asturias» 2006). Profesor de Educación Secundaria, ha trabajado en los institutos «Juan de Herrera» (Valladolid), «Sánchez Lastra» (Mieres), «Camino de La Miranda» (Palencia), «Valle de Aller» (Moreda) y desde 2006 en el IES «Mata Jove» de Gijón. En el año 2016 el reconocido historiador mierense fue distinguido con el reconocido galardón anual de “Mierense del año”. Secretario General de Izquierda Republicana en Asturias (1992-2002); miembro fundador del Partido por la III República (P3R) y actualmente vicepresidente del Ateneo Republicano de Asturias. Coautor de los libros de texto «Entre amigos» (Conocimiento del Medio) para Asturias y Cantabria (2002); coordinador de la revista de Ciencias Sociales «Cuadernos de Mieres» (2001-2002); experto en la cultura y la historia de las cuencas mineras asturianas. Ha impartido varios cursos sobre el patrimonio arqueológico de Aller, Lena y Mieres y defendido ponencias sobre su temática en jornadas y congresos. Desde los años 70 escribe desinteresadamente artículos para numerosas publicaciones, álbumes y periódicos locales (Esquisa, Mieres 30 días, La Voz de Ujo, Camín de Mieres, Mieres, El Carbón, Por tierras del Caudal, Aula de Paz…). Ha sido pregonero en las fiestas de Santa Bárbara (2002); La Teyerona (2006); San Xuan de Mieres (2007) y Santa Cruz (2011). Histórico militante republicano. Secretario General de Izquierda Republicana en Asturias (1992-2002); miembro fundador del Partido por la III República (P3R) y actualmente vicepresidente del Ateneo Republicano de Asturias. Biógrafo de los revolucionarios mierenses Manuel Grossi Mier («Cartas de Grossi». 2009) y Jesús Ibáñez («Y el verbo se hizo furia». Semana Negra 2010), también ha prologado a varios autores asturianos. Colaborador del diario asturiano La Nueva España, donde ha firmado las series: «El patrimonio de Las Cuencas» (1998-2000); «100 años de historias y andanzas» (2000-2002) y «Los personajes de nuestra historia» (2003-2004). Desde febrero de 2005 mantiene ininterrumpidamente la página semanal «Historias heterodoxas». FUENTE: http://www.elvalledeturon.net/historia/autores/ernesto-burgos

Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981). Historietista e ilustrador freelance. Profesional gráfico desde el año 2006. Trabaja en proyectos educativos del Principado de Asturias (Aula Didáctica de los Oficios) e impartido talleres de ilustración en centros educativos de Asturias y Poitou-Charente (Francia). Realiza ilustraciones, diseños y campañas para diversas agencias de publicidad, editoriales e instituciones. Es ilustrador de prensa en diarios regionales asturianos (La Nueva España, Cuenca del Nalón, Les Noticies…). Se estrena en 2006 con un álbum de corte histórico para el mercado franco-belga, La guerra del profesor Bertenev (Dolmen, 2009). Su primer trabajo publicado directamente en España es Café Budapest (Astiberri, 2008), donde se mete de lleno en una ficción determinada por los orígenes del todavía no resuelto conflicto palestino-israelí. Acto seguido apuesta por recrear en cómic la vida de James Joyce, Dublinés (Astiberri, 2011), que gana el Premio Nacional del Cómic 2012 y a raíz del cual surge el cuaderno de viaje La ruta Joyce (Astiberri, 2011). Vive en la localidad francesa de Angouléme, donde, tras realizar El otro mar (Astiberri, 2013) a caballo de su Asturias natal, a la que vuelve con regularidad, se encuentra preparando su nueva y ambiciosa obra, “La balada del norte”, que constará finalmente de tres tomos. Esta magnífica obra es un autentico tesoro de la novela gráfica española y refleja la negrura de los valles mineros de Asturias de los que surgen personajes luminosos, y bajo el ruido atronador de las minas de carbón se escucha el susurro de una canción antigua. Los viejos y nuevos tiempos chocan brutalmente poniendo a prueba al protagonista, pronto a la Humanidad entera. Éste es el sonido de "La balada del norte". Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán o polaco. (…) http://alfonsozapico.com
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________

NOTA: Los nombres de los autores aparecen en el pie de cada imagen o al final de cada artículo, si no es así, se debe a que es un dato que se desconoce, así que, si algún autor la ve en este blog, le rogamos que se ponga en contacto con “El Blog de Acebedo” para hacerlo figurar o para borrarla si es su deseo, porque es justo reconocer a los autores.

Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo” entre tus amistades!!!

Sígueme en:

 

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres

·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”

·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario