1 de marzo de 2018

"CLAS", el soporte vital de la renta agraria de Asturias

Central Lechera Asturiana: la marca líder que nació de un conflicto hace 50 años
Preciosa estampa (Típica casería asturiana), Antiguas lecheras, paraguas, burro y madreñas. Cuadro de Alfredo Enguix
Clas se ha convertido en un soporte vital de la renta agraria de la región y en el grupo de capital español hegemónico en el mercado lácteo nacional
Cartones (Envases), antiguos de Central Lechera Asturiana)
Central Lechera Asturiana (Clas) se constituyó el 12 de mayo de 1967 y el 9 de febrero de 1968 (hace ahora 50 años) fue aprobada su reglamentación como Grupo Sindical de Colonización mientras se avanzaba en las obras de construcción de su factoría de Granda (Siero), que se demoraron un año más de lo previsto. El envasado y producción comenzó el 1 de septiembre de 1970, con la llegada a las instalaciones del primer camión de recogida procedente de una explotación ganadera del concejo de Llanera. La génesis de Clas, el principal operador agropecuario de espíritu cooperativo del sector lácteo nacional y titular del mayor grupo industrial lechero de capital español por volumen de recogida y por facturación en el mercado nacional, reproduce algunos de los rasgos que caracterizaron los desafíos a los que se enfrentó la economía asturiana a mediados de la centuria pasada y de las soluciones que se plantearon.
Descarga de leche en Granda (Siero), en los tiempos en los que aún no había cadena de frío
El origen de Clas en 1967 deriva de las reformas modernizadoras que acometió España tras los acuerdos internacionales de 1953 para incorporarse al bloque occidental y de la revisión profunda -fundamentalmente a partir de 1957- de las arcaicas y anquilosadas estructuras económicas nacionales tras casi 20 años de empecinamiento autárquico. En este contexto, en el que casi todos los sectores productivos asturianos evidenciaron una gran vulnerabilidad a la gradual apertura de la economía española, se convocaron en 1956 concursos para la creación de centrales lecheras (seis, en Asturias) que garantizaran las condiciones de salubridad e higienización de la leche mediante su pasteurización, poniendo fin a la venta domiciliaria de leche cruda y a granel en las zonas urbanas. Desde aquel mismo instante, y en una economía aún muy intervenida y extremadamente politizada, la Cámara Oficial Sindical Agraria (COSA), integrada en la estructura del Sindicato Vertical del franquismo, abogó por una sola central lechera para Asturias y en ese empeño mantuvo una fuerte tensión con el Gobierno Civil de la época.
vaca lechera, holstein, raza estrella de las ganaderías de la Central lechera Asturiana
La renuncia de la iniciativa privada y el desistimiento de los principales ayuntamientos a ejercer su derecho a promover sus propias centrales lecheras dejó desierto el concurso y se impuso un estancamiento que empezó a desbloquearse en 1962, el mismo año en el que España solicitó su ingreso en la Comunidad Económica Europea (CEE). Las reformas liberalizadoras en marcha para acceder a un tratado comercial preferencial con la CEE generaron gravísimas tensiones en Asturias: entraron en declive las tres siderúrgicas privadas desde 1961, estallaron la crisis del carbón y las huelgas mineras a partir de 1962, y el sector ganadero regional secundó entre mayo y julio de 1966 un boicot a las grandes empresas lácteas en protesta por la rebaja del precio de leche en 0,5 pesetas (0,003 euros) por litro. Para poner freno a las gravísimas tensiones asturianas, el Estado tomó una participación accionarial en 1966 en la siderúrgica Uninsa (que luego amplió al 100%) y se estatalizaron las minas hulleras del área central con la creación de Hunosa en 1967.
Terminal de recepción de leche en los primeros años setenta
Aunque en 1962 la COSA había propuesto que el Estado asumiese a través del INI la futura central lechera asturiana, la solución que se planteó a la fortísima crispación en el campo asturiano durante la "huelga de la leche" de 1966 fue un diseño que, inspirado y modelado desde las esferas del poder político y sindical, diese la iniciativa al sector privado promoviendo un agrupamiento de ganaderos para convertirlos en dueños de sus propia industria transformadora.
Dibujo de catadora en ubres. (bonitas4.blogspot.com)
En este diseño fue capital la figura de Jesús Sáenz de Miera, expolicía de ideología joseantoniana y que desde la presidencia del Sindicato Vertical de la Madera en Asturias había accedido en 1965 a la presidencia de Cámara Oficial Sindical Agraria. La COSA apoyó la revuelta campesina e impulsó, con el respaldo imprescindible del presidente de la Diputación Provincial, José López Muñiz, el nacimiento de Clas acogiéndose a una figura franquista que databa de 1941: los Grupos Sindicales de Colonización, con la que se emuló el modelo cooperativo, pero sin sus molestas connotaciones ideológicas. La movilización de las Hermandades de Labradores, de la Organización Sindical, fue también decisiva. Uno de los principales protagonistas fue José Busto Sánchez, que acababa de ser elegido en 1965 presidente de la Hermandad de Villaviciosa.
Laboratorio de muestras en la planta de Granda (Siero), en sus inicios
De este modo, el origen de Clas reprodujo otro de los atavismos del modelo de desarrollo asturiano: las soluciones casi siempre llegan de afuera. Y en Clas fueron determinantes el leonés Sáenz de Miera, el cántabro López Muñiz y el asturiano Busto, que había retornado de Argentina, donde había desarrollado diversos negocios durante treinta años. El movimiento ganadero que germinó en numerosos concejos fue el adjudicatario -no sin discrepancias ni protestas por parte de algunas empresas privadas- de una de las dos centrales lecheras concedidas para el área central de Asturias tras lograr Sáenz de Miera la cesión para su proyecto de los derechos que le asistían a los municipios de Oviedo, Langreo, Mieres y Avilés para crear sus propias industrias lácteas. La otra concesión fue otorgada al industrial lácteo Máximo Riera y varios socios, que en 1967 promovieron Central Lechera de Gijón (Lagisa).
Auténticamente mía - el eslogan de Lagisa durante años. (Recuerdo Gijón-Blogspot)
Central Lechera Asturiana (Clas) nació con un capital social de 40 millones de pesetas (240.405 euros) aportados por 2.500 socios, que accedieron a créditos aportados por Caja Rural de Asturias y Caja de Ahorros de Asturias, que también participaron de forma testimonial en el capital. El estatal Banco de Crédito Agrícola (BCA) otorgó a su vez un préstamo a Clas por 172 millones de pesetas avalado por la Caja de Ahorros.
Acto de celebración del 25.º aniversario de Central Lechera Asturiana
La identidad corporativa, que garantizaba el origen asturiano de la leche; el discurso de la titularidad en manos de los productores, una buena red de comercialización, la modernidad de las instalaciones y de los procesos de higienización, e innovaciones como la botella de plástico (frente a la de vidrio retornable y las bolsas de plástico que utilizaban otras fábricas) impulsaron la marca durante los años setenta en los mercados regional y nacional, aunque su encumbramiento como enseña láctea más vendida del país en leche, mantequilla y nata se produjo decenios después, tras una dilatada competencia con otros operadores también con fuerte implantación nacional, como Ram, Pascual, Puleva y otras marcas renombradas.
Envase antiguo en botella de plástico
La expansión de las ventas le permitió saltar de los 3.500 a los 10.500 ganaderos partícipes en apenas tres años (1970-1973) y con ello, y merced a una remuneración de leche al productor más elevada que la media del sector, Clas pasó a configurarse en un actor capital en el sostenimiento de las rentas agrarias en Asturias y en la fijación de la población al territorio. El decenio inaugural de los setenta supuso la introducción de la leche pasteurizada, esterilizada y uperizada, la entrada de Clas en el mercado del yogur (lo hizo en 1972, con la marca Yoplait, bajo licencia de la francesa Sodima), la creación en 1974 de una red pionera de conservación de frío de la leche desde la explotación a la fábrica, que se inspiró en modelos europeos; las ampliaciones de las instalaciones en 1972 y en 1973, la recogida selectiva de leche por un criterio de calidad y el primer proyecto (1972) de creación de una fábrica de piensos para los socios.
Socios ganaderos, de visita a la instalaciones
De los 500 empleados y los 150 millones de litros de recogida a mediados de los setenta se pasó en 1980 a 800 trabajadores y 200 millones de litros, mientras que los socios activos alcanzaron la cifra máxima de la historia del grupo: 12.013 ganaderos. El cambio de legislación y la desaparición de los grupos sindicales en 1981 supuso un cambio de estatus para Central Lechera, que el 25 de mayo de 1982 se acogió a la figura de sociedad agraria de transformación (SAT), con lo que preservó el espíritu cooperativo fundacional frente a quienes entonces ya abogaron por su conversión en una compañía capitalista como sociedad anónima.
Moderna condena de la leche. (El Mundo)
De este decenio data también el lanzamiento en 1980 de los primeros envases de cartón ("brick") -en coexistencia con las botellas de plástico de 1 y 1,5 litros-, el lanzamiento en 1983 del primer yogur líquido de España (Yop), la producción de queso de barra y de bolsa (1987) y la primera expansión territorial de Clas, con la toma de control en 1988 del 51% de la gallega Leyma, a la que siguieron una participación en sociedad Industrias Lácteas Astur-Leonesas S.A., de León, y la compra en 1994 de las instalaciones de la Central Lechera de Cóbreces (CLC), en Cantabria, en ambos casos dedicadas a la recogida de materia prima.
Aspecto parcial de las actuales instalaciones centrales del grupo, en Siero
La vocación de liderar el sector volvió a quedar patente en la frustrada operación, en alianza con Lácteas Reunidas Asturianas (LRA), para adquirir en 1991 el grupo de titularidad estatal Lactaria Española. En 1992, Clas era la quinta empresa láctea española por recogida, con una cuota de mercado del 4%, en un sector aún muy atomizado y con muchas marcas competidoras. Un año después, en 1993, coincidiendo con la contratación de Pedro Astals como primer ejecutivo, Clas, a través de su filial Lácteos de Gijón, adquirió Lácteos Peñasanta y con ella la Cueva el Molín para producir queso cabrales. La mayor operación de consolidación se produjo en 1997, cuando, no sin discrepancias internas en el colectivo ganadero, Clas integró su factoría láctea con las del grupo francés Bongrain (actual Savencia) en Cataluña (Leche Ato) y Galicia (Larsa), reunificadas en la filial Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), en la que Clas asumió la mayoría de control. A los dos socios fundadores se sumaron en 1999 Cajastur y Caja Rural de Asturias.
Central Lechera Asturiana - La mejor leche por naturaleza. (Pinterest)
Los años noventa conocieron un fuerte revulsivo de la marca Central Lechera Asturiana y su entronización como enseña más vendida en leche, nata y mantequilla. Los afanes de liderar la concentración del sector persistieron, para lo que hubo conversaciones sucesivas con otros grupos cooperativos del Norte y también con varias compañías privadas en los años 90 y 2000. La posible fusión con algunos de los grandes grupos no fructificó y suscitó enormes resistencias entre algunos sectores de socios por el temor a que Clas perdiera la mayoría de control en la sociedad resultante. También creó mucha consternación el intento de compra de Clas por Quercus en 2006, que fue rechazado. 
Central Lechera Asturiana lidera el ranking de las compañías con mejor reputación de España. (RRHH Digital)
Por el camino quedó el fracaso reiterado del grupo en el sector cárnico, que estaba en el diseño inicial y que sólo acometió como partícipe en dos proyectos que zozobraron.
Clas vivió un momento crucial con los relevos en su cúpula, cuando el carismático Sáenz de Miera cesó tras 40 años al frente de la organización: Bertino Velasco lo sustituyó en 2007 como presidente de Clas y en 2009 como presidente de Capsa. Fueron tiempos de fuerte tensión interna y de fortalecimiento de los sectores críticos, que se reforzaron contra el intento en 2008 de desdoblar Clas en una sociedad limitada y una SAT, un proyecto que fue vetado por la base social.
Aspecto de la línea de envasado de botellas en la factoría de Granda
Aunque los años 2000 fueron una etapa de lanzamientos de nuevos envases y productos, renovación de la identidad corporativa, comunicación publicitaria de fuerte enraizamiento asturiano y rural, ganancias en cuota de mercado e intentos frustrados de engullir a competidores (Puleva en 2010 y Cacaolat en 2011), las fracturas y desconfianzas acumuladas, junto con la aparición de pérdidas tras cinco años de crisis económica internacional, derivaron en el cese de Astals en 2013 tras una ejecutoria como consejero delegado de marcado liderazgo e impronta personal en el grupo.
Ilustración de Alfonso Zapico
Su sucesor, José Armando Tellado (director general), recuperó la rentabilidad, promovió nuevas elaboraciones, renovó envases, impulsó la marca, reemprendió la exportación tras los fallidos intentos incipientes de los años 80 y lanzó un desafío estratégico a sus competidores con la pionera innovación de productos sin aditivos. En 2015 Savencia se fue de Capsa, que pasó a ser totalmente española, y Clas amplió su hegemonía accionarial hasta el 82,1%. El clima social en la SAT se atemperó desde entonces de modo acusado, aunque persisten corrientes críticas y alguna acción judicial.
José Armando Tellado (izquierda) y Bertino Velasco
Hoy el grupo tiene siete centros de producción en Asturias, Galicia (2), Madrid, Cataluña y Baleares, 1.300 empleos (806 en Asturias), 7.470 socios ganaderos (de los que producen leche 1.314), recoge más de 800 millones de litros y en los últimos años agrandó su liderazgo en sus principales elaboraciones. Central Lechera, una marca generalista con pretensión de cubrir todas las categorías, campea desde hace años en los "rankings" de las enseñas más apreciadas por los españoles.
El entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, firma en el libro de honor de la empresa al lado de Jesús Sáenz de Miera y en presencia de Pedro Astals
FUENTE: JAVIER CUARTAS
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.


¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario