3 de mayo de 2017

La colección de de Ignacio Patac y Pérez-Herce (Gijón, 1875-1967)

La historia minera de Asturias hecha pedazos                              Ver artículo del blog: "La polémica en 1927 sobre escuela de Minas de Mieres"
https://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2015/08/la-polemica-en-1927-sobre-escuela-de.html
Ignacio Patac y Pérez-Herce, en su despacho
Expertos en ingeniería de minas destacan la importancia del legado de Ignacio Patac y Pérez-Herce expuesto en Oviedo
Aula Ignacio Patac y Pérez-Herce
Por separado, la colección de más de 3.000 fósiles de Ignacio Patac y Pérez-Herce (Gijón, 1875-1967) "es un tesoro" y el archivo documental de libros, revistas técnicas y de divulgación científica es "algo único". Juntos suponen un transatlántico de la ingeniería de minas que por falta de entendimiento entre el Ayuntamiento de Gijón y la descendencia familiar del especialista local puso rumbo a Oviedo. No obstante, "lo importante es que se quedase en Asturias", coinciden los expertos Rodrigo Álvarez y Antonio Luis Marqués Sierra sobre el legado que ya luce desde hace una semana en la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales.
Mieres del Camino, Calle Campo sagrado en 1910, el primer edificio de la derecha es la escuela de capataces
Rodrigo Álvarez es profesor de Prospección e Investigación Minera y se encargó de revisar cuidadosamente la colección de fósiles constituida por varios miles de ejemplares. Él fue quien seleccionó unos 250 en base a su tamaño, estado de conservación e interés científico. Una muestra donde "destacan, por su calidad y cantidad, los restos de flora frente a los de fauna, la mayor parte son de edad carbonífera", estima Rodrigo Álvarez. Si bien existen otras colecciones públicas paleontológicas "de incalculable valor", en lo relativo a la flora fósil y dentro de un ámbito privado como el de Patac, "me costaría creer que su colección pueda ser claramente superada", confirma Álvarez.
Ignacio Patac y Pérez-Herce en sus años de juventud
Los fósiles, que han llevado y acarrean todavía mucho trabajo de estudio, suponen un prestigio no sólo para la región sino también para el centro docente. "La custodia de esta colección supone ganar muchos puntos en un ranking ideal de interés general", estima Rodrigo Álvarez. Y, principalmente, para estudiosos como Carlos Luque Cabal, uno de los mejores divulgadores de la geología y de la minería de esta región. También redundará en beneficio de los estudiantes pues la parte de material que no se expone, "nuestros alumnos serán los primeros beneficiados al poder disponer de abundante material" como testigos de sondeos históricos, muestras de carbón de diversas cuencas, muestras de rocas y minerales de minas hoy inaccesibles, restos paleontológicos. Todo ello "será de utilidad en las clases prácticas".
Fósiles expuestos en la Escuela de Minas
"Un lujo" que ni fue fácil de reunir como hizo el propio Patac a lo largo de su vida, ni tampoco de conservar, como lo lograron tanto su hijo como su nieta Ana que encontró amparo en Francisco Blanco, director de la Escuela de Minas. Ana Patac supo desde niña que el deseo de su abuelo era que su legado reposase en Asturias y sirviese de ayuda a futuras generaciones en su aproximación a la materia. Su nieta se volcó en el proyecto y "no fue un reto sencillo, se deben dedicar muchas horas al estudio, catalogación y ordenación de una cantidad tan ingente de muestras, y su exposición requiere disponer de medios materiales que no son sencillos de asumir en la situación actual", describe Álvarez.
La pena de Ana Patac es que esta cesión, por cinco años a la Escuela de Minas, no se materializase en Gijón, la ciudad natal de su abuelo. Las versiones de la familia de Patac difieren de las fuentes municipales. Unos dicen que no hubo interés y que después de más de año y medio de espera no volvieron a saber del Ayuntamiento de Gijón. "Nos enteramos por la prensa de su decisión de llevar las piezas a Oviedo", replican fuentes municipales. Sea como fuere, al menos, se mantiene en el Principado.
Escuela de Minas en Mieres en su centanario
"Asturias ha ganado con que no se fuera a Madrid", estima Antonio Luis Marqués Sierra, conservador del legado, que dedicó sus vacaciones y muchas horas del día, alargando su jornada laboral, a clasificar la parte documental donde se conservan alrededor de unos 1.000 volúmenes de libros y revistas y 200 planos del ingeniero local que llegó a ser miembro de la Real Sociedad de Ciencias Exactas Físicas y Matemáticas y de la Asociación del Progreso de las Ciencias. "Con el la apuesta de Ana Patac de dejarlo aquí hemos ganado todos y hay que agradecérselo", valora quien buceó entre los papeles para encontrar todo aquello que tenía relación con la minería y la geología. Un viaje a través de la época de mayor apogeo de la minería en Asturias que sirvió para profundizar en la figura de un hombre adelantado a su época y lleno de inquietudes.
"Cuando alguien ve una biblioteca tiene el reflejo de quien la ha creado. No es lo mismo comprar libros para aparentar lo culto que se es, que crear una biblioteca en función de sus necesidades", argumenta Marqués Sierra para asegurar que "Patac era una persona culta, que hablaba varios idiomas como inglés, francés y alemán y al que le gustaba mucho viajar". "Documentos provenientes de la Sociedad Geológica Francesa, Boletín Geológico Portugués, de la escuela holandesa de Heerlen, revistas clásicas de minería francesas, siempre tuvo lo que se estudiaba en la escuela y lo que venía de fuera", describe.
Ignacio Patac y Pérez-Herce en su coche
Ignacio Patac y Pérez-Herce, además, ha dejado otro incunable. Un tesoro dentro de otro tesoro gracias a su etapa como profesor en la Escuela de Capataces de Mieres. Allí impartió clases de geología de laboreo de minas y yacimientos y conservó "un archivador donde están todas las prácticas de laboreo de minas que hicieron sus alumnos desde 1915 hasta 1935 que está pendiente de organizar", descubre. "Tiene una parte importante porque ayudaría a conocer cómo era la minería en Asturias en ese periodo, en su momento álgido, con informes algunos muy completos", confirma Marqués.
Todo el legado estará al servicio de los estudiantes e investigadores. Incluso se ultima ya una aplicación a través de la página web de la Escuela para solicitar turno de consulta en el aula que lleva el nombre de este ingeniero gijonés que contribuyó al desarrollo de Asturias. Y que gracias a su legado lo sigue haciendo.
Ignacio Patac y Pérez-Herce tomando notas en su despacho
FUENTE: I.  PELÁEZ 
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario