25 de marzo de 2015

La historia de la Cruz Roja en Mieres

La asamblea de la Cruz Roja

La Cruz Roja de Mieres, (cuerpo de camilleros y Junta de Gobierno de la asamblea local) en el año1929. Foto de Florentino Fernández Iglesias (Frank). Ver artículo del blog "Frank, el fotógrafo de parte de la historia de Mieres" de 2 de mayo de 2013 - enlace - http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2013/05/frank-el-fotografo-de-parte-de-la.html
Mieres en el ámbito humanitario siempre estuvo en primera línea, así que a base de colaboradores desinteresados no dudó en la creación de la Cruz Roja en el año 1912 
Inaguración del Sanatorio de la Cruz Roja en Mieres del camino por Carmen Polo de Franco en el año 1949
Aunque parezca un contraste, el papel que la Cruz Roja desempeña hoy día en nuestro concejo (como el resto del país), es el de una ONG (organizaciones no gubernamentales), quizá esta, con la de mayor carisma y experiencia, sobre todo por su antigüedad. Y es que hubo de subirse al carro de la actividad permanente en todo punto del planeta, bajo el lema de cualquier dios o cualquier bandera, sin miramientos políticos ni injerencias mundanas. 
En España la Cruz Roja se organiza bajo los auspicios de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, en 1864, y es declarada "Sociedad de Utilidad Pública". Desde entonces, los distintos gobiernos de la nación, han estado representados de una forma u otra en el seno de Cruz Roja, aunque esto no ha impedido que actúe siempre bajo los Principios que inspiran a la Institución. 

Los primeros pasos
La primera intervención de Cruz Roja Española fue en Oroquieta, Navarra, durante la tercera guerra carlista, que se desarrolló entre 1872 y 1876. Entonces, tocaba socorrer a los heridos. Los voluntarios los trasladaban con sus propias manos hasta que el cirujano militar navarro y fundador de Cruz Roja Española, Nicaso Landa creó el «mandil landa», que constaba de un lienzo, unas correas y una vara de madera y que servía para trasladar a los heridos suponiendo una verdadera revolución. «El mandil landa se utilizó por todas las sedes de Cruz Roja en el mundo», cuenta José Carlos Clemente, autor del libro «Historia de la Cruz Roja Española».
Pero la Cruz Roja de nuestro país fue también pionera en la construcción del primer hospital de quemados, facilitó el primer parto sin dolor, inició el salvamento marítimo, hizo frente a la siniestralidad en carreteras, a la asistencia a toxicómanos o a afectados por el SIDA, y un largo etcétera que han hecho posible todos sus miembros, en el que el papel de los voluntarios ha sido fundamental.Su evolución ha sido siempre una constante adaptación a los problemas y a las necesidades sociales que han ido produciéndose. Solo así se puede explicar la vigencia de una organización con más de 150 años de historia. En una primera época fiel a sus orígenes, su actuación estuvo centrada en intervenciones humanitarias en caso de conflicto armado. Así, en 1870 prestó ayuda humanitaria en la guerra franco/prusiana, siendo este el primer envío de ayuda humanitaria que realiza la Cruz Roja Española y en 1872 actuaba por primera directamente en la tercera guerra carlista.
En su constante adaptación a las necesidades a raíz de los conflictos bélicos en áfrica en 1918, se produce una fuerte expansión de sus centros sanitarios, llegando a sumar cerca de 36 hospitales. En un panorama de carencias generalizadas en materia sanitaria, la red de Cruz Roja tuvo un especial significado.

Cuestación de la Cruz Roja en Mieres, año 1929
Durante la guerra civil de 1936 a 1939 la Cruz Roja se divide
Gracias a la entrega y al compromiso desinteresado de sus voluntarios, Cruz Roja Española ha estado presente en hitos trágicos de nuestro país como la semana trágica de Barcelona, la epidemia de gripe de 1917, la Guerra del Rif o la Guerra Civil Española. «La intervención más llamativa ha sido en la Guerra Civil. Cruz Roja, igual que el país, se dividió: una era la Cruz Roja de Franco y otra la republicana. Actuaron muy bien los dos, vino un delegado suizo que coordinó la labor para que nadie querara marginado», cuenta Clemente. «También jugó un importante papel en el intercambio de prisioneros: Ramón Serrano Suñer, Esteban de Bilbao Eguía (presidente de las Cortes durante la dictadura), o Ernesto Ercoreca (alcalde de Bilbao), fueron intercambiados gracias a la mediación de Cruz Roja».
La división de Cruz Roja de aquel momento supuso ir en contra de uno de sus principios, el de unidad, pero en aquellos momentos, la ayuda acuciaba. Junto a la Unidad, la Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Carácter Voluntario y Universalidad completan el espectro de principios en los que Cruz Roja basa su actuación, en todo caso la Cruz Roja realizó una importante actividad y, finalizada ésta, lleva a cabo la repatriación de los españoles que se encontraban en la URSS. 
En la década de los setenta, la Institución completó la red de Puestos de Primeros Auxilios en las carreteras españolas, que había iniciado su primera expansión en el período republicano. Fue una nueva respuesta ante el avance en las comunicaciones por carretera que produce un aumento del parque automovilístico y, consiguientemente, un aumento de los accidentes de tráfico que requieren una respuesta rápida.
También se iniciaron las tareas de socorro en el mar y en aguas interiores y el salvamento de náufragos, que a través de la Cruz Roja del Mar se convertiría en uno de los servicios mas conocidos y valorados por la opinión pública.
En la década de los setenta y sobre todo en los ochenta, la Cruz Roja Española dará un importante salto, crece su actividad cuantitativamente y nuevas acciones y servicios dan un nuevo sentido a la misma. A partir de 1985 se inicia una profunda reorganización con la democratización de la Institución, la potenciación de la participación de los voluntarios, la apertura hacia nuevos campos de actuación, etc.
Una imagen histórica de voluntarios y representantes de la organización en Mieres.

Pero es fundamentalmente en la década de los noventa cuando se produce la gran modernización de la institución y su adaptación a los nuevos retos que planteaba la sociedad Española, por una lado la consolidación de la intervención social con los colectivos vulnerables (personas mayores, refugiados e inmigrantes, afectados de SIDA, drogodependientes, infancia y juventud, población reclusa, discapacitados, mujer en dificultad social), por otro el espectacular incremento de los programas internacionales (cooperación al desarrollo, ayuda humanitaria, cooperación institucional) que ha supuesto un importante incremento de los recursos humanos y materiales dedicados a este ámbito. Todo ello acompañado por un proceso de modernización de las estructuras y democratización y mayor autonomía que culmina con la aprobación de unos nuevos estatutos (Junio de 1997) y Reglamento General Orgánico (29 de julio de 1988).

la Cruz Roja en Mieres  
La importante experiencia adquirida durante tantos años de servicio se empleó en la intervención ante los desastres ocurridos en todo el país, y en el municipio mierense no fue menos, se asistió con gran eficacia a las víctimas de los incendios, inundaciones, accidentes de todo tipo, etc.
El concejo de Mieres tiene una Cruz Roja que abrió sus puertas en asamblea allá por el año 1912, a base de colaboradores desinteresados, llegando a constituirse como plataforma permanente y fielmente afincada, en 1945, presidida por Inocencio Muñiz. Cuatro años más tarde abría sus puertas el hospital promovido por la organización, en la llamada calle Martínez de Vega, donde hoy se levanta en Centro de Salud Mental de la Consejería de Sanidad.
Inaguración del Sanatorio de la Cruz Roja en Mieres del camino por Carmen Polo de Franco en el año 1949

Son muchos los adornos que destacan en la trayectoria de la labor solidaria que ha desarrollado la Cruz Roja en esta zona. De entrada se puede decir que, antes de la instalación definitiva, ya existían, en el concejo, algunos puntos de acción bajo su bandera. En ese terreno podemos citar la localidad de Ablaña, donde se contaba con una especie de puesto de socorro. Y precisamente de este núcleo mierense era un recordado habitante que escribió una de las más entrañables páginas de su historia, desgraciadamente con final mortal. El hecho merece especial mención y relato. Corrían los sucesos de la Revolución de Octubre de 1934, cuando desde Oviedo se recibe la llamada de auxilio con el fin de atender a los muchos heridos que allí se estaban produciendo. De Mieres partió una ambulancia conducida por Cecilio García Losa, quién posteriormente sería alcalde de su pueblo, acompañado del enfermero Avelino y el camillero Laudelino Rodríguez. Llegados a la capital iniciaron su labor en el campo de San Francisco, donde tenía lugar los combates y cuando Laudelino se encontraba auxiliando a un herido, una bala traicionera impactó contra su cuerpo, en sitio vital, lo que le produjo la muerte instantánea, precisamente cuando desarrollaba una tarea totalmente humanitaria, de forma desinteresada y generosa, puesto que dedicaba todo su tiempo libre, tras la tarea diaria como minero del interior, a la Cruz Roja. El suceso dejó viuda a su esposa de veintiún años y un hijo de corta edad. Fue el primer camillero de la organización de Mieres que murió en acto de servicio, y años después, como justo homenaje a su memoria, en la entrada principal de hospital de Mieres, fue colocada una placa con su nombre y su gesta.
La antigua sede de Cruz Roja en Mieres, en la calle Martínez de Vega

En otro ámbito de la historia de esta ONG destaca un detalle anecdótico. La ambulancia que acudió a Oviedo era conducida por Cilio Losa, como popularmente se le conocía. Su mierensismo estuvo jalonado hasta que falleció pasados los noventa años por un talante político conservador, lo que le hizo resultar ser el último alcalde del régimen franquista en Mieres, pero también con un corte conciliador que dio paso a sus famosas reuniones, llamadas anteplenos con el movimiento ciudadano emergente, antes de cada reunión corporativa. Pues bien, el amigo Cilio comentaba, con cierto orgullo y síntoma de la labor sin banderas de la Cruz Roja, que era poseedor de la medalla de Stalin por su labor durante la mencionada Revolución del 34.
Otro hombre de la casa que jugó un papel de primer orden fue Fernando Cortés que, con la graduación correspondiente, mandaba la tropa de voluntarios uniformados del Ejército Español, que optaba por realizar la famosa "mili" al servicio de la Organización. En realidad todas las personas que pasaron por la institución, merecen el natural elogio, pero eso resulta imposible. De todas formas es obligado citar el caso de Marcelino Rodríguez, el último camillero que profesionalmente había trabajado de minero.
Muchos fueros los presidentes que asumieron el primer puesto de responsabilidad en la Cruz Roja de Mieres y largo sería enumerarlos todos. Quizás sea lógico y a la vez prudente citar a Manuel Villada que estuvo en el cargo durante una buena temporada al igual que ocurrió con el que fue jefe de correos y telégrafos Gonzalo Centeno. En la actualidad asume el cargo José María Lana, natural de Teverga y afincado en esta villa desde hace muchos años por razones de casorio y profesión, ya que estuvo desarrollando su labor de maestro en Rioturbio y en el colegio Santiago Apóstol durante largo tiempo, donde llegó a ser director. Jubilado de esa labor y después de participar en varias colaboraciones con sociedades locales, no dudó un momento en asumir, desde hace tres años, el nuevo compromiso con la Cruz Roja para poner en marcha los nacientes planes de obligado cumplimiento ante los efectos de la crisis económica actual.
Cartel antiguo de la Cruz Roja
FUENTES: La Nueva España (Amadeo Gancedo) http://www.lne.es
                    Cruz Roja Española - http://www.cruzroja.es 
                    ABC - http://www.abc.es

__________________________________
__________________________________

NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!
Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario