2 de febrero de 2017

Las refriegas y los enfrentamientos en la ciudad de Gijón al inicio de la guerra civil

Destrozos de la guerra en Gijón en 1937
Las fuerzas minoritarias comunistas se incautaron de los edificios más emblemáticos al iniciarse la Guerra Civil
El 'Almirante Cervera' bombardeó la sede de los comunistas en el palacio de Revilla-Gigedo
Las refriegas y los enfrentamientos públicos iban a más en toda la ciudad. A los gritos de "¡Viva Rusia!" se contestaba con los de "¡Viva España!". A los bebedores de alcohol se les obligaba a pagar el triple de lo que costaba una consumición normal y como si no estuviese pasando nada trascendental para nuestra historia, el Ayuntamiento solicitó el partido internacional entre Bélgica y España. También acordó la Corporación municipal el cambio de denominación de la calle del Agua, por la de Alejandro Casona, quien triunfaba en el madrileño "Teatro Victoria" con su obra "Nuestra Natacha". Pero la guerra entre españoles ya iba a comenzar. Los edificios más emblemáticos de Gijón y los templos iban a ser destruidos por los bombardeos y la dinamita. Mal camino que nos iba a llevar hacia un precipicio.

Crucero Almirante Cervera
Protesta de los directores de los periódicos gijoneses. Los periodistas veían amenazada su libertad de expresión, por lo que los tres directores de los diarios gijoneses -"El Noroeste", "La Prensa" y "El Comercio"- mandaron su protesta, de mejorable redacción, desde luego, el 16 de julio al gobernador civil con este telegrama: "Oviedo. Gobernador civil: empresas periodísticas, ante reiterada desigualdad se viene ejerciendo la censura gubernativa, con notorio perjuicio sector más numeroso de la prensa asturiana significan a V.S., su respetuosa, pero enérgica protesta, rogándole de órdenes terminantes unificación aquellas funciones. Sin perjuicio expresarle personalmente, anticipámosle deseo acabe trato desigual que, al amparo competencia evidentemente ilícita coloca en situación de inferioridad a quienes en todo momento estamos dispuestos a acatar y cumplir la ley. Señalamos especialmente caso hoy registrado en que, mientras un periódico solo publicaba extensamente determinadas informaciones, los demás se vieron de ellas por la intervención de la censura causando natural inquietud opinión y daño considerable masa lectores Asturias". No dio la callada por respuesta y al día siguiente el gobernador civil de la provincia, Isidro Liarte Lausín advirtió a los periodistas gijoneses que protestaban por el trato desigual de la censura de prensa que "tuvieran cuidado con lo que escriben, pues si hoy las cosas están mal, mañana pudieran estar peor". No le faltaba razón, ya que dos días después, a causa de la Guerra Civil, los tres periódicos quedaron bajo el control del Sindicato de Artes Gráficas de la CNT, alternando su salida a los kioscos un día de cada tres.
Esquema del crucero Almirante Cervera, mostrando artillería y detalles exteriores
Huelga general tras el levantamiento en Marruecos. Tras la información escuchada por una radio extranjera del levantamiento del Ejército en Marruecos, la respuesta del Frente Popular fue la declaración de huelga general revolucionaria. A la una de la madrugada del 18 de julio sonaron las sirenas de las fábricas y por las calles patrullaron grupos armados. Según dejó escrito el Cronista Oficial de Gijón, Joaquín Alonso Bonet: "Todas las sociedades y muchas viviendas fueron ocupadas e incautadas. Se multiplican las detenciones. Y también los saqueos de comercios y hogares. Es la lucha a muerte, la guerra civil, que es la más cruel de las guerras: hermanos contra hermanos, ideologías y sentimientos contrapuestos. La verdad y el error, frente a frente. Y ríos de sangre y de lágrimas".
El Noroeste- La II República
Los comunistas requisaron los edificios más emblemáticos. La situación era tan caótica que el minoritario Partido Comunista requisó los edificios más emblemáticos de Gijón. Así me lo contó en 1996 el líder anarquista de la CNT, Ramón Álvarez Palomo, de profesión panadero: "La sede de la vieja entidad emblemática del Club de Regatas en la calle Corrida, lugar de encuentro de la burguesía, entre el vecindario producía una cierta sorpresa ver cambiado de pronto el colorido de la zona, al transformarse los encopetados inquilinos del Club de Regatas en milicianos jadeantes y sudorosos en continuo entrar y salir. Y es que las suntuosas dependencias habían sido requisadas por el Partido Comunista, pese a ser una fuerza francamente minoritaria, como si quisieran con tal actitud compensar su escasa influencia. Parecía ésa la más real valoración, ya que requisaron otros edificios de parecida distinción, como eran la casa Paquet, en el muelle; el que más tarde sería cuartel de la Policía Nacional, en Begoña, donde acomodaron al regimiento Máximo Gorki y luego, según mis recuerdos, el palacio Revillagigedo. Chocaba y era comidilla entre comunistas ese afán, jamás satisfecho, de coleccionar edificios, cosa que parecía fuera de las preocupaciones de las demás fuerzas, convencidas de que no era la vía que nos ayudaría a alcanzar la victoria. Ese comportamiento parecía ajustarse a una línea extendida a todo el país, recordando lo que nos decía, jocosamente, Manuel Irujo, ministro en el gabinete presidido por Juan Negrín, en representación del Partido Nacionalista Vasco. Contaba el buen señor que cuando presionado por los avances de los ejércitos franquistas, el gobierno de la República decidió instalarse en Barcelona, le presentaron el aposento que le habían reservado en la Ciudad Condal. Cuando terminaron de recorrer el lujoso apartamento, les dijo: No me conviene. Requiere mucho personal de servicio. Ofrézcanselo a uno de los ministros comunistas".
Exterior del Bibio destrozado por las bombas. Fuente. E. C.
Los terribles bombardeos contra la ciudad. La guerra ya había empezado y Gijón fue declarada en estado de sitio. Tras sobrevolar Oviedo aviones procedentes del aeródromo leonés de la Virgen del Camino, que había sido tomado el día 21 de julio por las fuerzas sublevadas contra la República, se advirtió con pasquines al alcalde de Gijón, Jaime Valdés Estrada, de que disponían de aviación y buques de guerra. También exigieron a los milicianos que abandonasen el asedio contra las tropas atrincheradas en el antiguo colegio de los jesuitas, ya convertido en el acuartelamiento del Regimiento de Infantería de Montaña "Simancas" número 40. De ahí su nombre histórico.
Y así fue. El 22 de julio se produjo el primer bombardeo aéreo sobre objetivos militares en Cimadevilla. El "Almirante Cervera" -a quien se le apodaba como "el chulo del Cantábrico"- apareció en la bahía de San Lorenzo el 29 de julio y empezaron a cañonear los cuarteles de las fuerzas republicanas que carecían de medios de defensa contra los ataques antiaéreos. Todos aquellos bombardeos aéreos contra Gijón tuvieron su día más intenso el 14 de agosto ocasionando graves destrozos en los edificios más importantes de la ciudad. Miguel Fanjul Calleja recuerda que tras salir del refugio -al lado de la casa de los Paquet- contempló desolado la destrucción de los paisajes entrañables de su infancia.
Fotografía de Constantino Suárez que refleja el asalto último al cuartel del Simancas (21-08-37)
El testimonio de Carmina Manjón, en prisión. La primera mujer que ejerció la abogacía en Asturias fue la gijonesa Carmina Manjón quien padeció en su propia carne aquellos trágicos tiempos. Así me lo contó el año de 1972 esta entrañable señora que se definía a sí misma como una adelantada a su tiempo en la promoción de la mujer en la vida social: "Estuve detenida primeramente en los calabozos de la Policía Municipal situados en lo que hoy son los jardines del Náutico. Lo pasé mal desde el principio y peor cuando después del bombardeo del 14 de agosto desalojaron los guardias el local y me quedé sola allí durante día y medio, hasta que una fregadora que fue a hacer la limpieza dio cuenta de que estaba allí y me trasladaron a la residencia de la "Iglesiona". En la residencia de los presos hubo momentos de los que prefiero no acordarme, ya que hubo horas trágicas. Después, cuando se convirtieron definitivamente los pisos superiores en prisión de mujeres, la buena amistad entre unas y otras, el compañerismo y la ayuda mutua hicieron más llevadera la prisión. Allí, en los primeros tiempos, como antes en los calabozos de la Policía Municipal; o cuando después, en alguna ocasión, me castigaron sola en una celda fue donde me di cuenta de que la soledad es el mayor mal que puede padecer el ser humano. De la residencia fui al juicio, en el que me defendí yo misma, como es natural. Me condenaron a lo que popularmente se llamaba la pena del teléfono".
La respuesta de las fuerzas del Frente Popular no se iba a hacer esperar, con la voladura de distintas iglesias. Entre la dinamita de unos y los bombardeos de los otros destrozaron lamentablemente Gijón.
La plaza de toros de El Bibio también fue destruida por las bombas
FUENTE: MANUEL DE CIMADEVILLA
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada