31 de agosto de 2015

La catástrofe minera que destrozó la minería de un país (31 de agosto de 1995 Nicolasa - Mieres)

Agosto de 1995, “Nicolasa”, la tragedia que convulsionó la minería asturiana      (En memoria de los 14 de Nicolasa)
Homenaje a los fallecidos en el accidente de Nicolasa del 31 de agosto de 1995
El mayor siniestro de la historia minera de la empresa pública Hunosa, ocurrió en el pozo San Nicolas (Nicolasa), de Ablaña-Mieres, en el que el día 31 de agosto de 1995, perdieron la vida catorce trabajadores
Ilustración de una explosión de grisú en una mina -1
¡¡¡Un estallido letal y, luego, nada, un infierno de monóxido de carbono y, luego, polvo y muerte!!!
Ilustración de una explosión de grisú en una mina -2
El día 31 de agosto de 1995, el grisú tiñó la historia de Mieres de sangre
Una explosión del temido gas "grisú" en una mina de Mieres, a más de 400 metros de profundidad y catorce muertes que conmocionaron a todo un país, diez mineros asturianos y cuatro checos de la empresa “Satra”, subcontratada por la compañía estatal perdían la vida ese fatídico día.
Han pasado 20 años (31/08/1995 - 31/08/2015), pero la memoria es menos frágil de lo que parece y el tiempo se sucede a una velocidad desajustada con la realidad. La tragedia del pozo Nicolasa causó hace dos décadas una conmoción tan profunda en la sociedad asturiana (y en la minería en particular) que parece que la cicatriz aún no ha desaparecido. Fueron catorce los muertos de un accidente que todavía hoy no tiene una explicación clara. 
El relevo de la noche de aquel jueves 31 de agosto de 1995, en el interior del Pozo Nicolasa en el momento de la explosión solo había 63 trabajadores, (los cuatro trabajadores checos fallecidos y 59 mineros de Hunosa pertenecientes al relevo de la noche), el relevo, habitualmente estaba integrado por unos 200 trabajadores,los turnos de verano habían reducido la cifra habitual de trabajadores en el turno,Si no hubiese sido así, muy posiblemente, la tragedia habría alcanzado “proporciones dantescas”
Aquel año 1995 fue nefasto para la minería asturiana, habían fallecieron 26 personas, una cifra autéticamente escandalosa. La empresa pública Hunosa daba empleo por entonces a más de 10.166 trabajadores (hoy son solo una quinta parte). Para la minería asturiana y del país, el impacto fue tan intenso que hay un antes y un después de la tragedia de Nicolasa.

Los trabajadores fallecidos aquel trágico día, son:
  1.  Eugenio Martín Curieses, 41 años. Nacido en Mieres en 1953, vecino de Sueros, había llegado a «San Nicolás» procedente del pozo «Barredo», ya cerrado. Oficial sondista, estaba casado y era padre de un hijo, vecino de Sueros, había llegado a «San Nicolás» procedente del pozo «Barredo», ya cerrado. Oficial sondista, estaba casado y era padre de un hijo
  2. Francisco Javier González Merino, 40 años. Nacido en 1955 en Valencia de Don Juan (León) y domiciliado en Primero de Mariana (Mieres). Casado y padre de dos hijos, con categoría de tubero
  3. Jesús Trapiella García, 30 años, vecino de Moreda, donde había nacido en 1965. Estaba soltero. Este joven tenía categoría de ayudante minero
  4. José Ignacio del Campo Bernardo, 30 años, Ayudante minero, que entró en Hunosa en marzo de 1989 y desde entonces trabajaba en el «Nicolasa». Nacido en 1964 en Boo (Aller)
  5. Juan Manuel Álvarez Fernández, 34 años. Nacido en la localidad mierense de Turón en 1960, residía en Mieres, con su esposa y su único hijo.
  6. Eduardo Augusto Alves, 35 años, ayudante barrenista, nacido en 1960 en Quintela de Lampazas, localidad portuguesa de la zona de Braganza. Era vecino de Gijón, donde residía con su esposa y dos hijos.
  7. Elías Otero Fernández, 42 años Nacido en 1953 en Mieres, llegó del pozo «Barredo». Era de los que, tras una vida laboral dedicada a la mina, se jubilaba el año siguiente y ya estaba descontando los días.
  8. Manuel Ángel Fernández Bueno, 29 años Nacido en 1966 en el pueblo de Lavares, en el concejo de Proaza, era vecino de Ablaña.
  9. Anatolio Lorenzo Pedrosa, 43 años. Vecino de Mieres, vigilante, conocido como «Talín». Hombre con reconocida y acreditada experiencia, nació en 1952 en Vegas del Condado, en León. Casado y padre de un hijo, Anatolio estaba a punto de jubilarse.
  10. Luis Antonio Espeso Mencía, 35 años Nacido en 1960 en Mieres, trabajaba en el «San Nicolás», pero residía en Gijón. Casado y padre de dos hijos
  11. Miroslav Divoky, 31 años
  12. Michal Klenot, 29 años
  13. Vlastimil Havlik, 43 años
  14. Milan Rocek, 33 años 
Los 10 primeros eran trabajadores de la empresa pública Hunosa. Los cuatro últimos fallecidos, eran de nacionalidad checa, pertenecían a la empresa "Satra", especializada en la incorporación de trabajadores del Este para las subcontratas en las minas asturianas. Ligados a la firma checa Minas de Ostravay Karvina. Todos dejaron familia en su país. Varios de ellos, en la región de Moravia. 


Para más información visitar este enlace:
"El accidente en el Pozo Nicolasa" y "Las víctimas del Pozo Nicolasa" 
http://mas.lne.es/aniversario-pozo-nicolasa/las-victimas.html
http://mas.lne.es/aniversario-pozo-nicolasa/el-accidente.html

Recorte de prensa con los  14 trabajadores fallecidos en el terrible accidente de Nicolasa 
La tragedia convulsionó la minería asturiana, catorce trabajadores  como “robles” perecieron en el pozo San Nicolás en la localidad de Ablaña en Mieres, de la empresa estatal minera Hunosa, a causa de una explosión de grisú (mezcla de gas metano y aire) ocurrida a las 3.15 de ayer a 400 metros de profundidad, la espantosa explosión atronó en las entrañas de la tierra, destrozando y calcinando cuanto encontró a su paso: máquinas, materiales y vidas humanas. Sólo dos de los mineros que trabajaban en la galería sobrevivieron a esta catástrofe, la más grave ocurrida en las minas de Asturias en los últimos 66 años (desde el 20 de julio de 1949, cuando fallecen 17 mineros en el pozo María Luisa, de la localidad de Ciaño - Asturias).  Nadie sabe explicar por qué no funcionaron los sistemas de alerta.
La tragedia conmocionó a Asturias, y varios cientos de mineros, amigos y parientes de las víctimas, siguieron a pie de pozo, en un silencio sobrecogedor, sólo roto por los sollozos de los familiares, las tareas de rescate, que se prolongaron durante ocho horas y media. El Principado de Asturias había decretado tres días de luto oficial y los sindicatos, a su vez habían convocado tres jornadas de huelga general en la minería regional.
Ilustración de Alfonso Zapico
Cuando el luto unió a checos y asturianos
El Príncipe Felipe (hoy Rey Felipe VI), presidio los funerales de los 14 mineros, dos días más tarde, el sábado 2 de septiembre en Mieres, la dirección de la empresa estatal minera Hunosa carecía en aquel momento de explicación para un siniestro sin precedentes en la historia de la compañía, fundada en 1967, tras la nacionalización de más de 20 empresas privadas que operaban en la cuenca central asturiana. La investigación, que se puso posteriormente en marcha, trataba de desentrañar por qué no fueron eficaces (en esta ocasión), los múltiples detectores y medidores (grisómetros) que alertan cuando se produce una excesiva concentración de metano en la atmósfera.
Las minas hulleras asturianas son muy propensas al grisú, y esta peculiaridad es especialmente notoria en el lugar en el que trabajaban los 14 mineros fallecidos: la capa octava, entre las galerías cuarta y quinta, del pozo San Nicolás.
Este ingeniero de minas trabajó en Hunosa desde 1969 hasta 1995, y durante seis años fue consejero delegado del gigante minero asturiano
El ingeniero de minas Ramón Madera, era en aquella época director general de explotación y desarrollo de Hunosa, reconocía ante los periodistas que cubrían la tragedia, que no existe "contestación" de momento a este, en principio, anómalo funcionamiento de los sistemas permanentes de prevención. "Los supervivientes a la explosión aseguran que no se había detectado nada anormal, no había circunstancia alguna que permitiera prever el siniestro". Madera aseguraba que la investigación de la tragedia se haría tanto por la propia empresa como por la Dirección Regional de Minas del Principado de Asturias, "sin pausa, a fondo, analizando hasta el último detalle y tomando las medidas que sean necesarias".
Viñeta de La balada del Norte de Alfonso Zapico
La noticia conmocionó al valle minero del Caudal, donde vivían la mayoría de los trabajadores fallecidos. Desde primeras horas de la madrugada, y a lo largo de toda la mañana, mientras los equipos de salvamento minero trataban de rescatar a los compañeros siniestrados a 400 metros de profundidad, una riada de vecinos, de familiares, amigos y de trabajadores del pozo San Nicolás y de otras explotaciones mineras de Hunosa cubrían a pie los dos kilómetros de distancia entre la localidad de Ablaña y el pozo San Nicolás, por una carretera rural cerrada al tráfico para facilitar el paso de las ambulancias.
Rescate de los accidentados de Nicolasa (1/09/95)-1
Era una peregrinación incesante, en silencio, sólo quebrantado por el llanto de quienes ya conocían la identidad de algunos de los muertos y la inquietud y pesadumbre de quienes preguntaban, los nombres de las víctimas a quienes regresaban del lugar del siniestro.
A medida que se constataba la magnitud de la tragedia (la cifra de muertos se iba incrementando con el paso de las horas) y la noticia se difundió por la cuenca minera, el paro se fue generalizando en la totalidad de las explotaciones mineras del Caudal, pero también del valle del Nalón, en señal de duelo y de solidaridad.
Rescate de los accidentados de Nicolasa (1/09/95-2
La consternación rodeó desde el amanecer la bocamina, y, entorno al castillete de San Nicolás se congregó una piña humana en silencio. Con una cadencia brutal fueron saliendo al exterior, sucesivamente, 14 camillas con los cadáveres de otros tantos trabajadores, con edades comprendidas entre los 29 y los 49 años, cubiertos por mantas y transportados hasta el botiquín por sus compañeros.
Los tres últimos cadáveres (en un principio se había barajado la cifra de 11 muertos) no pudieron ser rescatados hasta el mediodía al haber quedado aislados por un desprendimiento. El empobrecimiento de la atmósfera, a causa del metano y de una deficiencia muy acusada de oxígeno, obligó a la adopción de cautelas adicionales a los equipos de rescate, quienes hubieron de acceder al lugar del accidente dotados con equipos de respiración.
Rescate de los accidentados de Nicolasa (1/09/95-3
Las escenas de dolor y de patetismo volvieron a reproducirse en el hospital de Hunosa, en el que también se fueron congregando familiares de las víctimas a lo largo de la mañana, mientras los cuatro trabajadores checos de la empresa subcontratada “Satra” fueron conducidos a la residencia de Murias (hospital Álvarez Buylla), en Mieres, para su embalsamamiento y posterior repatriación a su país. De los dos trabajadores que se encontraban en el lugar de la explosión y que sobrevivieron al siniestro, uno salió ileso y por su propio pie, y otro, con heridas leves, hubo de ser auxiliado por un compañero y estuvo hospitalizado hasta su recuperación.
El pozo San Nicolás tenía en 1995 una plantilla de más de 1.000 trabajadores y era una de las mejores explotaciones de las 11 que contaba en aquel momento la empresa pública Hunosa, la minería era la actividad económica preponderante de la que vivían las dos comarcas mineras del área central de Asturias.
Las instalaciones del Pozo Nicolasa (hunosa) el día 1-09-15
Tres informes distintos
En la actualidad, 20 años después de la tragedia, muchas preguntas siguen sin respuesta, porque los resultados de las investigaciones arrojaron resultados diversos y, mientras que la Dirección Regional de Minas estableció como causa probable del siniestro la explosión de varios cartuchos de dinamita, Hunosa se inclinó por un fallo en un electro-ventilador.
También Comisiones Obreras elaboró su informe, que situaba el origen del siniestro en la máquina extractora del carbón (chispa que paso por las aspas del electro-ventilador), el minador, de factura alemana, y la comisión creada en la Junta General del Principado se cerró sin determinar las causas, aunque el dictamen parlamentario aludía al deficiente mantenimiento de las instalaciones, la ausencia de indicadores de presencia de ventilación o el uso de componentes eléctricos sin homologar.
Los tribunales atribuyeron parte de la responsabilidad a la compañía estatal, así que lo único que está claro, es que aquello marcó un antes y un después en la seguridad de la mina.
El presidente en aquella época del Principado de Asturias, el Sr. Sergio Marques en las oficinas del Pozo Nicolasa el día del accidente-01-09-95, interesándose por las labores de rescate
El Grisú, el principal enemigo de los mineros
El grisú es un gas que puede encontrarse en las minas subterráneas de carbón, capaz de formar atmósferas explosivas y cuyo principal componente es el metano. El grisú tiene el mismo origen que el carbón y se forma a la vez que él. La mayor parte del grisú, en torno al 95%, se encuentra adsorbido sobre la superficie interna del carbón, mientras que el resto del grisú, alrededor del 5%, está en forma libre en las grietas, fisuras y fracturas que existen en el interior de la capa y del propio carbón.
Cuando la concentración de metano se encuentra entre los límites de explosividad, entre el 5% y el 14%, situándose el porcentaje más peligroso en torno al 9%, puede producirse una explosión si en la zona existe una fuente de energía suficiente. 
Esquelas de las victimas del accidente minero del Pozo Nicolasa
Ésta puede ser:
a)            Llamas desnudas
b)           Voladuras defectuosas de barrenos
c)            Chispas de origen mecánico o eléctrico que alcancen una temperatura que ronde los   650                    grados Centigrados
d)           Rozamientos que produzcan aumento de la temperatura
e)           Fuego de mina

En caso de producirse una explosión de grisú, las consecuencias pueden ser catastróficas en pérdidas de vidas humanas y materiales. Además, una explosión de grisú puede iniciar una explosión de polvo de carbón, de consecuencias mucho más catastróficas.
Una explosión de grisú se desarrolla como una onda de choque (un aumento repentino de presión) seguido de un frente de reacción (una llama). En el caso de que exista polvo de carbón depositado en las paredes de las galerías, la onda de choque provoca que el polvo se ponga en suspensión en la atmósfera, incendiándose con el paso de la llama y provocando una explosión de polvo de carbón. Esta explosión progresará por las partes de la mina donde haya suficiente polvo de carbón depositado en las paredes.
La comitiva fúnebre en la calle Manuel Llaneza de Mieres
Las mayores catástrofes mineras registradas

  • La mayor catástrofe minera en Europa ocurrió en Francia el 10 de marzo de 1906, en la denominada Catástrofe de Courrières. Oficialmente murieron 1099 personas, debido a una explosión de polvo de carbón que recorrió 110 km de galerías, probablemente originada por una explosión de grisú.
  • La mayor catástrofe minera en el Mundo, ocurrió en una mina China, en 1942, en la localidad de Benxi, una explosión de gases liberados por el carbón mató a 1.549 mineros.
  • La mayor catástrofe minera en España, ocurrió el día 28 de Abril de 1904, en las minas de La Reunión, que explotaba la Cia. De los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, en la población sevillana de Villanueva del Río, mató a 63 trabajadores y hubo numerosos heridos.
La comitiva fúnebre a la llegada a la iglesia San Juan de Mieres
BIBLIOGRAFIA

Las fuentes consultadas, son: 
En homenaje a todos los mineros:

                                     
                                         Coro Minero de Turón, Santa Barbara (himno de los mineros)

Videoclip de "La planta 14" de Víctor Manuel. Más vídeos exclusivos en la web oficial de Víctor Manuel (http://www.victormanuel.es) 


               Video - https://www.youtube.com



En homenajea a los catorce mineros muertos el 31 de agosto de 1995 en el Pozo Nicolasa 
Canción, con subtitulos en castellano: "Quise ser como tu eres", cantada por Nuberu 
Composición del video-montaje, Adolfo Mayo 
;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;

____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario