6 de agosto de 2015

Algunos animales curiosos y su adaptación a la vida asturiana

Feos, raros y curiosos: caprichos estéticos de la evolución de la fauna asturiana
La vacalloria en Asturias forma parte de su mitología, se pensaba antiguamente en la Asturias montañesa, que llevando en el bolsillo las mandíbulas de una vacalloria, quedaba uno protegido contra la mordedura de las brujas.
El aspecto extraño, poco agraciado o extravagante de algunos animales tiene su razón de ser en su adaptación a ciertos ambientes y estilos de vida
Feos, raros y curiosos - caprichos estéticos de la evolución de la fauna asturiana
La belleza es una apreciación subjetiva -aunque mensurable conforme a ciertos principios estéticos-, que en la naturaleza se suele interpretar en función de su utilidad; es decir, hay estructuras orgánicas que estéticamente pueden resultar desagradables o extravagantes, pero que, examinadas bajo el prisma de su función, son asombrosamente perfectas y, por tanto, bellas. Aunque no es fácil sustraerse a una impresión superficial y evitar la etiqueta de feo o de raro que aplicamos a ciertos animales. La fauna asturiana cuenta con algunas especies de apariencia poco agraciada, estrambótica o peculiar, aunque no figuran, ni mucho menos, entre las más notables por esas cualidades.
Las profundidades marinas abundan especialmente en habitantes extraños. Basten como ejemplo los peces abisales, de cuerpos desgarbados, desproporcionados, con enormes bocas, todo tipo de apéndices, órganos bioluminiscentes... seres de pesadilla, monstruosos, que han inspirado desde antiguo la imaginación y los miedos de los seres humanos. Sin embargo, tanta fealdad tiene su razón de ser: estas criaturas habitan en ambientes sumidos en la oscuridad perpetua y sometidos a fuertes presiones (la apariencia queda relegada por la acomodación a unas condiciones extremas), y donde, además, la comida es muy escasa e impredecible (de ahí la necesidad de no dejarla escapar, haciendo uso de fauces enormes, dientes como sables y señuelos). La estética no tiene mucha cabida en este mundo casi extraterrestre; todo aquí está al servicio de la eficiencia, de sobrevivir.
Una quimera, extraño pez fotografiado en el Cachucho (Asturias)
No obstante, la extravagancia no siempre equivale a fealdad. Hay seres raros, originales, que tienen su encanto. Por ejemplo, por seguir en el océano, el pez luna, un gigante de cuerpo en forma de disco que llega a medir 4,2 metros de alto por 3,1 de largo, y pesa hasta 2.268 kilos (es el pez óseo más pesado, superado tan sólo por algunos tiburones y rayas).
Murciélago de herradura
Saliendo a la superficie, hay feos "clásicos", que suscitan consenso. Así, los murciélagos, sobre todo aquellos que presentan excrecencias cutáneas, como los rinolofos o murciélagos de herradura. Este grupo de quirópteros debe su nombre a una compleja estructura nasal formada por varias láminas superpuestas: una horizontal, redondeada, en forma de herradura, situada sobre los orificios nasales; otra posterior, de disposición vertical, con forma lanceolada, y una tercera intermedia, la "silla", centrada y unida a la anterior. ¿Y para qué sirve la "herradura"? Su función no es otra que dirigir los sonidos que estos murciélagos emiten para localizar a sus presas y evitar obstáculos mientras vuelan de noche. Este biosonar se denomina ecolocación o ecolocalización.
Pez luna gigante
El desmán ibérico, un peculiar habitante de los ríos de la mitad norte peninsular, es otro feo reconocido. Su cuerpo rechoncho, como de topo, la cola de rata y el hocico en forma de trompa le otorgan, desde luego, una fisonomía inusual. Es la trompa, como parte del rostro, el rasgo que más contribuye a percibirlo como un animal poco agraciado. Sin embargo, ese apéndice, de unos dos centímetros de longitud, constituye una prodigiosa herramienta para la localización de alimento: se encuentra recubierta de vibrisas sensibles y en su extremo aloja el denominado órgano de Eimer, que detecta las vibraciones que produce en el agua el movimiento de las presas del desmán; además, se trata de un órgano móvil, que sirve para remover la grava del fondo de los cursos fluviales donde se ocultan los invertebrados de los que se nutre este curioso "topo de río".
El desmán ibérico
Puestos a buscar adefesios, anfibios y reptiles ofrecen candidatos muy ligados al prejuicio cultural que rodea a estos vertebrados, despreciados por una mezcla de repulsión visceral y miedo ante sus propiedades venenosas (ciertas o exageradas). 
Sapo, Sapu, Common Toad (Bufo bufo)
El sapo común, rechoncho y de piel rugosa y áspera, es el arquetipo de anfibio feo. Esa piel que tanto nos desagrada segrega mucosas venenosas, más concentradas en las glándulas parotídeas, que constituyen su mejor defensa frente a los depredadores. No es un veneno peligroso, pues su efecto se limita a una irritación de las mucosas, pero es suficiente para evitar a muchos cazadores la tentación de convertirlo en almuerzo. Los renacuajos, las larvas, ya poseen esa protección, aunque menos desarrollada (simplemente segregan sustancias que les dan sabor desagradable).
Salamandra común (Salamandra salamandra)- La sacavera
La sacavera (salamandra salamandra ) es un anfibio pequeño antes muy común en Asturias y que está declinando a causa de la desaparición de los bosques  que le sirven de hábitat, a los niños asturianos nos decían para asustarnos que si te tocaba una sacavera tu dedo se quedaba con la forma del animal, estas leyendas, entre otras cosas, hacen que no se aprecie su labor beneficiosa.
Auténtica joya y curiosidad asturiana es el Lagarto verdinegro
Lagarto verdinegro
Lagarto robusto de tamaño medio con una longitud de cabeza y cuerpo máxima de 131 mm y cola intacta de 1,5 a 2 veces la longitud de la cabeza y cuerpo. Los machos adultos tienen el dorso verde finamente punteado de negro y durante el celo adquieren una coloración azul muy intensa en la cabeza. El dorso de las hembras adultas puede ser verde o pardo y suele tener manchas negras grandes con ocelos blancos en los costados. Collar de borde aserrado y 8-10 filas longitudinales de escamas ventrales. Especie amenazada por la destrucción de riberas, la contaminación del agua, la alteración de cursos de arroyos y riberas de ríos, la extracción de agua en cursos iniciales de arroyos de montaña, la tala de sotos fluviales, la destrucción de setos, las plantaciones de coníferas y eucalipto y la creación de embalses. El cambio climático puede afectar al lagarto verdinegro provocando un severo declive y reducción de su área de distribución.
El Lución (Anguis fragilis), también conocido como, Esculibiertu,... es un lagarto ápodo, que no tiene patas.
El lución o esculibiertu suscita la misma animadversión que el común de las serpientes. Aunque él no pertenece a este grupo, sino al de los lagartos: es un lagarto sin patas. Las ha perdido porque no las necesita (se mueve reptando entre las raíces de las hierbas, la hojarasca y en el interior de galerías subterráneas), y esa evolución lo ha convertido en blanco de los mismos prejuicios que soportan culebras y víboras, lo cual suele conducir a la muerte del animal cuando se tropieza con alguien.
Las aves tienden a ponerse como ejemplos de belleza, y abundan entre ellas, en efecto, los paradigmas de elegancia, gracilidad, colorido... pero, como en todo, hay excepciones. 
buitre-leonado
La más clara en nuestra avifauna son los buitres, en particular el buitre leonado, de largo cuello "pelón" (desplumado, para ser exactos). Un rasgo que se entiende perfectamente al analizar el tipo de comida que aprovecha: carroñas de animales medianos y grandes, y la forma en que la obtiene, introduciendo la cabeza a través de los orificios corporales de los cadáveres para acceder a los tejidos internos. Una concesión estética por higiene. Un cuello emplumado sería extremadamente sucio y muy poco funcional para llevar a cabo esa tarea.
Alimoche
Otra ave que magnifica la regla de que no hay dos sin tres es el Alimoche, como el resto de los buitres se trata de un ave carroñera, que se alimenta de cadáveres de pequeños animales, detritos de basureros, excrementos, desperdicios de la actividad ganadera, placentas de partos e incluso huevos de otras aves. Por ello, es frecuente su presencia y nidificación en la cercanía de lugares habitados.
Habitualmente nidifica en cortados rocosos, cuevas, grietas o repisas techadas, lo que suele impedir la visión directa de los nidos, que ocupa fielmente año tras año. Se ha descrito la utilización de cortados rocosos al nivel del mar e incluso en acantilados. Sin embargo en Asturias la mayor parte de los nidos conocidos se sitúan entre los 200 y los 1000 m de altitud y en áreas de roquedo calizo, por presentar éstas mayor número de grietas y oquedades adecuadas por la nidificación.
Generalmente llegan a Asturias en pequeños grupos  durante el mes de marzo, dispersándose luego en parejas reproductoras que se establecen de por vida. Durante la parada nupcial realizan vistosos vuelos sincronizados con los que m arcan los límites de su territorio. La puesta suele realizarse en el mes de abril y consiste en dos huevos que incuban ambos progenitores. Los jóvenes abandonan el nido entre los meses de junio y julio.
El ciervo volante (Lucanus cervus), "La vacalloria)
Entre los insectos, quizá el más curioso y representativo asturiano es el Ciervo volante, “ la Vacalloria” (Lucanus cervus), Las larvas del ciervo volante se desarrollan por lo general bajo la superficie de la tierra en tocones de árboles talados o grandes ramas caídas en estado de descomposición, en viejas estacas de prado, pero no en troncos huecos. El roble (Quercus sp.) es su su especie favorita pero también se alimentan de otros como el haya, el nogal, el sauce , el tilo, el fresno, el abedul, el olmo, el castaño, el aliso, el manzano, el peral , el cerezo, el ciruelo , también se la ha citado sobre la madera de pino, pero todos estos tienen una importancia pequeña respecto al Roble su alimento principal. La duración del desarrollo de huevo a escarabajo es de 5 a 6 años durante este periodo las larvas se alimentan de la madera en estado de descomposición.
Ya de escarabajo representa una presa atractiva para muchos pájaros (Alcotán, Ratonero común, carabo, mochuelo, halcón abejero, etc...), de los que separan minuciosamente los restos más duros del abdomen, única parte comestible, entre los mamíferos son los jabalíes los depedradores que pueden detectarlas en la madera enterrada siendo un aporte proteico más en su dieta.
El hombre también ejerce presión sobre ellos pero de una manera distinta diríamos que irracional, las Vacallorias o Vacalorias son todavía hoy en día aplastadas por el zapato en caminos, parques y claros de bosque, en una creencia atávica entre repulsión y miedo a que sus mandíbulas _ a modo de astas de ciervo _ puedan hacer daño, nada más lejos de la realidad ya que estas no son funcionales como tal.
La progresiva tala de Robles y otros planifolios, y la sustitución de estos por especies como el Eucalipto y el Pino, así como la retirada de la madera muerta de nuestros bosques hacen que la especie haya entrado en regresión, la gestión futura que se haga de los bosques podría determinar su permanencia o desaparición local
En las profundidades del mar cantábrico son el mejor lugar para nadar con criaturas salidas de tus más extrañas pesadillas, y el pez víbora es uno de los más temibles
FUENTE: Luis Mario Arce

Asturias - 78 municipios
_____________________________________________________________
_____________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

1 comentario:

  1. La semeya del "topu de riu" nun yia de tal animal, puxistis un "almiquí", una especie del Caribe. El "topu de riu" ou "desmán" tien el focicu anchu y planu (tampoucu cumu un "ornitorrincu" onque tamien tien pinta de picu), el pelu prietu y la cola llarga.

    ResponderEliminar