13 de mayo de 2013

El Castillo de Tudela (Olloniego-Oviedo)

                            EL CASTILLO DE TUDELA O
 “PICU CASTIELLU”

Situado en una zona estratégica, en el corredor de acceso de Oviedo hacia la Meseta, el Castillo de Tudela controlaba una muy amplia zona geográfica, incluyendo a la propia Oviedo, y el crucial puente medieval que permitía cruzar el Río Nalón. La ubicación del Castillo en lo alto de un escarpado cerro lo convertía en una formidable fortaleza con fama de inexpugnable.
 Según lo expuesto por Florentino González Fernández, en su blog ASTURTSALIA, el castillo se construyo en el año 854, reinando en Asturias Ordoño I, para defender el Reino de las acometidas de los moros del Emirato de Córdoba. Alfonso III lo reconstruyo como defensa de la nueva capital del reino: Oviedo.
Es mas que probable la presencia en el Picu Castiellu de un castro anterior al Reino de Asturias. En tiempos muy tempranos (año 827) se cita la renovación de la iglesia de San Juan Bautista por el presbitero Pelayo, descendiente de Garcia. En el año 857 Ordoño I hace donación a San Salvador de Oviedo de numerosas iglesias y villas entre las que se encuentra citada de nuevo la Iglesia de San Juan Bautista junto con la de Santiago, ambas "bajo el Castillo de Tudela". En el año 893 reinando Alfonso III se produce una donacion del mismo a la San Martin de Astorga: "en el nombre de Dios, Alfonso, morando en el Castillo de Tudela, residente en el solio del trono de la sede de Oviedo". En el siglo XII y ante el avance de las fronteras del Reino de Asturias hacia el Sur, el castillo perdió su importancia estratégica y el Rey cedió su propiedad a la nobleza. 
Así fue como se hizo con él el Conde Gonzalo Pelaiz un modelo de la nobleza levantisca asturiana, en una época en que los nobles apenas reconocían la autoridad real.
Según Carlos Maria de Luis, el nombre de Gonzalo Pelaiz aparece por  primera vez en un documento del año 1095, aun sin titulo alguno. Entre 1100 y 1126 su nombre aparece como Potestas (Gobernador), Regente o Cómité ejerciendo casi como un rey. Desde sus castillos de Tudela, Proaza, Gauzon, Buranga y Alba de Quirós, llego a dominar todas las cuencas del Nalón y del Trubia. En 1130 el Rey Alfonso VII  le concede el titulo de Ducem asturianorum y después le nombra Alférez Real.
En 1132 el Conde Gonzalo Pelaiz se rebela abiertamente contra el Rey y se refugia en su inexpugnable Castillo de Tudela. Siguen 5 años de luchas entre Gonzalo Pelaiz y el Conde Suero Bermúdez, noble a las órdenes del Rey, luchas que se centraron en torno al Castillo de Tudela. Las aguerridas tropas asturianas de Don Suero sitiaron a Don Gonzalo en el Castillo de Tudela y le arrebataron el resto de sus fortalezas, pero cuando ya casi lo tenían, la necesidad del Rey de disponer de las tropas de choque asturianas mandadas por Don Suero para la guerra contra el moro, obligo a concertar una tregua, perdonando el Rey a D. Gonzalo, a cambio de la entrega del Castillo de Tudela.
Entre 1133 y 1135, Gonzalo Pelaiz permaneció en rebeldía, obligando al propio Rey Alfonso VII a a sitiarlo en su Castillo de Buanga, donde un asalto de las tropas de Don Suero le obligan a rendirse, siendo perdonado, otra vez, por el Rey, esta vez gracias a la intercesión del mismísimo Arzobispo de Oviedo.
 Tras una tercera rebelión es apresado y desterrado a Portugal donde murió “febre corruptus, peregrinus in terra aliena”, así si luchando contra el Rey y tratando de recuperar sus castillos asturianos. 
En 1145 el Castillo paso a manos de la Iglesia que lo dejo en poder de otro noble bandolero Gonzalo Peláez de Coalla que lo utilizo de base para sus asaltos y robos en el camino de Castilla. En 1316 y ante el quebranto ocasionado a los mercaderes y a la propia hacienda real, el Rey ordeno a su Alférez  Don Rodrigo Álvarez de las Asturias poner fin a la situación y destruir el Castillo.
Las reclamaciones de la Iglesia aludiendo ser la legítima propietaria del Castillo impidieron su demolición. Tras la muerte del Rey Alfonso XI estallo una guerra civil entre Pedro I, hijo del Rey, y su hermanastro Enrique de Trastamara, el Castillo de Tudela posesión de Rodrigó Álvarez de las Asturias y ayo de Enrique, tomo partido en esta lucha, a favor del de Trastamara..
Enrique de Trastamara, gano la guerra y reino como Enrique II, fue su hijo Juan I el que ordeno, en 1.383, la destrucción del Castillo de Tudela para privar de puntos fuertes a los levantiscos nobles asturianos.
                                          Puente medieval de Olloniego
El Castillo fue destruido a conciencia y sus estructuras casi desaparecidas, quedando muy pocos restos visibles, tal como se ve en la actualidad:
El principal objeto del Castillo de Tudela era contralar y defender el Camino Real de Castilla y más concrwetamente el paso del Rio Nalón que se realizaba a traves de un puente medieval construido sobre otro romano, este puente fue operativo desde, al menos, el siglo XII hasta el año 1676 en que una riada desvio el rio de su curso. Se trata de un puente de 5 arcos y bovedas de los que en la actualidad quedan tres en pie, el arco central es de estilo gotico.
El Palacio de Muñiz o Quiros: justo al lado del puente romano se levanta el conjunto monumental que contituye el Palacio de los Quiros.
El núcleo original del conjunto lo constituyo una torre circular de 4 pisos de altura construido en mamposteria con estrechas saeteras y una puerta abovedada que daba al camino que venia del puente. La construccion de la Torre la realizo la familia Muñiz en el siglo XIV y su función era la vigilancia del puente y el cobro del portazgo que para poder utilizarlo habia que abonar a la Iglesia propietaria del mismo.
A finales del siglo XV se construyo otra torre, esta de seccion cuadrada, tambien de mamposteria con sillares en las esquinas con una puerta principal con arco de medio punto, dovelas y ventanas. Quedan restos de una escalera monumental.
En el siglo XVIII es cuando se levanta el cuerpo que une las dos torres. El conjunto cuenta con una capilla exterior que es el edificio más antiguo, quiza prerromanico. 
FUENTE: 
___________________________________________________
Más Historia
 http://www.asturnatura.com

Descripción

 
Olloniego jugó un papel importante en la época medieval. El río Nalón, a su paso por la localidad, era una importante ruta de intercambio comercial entre León y Oviedo. Para cruzarlo había que atravesar el puente, que ahora sólo conserva tres arcos, y pagar el correspondiente peaje. La primera referencia documental del puente data de 1145, fecha en la que Alfonso VII donó al monasterio de San Pelayo «la tercera parte del portazgo de Olloniego», según escribe García Cuetos. Las otras dos eran para la Catedral y el monasterio de Santa María de La Vega.
Sin embargo, el cobro por el paso del puente no siempre fue tarea fácil. De hecho, la torre, cuyo origen se data en el siglo XIV (García Cuetos cree que es probable que sea del XIII) se construyó para vigilar el puente. Alfonso X también intervino: «Ordenó al adelantado mayor de León y a los merinos de Asturias que hicieran respetar los derechos». La torre de Muñiz, «de estructura circular, con muros de mampostería y vanos reducidos al mínimo», facilitó la labor recaudatoria sobre el puente. Recientemente, ha sido restaurada, aunque no con pleno acierto porque, según la historiada que leyó su tesis doctoral sobre el conjunto, «presenta pandeos notables».

Puente
Puente de Olloniego.
Primero se construyó el puente, después la torre defensiva, en tercer lugar llegó el palacio. En el siglo XV, los dos elementos patrimoniales pasaron a manos de «Ibán Bernardo Miranda, cuyo hijo, el capitán Lope Estrada, edificó junto a la torre el primer palacio de los Quiros». Corría el siglo XVI, y se construyó con «una torre cuadrada y una fachada con portada de grandes dovelas despiezadas radialmente y tres ventanas». Completaba el conjunto la iglesia de San Pelayo que, «a principios de este siglo se conservaba intacta». Ahora sólo queda en pie un ábside del templo románico, convertido en capilla del cementerio de Olloniego «y en un estado de conservación tan lamentable como escandaloso», según la experta. También en el XVI, el puente experimentó varias reformas. La de 1575 es obra de una cuadrilla de canteros dirigida por Juan de Cerecedo, 'El mozo', maestro de la Catedral. Un siglo más tarde, en 1676, recuerda García Cuetos, el río Nalón alteró su curso y se quedó seco, lo que obligó al arquitecto Manuel Reguera a construir otro puente en el siglo XVIII. Y el afán recaudatorio proseguía, así que en el XIX llegó la oficina de peaje.

Altar de la Capilla
Altar de la capilla.
El Conjunto de Olloniego esta constituido por la Capilla, Puente, Palacio y Torre de Muniz.
El valor singular de este Conjunto viene determinado por ser un complejo de edificaciones con origen medieval en el que se reune una obra religiosa, una obra civil y una obra de ingenieria, vinculadas a un camino y a un manantial natural.
El Conjunto de Olloniego esta configurado por diversos elementos que fueron surgiendo paulatinamente alrededor de un manantial natural ubicado al borde del antiguo camino de Castilla.

Los elementos que componen el denominado Conjunto de Olloniego son:
  • La Capilla de San Pelayo de Olloniego, es la construcción de mayor antiguedad del Conjunto, quizas con origen de epoca prerromanica, aunque la obra actual es una construcción del siglo XIV, con remodelaciones en los siglos XVI-XVII.
  • El Puente, de tres arcos, algo mas apuntado el del centro, fue posiblemente trazado en el siglo XIV para salvar el paso del rio Nalón que el siglo XVIII alteró su curso dejando en seco esta construcción.
  • El Palacio, tiene su origen en la torre circular de caracter defensivo, levantada en el siglo XIV, pero la mayor parte de 10 que hoy conocemos corresponde al siglo XVI, época en la que la torre defensiva se transforma en palacio. Esta construcción tendra distintas ampliaciones hasta la definitiva en el siglo XVIII.
Este Conjunto, constituido por una obra religiosa, una obra de ingenieria, una obra civil y un elemento natural que por su armonfa y unidad merece ser declarado Bien de Interes Cultural.
La delimitación del entomo que se propone, es la siguiente: el espacio comprendido entre una linea imaginaria que parte a 70 m. de la cara norte del puente medieval desde el propio rio Nalón hasta su confluencia con la carretera antigua Oviedo-Mieres; al este la delimitación queda establecida par el trazado de la misma carretera, comprendiendo la totalidad de edificaciones y cementerio, situados frente a las ruinas de palacio y torre. Continua por la misma carretera hasta comprender el segundo hórreo situado a unos 60 m. del palacio y ubicado a la orilla de la carretera mencionada. Sigue bordeando el citado hórreo para avanzar hacia el sur en dirección al grupo escolar hasta 5 m, antes del mismo, para continuar en una dirección en sentido oeste sensiblemente paralela a la cara sur del Puente, hasta su contluencia con el rio.

Fuente: BOPA 138 17/06/2010 (Boletin Oficial Principado Asturias)

Situación y alrededores

Nombre: Conjunto Histórico de Olloniego
Lugar: Olloniego
Provincia: Asturias
Comarca: Comarca de Oviedo
Municipio: Oviedo
Coordenadas: 43.30056,-5.82823
_________________________________________________
El Castillo de Tudela, de fortaleza a ruina.

 

Monumento histórico artístico desde 1965, la fortaleza es hoy un montículo formado por sus propios restos envueltos en maleza - El enclave tuvo un protagonismo constante durante la Edad Media por su emplazamiento de dominio del área central y el paso a León.







http://www.lne.es
Defensa inexpugnable para la protección de Oviedo desde época romana, el castillo de Tudela se alza sobre el barrio de la Focara, en Olloniego (Oviedo), un paraje que domina buena parte de los accesos a la capital con el Aramo al fondo y el Padrún a tiro de piedra.
El que fuera testigo estratégico de la sucesión de hechos históricos que dieron a esta parte de la geografía asturiana la identidad que hoy exhibe es, en estos momentos, una ruina arqueológica que aún conserva restos del porte y la presencia que lo distinguió en otro tiempo. El volumen de sus estructuras permitía en la Edad Media reconocerlo desde puntos tan alejados como La Carisa, un emplazamiento con el que los historiadores no descartan que hubiera estado en conexión.
El castillo de Tudela, que debe su nombre a la función de tutela que ejercía como protector de la Corte de la monarquía asturiana, conserva hoy parte de lo que fue el triple torreón que lo coronaba, así como importantes restos de las estructuras que sirvieron de lugar de habitación para quienes en diferentes etapas fueron los señores de tan insigne lugar. La presencia de los muros que a pesar del abandono han conseguido mantenerse en pie exige sin embargo un ejercicio de buena voluntad por parte del visitante, que ha de hacer el esfuerzo de intuir sus restos bajo la abundante vegetación que los ha colonizado.
Lo más visible de esta fortaleza medieval, contra la que no pudieron los ejércitos pero sí la hiedra y el abandono de las administraciones, forma parte de uno de los tres torreones que enarboló en la Edad Media. Hoy es una especie de dedo de unos cinco metros de altura que apunta al cielo demostrando que aún es capaz de resistir los envites del tiempo y del olvido. Rebuscando entre la maleza que invade la parte más alta de la fortaleza se pueden comprobar las dimensiones y la potencia de sus muros, en su mayoría restos de los siglos XIV y XV hoy tapizados por el terreno. Alrededor de la construcción central todavía se conservan importantes vestigios de las tres murallas defensivas y otros tantos fosos con las que contó durante una buena parte de su historia.
Conocido en la historiografía asturiana por ser mencionado en la crónica de Sampiro como uno de los principales castillos construidos por Alfonso III, a finales del siglo IX, junto a los de Oviedo, Gozón, Alba, Gordón y Luna, entre otros, su historia está repleta de acontecimientos siempre relacionados con su asentamiento estratégico como defensa del Nalón y control del camino entre Oviedo y Castilla. Fue precisamente esa posición la que le hizo ser siempre codiciado por los distintos poderes feudales, el rey, la aristocracia regional y el Obispado ovetense. Cuenta Avelino Gutiérrez, profesor de Arqueología de la Universidad de Oviedo y buen conocedor de las fortalezas defensivas asturianas, que el castillo tuvo un momento importante entre los siglos XIII y XIV, cuando el Obispado de Oviedo lo tenía subarrendado a una familia de nobles que asaltaban a los mercaderes del camino del Padrún. «Un documento que se conserva en el archivo municipal recoge la queja de los mercaderes denunciando que cuando van hacia León les roban las pixotas y a la vuelta el dinero».
Monumento histórico-artístico desde 1965, los estudios indican que su construcción se realizó sobre las ruinas primitivas de un castro prerromano. Sería más tarde durante el reinado de Alfonso III cuando afrontó su mayor reestructuración antes de que Juan I ordenara su destrucción en el año 1383.
Historia
Levantada sobre un castro prerromano, la fortaleza de Tudela (Olloniego) está documentada desde el siglo IX. Fue uno de los principales castillos construidos por Alfonso III a finales del siglo IX.
Tuvo un protagonismo constante durante la Edad Media por su emplazamiento estratégico en el dominio del área central y el control del paso entre Asturias y Castilla.
Atalaya en el camino principal de Oviedo, fue el principal protector de la corte durante la etapa de la monarquía asturiana. De ese momento y de la tutela que ejerció de la capital se cree que viene el nombre de Tudela.
Testigo de numerosos episodios durante la Edad Media, fue mandado destruir por Juan I en 1383.

 Imagenes del castillo y Puente Medieval en Olloniego

FUENTE:  M. S. MARQUÉS

No hay comentarios:

Publicar un comentario