18 de julio de 2015

Los Frailes de la Doctrina Cristiana o de San Juan Bautista de La Salle en Mieres

La huella de los frailes del "baberu"
Colocación de lª piedra del colegio Santiago Apostol (La Salle) en la C/Numa Guilhou en 1915.
El colegio Santiago Apóstol, más de un siglo de historia educativa, religiosa y deportiva
La Banda de Mieres desfila por el patio central en las bodas de oro
Es inevitable que el tiempo, a su inexorable paso, vaya borrando huellas y hasta sendas que un día ya lejano fueron vitales para el desarrollo de una buena parte de la sociedad de un pueblo. Afortunadamente la historia está ahí, incluso impresa en documentos fehacientes y fiables, para refrescar memorias y en ocasiones dejar sentenciado el popular dicho de que "todo tiempo pasado fue mejor".
Esta reflexión viene a la memoria viva de quien suscribe, al encontrarme, hace unos días, así de bote pronto, con la figura de un mierense de pro, que aún se atreve, pese a sus noventa y pico años, a dejar desgranar recuerdos y vivencias de su niñez, juventud y de una buena parte de su vida en torno a una faceta esencial de cualquier conjunto ciudadano, tal es el caso de la enseñanza. ¿Quién mejor que Marcelino Camporro para refrescar memorias y alimentar el recuerdo de traer, a este espacio, desde luego en formato reducido, la huella inconfundible de los Hermanos del "Baberu", es decir, los Frailes de la Doctrina Cristiana o de San Juan Bautista de La Salle que, en su largo periplo mierense, protagonizaron una etapa inconfundible con la formación y modelaje de varias generaciones, en este caso de la villa y corte, aunque su labor estuvo abiertamente repartida por otras localidades asturianas, especialmente de las cuencas mineras de la zona central?

Fachada central del colegio Santiago Apóstol en las bodas de oro, a mediados del pasado siglo XX
No es cuestión de milimetrar aquí ese trabajo permanente y especial que abarca un periodo cercano a los setenta y cinco años, casi todos ellos concentrados en el llamado Colegio "Santiago Apóstol" y durante una larga temporada en la Escuela de Aprendices, ambas dependiente de Fábrica de Mieres. Esa misión resulta imposible por las mil y una peripecias que salpica la historia. Tampoco es misión de este artículo calibrar si aquel estilo de enseñanza, acorde con la época, resultaría, a estas alturas, valorado como mejor o peor que el actual. Esas son cuestiones de análisis específico, consecuente y acorde con los cánones de la historia.
Niños jugando en las canastas del colegio Santiago Apostol. (La Salle-Mieres), Años 70.
Partamos del hecho de que hasta el comienzo de la década de los setenta del pasado siglo, el colegio seguía manteniendo su tónica de instrucción bajo los mandatos que entonces se estilaban, a saber, fuerte ejercicio de memoria para acomodar en mentes y tonos de sapiencia el fuerte contenido de las populares asignaturas, al menos de aritmética hasta los niveles de álgebra, geometría con sus connotaciones lineales, planas y tridimensionales, geografía con el reparto territorial del momento a nivel nacional y mundial, más los accidentes geográficos e hidrográficos, urbanidad, junto con contenidos de relación humana, sin olvidarse, por supuesto, del deporte en sus más expresivas facetas y de cuya "escuela" salieron algunos deportistas para alcanzar, incluso, el listón nacional. Es el caso concreto del hockey sobre patines, nacido en el seno del colegio y que con sus mejores galas y jugadores llegó a la división de honor del deporte, por aquel entonces dominado a través de la supremacía catalana.
Esta imagen atestigua una reunión de antiguos alumnos del colegio de La Salle, de Ujo, llevada a cabo en el año 1951. La fotografía lleva el sello de Foto Zenit reportajes Mieres. En cuanto a la historia de este colegio, La Salle en Ujo se funda en 1919 y se le da el nombre de San Juan Bautista de La Salle. Su construcción había sido patrocinada por el Marqués de Comillas dentro de la política de mecenazgo en el ámbito industrial del momento. Mecenazgo basado en el paternalismo y la protección en todos los ámbitos de las vidas de los trabajadores. El Marqués de Comillas fue el promotor de la construcción de los colegios La Salle en la zona del Caudal y Aller como en Ujo, Caborana o Bustiello. Entonces eran propiedad de la Sociedad Hullera Española. Hubo también colegios de la orden en Mieres y Turón, aunque con otros promotores. El colegio antiguo fue desalojado hacia 1970, habiéndose construido por esa fecha un nuevo edificio que sigue en la actualidad funcionando, y en 1994 fue derribado tras haber caído en estado ruinoso como consecuencia del abandono. Esta imagen ha sido cedida por el colegio de La Salle de Ujo, Mieres. Foto 9140 aportada por salleujo.https://www.asturias.es
Sin embargo hay dos aspectos que sobresalen en el conjunto de los distintos factores de la enseñanza que impartían los Hermanos del "Baberu" (así llamados popular y cariñosamente, por su distintivo blanco bajo la barbilla). Y fue, en primer lugar, la formación religiosa, tal como era de esperar, dada su condición de apóstoles de la Iglesia. Un simple detalle determina esta realidad. Era condición indispensable aprenderse, por completo, el catecismo de aquellos tiempos con la particularidad de saber pregunta y respuesta, para lo cual se imponía "rueda" general de todo el alumnado de una clase, siendo un alumno quien realizaba la pregunta y otro contestaba la respuesta. A ello se unían adornos eclesiales como el "ejército de Cruzados" y otras manifestaciones propias de la Doctrina Cristiana.
La segunda cuestión, ya de menos calado, se refería a la obligatoriedad de adquirir una caligrafía inglesa impecable en los famosos cuadernos que para tal fin eran editados. Este detalle, simple si se quiere, dejó huella cara al futuro y aún hoy existen muchos alumnos del viejo colegio que presumen de su estupenda forma de escribir. Fue un santo y seña de la época y de la idiosincrasia educadora de los del "baberu".
El colegio inició sus actividades educativas en el año 1.904,  por los Hermanos de la Salle, posteriormente, en 1971 paso a ser colegio público. http://web.educastur.princast.es
Tiempo hubo, durante la segunda parte de los años cincuenta, que la escasez de religiosos exigió tomar medidas para paliar el problema y la salida fue contratar a personal seglar, algunos maestros con título, otros a base de cierta preparación, que con la categoría de instructores de primaria hubieron de hacerse cargo de algunas clases, las inferiores de primaria, casi siempre en el bloque de las aulas denominadas con la letra B, mientras que los propios frailes regentaban las de la letra A, salvo las excepciones de rigor. Y aquí viene otro asunto de órdago que abarcaba a todo el conjunto. Y es que, por la gran afluencia de alumnos, en su gran mayoría hijos de productores y empleados de la Fábrica de Mieres, las clases se saturaban hasta alcanzar, en algunos casos, el censo de alumnado en torno a los setenta, siendo este un número que, afortunadamente, con el paso de curso a nivel superior iba decreciendo. En el capítulo de los instructores seglares destacan nombres como el de Manuel Luis -caso especial por pasar del último curso de la escala, a dar clase de primero y además ser uno de los grandes descubrimientos del hockey sobre patines-; José el de La Villa, el maestro con título de León Generoso; el gallego de adopción Fernando, el que había sido miembro de la orden Fausto; los mierenses José Antonio, Velasco, Luis, Quini y Sandúa; y alguno más que sin duda se queda en el tintero.
La hora del recreo en el Colegio los Frailes. Año 1954.
Y llegó el final. Fue como consecuencia del éxodo paulatino de la siderurgia hacia el litoral asturiano y la constitución de Hunosa. De principio el colegio fue asumido por la empresa minera y, posteriormente, cedido al Ministerio de Educación y Ciencia, con lo que se convirtió en centro público pasando a formar parte de la red mierense y por añadidura de sus nuevas y crecientes directrices de enseñanza. Para la historia quedan dos momentos inolvidables, la celebración de sus bodas de oro por los años cincuenta y el centenario nada más superar el siglo XX, en 2004. También contó, durante un buen tramo de su historia, con la Asociación de Antiguos Alumnos de la que Marcelino Camporro fue fundador y presidente. Y en la mente de muchos alumnos quedó la huella de los hermanos Pablo (director), Jerónimo, Constantino, quien recibió la medalla de Mieres, por citar una pequeña representación.
Bodas de oro del colegio los frailes.
¿Y qué fue de la Escuela de Aprendices? He aquí una segunda parte que, por su envergadura merece un tratamiento específico. En un cercano futuro tendrá el planteamiento adecuado y merecido, porque, además, como bandera de presente y porvenir, ha dejado lugar para la Asociación de Antiguos Alumnos, movimiento que ha sabido perpetuar su trayectoria, sus pasos y un inolvidable balance.
El patio de entrada en el colegio los frailes (colegio Santiago Apostol de Mieres)
FUENTE: AMADEO GANCEDO
______________________________________________________
______________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

2 comentarios:

  1. Cada vez que me encuentro por aquí con cosas relacionadas con aquel colegio de los H.H. de san Juan Bautista de la Salle, sito en la C/ Numa Guilhou de Mieres, allá por la década de los años 40 del pasado siglo XX, me invade el corazón un profundo malestar al hacer despertar un desagradable recuerdo que habitualmente dormita en las profundidades más oscuras de mi ser. Era yo demasiado pequeña cuando mi hermano adolescente asistía a este colegio de tristes recuerdos para él y para nuestra madre, cuando la escuché comentar el disgusto que se había llevado en la función de fin de curso a la que había asistido, donde por sorpresa muy desagradable para ella escuchó de labios de un profesor...(quizá del mismo director del colegio) que desde el escenario, antes del comienzo de la función, se disculpaba "públicamente", por el acto reprochable que había cometido un alumno al que se refirió por su nombre...dejando a mi madre en gran vergüenza y desolación que ella definió en casa con estas palabras: "Si me pinchan no sangro", tal fue el disgusto que le hizo sentir como si la sangre se helara en sus venas. Y lo que yo fui entendiendo que había hecho mi hermano habían sido unos dibujos comprometedores sobre el sexo, los que, -al parecer-, pasó a otro niño, el que a su vez los entregó al profesor, poniendo así en evidencia a mi hermano al que acusó sin piedad al profesor que quizá después tuvo que vérselas con los padres del alumno en cuestión...Y así sucedió que con motivo de la próxima función de fin de curso, se pidieron disculpas públicamente con pelos y señales del trágico hecho en cuestión cometido por un niño que no tendría más de diez u once años pues, desde allí ya pasó a hacer el bachillerato, que se comenzaba aproximadamente sobre aquella edad, a la academia de doña Concha Lastra. Años más tarde, siendo mi hermano y yo ya adultos, le tiré de la lengua sobre su experiencia en aquel colegio de los hermanos de la Salle... (él nunca había venido de niño quejándose de nada ni acusando a nadie de lo que le hubiera podido suceder en los recreos y demás, y es hasta posible que encima, se sintiera culpable por todo lo que le pudiera ocurrir, pero yo intuía que la acusación de aquel niño tuvo que llevarse a cabo por la antipatía que tenía hacia mi hermano, tal vez alegrándose incluso por el castigo que éste pudiera recibir por "su maligna acción"... Y entonces mi hermano me contó el acoso al que se sintió sometido en los recreos de aquel colegio, donde "el grupo de desgraciados sinvergüenzas" de todos los tiempos se mofaban de él, humillándolo hasta el infinito...Y esta espina que, en su día, tuve clavada en el corazón, vuelve a pincharme haciéndolo sangrar cuando me traen a la memoria aquel colegio y aquellos hermanos de la Salle de aquellos años 40 en Mieres...Si aún vive ese señor anciano de 95 años, Marcelino, y sigue teniendo tan buena memoria, quizá pueda recordar algo tan siquiera de lo por primera vez sale de lo profundo de mi corazón donde simplemente dormitaba... M.Luz.

    ResponderEliminar
  2. ¿Nadie comenta nada de los infaustos sucesos que ocurrieron en ese centro de tortura tras la guerra civil?

    ResponderEliminar