19 de febrero de 2016

“Una casería del occidente asturiano”. Los Arias de “Casa'l Coxu” Las Barracas, (Ardesaldo-Salas).


A consideración” (homenaje), de la familia “Arias” de Ardesaldo, (Concejo de Salas-Asturias) ArtIculo. actualizado
Antonio Arias Fernández

“Una casería del occidente asturiano”
Pequeña reseña (relato) de los infatigables y consistentes “Arias”  de “Casa'l coxu” en las Barracas, Ardesaldo.
                                                        Engracia (adulta) y Enriqueta (niña).

Los integrantes de Casa’l Coxiu.
Adelaida García García, nació en Cornellana en 1882 y falleció en Casa’l Coxiu, Ardesaldo (Salas) en 1971 con 89 años. Quiso el destino que se cruzara en su vida Antonio Arias Fernandez, hombre este, viudo de Engracia Rodríguez Antón, mujer que había fallecido en Casa’l Coxiu, Ardesaldo (Salas) en 1913 y era del cercano pueblo de Balloria  (Casa Mexio), Salas.

 Este matrimonio tenía una hija: 
Ø  Enriqueta Arias Rodríguez, nació en 1912 y falleció en 1989 con 77años.
Con un solo año de vida, Enriqueta Arias, perdió a su madre y a una hermana por dificultades en el parto, Engracia Rodríguez y la niña que iba a ver la luz, fallecieron en su casa de Ardesaldo al no poder superar (ninguna de las dos) las dificultades aparecidas a dar a luz, unos años más tarde su padre Antonio Arias, se caso en segundas nupcias con Adelaida García  y tuvieron 5 hijos más: 
Ø Luz Arias García, nació en 1918, falleció el 14 de enero de 2017
Ø María Arias García, nació en 1921 y falleció el 18 de marzo de 2004 con 83 años.
Ø Ángeles Arias García, nació en 1922 y falleció en 2010 con 88 años.
Ø Manolo Arias García, nació en 1924 y falleció el 10 de enero de 2007 con 83 años.
Ø Carmen Arias García, nació en 1927 y falleció en 2010 con 83 años.
        

                                  Adelaida García  con sus 5 hijos. Manolo, Ángeles, Luz, Carmen y María.

Antonio Arias Fernández, había nacido en el año 1885 en Casa’l Coxiu en Las Barracas (Ardesaldo-Salas), y falleció el 3 de abril de 1933 con 48 años de edad, en la misma casa que le vio nacer Hijo de Manuel Arias y Ramona Fernández, se había criado en las Barracas (Ardesaldo) ayudando a sus padres en las tareas del campo y la ganadería.  
Manuel y Ramona al menos tenía seis hijos más
G. Arias Fernández

Dos sacerdotes, G. Arias Fernández (el otro, no sé su nombre).
  • Virginia Arias Fernández, mujer de Severo Fernández Este matrimonio dividió la vivienda de Cas’l Coxu en Las Barracas, dejándola como está en la actualidad y pasando a llamarse la parte dividida "Casa Severo".
  • Enriqueta Arias Fernández, que se había trasladado a vivir con uno de los sacerdotes a la localidad de Moreda (Montaña Central) y allí conoció a Alonso de Pola de Lena, que tenía una "confitería" en dicha localidad.
  • Angel Arias fernández, propietario de la firma "Mantequerias Arias".
  • Otra hermana (no sé su nombre), estaba casada en Balloria (Salas).
Estos, junto a Antonio Arias Fernández, hacen al menos un total de siete hermanos (es posible que hubiese alguno más).
La familia estaba afectada por la situación tradicional hereditaria (de muchos siglos) del sistema “heredero único” y que dejaba con menores recompensas el resto de los hijos, lo mismo que en casi todos los caseríos de Asturias, en la familia Arias perduraba la costumbre de que los primogénitos, siendo varones, y en su defecto el primero del mismo sexo dentro de la prole, sea el llamado y considerado como “mayorazgo”, en beneficio del cual hacen sus progenitores cesión absoluta del tercio de todos los bienes que poseen, y únicamente reservan este derecho para la mujer en ausencia de varón"
Luz Arias
 Un fatídico Accidente a caballo.
El día 19 de marzo de 1933, Antonio Arias había salido de Casa’l Coxiu con las primeras luces del alba en dirección a la afamada feria de San José, en Tineo, desde tempranas horas y en compañía de amigos y conocidos habían disfrutado de un día lúdico-festivo y del evento tradicional ganadero. Cuando emprendió el camino de retorno a casa, y al menos acompañado por su amigo y vecino de Ardesaldo, Pepe,  (de Casa Curvión), tuvo lugar el lamentable y triste accidente de Antonio y su cabalgadura; Antonio cabalgaba junto su amigo Pepe, por la carretera de la Espina, en dirección a su casa en Las Barracas (Ardesaldo), en un momento dado, los amigos salieron “galopando” con sus caballos (los dos eran expertos jinetes), sin saber el motivo o razón, el caballo de Antonio resbaló, perdió las manos y acabo precipitándose y estrellándose contra un vehículo (coche). La fatalidad y la desgracia del grave accidente le produzco a Antonio Arias lesiones muy graves e importantes, este, ya nunca más salió de casa, falleció 15 días más tarde (el 03/04/1933) de “meningitis traumática” (según consta en el acta de defunción de Antonio Arias) en su domicilio “Casa'l Coxu” de las Barracas, Ardesaldo.


La Matriarca de los Arias.
Adelaida quedo sola (viuda) con 41 años y con seis hijos/as a cargo en abril de 1933, algunos de sus hijos de corta edad, a saber:
  • Enriqueta Arias Rodríguez con… 21 años.
  • Luz Arias García con …………......  15 años.
  • María Arias García con …………... 12 años.
  • Ángeles Arias García con ………... 11 años.
  • Manolo Arias García con………....  9 años.
  • Carmen Arias García con ………...  6 años.
                     
 Enriqueta, Luz y Olga (Niña) - (Peña Llonga-Ardesaldo 1936).

                    Mª Olga Fernández Arias (Hija de Enriqueta Arias y Benigno Fenández), de niña.

Adelaida fue una mujer, campesina y ganadera, condiciones ambas que paseó con la cabeza alta, ella tenía muy poco de urbanita hizo la vida en el campo, donde vivió y murió. Este artículo es un homenaje a ella (mi bisabuela) y a toda la familia Arias, así mismo, también a toda una generación de mujeres que ha dedicado su vida al mundo rural en años muy duros, de pocos recursos, de posguerra, de necesidades y hambre. Mujeres hoy en día, en peligro de extinción, si se cumplen los peores presagios que amenazan con dejar los campos sin las manos que, desde hace siglos, los han trabajado con mimo artesano y sudor labriego en pequeñas fincas y prados familiares.
                                                  Mª Olga y Mª Cruz de niñas.


                                                                  Luz y Juan Manuel Bayos.

La austeridad más absoluta, y casi siempre unida a la pobreza, son los signos externos y visibles en la casería de Las Barracas, la utilización tradicional de los enseres que pasaron de padres a hijos, las características de éstos y el espíritu casi ritual con que se allegan y se conservan, se acomodan a las costumbres de los antepasados, incluso anteponiendo en muchos casos a este sustentamiento el carácter incómodo o escasamente provechoso de algunos de ellos.
                                                               Carmen Arias.


                                       Carmen Arias en la Vega del Ciego (Pola de Lena)

Los de  “Casa'l coxu” (la familia Arias), pasaron la guerra y la posguerra siempre trabajando, de sol a sol, con pantalones de pana y vestidos repasados y zurcidos, con más piezas que un mapa, se llevaron siempre lo peor de lo que hubo, nunca nadie les regaló nada. La gente de su tiempo había pasado muchas privaciones. Se calentaban con braseros, y junto a la cocina de leña, les salían sabañones y trabajaban de sol a sol por ganancias de miseria, es fácil conmoverse viendo los rostros fotografiados de aquellos hombres y mujeres que formaban la familia Arias, unas caras que en medio de aquellas dificultades diarias, se les marcaba la sonrisa de la esperanza en los rostros.
                                   Manolo, Adelaida, Mª Cruz, Mª Olga y el niño Antonio Arias.

La vida en el medio rural, de la familia. 
En una sociedad patriarcal ser madre es ser mujer de y para otros. Es hacer trabajo invisible, no pagado, no reconocido ni protegido por leyes, y generalmente descalificado. Adelaida se encontró con 41 años viuda y con 6 hijos/as que sacar adelante, ella representa fielmente una generación de mujeres campesinas.
En su casa de Las Barracas (Ardesaldo) Adelaida, marcó el antes y después de la familia Arias, la de las mujeres que nacen, viven y mueren en el campo. En la casa familiar, asentada entre los pastos para las reses y las plantaciones de productos para la casa y para el ganado, donde se abastecían comiendo carne de vacuno, productos de la matanza y  productos de la huerta, donde la casa se situaba en un oasis teñido de verde y junto a su inconfundible panera (recientemente restaurada), en ella la familia resguardaban los frutos del sacrificio de la matanza, pero sobre todo su utilidad era como depósito de provisiones llegadas del campo: maíz, alubias, patatas, cebollas, castañas, nueces..., aunque su orden interno respondía al interés de la familia, lo que en ocasiones se traducía en un desorden organizado en el que casi nunca faltaban enseres domésticos ya en desuso o un viejo baúl con ropas viejas.
Carmen ordeñando en Ardesaldo
Los cultivos de maíz, patatas y fabas, así como todo tipo de verduras, eran piezas claves  para garantizar la alimentación familiar, una gocha paridera (que yo recuerdo siempre enorme), la cual abastecía de cerdos para la matanza, era una fuente importante de proteínas para la familia, incluso algunos cerdos se criaban y se bajaban a Salas por “La Carrilona” (camino que bajaba Salas, en aquellos años no había carreteras), para su venta en el mercado de los martes, los prados, donde pastaban las 12 o14 vacas, un pollino, (burro/a), algunos terneros, gallinas, pollos y  como no, siempre el imprescindible y útil “caballo”, también uno o dos perros formaban el caserío de los Arias de “Casa'l coxu”.
Al bajo número de reses de vacuno  había que añadir además (en la mayoría de  los casos) la escasa productividad por animal, al no ser estos de razas selectas, sino que se trataba más bien de mestizajes, también y de igual modo, la difícil orografía del campo asturiano, ha contribuido de forma determinante a poder configurar las diversas explotaciones. La estructura habitual de la tradicional casería asturiana se basaba en el auto consumo, normalmente, el número de personas  que vivían y trabajaban  bajo el mismo techo estaba formado  por los abuelos, los hijos y los nietos; tres generaciones que encadenaban  sus conocimientos y sus experiencias, traspasándoselas de unos a los otros. El auto consumo era fundamental para sostener el núcleo familiar y este era el sistema estructural de la familia Arias.
                                  La familia Arias recogiendo espigas.

Las tareas del campo.
La familia Arias perteneció a una generación anclada al campo como si no hubiese otra forma posible de vivir, el sacrificio era excesivo, la labor diaria con la azada, La labor diaria fundamental, (que a veces se hace muy rutinaria) era el cuidado de los animales:
·         Ordeñar (catar) las vacas (dos veces al día), para leche, se hacían mantecas y quesos (la leche se vendía), el recipiente para recoger la leche (normalmente) era un caldero, posteriormente se traspasaba a unas lecheras grandes para su recogida por la industria láctea.
·          Coger la yerba o pación, esa tarea se hacía con el carro y las “vacas yuncidas” también con el pollino (con o sin carro y sus pariguelas) y con el caballo con (pariguelas), este, también era muy utilizado para los desplazamientos más alejados de la casería. 
·          Lidiar las vacas.
·          Mullir (estrar). la cuadra (corte), “arreglar la cama de las vacas, caballo y pollino”
·          Sacar el cucho de las cuadras (estiércol de los animales).

   Además estaban las labores de temporada:
·         preparar los terrenos de cultivo (labrar o realizar una labor faena o trabajo),
·         cuchar, abonar las tierra para una buena recolección de productos
·          llevar al agua (fuente) a los animales para beber (abrevadero, barcal).
Otra faena diaria era buscar el agua a la fuente, la realizaban las mujeres con un caldero que se llevaba sobre la cabeza empleando una especie de trapo (corra) enroscada, una vez en casa el agua se depositaba en un recipiente (ferrada, de madera con unos aros de hierro, y posteriormente de metal (la canada), solía tener un asa más alta que la otra y se sacaba cuando era necesario con una garfiella (canxilón).
Se salía a menudo a recoger leña en los montes cercanos (habitualmente lo hacia el hombre o hombres de la casa), en Cas’l Coxu, lo hacían las mujeres y Manolo cuando empezó a tener edad y a colaborar en las cotidianas tareas de la casa, para calentarse y cocinar en la casa (la leña es el gran secreto para que la comida en la casa  fuese excelente y muy sabrosa), también se hacia el pan en casa (había un horno), recuerdo perfectamente aquel pan, “un día a la semana, a veces cada dos semanas, en la casa amasan el pan y lo metían en el horno para cocerlo", primero era boroña y más tarde pan de escanda y trigo mezclado (o eso creo), de niño no me gustaba pues estaba acostumbrado al pan de la ciudad y no apreciabas la calidad del pan de casa, sin embargo cuando acudíamos a la casa familiar de Las Barracas a pasar el día (o unos días), a mis padres les encantaba, imagino que estarían acostumbrados a degustarlo siendo niños y adolescentes.
Enriqueta con Carlos Luis en Cuello, Adelaida, Angeles, Olga, Carmen con Gelinos en el cuello y Juanjo el niño del medio de la instantanea, “Casa'l Coxu” Las Barracas (agosto de 1960)

                     Carlos Luis y Gelinos, al fondo un lateral de Casa'l Coxu-Ardesaldo-agosto de 1960.

La cultura tradicional del “mayorazgo” y el papel de la mujer en el campo.
Esta familia como muchas otras estaba afectada por la situación tradicional, de la mujer rural asturiana que quedaba sintetizada en el sistema de heredero único de las pequeñas caserías y en menores recompensas para el resto de los hijos: "las mujeres eran compensadas con la dote en las capitulaciones matrimoniales; los hombres a veces con los gastos de viaje en el caso de que emigrasen, con la entrega de algún bien mueble de cierto valor o incluso, en tiempos más cercanos a los nuestros, con la redención del servicio militar" En las capitulaciones matrimoniales se detallan minuciosamente las aportaciones de cada familia al nuevo matrimonio y "en la mayoría de los contratos matrimoniales se hace referencia a la posibilidad de que los matrimonios que forman la sociedad familiar no congenien y se establecen las normas que se han de seguir para la separación de las parejas, si esto llegase a ocurrir".

                                Adelaida con Ángel José (hijo de Ángeles y Pepe), en Oviedo.

Frecuentemente, y ante la situación de que ninguno de los hermanos quisiera ser el casero, las tierras se vendían, y todos participan por igual en la herencia"
El predominio de pequeñas explotaciones como la de “Casa'l coxu”  obligaba a un trabajo continuo "que absorbía las fuerzas de toda la familia. El trabajo no respetaba ni siquiera a las mujeres, que además de ocuparse de las labores domésticas, contribuían al trabajo de los campos casi en igual proporción que al hombre (en este caso). En este aspecto, al contrario de lo que ocurría en otras regiones, la diferencia entre ambos sexos era escasa; quizá con la única excepción de que las tareas más duras se encomendaban a los hombres. Pero, en las demás, la mujer intervenía como un elemento de trabajo más, sin que esta participación en las labores agrícolas se considerase como deshonrosa o poco deseable.
 Luis y Olga con sus hijos carlos luis y Juanjo en brazos, detras de ellos Adelaida, Carmen con Angeles en brazos      “Casa'l Coxu” Las Barracas agosto de 1960.

La rusticidad del campo va acompañada ordinariamente de la rudeza de las formas, y carece de la suavidad y templanza, es indudable además que las jóvenes habituadas al trabajo y a la dura vida del campo, más fácilmente adquirían condiciones favorables para ser buenas esposas y excelentes madres. Las jóvenes mujeres de la familia Arias, se encontraban sin la tutela de un padre (hombre de la casa), situación muy complicada en una casería del primer tercio del siglo XX, las tareas que ancestralmente venían desarrollando los hombres en Cas’l Coxu, habían desaparecido con el fallecimiento de Antonio Arias, Adelaida se vio obligada a suplir esa carencia sin más ayuda que sus hijos/as, esporádicamente de algún vecino cercano y unos sobrinos de Cornellana, que alguna vez venían a ayudar a su tía en Ardesaldo (la familia de Adelaida era natural de Cornellana y mantenían entre ellos una estrecha relación familiar).
Bajo la inspección de Adelaida o de la hermana mayor (Enriqueta), las jóvenes Arias aprendían a lavar y recoser las ropas de sus hermanos/as más pequeños, arreglar la comida, y atender a la escasa limpieza que se hacía en la casa, sin perjuicio de aprovechar las horas que tenían menos ocupación para otras tareas más descansadas o livianas. Durante los largos inviernos Asturianos, asistían con puntualidad y ahincó a la casa de la costurera del pueblo cercano (a veces no tan cercano, Ángeles Arias para aprender a coser acudía puntualmente al pueblo de Malleza, a casa Zaza), y de esa manera poder  hacer alguna prenda para su madre y hermanos/as.

                                               Sonia,Olga, Mª Cruz, Alicia, Gelinos,... El Viso 1959.

           Varios miembros de la familia Arias de Ardesaldo el 15-04-1961, boda de Jovino y Mª Cruz

Una vez que las mujeres alcanzaban la vida adulta, salían del núcleo familiar, se casaban y quedaban embarazadas para iniciar su nueva familia, eran muy pocos o escasos los casos de parto en que eran llamados médicos, (con lo que el riesgo que conllevaba la situación en aquellos difíciles años), estas tenían asumidos de alguna manera los riesgos de ser madres y en  aquellos años, eran hechos normales los nacimientos con esas características, lo habían visto siempre en sus casas y para las mujeres era una acontecimiento normal. Una o dos parteras y el marido acompañan a la parturienta, dándole frecuentemente vino hervido con manteca de vaca y manteándola en caso de que el parto se retrase. En días posteriores al alumbramiento, la madre se la alimentaba con chocolate, manteca, caldos de gallina y carnero, abundante vino, etc.

 
De izquierda a derecha: Ángel José, Antonio, Juanjo, Manolín, Tono (adulto) y Carlos Luis

Adelaida, como “cabeza” de familia, era la que se encargaban del gobierno del núcleo familiar en el interior y exterior de la casa, atendiendo el ganado existente, los huertos y fincas, para custodiar los niños/as pequeños generalmente se encargaba alguna de las hermanas de más edad, otras se dedicaban a condimentar los alimentos, y llevarlos a los demás miembros de la familia, si se hallaban dedicados a los trabajos agrícolas en fincas o  heredades (haciendas) distantes de la casa", todos los trabajos los realizan, mujeres y niños/as desde muy corta edad, "pero de un modo especial y en este caso concreto las mujeres por falta de hombres hábiles en la casa, (Manolo, el único hermano de la familia contaba con 9 años cuando falleció su padre) y aunque causara lástima y espanto verlas dedicadas a trabajos impropios de su condición de niñas o mujeres, no tenían más remedio que hacerlo, si no querían pasar hambre. 

                                                 En el Visu (Salas)15-08-1961

Los jóvenes Arias iban adquiriendo un desarrollo muscular atlético, llegando su valentía y atrevimiento, en bastantes ocasiones, a andar sobre nieve u otras importantes dificultades, sacar el forraje debajo de una espesa capa de nieve y regresar con el mismo colocado sobre la cabeza, (el peso excedía en bastantes ocasiones el peso recomendado para su corta edad), nada los detenía, atreviéndose los jóvenes Arias a llevar a las ferias de ganado y cogidos por sus propias manos, toros de dos o tres años, (solo el mirarlos causaba miedo), cargando pesadas cargas de leña, ordeñando las vacas, trabajando los huertos familiares, así como un largo etcétera de tareas ordinarias y rutinarias. Estas tareas también era bastante común en las mujeres adultas de la familia, una vez  casadas, en la casa familiar o fuera de ella y embarazadas, a pesar de tales imprudencias, son bastante raros y no tengo constancia de casos de abortos o partos prematuros, aunque aquí como ya relaté anteriormente si ocurrió con Engracia Rodríguez Antón, madre de Enriqueta y primera mujer de Antonio Arias.

                                        Enlace de Jovino y Mª cruz (15 de abril de 1961)

Lo mismo que en casi todos los caseríos de Asturias, perduraba la costumbre de que los primogénitos, siendo varones, y en su defecto el primero del mismo sexo dentro de la prole, sea el llamado y considerado como mayorazgo, (el mayorazgo tenía como fin evitar la disgregación de las fortunas), en beneficio del cual hacen sus progenitores cesión absoluta del tercio de todos los bienes que poseen, y únicamente reservan este derecho para la mujer en ausencia de varón" En las Barracas desde la falta del mayorazgo y patriarca Antonio Arias, el único varón de la familia Arias, Manolo Arias García (era un niño de 9 años cuando falleció su padre), comenzaría muy joven  a correr con los cargos en la ganadería y las tareas “masculinas” diarias. En esos años las haciendas eran para el hijo mayor de la familia, y ese era el que se quedaba  con el caserío familiar (esa costumbre aún perdura hoy en día en esa zona de Asturias, en alguna de sus haciendas y caseríos). En la familia nunca había vacaciones ni descansos, cada miembro de la familia  tenía determinada claramente su tarea. Los desplazamientos a los pueblos cercanos para vender o comprar, a veces para acudir a las fiestas de los mismos se hacían andando la mayor parte de las veces o a lomos del burro/a de la familia y el joven Manolo Arias, cuando alcanzo la edad y permiso matriarcal de su madre Adelaida, normalmente se desplazaba a caballo, también Manolo gustaba de correr “cintas a caballo”, en este tradicional deporte ganó bastantes trofeos en diferentes concursos por toda la zona. 

Ángeles y Pepe

El crecimiento familiar.
Pese a las dificultades, Adelaida (en este caso matriarca de los Arias), sacó adelante a su familia, poco a poco y con el paso de los años, los niños se hacían hombres y las niñas mujeres, debían empezar a hacer cada uno su vida.
Ø  Enriqueta se caso con Benigno Fernández Flórez del Feidal (casa cercana a las barracas)
Ø  Luz se casaba con Juan Manuel Bayos (de Las Gallinas)
Ø  María se casaba con Emilio Fernández (de La Borra).
Ø  Ángeles se casaba con José López (de Ablaneda)
Ø  Manolo, se casaba con Piedad García (de El Pividal).
Ø  Carmen, se casaba con Jesús Antón (de Ardesaldo).
Enriqueta Arias Rodríguez y Benigno Fernández Flórez, vivieron unos cuatro años en las cercanías de la casa familias Casa’l Coxiu, en la casa “Peña Llonga”, tuvieron dos hijos:
Ø  Mª Olga Fernández Arias. (Olga)
Ø  Juan Antonio Marcos Fernández Arias. (Toni)
Luz Arias García y Juan Manuel Bayos, quedaron en la zona y tuvieron dos hijas:
Ø  Mª Cruz Bayos Arias. (Mª Cruz)
Ø Benedicta Estrella Bayos Arias (Estrellita). Esta falleció con unos 6 o7 meses de edad en octubre del año 1943, en las Barracas de Ardesaldo, la familia se encontraba esfoyando maíz en la panera de  “Casa'l coxu”, le dieron una de las panollas de maíz para entretenerla y la niña la chupaba jugueteando con ella, algo debería tener esa panolla que la niña  al día siguiente la encontraron muerta en la cuna y toda su carita amoratada, eso es lo que pensaba la familia Arias, aunque también pudo haber sido otra causa desconocida.
María Arias García y Emilio Fernández, vivieron en la Borra y con los años se trasladaron a Madrid, tuvieron dos hijos:
Ø  José Antonio Fernández Arias. (Tono)
Ø  Marisol Fernández Arias. (Marisol)
Ángeles Arias García y José López (Pepe), se trasladaron a Oviedo, y tuvieron un hijo:
Ø  Ángel José López Arias. (Ángel José)
Manolo Arias García y Piedad García, se quedaron a cargo de la casería de Las Barracas, Adelaida vivió con ellos hasta su fallecimiento. Tuvieron tres hijos:
Ø  Ángeles Arias García. (Gelinos)
Ø  Antonio Arias García. (Antonio)
Ø  Manuel Arias García. (Manolín)
Carmen Arias García y Jesús Antón, vivieron en el pueblo de Ardesaldo y tuvieron tres hijos:
Ø  Miguel Antón Arias. (Miguel)
Ø  Ángeles Antón Arias. (Gelinos)
Ø  Jesús Antón Arias. (Susín). 

Adelaida, Olga y Juanjo en “Casa'l coxu” Las Barracas-Ardesaldo

 
Pepe, Ángeles y Manolín en su primera comunión (1967)

Una de las ramificaciones que pierde el apellido  Arias  y es muy importante en el relato de esta pequeña historia.

Enriqueta Arias Rodríguez y Benigno Fernández Flórez, se casaron el 4 de junio de 1935 (dos años más tarde del fallecimiento de su padre Antonio Arias).

 Angel Fernandez y Concepció Florez, con Olga, José, Francisco (Kiko), Gelin, Santos, el niño Antonio Arias-El Feidal.

Benigno era de una casa solitaria cercana a Las Barracas, el Feidal, hijo de Ángel Fernández Pérez y Concepción Flórez Rodríguez, Benigno tenía 10 hermanos más:
  • Argentina Fernández Flórez.
  • Encarnación Fernández Flórez.
  • Gloria Fernández Flórez.
  • Adosinda Fernández Flórez.
  • María  Fernández Flórez.
  • Trina Fernández Flórez.
  • Jovino  Fernández Flórez.
  • Francisco  Fernández Flórez.
  • Marino  Fernández Flórez.
  • José Fernández Flórez. 
Argentina,Encarnación, Gloria y Adosinda -familia Fernández del Feidal-Ardesaldo.


Trina, Concepción y Sinda

De las seis hermanas, cinco emigraron a Uruguay; Argentina, Encarnación, Gloria, Adosinda y María. De estas, sólo retornaron dos hermanas ya mayores; Gloria Y María, el resto se quedaron en Asturias, en diferentes localidades. De todos los hermanos (11) solo queda con vida Gloria que reside en su casa de Oviedo después de la pérdida de su marido (Uruguayo), Tito.              
Benigno y Enriqueta, comenzaron su vida familiar en las cercanías de la casa familiar, en Peña Llonga, en las cercanías de la casa familiar Casa’l Coxu, en Las Barracas, también de su casa de “EL Feidal”. Un año más tarde, el 8 de junio de 1936 nace su primera hija, Mª Olga Fernández Arias.

                  Benigno con su escuadrón en la guerra civil española (marcado con una flecha).

En esa época Benigno ya se estaba licenciado del servicio militar en África del Norte, había acabado en 1934, por aquellos años, cada una  de las Cajas de reclutamiento, mediante sorteo público a cada uno de los mozos del contingente anual les atribuía un número de orden, designando para el cupo de las Plazas del África del Norte, Protectorado de Marruecos y África Occidental Española (Ifni y Sahara) los números más bajos; después los Archipiélagos y la Península. El que tenía un número bajo "olía a africanista", la duración de la "mili" en esos años era de dieciocho años a partir de la entrada de los mozos en Caja, distribuyéndose en cinco periodos:
 1)-. Reclutas en Caja (plazo variable de unos dos años - aproximadamente).
 2)-. Primera situación de servicio activo (tres años).
3)-. Segunda situación de servicio activo (cinco años).
4)-. Reserva (seis años).
5)-. Reserva territorial (el resto del plazo hasta cubrir los dieciocho años).


*Breve apunte informativo de “El Blog de Acebedo”.
*{¿Cómo empezó la Guerra Civil Española? El 16 de febrero de 1936 hubo elecciones, se presentaron muchos partidos políticos tanto de izquierdas como de derechas. El Frente Popular, la coalición de izquierdas que englobaba tanto al Partido Socialista Obrero Español como al Partido Comunista, Izquierda Republicana y otros tantos, consiguió la mayoría absoluta. Pero, ¿cómo comenzó exactamente la Guerra Civil Española? Tras la victoria del bando de izquierda continuaron una serie de acciones terroristas que pretendían movilizar a la masa contra el gobierno, en el caso de los atentados de los falangistas y grupos de derecha, y para responder a los primeros en el caso de los grupos de izquierdas. Solo en el mes de febrero ya se contabilizaban por centenares los fallecidos en este tipo de acciones contra la situación política, social y económica del país. En los meses sucesivos el panorama social y militar de España fue, de todo, menos tranquilo. Varios altos mandos militares planearon durante meses una posible sublevación frente al gobierno republicano que se haría efectiva el 17 de julio de 1936 y los días sucesivos. Pero, ¿qué hizo que los militares se alzaran justo ese día? El 16 de abril de 1936 uno de los hombres de José Castillo, un instructor de las milicias de la juventud socialista, asesinó a Andrés Sáenz de Heredia, primo del mismísimo José Antonio Primo de Rivera. Como represalia el 12 de julio fue asesinado el propio José Castillo. Este hecho desencadenó la venganza de la izquierda que terminó con la vida del diputado de Renovación Española, José Calvo Sotelo, al mismo día siguiente. Este asesinato del líder de la derecha terminó por decantar la balanza de los indecisos al golpe de estado (entre los que, según Paul Preston, se encontraba el propio Franco) a llevar a cabo una acción que conllevaría un conflicto bélico en nuestro país. Así comenzaría la Guerra Civil Española que duraría hasta el 1 de abril de 1939 con la victoria del bando nacional con el general Francisco Franco a la cabeza}. http://www.muyinteresante.es.

                                              Olga con Gelin, Santos, Carlos Luis y Juanjo en el Feidal .

 La sublevación  franquista comenzó en el norte de África, Benigno una vez llamado de nuevo a filas, se incorporo en su compañía de África del Norte, pasando a luchar en el bando nacional (otros 3 años), durante la guerra, Benigno estuvo fuera del entorno familiar y alejado de Asturias, los 3 años. Enriqueta se quedo sola al cuidado de su hija Olga y con la única ayuda “vital” de Adelaida y su familia de “Casa'l coxu”, a Enriqueta llegaron incluso a comunicarle que Benigno se había muerto en la guerra, pues hacía mucho tiempo que no tenían noticias suyas.  

                                        MªCruz y Luis Menéndez en el Picu'l Payeiru-Ardesaldo 1958

Cuando Olga contaba con unos cuatro años (1940) y Benigno había regresado del la Guerra (1939), la familia se trasladó a la localidad de Berja (Almeria), a trabajar y buscarse un medio de vida, aquí en su tierra natal (Asturias), se hacía muy difícil y duro el día a día y no tenían muchos recursos, estaba la Guerra recién finalizada (1 de abril de 1939) y eso empeoraba la posible salida laboral y la mejora de condiciones de vida de Benigno, Enriqueta e hija. Estuvieron allí solamente entre nueve y once meses, luego se vinieron  para Pola de Lena, donde instalaron su residencia definitiva, en un principio se fueron a vivir encina de la confitería “Alonso” (frente al cine Vital Aza de Pola de Lena),  propiedad de Alonso, esposo de Enriqueta Arias (hermana de Antonio Arias, de Cas’l Coxu de Las Barracas-Ardesaldo), posteriormente a la plaza Alfonso X  el Sabio, en el último piso encima de la fábrica de caseras de Evaristo.

           Olga con su hermano Toni, Benigno y Enriqueta (11-04-1956), en la flor de Pola de Lena.

En Pola de Lena nació el segundo hijo del matrimonio Antonio Fernández Arias “Toni” (en la actualidad desvinculado de todo roce familiar con los descendientes de la familia Arias, incluida su hermana Mª Olga Fernández Arias e hijo de esta, Juan José Menéndez Fernández (Juanjo), Olga tenía otro hijo, Carlos Luis Menéndez Fernández, que falleció el 30/09/2006 con 47 años de un infarto. 

                                                   Olga con una amiga el Pola de Lena el 1-05-1958.

En la localidad de Pola de Lena Benigno y Enriqueta criaron a sus dos hijos, allí estudiaron y salieron adelante, Olga en el Colegio de la Sagrada Familia (monjas), y su hermano Toni, en las Escuelas Nacionales. Benigno trabajo La Hullera Española y en todo lo que le salía, fábrica de casera de Evaristo, segaba hierba  y un largo etc…, también tenía dos pequeños huertos con los que se ayudaba a la precaria situación familiar con productos de la misma, así como algunos conejos, pitos y gallinas para los huevos. Enriqueta no olvidaba su querido pueblo de Ardesaldo, y eran frecuentes los viajes a Las Barracas (Ardesaldo) a ver a su familia,” Adelaida, (Madrasta) y a sus “hermanastros”, allí, muy cerca de “Casa'l coxu”,  en la casa del Feidal también se encontraban viviendo sus suegros y un cuñado Jovino, casado con una vecina de las Cintiniegas, llamada “Sinda”, pero a ella le tiraba más su casa de las Barracas y no bajaba frecuentemente al Feidal, los días que estaba de visita los pasaba en Casa’l Coxu, “su casa” y la de su querida familia Arias.

                      Carlos Luis y Juanjo, con un "xiatu" en “Casa'l coxu” (Las Barracas-Ardesaldo)

La vida de Enriqueta en Pola de Lena, distaba mucho de ser un sueño. Benigno estaba frecuentemente fuera de casa trabajando, pero también tenía su espacio de ocio y alterne por los bares de la localidad, Enriqueta, “no”, ella con los valores inculcados por su querida Adelaida (Enriqueta la quería como una madre, a pesar de que era madrasta), se centro en sacar adelante a sus dos hijos y llevar la precaria economía familiar adelante, esta no daba para muchas alegrías, y la austeridad reinaba en el domicilio familiar de Enriqueta Arias y Benigno Fernández. 
                                       Enriqueta y una amiga en la huerta de Pola de Lena .

Una vez al mes, Enriqueta (muchas veces acompañada por su hija Olga) bajaba al economato de la Hullera Española en Villallana, (economato de la empresa en la que trabajaba Benigno) para abastecerse, si se requería telas o tejidos había que ir más lejos, a la localidad Mierense de Ujo (a seis kilómetros de Pola de Lena), para hacer frente a las necesidades básicas en el economato, la familia disponía de una cartilla de La Hullera Española, con ella se podía pagar al mes o también, aplazar los pagos a más meses, en aquellos años, la cartilla permitía a las familias de los productores de La Hullera un pequeño desahogo, económico.

Luis Menéndez,, Mª Olga Fernández Arias y Juanjo en el parque San Francisco de Oviedo, 1964 o 1965.

Otra historia; la Perdida del apellido “Arias”(de Ardesaldo-Salas) y la unión con el apellido “Menéndez”(de Laipata-Güeria San Juan de Mieres).

Boda de Luis Menéndez Menéndez y Mª Olga fernández Arias (18 de octubre de 1958).
Mª Olga Fernández Arias, la hija mayor de Benigno y Enriqueta, aprendió a coser en un taller de modista (era tradición familiar), luego, continuo su aprendizaje, en un taller de sastre hasta su boda con Luis Menéndez Menéndez, vecino de la localidad Mierense de La Depata (Laipata), en La Güeria de San Juan de Mieres, (en este blog hay un artículo dedicado a los Menéndez de Laipata). Luis Menéndez subía desde Mieres a Pola de Lena (muchas veces en bicicleta) a cortejar a Olga, este periodo se alargo durante cuatro años. La pareja contrajo matrimonio en Pola de Lena el 18 de octubre de 1958, la boda fue un buen acontecimiento para dos familias con destinos tan dispares.
La pareja se traslado a vivir a la casa familiar de los Menéndez en La Depata (Laipata) de Mieres, en esa casa vivió el matrimonio nueve meses, allí nació el primer hijo del matrimonio, Carlos Luis Menéndez Fernández , el 8 de marzo de 1959 (+30/09/2006), al poco de nacer y fruto de las complicadas condiciones de habitabilidad de la casa, la pareja traslado su residencia a Murias de Arriba (a una pequeña casa y en bastantes malas condiciones), en esa vivienda hasta que la pareja se traslado vivía en ella un gran amigo de Luis Menéndez (desde la infancia) y su padrino de boda y primo, Lisardo Menéndez Menéndez.
En esa misma vivienda, y un año, menos ocho días más tarde nacía el segundo y último hijo del matrimonio; Juan José Menéndez Fernández el 29 de febrero de 1960, el matrimonio en poco tiempo se encontró con dos hijos y pocos recursos, Luis Menéndez Menéndez trabajaba en el Pozo Tres Amigos, propiedad de José Sela, había entrado a trabajar en el pozo hacía el año 1949 y continuó trabajando en el mismo centro de trabajo hasta el año 1988, año de su jubilación, atrás quedaban 39 años de intenso y duro trabajo. Al poco de nacer el segundo hijo, el primogénito, Carlos Luis (luisito) lo llevaron con Benigno y Enriqueta a la cercana localidad de Pola de Lena, y allí vivió cerca de unos 7 años con sus abuelos y tío Toni, mientras sus padres con el otro hijo seguían en Murias de Arriba. Hacia el año 1963-1964, el hijo pequeño, Juan José, contrajo una:
Poliomielitis, también llamada polio (de manera abreviada) y parálisis infantil, que afecta principalmente al sistema nervioso. La enfermedad la produce el virus poliovirus. Se llama infantil porque las personas que contraen la enfermedad son especialmente los niños entre cinco y diez años.
El excelente trabajo y dedicación del matrimonio, (Olga trabajo muy duro con su hijo Juanjo), hizo que se recuperara sin ninguna secuela de la temible enfermedad, la mayoría de los casos en aquellos años dejaban secuelas de por vida  a sus pacientes, Olga obligaba a su hijo a pedalear en un triciclo, amarrándole los pies a los pedales y llevándolo a todos los sitios con ella, se pasaba el día haciéndole ejercicios de recuperación.
En el año 1966 el matrimonio abrió una tienda de ultramarinos en Murias de abajo, durante 6 años llevaron el negocio, en esos años era la única tienda (de ultramarinos) del pueblo, hasta que en 1971 traspasaron “La Tienda” a otro matrimonio vecino de la barriada de Murias de abajo, (Pepe y Rosita).
 Antonio Fernández Arias “Toni” y Carlos Luis Menéndez Fernández - Pola de Lena 1965
En esos años el hijo mayor, Carlos Luis Menéndez fernández, contrajo la enfermedad de Hodgkin (un tipo de linfoma), el cual supero con éxito y mucho esfuerzo por parte de sus padres, Luis y Olga, en aquellos años apareció el revolucionario tratamiento de quimio-terapia y la enfermedad atacada en su estado más primario era salvable, afortunadamente este caso era uno de esos y el problema fue superado con éxito y sin secuelas.  
¿Qué es el linfoma de Hodgkin? El linfoma es un cáncer del sistema linfático. El linfoma de Hodgkin es el tercer tipo de cáncer más frecuente en los niños y adolescentes de entre 10 y 14 años. No obstante, aún es muy poco frecuente que los niños desarrollen la enfermedad. http://kidshealth.org.
La vida fue trascurriendo para la familia sin más penurias dignas de mención (ya habían tenido bastantes), hasta el año 1979, que la familia cogió un bar en Requejo - Mieres (El Bar Sagrario), durante un año, la familia se volcó en el negocio, por el medio quedo el pequeño servicio militar de Carlos Luis Menéndez Fernández, sus días en un campamento en Girona, “San Clemente de San Sebas”, (libró por la enfermedad que había sufrido años antes). El negocio lo regento la familia un año, en ese periodo se traslado a vivir con ellos, Ángeles Antón (hija de Carmen Arias), de Ardesaldo. El primogénito, Carlos Luis (Luisito), se caso ese mismo año de 1980, y el bar duró en manos de la familia hasta que Juan José (Juanjo), tuvo que incorporarse al servicio militar en el campamento de Cerro Muriano en Cordoba. Esta fue la última intromisión de la familia de Luis y Olga en “negocios”. A partir de aquí, hay mucha más “semblanza” (historia), que contar y que a buen seguro alguien relatará.
“Pero esta, ya forma parte de otra historia (relato), con otros  protagonistas y diferentes vidas y ubicaciones, que seguramente, él que suscribe este artículo,  no le tocará contar o relatar sus vivencias y sus tiempos”.
Ángeles Arias, Alberto Menéndez, José López (Pepe) y Mª Olga Fernández Arias
NOTA:
La familia “Arias” de Ardesaldo, seguirá la tradición con más descendientes que llevan con “orgullo” el apellido, (solo uno de los  descendientes de la última generación lleva el apellido Arias para continuar la saga), casi seguro que “no” con los mismos problemas, pero “si” con el mismo fin, “amén” de las diferentes ramas familiares por los que los apellidos paternos continúan “la saga” y los maternos (mayoría de mujeres en esta familia) se van disipando con los años y se “desvinculan” del apellido paterno, este es el caso concreto, al que va dirigido el artículo.
De izquierda a derecha: Jovino, Piedad, Manolo, Olga, Luis, Carmen, Ángeles, Pepe, Ángel José y Mª Cruz en la boda de Marisol (hija de María Arias y Emilio Fernández) en Madrid.

 "A La familia Arias de Las Barracas de Ardesaldo – Cas’l Coxiu"  de Las Barracas (Ardesaldo-Salas).

 “Es necesario conocer el pasado, para poder entender el presente” 

 ¡Y muchas veces!

"No se recuerda todo lo que se siente,  pero si se siente  todo lo que se recuerda".

"Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años".
Abraham Lincoln (1808-1865).

Para el que suscribe este artículo, esta familia Arias, "Cas’l Coxiu"  de Las Barracas (Ardesaldo-Salas - Asturias), guarda un papel trascendental (relevante) "en mi tiempo" y "en mi historia".

Canción del foto-montaje: I Will Always Love You - Cantante: Whitney Houston.

Y "muy importante" recordar que: 
  
La unión de las familias no se mide por el número de miembros, 
sino por la unión que hay entre ellos.
Las familias son como los bosques, 
si estás fuera de ellos sólo ves su densidad, 
si estás dentro de ellos ves que cada árbol tiene su propia posición.
Proverbio Africano.
 
Fuente: Autor - “El blog de Acebedo” (Mieres-Asturias). http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es
_________________________________
____________________________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.



¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!



Sígueme en:


  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

 

7 comentarios:

  1. Buenas tardes, soy Toni, nieto de Antonio Arias. Hemos encontrado su blog con una alegría tremenda, mi felicitación por este increíble trabajo. Me gustaría estar en contacto ya que hay muchas fotos de mi familia que ni siquiera sabía que existían. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy amable, acabo de actualizar el artículo con otras dos fotografías, (una creo que suya con su sobrino), yo también soy descendiente de la familia Arias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Saludos, Juanjo...qué bien has descrito la historia de tu familia...increíble todo el trabajo que has hecho por las dos partes que yo ya conocía, pero que me encantó volver a releer esta de la familia de la parte de Salas...Espero que siga viviendo tu madre y que se encuentre bien...somos prácticamente de la misma quinta, año arriba o abajo...nos hemos casado, tu madre en octubre de 1958, y yo en septiembre de 1959. Tú, uno de sus dos hijos, creo haber entendido que has nacido unos meses antes que mi primera hija, que nació el 16 de julio de 1960...tienes una foto en el parque de san Francisco de Oviedo en 1964...y en el otoño de ese mismo año, cuando aún vivíamos en Oviedo, tengo una foto con mis dos primeras hijas que nacieron allí, tomadas en el Campo de san Francisco por mi marido, con su propia cámara...la mayor tenía cuatro años cumplidos en julio, y la segunda, unos ocho meses, pues había venido al mundo el 11 de febrero del año en que nos hicimos la foto en el parque de Oviedo. También se hizo aquella misma tarde la foto de la mayor comprándole un barquillo a un muy fotogénico barquillero de los clásicos que andaban en aquel tiempo por allí...en fin...me encantan tus recuerdos familiares y lo bien que los defines con tanto detalle...En fin, Juanjo...si aún vive tu madre, (espero que sí)le das un fuerte abrazo de mi parte, aunque no nos hayamos conocido personalmente, pues siento hacia ella y tu entorno familiar una gran ternura y simpatía...Espero que tus cosas te vayan saliendo como deseas, y que encuentres caminos en tu vida que te hagan feliz, dentro de las dificultades que por desgracia nunca nos faltan en esta vida. Con un fuerte abrazo de M.Luz. (Siempre envío mis comentarios por aquí como anónimo, porque en una ocasión, al principio, intenté poner un correo y no salió bien. Si consideras que no es procedente publicar estas cosas por aquí, sabes que tienes toda la libertad del mundo para hacer lo que mejor te parezca.)

    ResponderEliminar
  4. Hola,muy interesante blog, soy un aficionado (juan) a la genealogía y tengo una pequeña duda, ya que cuando mencionas a alguno de los hijos de Manuel y Ramona aparece Angel Arias García diciendo que fue uno de los propietarios de la firma "mantequerias Arias". O estoy mal informado o creo que hay un error.Según mis datos el creador de la marca fue Antonio Ariasi, se casó en segundas nupcias y sus 2 hijos Antonio y Angel Arias FERNANDEZ) continuaron con la industria. Quizá haya algun dato erroneo en apellidos????Dispongo de fotos y datos, por lo que me gustaría seguir en contacto con vd. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, muy amable por tu comentario. Yo soy descendiente de la familia Arias (bisnieto), mi madre es nieta de Antonio Arias, su madre Enriqueta Arias Rodríguez es la primera y única hija del primer matrimonio (Antonio Arias García y Engracia Rodríguez Antón). De entre los hermanos, Ángel Arias es el único que tenía la mantequería, de la que salió de Ardesaldo (Salas) el primer sitio donde tuvo una pequeña mantequería fue en Tineo, para trasladarse posteriormente con el negocio a Oviedo, aquí sí que esta contrastado, pues mi madre, aún recuerda las visitas a la mantequería de Oviedo con su tía Ángeles a la tienda que regentaba su hija Ángela en el centro de la ciudad. Estos son los datos que dispongo de Ángel Arias García. Te agradezco este comentario y también me gustaría mantener contacto y poder acceder a las fotos que mencionas. Yo viajo a menudo a la casa de la familia (Ganadería Casa'l Coxu) en las Barracas (Ardesaldo), la ganadería de leche en la actualidad esta regentada por Manuel Arias García, su mujer y su hija, allí aún se conservan algunas fotos de las que puedes ver el artículo. Si te parece podemos establecer contacto por e-mail y seguimos hablando.
      De nuevo gracias por visitar el blog.
      Saludos

      Eliminar
  5. Hola Roberto
    Mi nombre es Alejo Ramos-Sabugo. Me dedico a buscar localizaciones para rodar películas y series de televisión. Estoy preparando un proyecto en la zona de Salas e investigando sobre unos terrenos en el catastro me dieron la información sobre la propiedad. La propiedad figura como Herederos de Ángel García Arias. ¿Podría usted darme información relevante al respecto?
    Muchas gracias
    Alejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejo, mándame un correo al privado. Muchas gracias por visitar este blog.
      Saludos

      Eliminar