5 de septiembre de 2012

Uno de los últimos Guerrilleros

De los últimos combatientes en los montes de Mieres

Gguerrilleros Asturianos.

Adolfo Quintana Castañon " QUINTANA" Guerrillero Antifranquista !!
Este hombre se llamó Adolfo Quintana...Cuando Quintana se hizo hombre, muy pronto sería perseguido por sus actividades políticas. Un día fue llamado al cuartel, donde fue apaleado, y eso no le gustó.a partir de ese dia la vida de Quintana cambiaria para siempre......
“Mi cuerpo es mío, a mi padre le fusilasteis, pero yo no seré el paragolpes de vuestra represión”. Estas frases fueron dichas y repetidas por él en su vida guerrillera.
Vivia en una casa apartada del resto del pueblo de Santa Cruz de Mieres. Y por la parte de atrás, saltan do,por una ventana tenía muy cerca un monte de árboles, con grandes matos. Todo esto favoreció y protegió las escapada de este hombre. Cuando la guardia civil lo venian a detener ...En una de estas se unio a los grupos guerrilleros. de la zona.... A partir de ese momento comenzó la persecución de Quintana. ...
La vida de Quintana en la montaña fue muy activa. Se movió por todos los montes de Asturies y parte de León. Fue un compañero muy querido por todos aquellos que lo conocieron. Su fácil trato y don de gentes le favorecían para ganarse el aprecio hasta con las personas que no pensaban como él. Como se dio el caso de que tambien era apoyado y protegido por personas de derechas. Fue herido en los enfrentamientos repetidas veces. Una de ellas, la más grave, fue atendido y curado en una clínica de Oviedo.
Por todas estas cualidades que concurrían en este joven, de fácil trato, fue muy querido por toda aquella juventud que le trató desde edad muy temprana...
Por todo esto saltó a la calle el mito del guerrillero Quintana. A lo largo de la investigación realizada por donde más pisó se pudo observar, después de haber transcurrido cuarenta años, que todavía goza por estas zonas de una gran simpatía.
Se podría decir que este guerrillero estaba totalmente identificado con el pueblo, que le apoyaba constantemente. Esto le facilitaba tal protección que, con cierta frecuencia, se podría presentar, de momento, en los salones de baile, o en las verbenas de las fiestas, donde convivía con los jóvenes de su edad, sin que por ello fuera denunciado ni una sola vez. 


 
La muerte de Adolfo Quintana y su compañero, conocido como “El canario”, ocurrió como consecuencia de una traición el domingo día 14 de agosto de 1950, en el pueblo del Pedroso, en Santullano, Mieres. Cuando los ciudadanos de este pueblo comenzaron a moverse por la mañana temprano, para realizar su faenas, estas fuerzas, que rodeaban al pueblo, procedieron a detenerlos, ordenándoles que no se movieran de sus casas. Todo esto alertó a los guerrilleros, que inmediatamente se dieron cuenta de que estaban rodeados. El día ya era claro. Y comenzó el fuego. En la casa, donde se encontraban los guerrilleros. ..
Allí, en aquella amplia antojana, acababan de ser asesinados Adolfo Quintana y su compañero, “El Canario”, un domingo, a las once de la mañana, día 14 del mes de agosto de 1950.
Sus cadáveres fueron trasladados, por vecinos de este pueblo, hasta el cementerio de Villarejo, de Santullano, donde descansan sus restos. 

 Fuente: http://lacomunidad.elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada