10 de noviembre de 2017

La afición de Oviedo a la ópera (y III)

El teatro Campoamor y la ópera (1990-2016)
La historia operística en Oviedo se remonta a la Casa de Comedias de El Fontán en el siglo XVII.
Los cambios en la Ópera de Oviedo acabaron con la profesionalización de su gestión en 2004
Teatro Campoamor, Oviedo.
Acompañaron a José Ramón Gutiérrez Arias en la nueva directiva José Antonio Caicoya, José María Moutas, Fernando Vallaure, Luis Alvarez Bartolomé, Teresa Vigón y María Amor Soria. Un "Elixir de Amor" dirigido escénicamente por Emilio Sagi y musicalmente por Miguel Roa, de ambiente asturiano, vestidos con trajes de llaniscas las féminas y de porruanos los hombres, hechos ex-profeso para la ocasión por un taller de Llanes (el traje de la protagonista, la soprano de ascendencia asturiana Ana María González, todo de blanco, parece ser que costó un millón de pesetas), inauguró la temporada con dos funciones, los días 4 y 6 de septiembre. Temporada en la que se vio por primera vez en Oviedo un excelente Orfeo (Monteverdi) los días 19 y 21. A destacar que de todos los títulos de la temporada, cinco, se dieron por primera vez dos representaciones, aunque en la primera de "La Bohème", el 12 de septiembre, por indisposición del protagonista masculino, el tenor Luis Lima, la función se suspendió tras el primer acto.
Ópera Turandot en Oviedo, Teatro Campoamor, Asturias, España
En sólo dos años, la gestión desarrollada por los nuevos responsables generó una deuda que superó los 50 millones de pesetas, dimitiendo como consecuencia de ello Gutiérrez Arias, siendo elegido nuevo Presidente Luis Álvarez Bartolomé. Este se mantuvo en el cargo hasta el año 2002, siendo sustituido a su vez por el entonces vicepresidente José Antonio Caicoya, quién dimitió al año tras opiniones encontradas con el resto de la Junta y el apoderado de la asociación Guillermo Badenes, acerca de la labor del director artístico Giorgio Paganini.
A lo largo de estos años la temporada fue disfrutándose con cuatro o cinco títulos, en función de las cuantías de las ayudas económicas con que se contara, pasando paulatinamente de dos a tres representaciones de cada título, siendo recordados el "Werther" de 1992 con Alfredo Kraus, en la que fue su última aparición en el Campoamor, la "Madama Butterfly" de 1994, en la que una inmensa Raina Kabaivanska hizo llorar a medio teatro por su magistral interpretación de la desgraciada Cio-Cio San, la exquisita representación de Las "Bodas de Figaro" del año 1997, con dirección musical de Maximiano Valdés y escénica de Emilio Sagi y Julio Galán, y un elenco que estuvo a gran altura. Además de los protagonistas, Manuel Lanza (Conde), Ana Rodrigo (Condesa), Carlos Chausson (Fígaro) e Isabel Monar (Susana), se lucieron la ovetense Lola Casariego como Cherubino y la casi debutante Assumpta Mateu en el brevísimo papel de Barbarina, que cantó de manera exquisita.
Simón Orfila
No hay tampoco que olvidar la interpretación que del personaje de Manón de la ópera del mismo título de Massenet hizo Angeles Blancas en 1999, así como el exitoso debut en Oviedo de un joven Simón Orfila como el Enrique VIII de la "Ana Bolena" del 2000. Ni tampoco el de un exuberante Rolando Villazón en la ópera de Gounod "Romeo y Julieta" en el año 2002, interpretando al protagonista.
Igualmente hay que destacar el concurso durante todos estos años del Coro de la AAAO, formación musical amateur que dio soporte coral a las temporadas bajo la dirección sucesiva de Fernando Viejo, Luis Santana, Mariano Rivas, Antonio Bautista y Elena Herrera, siendo María Amor Soria la directiva encargada del mismo, la cual hizo una muy buena gestión.
Tras la dimisión de José Antonio Caicoya en 2004, asume la Presidencia Jaime Martínez y se nombra Director Artístico de la temporada al ovetense Javier Menéndez, que velaba sus primeras armas en la profesión como adjunto a la dirección artística del Teatro del Liceo. Se profesionaliza la gestión, se convierte al coro en un conjunto semiprofesional que pasa a ser dirigido por Pachi Azpiri, y se alcanzan las cuatro representaciones por título, manteniendo cinco títulos con una quinta representación de algunas de las óperas a cargo de cantantes noveles.
El público en el Campoamor.
Orquestalmente se reparten los títulos entre la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) y la Orquesta Sinfónica Ciudad de Oviedo, y se da una mayor importancia a los aspectos escénicos de las representaciones, manejándose unos presupuestos de considerable cuantía, con casi un mes de ensayos para cada título. Como consecuencia, disminuye la cuantía económica dedicada a las voces, siguiendo la moda imperante en la mayoría de los teatros de dar el mando del espectáculo a los directores de escena. Como funciones a destacar de este período hemos de citar la "Elektra" de Strauss del año 2004 dirigida musicalmente por Maximiano Valdés y escénicamente por Santiago Palés, con Elizabeth Connell, Mette Elsing e Inga Nielsen en los principales papeles. Igualmente la "Jenufa" (Janacek) del 2005, dirigida también por Maximiano Valdés, con escenografía de Robert Carsen, con Amanda Roocroft, Josephine Barstow, Ian Storey y Stefan Margita en los principales papeles. Espectacular el último acto de esta ópera, de lo mejor que este cronista disfrutó en Oviedo tanto musical como escénicamente. Por último, la excelente "Norma" del 2011, dirigida musicalmente por Roberto Tolomelli, con escenografía de la ovetense Susana Gómez, y un reparto cuajado de grandes nombres: Aquiles Machado (Pollione), Carlo Colombara (Oroveso), Dolora Zajick (Adalgisa) y una inmensa Sondra Radvanovsky como Norma, soprano que arrasó en su debut en Oviedo. Se dio la circunstancia de que por falta de presupuesto se pensó en dar esta representación en versión concierto.
La Ópera de Oviedo rindió homenaje a Verdi en el bicentenario de su nacimiento con una notable Traviata
Finalmente se ofreció con una sencilla escenografía que se anunció como semiescenificada, que en mi opinión y en la de muchos espectadores fue correctísima y totalmente escenificada. Finalmente mencionaremos el "Rigoletto" de enero de este año 2017, que cerraba la temporada 2016/2017, espléndido en lo musical, con unos excelentes Celso Albelo (Duque de Mantua), Juan Jesús Rodriguez (Rigoletto) y Jessica Prat (Gilda). Función estropeada en gran parte por la inadecuada escenografía y dirección escénica. A destacar también las representaciones del "Anillo del Nibelungo" de Wagner, iniciadas en el año 2013 con "El Oro del Rhin", espléndida en conjunto, y continuadas en el 2015 con "La Valkiria", bien en lo musical y menos bien en lo escénico. La siguiente ópera de la tetralogía, "Sigfrido", abrirá la temporada 2017/2018.
Independientemente de las representaciones de ópera, se ofrecieron en el Campoamor distintos conciertos y recitales a lo largo de todos estos años, organizados por la AAAO y por otras instituciones. Quisiéramos tener un especial recuerdo para la insigne soprano zaragozana Pilar Lorengar, que escogió nuestro Teatro para retirarse de los escenarios con un exitoso concierto celebrado el 22 de octubre de 1991, en el que estuvo acompañada al piano por otro grande, por Miguel Zanetti.
Ópera Turandot en Oviedo, Teatro Campoamor, Asturias, España
Otros muchos conciertos líricos de categoría se dieron a lo largo de estos años en nuestro coliseo, protagonizados por Marilyn Horne, Grace Bumbry, Samuel Ramey, Montserrat Caballé, José Carreras, Teresa Berganza, Victoria de los Ángeles, Edita Gruberova, Waltraud Meier, Chris Merrit, Mirella Freni, Renata Scotto, Elly Amelling, Katia Ricciarelli, Elena Obraztsova, Vladimir Chernov, Rockwell Blake, Kristjan Jóhannsson, Frederica von Stade, Jaime Aragall, Ramón Vargas, Juan Diego Flórez, José Cura y Elina Garança, sobre los que no nos extenderemos por falta de espacio.
Para terminar este repaso sobre la actividad lírica del Teatro Campoamor, ligado indefectiblemente a las temporadas operísticas de la ciudad, hemos de hablar de los Premios Líricos Teatro Campoamor, premios instituidos por el Ayuntamiento de Oviedo en el año 2005 y que premiaban anualmente a las mejores producciones de ópera y zarzuela de entre todas las que se representan en el territorio nacional, y a sus mejores intérpretes. Igualmente se distinguía a las personas e instituciones que habían destacado en defensa y/o promoción de las actividades musicales relacionadas con el género lírico.
UN BALLO IN MASCHERA-Oviedo-Enero 2009. (Ópera de Oviedo)
Así, fueron galardonados en las sucesivas ediciones de los premios, ciñéndonos solo a los cantantes, artistas de la talla de Plácido Domingo, Leo Nucci, Sondra Radvanovsky, Celso Albelo, Mirella Freni, Jaime Aragall, Bryn Terfel, Gregory Kunde, Joyce Didonato, Fiorenza Cossotto, Carlos Alvarez, Nino Machaidze, Pedro Lavirgen, Ainhoa Arteta y un largo etcétera.
Desgraciadamente el Ayuntamiento suspendió en el año 2016, en medio de una fuerte polémica, la edición de los premios, que ya habían adquirido un sólido prestigio dentro del ambiente lírico nacional e internacional, que potenciaba el de la propia temporada operística. Temporada que, conviene no olvidarlo, es la segunda más antigua de España de las que hoy continuan en activo, solo superada por la del teatro Liceo de Barcelona.
TEATRO CAMPOAMOR
FUENTE: CARLOS GONZÁLEZ ABELEDO
________________________________________________________________________
________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es 

No hay comentarios:

Publicar un comentario