7 de noviembre de 2016

Los emprendedores Jerónimo Ibrán y Mulá (1842-1914) y Luis Adaro y Magro (1849-1915)

Ibrán y Adaro, dos ingenieros artífices del desarrollo industrial en Asturias
El ingeniero de minas, Jeronimo Ibran y Mulá
El homenaje de la Academia de Ingeniería a dos emprendedores adelantados a su tiempo
Luis Adaro y Magro
La segunda mitad del siglo XIX fue importante para el desarrollo industrial y minero de Asturias. La minería del carbón, protagonista en gran parte por su relación con la siderurgia, tuvo notables altibajos, y la transición de ferrerías y forjas a hornos altos fueron elementos que cambiaron sustancialmente el paisaje económico y social; de tal manera que el carbón y la siderurgia van unidos en la imagen industrial y minera de aquel entonces. Fue también una época de apertura de nuevas rutas de transporte y, por tanto, del desarrollo de ferrocarriles, mineros y otros.
Aquellos tiempos se asocian en Europa y fundamentalmente en Inglaterra con la segunda revolución industrial, íntimamente relacionada con la incorporación del vapor y la producción de carbón y hierro. Fue un momento de notables cambios políticos y normativos (que hoy llamaríamos regulatorios), y con importantes modificaciones y "rupturas" en los mercados, donde la competencia, el ensanchamiento del mercado doméstico y los nuevos productos suponían, en ocasiones, cambios radicales en las empresas que llevaron, entre otras estrategias, a uniones y fusiones.
Globalmente, y hasta 1875, es un periodo que el historiador británico Eric Hobsbawm ha denominado "La era del capital", lo que pone de relieve la importancia clave de los recursos económicos para poner en marcha fábricas e instalaciones de tamaños no vistos hasta entonces.

Antigua fabrica de Mieres
Jerónimo Ibrán y Mulá (1842-1914) y Luis Adaro y Magro (1849-1915) desarrollan en Asturias gran parte de su profesión en la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX. Sus contribuciones como ingenieros, emprendedores y educadores, quedan bien reflejados en los libros y análisis de economistas, historiadores e ingenieros que han abordado el estudio de la época y analizado sus biografías.
Esquela de luis Adaro
Ambos con una cultura ingenieril acendrada, abordaron temas diversos de ingeniería y empresa, y además aportaron una visión de conjunto y estratégica.
La Real Academia de la Ingeniería, en su labor de promoción de la ingeniería y de las grandes figuras de la misma, ha decidido, en el marco de sus homenajes a ingenieros que hayan fallecido hace más de 100 años, rendir homenaje a estos dos ilustres ingenieros de minas. Para ello, este martes, 27 de septiembre, tendrá lugar un acto académico que, con la presencia del Presidente del Principado de Asturias en la inauguración, se desarrollará en dos sesiones, incluyendo el descubrimiento de una escultura y placa conmemorativas.
Luis Adaro y Magro, emprendedor cuando nadie creía en el futuro de Asturias
La primera sesión será de reconocimiento a la labor de los homenajeados en el desarrollo industrial de Asturias. En la segunda se analizará la situación actual y las posibilidades de futuro, tratando de responder a la pregunta "¿Qué pueden hacer la ingeniería, la minería y la industria para el crecimiento económico?".
Hoy la ingeniería, las empresas, las instituciones y los agentes sociales debemos encontrar soluciones para el futuro.
Los puntos que caracterizan, en gran parte, la época en la que vivieron Ibrán y Adaro presentan no pocas similitudes con los cambios tecnológicos, de mercado y normativos de nuestro tiempo.
Si bien hoy en día el contexto es más global y los cambios más rápidos, también entonces se experimentaron profundas modificaciones en mercados, en técnicas, en el mundo empresarial y en el ámbito social y del trabajo.
Por tanto, la referencia y el análisis de los logros de los ingenieros objeto del homenaje, seguro que serán fuente de inspiración para el desarrollo industrial y el crecimiento económico.
Mineros, cuadro de Eduardo Úrculo, foto de Fernando Geijo
FUENTE: ELOY ÁLVAREZ PELEGRY
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
JERONIMO IBRAN Y VALVANERA (Un pequeño vapor en honor al Ingeniero Catalán)
Jerónimo Ibrán y Mula fue un ingeniero impulsor de la minería en Asturias. Había nacido en Mataró, Barcelona, y en su honor se botó un pequeño vapor homónimo perteneciente a la naviera Luis Ibrán.  Compartió flota con el INOCENCIO FIGAREDO, SANTOFIRME, CAROLUS y el COVADONGA.
El vapor VALVANERA embarrancado en Bayona. 1931
Tras la quiebra de la naviera de Luis Ibran, es cedido a Vicente Figaredo Herrero, que se hace cargo de la empresa, manteniendo el nombre de esta hasta el año 1927, en que pasara a ser la naviera Vicente Figaredo. El buque lo mantiene navegando con el mismo nombre.
En 1928 es adquirido por José Llorente Laza, de Bilbao, quien lo renombra VALVANERA (aunque en todos los diarios aparece erróneamente como Valbanera)
En febrero de 1931 sufre una aparatosa varada en Bayona y, según parece ser, es vendido a Eusebio Herrero Elosua y es desguazado. Desconocemos si esto ocurre en el mismo sitio de la varada.
El Lloyd´s Register of Shipping: Año 1932-1933, da las siguientes características técnicas del vapor VALVANERA, ex JERONIMO IBRAN:
(…) “señal distintiva: HPRG; tipo: well deck; luz eléctrica; una cubierta corrida; registro bruto: 919,0 toneladas; under deck: 768; registro neto: 699; año de la construcción: 1920; armador: José Llorente; eslora entre perpendiculares: 198,0 pies; manga: 30,7; puntal: 15,1; matricula de Bilbao; astilleros Ardanaz, de Bilbao; maquina alternativa de triple expansión; diámetro de los cilindros: 13, 20 ½ y 34 ½ pulgadas; carrera de los pistones: 28 1/2 pulgadas; 107 caballos nominales” (…)
La potencia indicada era de 550 caballos que le debían dar una velocidad en carga de 8 o 9 nudos. La quilla del buque se puso el jueves 22 de mayo de 1919, según atestigua La Vanguardia, en su edición del domingo 25 del mismo mes y año:
Oleo sobre tela del vapor JERONIMO IBRAN. Museo Marítimo de Asturias. Foto cedida por Jorge Montoro. Nuestro agradecimiento.JPG
(…) “Astilleros Ardanaz. En esta floreciente factoría, enclavada, en Luchana-Erandio, tuvo lugar el pasado Jueves, la puesta de la quilla del vapor JERONIMO IBRAN, de 1.200 toneladas, y la botadura de un barco de 200. El tiempo, desapacible en extremo, resto brillantez á tan gratos espectáculos. Sin embargo, los alrededores de la factoría se hallaban muy animados, lo mismo que el muelle dpi otro lado de la ría. En primer lugar se procedió a la puesta de la quilla del vapor JERONIMO IBRAN, cuyas características son: Eslora. 60,340; manga, 9,370; puntal, 4,400; carga, 1.200 toneladas” (…)
En junio de 1920, frente a Navia, queda a la deriva el JERONIMO IBRAN. La noticia, aparecida en el diario El Noroeste, edición de 8 de junio de 1920. Logra ser salvado.
“El 15 de enero de 1927, en el interior del puerto de Gijón, y como consecuencia de los fuertes temporales, garrea y va a darse contra el vapor JOVEN VICTOR al que causa serias averías” (Fuente: diario ABC, edición de 16 de enero de 1927)
La varada del VALVANERA en Bayona, lo narra La Vanguardia en su edición del martes, 3 de febrero de 1931, en su página 28:
(…) “Buque español hundido a la entrada de Bayona. La tripulación a salvo Bilbao.
Esta tarde se ha recibido la noticia de que el vapor «VALVANERA» se había ido a pique en aguas de Bayona.
El «VALVANERA», que se llamaba hace poco tiempo «JERONIMO IBRAN», cambió de nombre al ser recientemente adquirido por el armador bilbaíno señor Llórente, que hizo en el importantes reparaciones. Dicho buque, que iba mandado por el capitán señor Urtiaga, había salido hace unos días con cargamento de mineral para Inglaterra, embarrancando y perdiéndose totalmente a la entrada de Bayona, se cree que a causa del temporal del golfo y de las nieblas.
Entre las familias de los tripulantes del «VALVANERA» existía gran intranquilidad hasta que, a última hora, en la casa armadora les aseguraron que la tripulación estaba totalmente a salvo, y en aquellos momentos declaraba en la Ayudantía de Marina en el expediente del naufragio” (…)
Jerónimo Ibrán
El mismo diario da más detalles en la edición del miércoles, 4 de febrero de 1931, página 22, en que cita:
(…) “El propietario del vapor bilbaíno VALVANERA ha salido rápidamente para Bayona en cuya entrada se ha perdido el buque.
Se hará cargo de la tripulación, que pudo salvarse del naufragio. Dicha tripulación la componen el capitán, don Quintín Urquiaga, el oficial don Luis Orozco, primer maquinista don Baltasar Luzuriaga, segundo don Manuel Loredo, y once tripulantes más.
Las características del buque perdido eran, eslora 64,60 metros, manga 9,32, puntal 4,60, carga mil toneladas.
Fue despachado en la comandancia de Marina de Bilbao el día 2 de febrero de 1931, perdiéndose al anochecer. Había sido construido en Gijón, en 1920, con el nombre de GERONIMO IBRAN.
Hace un mes el nuevo armador don José Llórente, se gastó en reparaciones quince mil pesetas, cambiándole el nombre por el de VALVANERA. Se espera al armador y a los tripulantes a última hora de la noche o mañana a primera hora” (…)
Esquela de Jerónimo Ibrán publicada en el diario El Carbayón
FUENTE: TEXTOS ESTRAIDOS DE VÍDA MARÍTIMA

(Etiquetas: Eusebio Herrera, Jose Llorente Laza, Luis Ibran, Naufragios, Vapores, Vicente Figaredo Herrero)
______________________________________________________________________
______________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario