20 de noviembre de 2016

El pueblo poderoso de los astures (III)

Los astures eran buenos realizando emboscadas 
unahistoriacuriosa.wordpress.com
Su conocimiento del terreno era una ventaja importante, Asturias es una tierra irregular, con mucho desnivel, con frondosos bosques, altos acantilados, pozos que se abren en la tierra, ríos profundos con un gran torrente… 
Guerreros astures escondidos en las colinas para realizar una emboscada a los soldados romanos a su paso por caminos cercanos (unahistoriacuriosa.wordpress.com)
El conocimiento de toda la zona facilitaba la elección del lugar para presentar batalla. En los bosques se construían plataformas de vigilancia sobre los árboles en las que siempre había disponible dardos, flechas o lanzas; usaban las mismas trampas que empleaban para los grandes animales como técnica para impedir el avance del enemigo; esperaban agazapados, en silencio, sin mover un músculo para pillar a la avanzadilla enemiga por sorpresa, rodearla y desestructurar su formación haciendo que cundiera el pánico entre los soldados del bando contrario.
Cuando combatían en la montaña contaban con otros elementos de su lado, los pasos estrechos, las gargantas, acantilados y las horas de niebla eran sus mejores aliados, solían esperar al enemigo escondidos en la pared de la montaña, a una altura superior al camino de paso para que, cuando el enemigo intentara cruzar, ante la imposibilidad de retroceder si era un ejército numeroso, tuvieran que avanzar y sortear lluvias de flechas, piedras, lanzas… En ese tiempo los pasos de montaña eran bastante angostos y, en el caso del ejército romano hay que imaginarse a miles de hombres, caballos y carretas avanzando por un camino estrecho, pedregoso, con nieve, lluvia, viento… 

Guerreros astures arrecaballo.es 
Encontrarse con una emboscada en esta situación era bastante peligroso, la imposibilidad de retroceder debido al gran número de viajantes tan solo permitía avanzar, pero si encima te llovían piedras, lanzas y flechas el asunto se complicaba, los caballos se encabritaban asustados aplastando a sus propios dueños, los hombres se desconcertaban al no saber a dónde dirigirse y muchos se despeñaban, a esto se sumaba las bajas que había por el alcance de los proyectiles astures, muchas carretas terminaban en el fondo del acantilado, si además le sumamos la presencia de niebla el desconcierto era total ya que no podrían ver nada, ni quién les atacaba, ni desde dónde y lo peor es que tampoco podrían ver por donde seguía el camino. Los Astures eran muy cocientes de su inferioridad numérica cuando llegaron los romanos e hicieron uso de sus mejores habilidades, pronto se dieron cuenta que, frente a un ejército tan numeroso que recibía constantemente refuerzos, era más fácil herirlo que matarlo, el tejo vuelve a mostrar un papel muy importante ya que, un ejército que tiene que cargar con sus heridos se vuelve más lento y menos efectivo, este factor fue otra de las técnicas usadas por los astures para hacer frente al Imperio.
La caballería astur fue otro aspecto que sorprendió a los historiadores romanos. Montaban sobre caballos conocidos como asturcones, una raza de color negro – rojizo, pequeña pero fuerte y acostumbrada a moverse con una gran facilidad entre los árboles del bosque y entre las rocas de la montaña. La forma de combatir de los jinetes astures era diferente a lo habitual y los romanos la denominaron como el cantabricus circulus o círculo cantábrico.               
circulo cantábrico de la caballería Inma JG-historiadeasturias.com
La caballería armada con jabalinas formaba dos grupos, el ataque consistía en que cada grupo se dirigía en hilera sobre los flancos del enemigo y a una cierta distancia lanzaban las jabalinas y retrocedían cubriéndose con el escudo de forma circular para poder recargar o para cambiar de jinete. Cada grupo giraba en un sentido, el que atacaba el flanco derecho giraban de izquierda a derecha y los que atacaban el flanco izquierdo giraban de derecha a izquierda, según realizaban estos movimientos el círculo se iba cerrando con el fin de estrechar el cerco. En ocasiones se describe como dos guerreros astures compartían un mismo asturcón, de este modo había un caballo con dos jinetes, con esta táctica uno de los guerreros desmontaba del caballo para combatir a pie mientras que el otro cabalgaba alrededor para apoyar a su compañero, esto permitía acosar más al enemigo y que los guerreros astures pudieran turnarse entre el caballo y el combate a pie.
Dentro del castro también residían otras personalidades importantes en la vida socio-política, que podían ser o no líderes, pero que desempeñaban un papel fundamental dentro del sistema social, son los narradores, sanadores y augures o druidas, cargos que podían recaer en una misma persona o repartirse entre varias.
La narración era la principal forma de transmisión del conocimiento, y por lo tanto aquellas personas conocedoras de la historia, de los cuentos y de las leyendas se encargaban de transmitir esas tradiciones a las futuras generaciones.
wiccacelta.wordpress.com
Los augures o druidas eran un clase específica dentro la gran tribu de los astures y, en realidad, dentro de todas las tribus con influencia celta. Eran los principales transmisores del conocimiento científico, dedicaban su vida al estudio del medio que les rodeaba con el fin de comprender los secretos de la naturaleza, las estrellas, el movimiento del cielo, la luna, el poder medicinal de las plantas etc. Cada druida transmitía ese conocimiento eligiendo a uno o dos pupilos, los elegidos algún día pasarían a formar parte del poderoso clan druídico y conocerían cosas que estaban prohibidas para la mayoría de los humanos pues, se piensa que, gran parte del conocimiento que adquirían solo podían compartirlo con sus iguales, es decir, con otros druidas. En Europa están documentados movimiento masivos de druidas donde todos peregrinaban para reunirse en un punto concreto y tratar temas vitales del momento, incluso el Imperio Romano respetaba a los druidas como representante de los Dioses y evitaban atacarlos por si recaía algún tipo de venganza divina sobre ellos ya que se les atribuía toda clase de extraños poderes.
La sanadora o el sanador era un cargo que se transmitía, presuntamente, a través de la línea materna, en el caso de Asturias se cree que en su mayoría eran mujeres. Era una figura muy importante y muy respetada en el castro porque podía tratar afecciones graves, no solo conocían plantas medicinales, también tenían conocimientos quirúrgicos, arreglaban huesos fracturados, cosían las heridas y atendían a los enfermos e investigaban sobre su dolencia. Seguramente no todos los castros disponían de esta figura, la sanadora, además de atender a las personas de su poblado, seguramente se desplazaba según la solicitaran en uno u otro sitio.
La sociedad de los astures era por tanto un sistema jerarquizado dirigido por unos líderes tribales y espirituales que organizaban la vida cotidiana del castro.
Mujeres astures buscando pepitas de oro. ESPERANZA MARTÍN - MÓNICA ÁLVAREZ
La sociedad Astur
Curiosidades de la vida diaria de los astures
Algunos aspectos de la vida cotidiana de la sociedad astur se dejaron reflejados en los escritos romanos, éstos nos cuentan que la bebida principal era el agua, se envasaba en grandes tinas de cerámica que se enterraban a medio cuerpo en suelo terroso para mantenerla fresca, también destilaban una especie de cerveza llamada Zythos hecha con centeno fermentado. Celebraban banquetes en los que ocupaban un determinado sitio en función de la edad y del estatus social, lo mismo ocurría en el interior de cada vivienda, se sentaban en semicírculo, en un banco adosado a la pared y comían en el mismo orden de importancia, este modelo de banco evolucionaría en el futuro escañu asturiano.
Banco de una cabaña astur, Castro de Coaña Inma JG-historiadeasturias.com
Dormían en colchones fabricados a base de paja seca y pieles que colocaban en el suelo, cerca del llar para soportar el frío, algunos castros muestran viviendas de dos plantas, pero no puede saberse si la planta superior se dedicaría a habitación o a almacenaje. No disponían de zonas de aseo privadas, la higiene era algo que se realizaba en el río o en baños públicos, pues como se constata en castros como Coaña, ya existían recintos termales y piscinas prerromanas, sin embargo esto no impidió que los romanos consideraran a los astures gente sucia y despreocupada.
La sociedad astur - piscina granito Inma JG-historiadeasturias.com
Una de las cosas que más pareció sorprender al historiador Estrabón era el uso del orín para la higiene bucal, dejando constancia de que jamás en la celtiberia había visto semejante cosa para sanear las encías. También se deja constancia de casos en los que, cuando una persona enfermaba y no se conocía la causa, se sacaba al enfermo al los caminos con la esperanza de que alguien que lo viera conociera la cura. A los condenados a muerte se dice que los despeñaban y a los patricidas que los lapidaban. Estrabón fue uno de los historiadores romanos que dejó por escrito el modo de vida astur. En el libro La Cantabria puede verse el siguiente extracto:
Los astures comerciaban tanto por mar como por tierra, el propio ir y venir de la gente creo caminos que comunicaban los diferentes castros pero también se crearon caminos empedrados antes de la llegada de los romanos. El comercio interior estaba basado en el trueque de productos o en el intercambio de estos por lingotes o discos de plata, no será hasta la llegada de Roma cuando aparezca la moneda propiamente dicha como método para los intercambios comerciales. Entre los productos destacados encontramos telas, pieles, cerámica, joyas, útiles y herramientas. El comercio de tela evidencia una especialización, aparecen las hilanderas o hilanderos, personas encargadas de tejer la lana de oveja para hacer paños fuertes, suaves y de colores, principalmente blanco, negro y marrón, las madejas de lana se metían en agua con ceniza repetidas veces para conseguir que quedaran finas y suaves, luego se tejían en los telares hasta conseguir piezas de telas que fueran aptas para cortar y coser.
 Reproducción de una cabaña Inma JG-historiadeasturias.com
El comercio exterior se realizaba principalmente por mar, las rutas marítimas seguían la línea que conectaba el Cantábrico con los pueblos de La Bretaña Francesa y con las Islas Británicas. Es muy posible que también se mantuviera un comercio activo con los pueblos del Mediterráneo mucho antes de que llegaran los romanos; se han encontrado restos de objetos procedentes de estos pueblos en algunos castros pero que no ofrecen excesiva coincidencia entre ellos, este aspecto junto con la ausencia de restos similares en León o Castilla hace creer que posiblemente llegaran por mar. Entre los restos destaca la cerámica llegada desde Andalucía occidental perteneciente a pueblos celtíberos y otros restos de procedencia griega. Realmente la vía marítima resultaba mucho más rápida de la terrestre para comunicarse con otras regiones y prácticamente igual de peligrosa ya que, cruzar la cordillera suponía tener que atravesar duras montañas, desfiladeros y ríos, soportar la nieve, el frío, el viento y tener que hacer frente a posibles saqueadores. El mar ofrecía menos esfuerzo aunque siempre se estaba a merced de las olas y el clima.
El grueso de la población de la sociedad astur se dividía en función del trabajo realizado, así encontramos cazadores, agricultores, ganaderos, pescadores, mineros, herreros, alfareros, orfebres y comerciantes como las principales actividades especializadas. A todas estas actividades iremos dedicando las sucesivas publicaciones.
Recreación de un poblado celta www.cantabriatotal.com
FUENTE: HISTORIA DE ASTURIAS (Inma JG-historiadeasturias.com)
_______________________________________________________
_______________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario