27 de enero de 2014

El crucero clase "Velasco" hundido en 1898 la batalla de Cavite (bahía de Manila-Filipinas) «Don Juan de Austria» (calidad hecha en Fabrica de Mieres)

Las dos vidas del «Don Juan de Austria»     (artículo actualizado)

 
Cañonero D. Juan de Austria
 

Los cruceros de la Armada española se han dividido históricamente en nueve categorías. La denominada Clase Velasco es una de ellas. La componían ocho cañoneros grandes de segunda que se construyeron entre 1881 y 1888 entre el astillero inglés de Blackwall y los españoles de Cádiz, el Ferrol y Cartagena. Todos ellos tuvieron mala suerte y corta existencia, salvo el «Infanta Isabel», que se desguazó en 1926: cinco no llegaron a ver el siglo XX y la pareja que sí lo hizo fue dada de baja antes de que hubiese transcurrido su primer lustro. Tres se fueron a pique el 1 de mayo de 1898, cañoneados en la batalla de Cavite, aunque uno tuvo una segunda vida al ser rescatado del fondo: fue el «Don Juan de Austria», que volvió a ser empleado por la Marina estadounidense a pesar de que había recibido nada menos que trece impactos en su casco, pero los mismos que lo habían hundido estimaron que merecía la pena devolverlo a la superficie por la calidad de su factura. No en vano -digámoslo con orgullo- había salido de la Fábrica de Mieres. Ésta es su historia.
Durante décadas, el mayor problema que se vivía en los arsenales del Estado español era la falta de materiales con los que poder trabajar adecuadamente, por lo que muchas veces los proyectos de origen nacional tenían que acabar encargándose en astilleros particulares del extranjero. Por ello, cuando el 23 de enero de 1887 fue botado en el arsenal de Cartagena el crucero de tercera clase «Don Juan de Austria», el acontecimiento se celebró como un logro de nuestra ingeniería marítima porque su construcción se había activado con materiales exclusivamente nuestros, procedentes en su mayor parte de los hornos mierenses, en cuyos talleres se había conseguido además realizar en el tiempo récord de dos meses más de la cuarta parte del trabajo total del casco, lo que implicaba que en caso de necesidad un buque de la importancia del que nacía en aquel momento podría completarse en ocho meses, compitiendo en brevedad con los tiempos internacionales.
Además, el trabajo del hierro realizado por los obreros asturianos fue elogiado por los especialistas, que recogieron en sus informes frases afirmando que «la mano de obra es esmerada» o que «lleva el sello de perfección de cuanto elaboran nuestras inteligentes maestranzas».
El nuevo crucero tenía 63,85 metros de eslora, 9,73 de manga, 3,8 de calado medio y llegaba a desplazar 1,160 toneladas. Su estructura se remató en la misma grada de construcción de Cartagena, para ser arrastrado después hasta el dique flotante haciendo uso de un sistema ingenioso que nunca se había empleado en España y que consistió en desplazarlo sobre unos 1.100 rolletes de fundición colocados en una extensión de 85 metros. La llamativa operación se verificó en 77 minutos con una precisión y seguridad que arrancaron los vítores de las más de veinte mil personas que acudieron a presenciarla y sin que ocurriese el más leve incidente, de manera que la prensa informó de que aquel había sido un verdadero día de satisfacción para los astilleros murcianos.
Y si aquella fue la cara de la moneda en la primera vida del «Don Juan de Austria», la cruz vino, como ya he anticipado, en el desastre de Cavite, donde el Ejército yanqui remató en las costas de Filipinas la faena que había iniciado poco antes en Cuba hundiendo la mayor parte de nuestra flota ultramarina.
Pintura estadounidense que muestra al USS Olympia liderando el ataque a la flota española en la Batalla de Cavite
El encargado de consumar la siniestra faena en aquel lugar de la bahía de Manila fue el comodoro George Dewey, responsable de la escuadra asiática de Estados Unidos; frente a él estaba el almirante Patricio Montojo mandando la escuadra española. Tras aquella jornada trágica, el militar fue relevado de su cargo y juzgado posteriormente, a pesar de que había resultado herido en la batalla, porque para evitar un final aún más dramático en aquel desastre, al darse cuenta de que todo estaba perdido, mandó quemar y hundir las naves que aún se mantenían a flote antes de que cayeran en manos de su enemigo.
Uno, que no sabe nada de batallas navales, estudió en su día que el almirante había avisado previamente de que España no tenía nada que hacer ante un Ejército mucho más moderno y mejor equipado, pero también he leído después otras opiniones que mantienen que aunque los buques españoles eran un poco más viejos que los de los americanos, la diferencia no era tanta, y la idea de que la escuadra española presentó una relación de viejos buques de madera frente a la todopoderosa flota de acorazados de los americanos se explotó para eximir de culpa a los responsables políticos de aquella enorme calamidad militar.
Sea como fuere, los españoles perdimos en Manila siete barcos y tuvimos 161 muertos y 281 heridos, mientras que el otro bando también registró nueve heridos y un fallecido, no se vayan a creer.
Y así se acabó la primera vida del «Don Juan de Austria», pero el acorazado, que se había hundido gloriosamente como español, volvió a flote cuando los técnicos de los vencedores estimaron que todavía era posible aprovechar alguno de aquellos restos que ellos mismos habían varado, lo que apoya la idea de que no todos los barcos eran tan malos. Y lo hicieron en tres casos: en el del «Isla de Cuba», que acabó vendiéndose a la Marina venezolana; en el del «Isla de Luzón», transformado en mercante, y en el de nuestro crucero, que por sus posibilidades fue el único que acabó incorporándose como cañonero a la flota americana convertido en el «USS Don Juan de Austria». Ahora pasemos a la segunda parte de esta historia.
Una vez restaurada, la flamante embarcación fue destinada al puerto de Cantón, donde permaneció hasta el 18 de octubre de 1900, protegiendo los intereses de sus nuevos propietarios en las costas del Pacífico occidental; luego volvió a Filipinas y a Japón, para desempeñar labores de transporte de tropas, pero sin abandonar los combates esporádicos. En el verano de 1903 fue reparado de nuevo en los astilleros de Yokohama y aquel invierno partió hacia Europa siguiendo una ruta que le hizo pasar por Singapur, Ceilán, India, canal de Suez y el Mediterráneo, hasta llegar al puerto inglés de Portsmouth el 21 de abril de 1904; allí permaneció en el dique más de un año hasta que recibió un nuevo destino al unirse a la tercera escuadra de la flota atlántica para patrullar entre Norfolk y la República Dominicana.
No les voy a abrumar ahora con el historial de fechas y datos del cañonero, que pueden ustedes sacar de cualquier libro especializado, como yo estoy haciendo ahora, pero sepan que el «USS Don Juan de Austria» cruzó varias veces el gran charco y se dedicó a misiones de escolta durante la I Guerra Mundial. Finalmente, realizó su última labor de acompañamiento en la primavera de 1919 uniéndose desde Boston a un convoy especial que traía de vuelta a casa desde Europa a los miembros de la 26.ª división del Ejército de los Estados Unidos. Poco después, el 18 de junio de 1919, fue dado de baja definitiva en Portsmouth y entregado como chatarra en octubre de aquel año.
Quienes trabajaron a destajo en Mieres para cumplir el encargo que se les hizo en la década de 1880 nunca pudieron imaginar que los remaches que tenían en sus manos iban a recorrer el mundo para ser testigos de primera línea de algunos de los acontecimientos más decisivos de la historia de aquellos años. Ya ven cómo son las cosas. Tampoco se crean que ésta fue la única vez que los talleres de la Fábrica realizaron trabajos navales, aunque seguramente pocos tuvieron la proyección del «Don Juan de Austria».
Hace muchos años alguien muy vinculado a los archivos de la empresa me aseguró que había llegado a ver el proyecto de un submarino para la guerra de Secesión americana -destinado al bando de la Confederación, por supuesto-. He mirado el tema por encima y puede ser verdad, pero no puedo confirmarlo porque en este momento, por la dispersión de los fondos de nuestra Fábrica y las dificultades de acceder a ellos, resulta más fácil hacer el pino con una mano que aclarar algunos datos de su historia.
Así son las cosas, aunque no me cabe duda de que vendrán tiempos mejores y alguien, seguramente más joven y con más tiempo, se lo acabará contando. A ustedes o a sus hijos. Ahora me disculparán, pero me voy a ver el archivo de Mina La Camocha, que se acaba de recuperar entero, hasta la factura más pequeña, para conservarlo perfectamente inventariado y abierto a los investigadores en una sala del Museo del Ferrocarril. ¡Qué envidia nos dan estas cosas!

                             Ilustración de: Alfonso Zapico.

FUENTE: ERNESTO BURGOS - HISTORIADOR
                                  [----------------------------------------------------------------------]

Don Juan de Austria (1883). http://es.wikipedia.org

El Don Juan de Austria fue un crucero no protegido de la Armada Española perteneciente a la Clase Velasco, que recibió su nombre en honor a Don Juan de Austria, militar español hijo natural de Carlos I de España.

Historial

Tras ser hundido en la Batalla de Cavite por la Armada de los Estados Unidos después de recibir 13 impactos, fue reflotado e incorporado a la flota norteamericana como cañonero con el nombre de USS Don Juan de Austria.
Desde el 5 de junio hasta el 18 de octubre de 1900, el USS Don Juan de Austria estuvo anclado en Cantón, China, para proteger los intereses norteamericanos. Partió desde Hong Kong y llegó al Cavite 3 días después. Participó en acciones contra fuerzas insurgentes y transportó tropas. Visitó Japón desde el 1 hasta el 27 de julio de 1902, y continuó con sus tareas de pacificación en las Filipinas hasta abril de 1903.
Tras realizar reparaciones en Yokohama, Japón, desde el 27 de abril hasta el 1 de junio de 1903, el USS Don Juan de Austria navegó a lo largo de la costa china en maniobras con el resto de la flota, con la indicación de intensificar los intereses norteamericanos en el Pacífico tras la anexión de las Filipinas. Partió de Hong Kong el 16 de diciembre de 1903 hacia los Estados Unidos, siguiendo la ruta de Singapur, Ceylan, India, Canal de Suez y puertos del Mediterráneo hasta arribar a Portsmouth el 21 de abril de 1904. Fue decomisionado desde el 5 de mayo de 1904 hasta el 10 de diciembre de 1905.
Se unió a la tercera escuadra, la Flota Atlántica, y patrulló entre Norfolk y la República Dominicana para proteger intereses norteamericanos. Retornó a Portsmouth el 21 de febrero de 1907 y fue desactivado el 7 de marzo de 1907. Fue asignado a la Milicia Naval de Míchigan, Detroit.
El USS Don Juan de Austria fue dado de alta de nuevo el 6 de abril de 1917 y dejó Detroit el 17 de julio con rumbo a Newport, a donde llegó el 6 de agosto. Patrulló la costa de Nueva Inglaterra y arribó a Nueva York el 7 de agosto de 1918 para escoltar dos remolcadores del ejército y sus barcazas hasta Bermuda, tras lo cual retornó a Newport el 1 de octubre; después, escoltó un grupo de submarinos franceses y norteamericanos a Newport, a donde llegó el 1 de noviembre. El 3 de abril de 1919, el USS Don Juan de Austria llegó a Boston para unirse a una escolta especial de los miembros de la 26ª división del Ejército de los Estados Unidos que retornaban de Europa. Fue dado de baja en Portsmouth el 18 de junio de 1919 y vendido el 16 octubre de 1919.

Banderas
España Insignia Naval de EEUU
Historial
Astillero Cartagena
Clase Clase Velasco
Iniciado 1883
Botado 23 de enero de 1887
Asignado Bandera de España 1889
Bandera de los Estados Unidos 1898
Baja Bandera de España 1 de mayo d 1898
Bandera de los Estados Unidos 1919
Destino hundido en 1898
rescatado por la Armada de los Estados Unidos
Desguazado
Características generales
Desplazamiento 1150 t
Eslora 67 metros
Manga 9,4 metros
Calado 3,9 metros
Aparejo 1.132 m² de vela (náutica)
Armamento • 4 cañones González-Hontoria de 120 mm
• 2 Cañones de desembarco de 70 mm
• 4 ametralladoras
• 2 tubos lanzatorpedos
Propulsión • 4 calderas
• 1 máquina alternativa
• 1 hélice
Potencia 1.500 CV
Velocidad 14 nudos
Autonomía 220 t de carbón
Tripulación 180

Fuente:  http://es.wikipedia.org
_____________________________
_____________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de correo del blog con la seguridad de ser prontamente atendido.

Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades.
Sígueme en:
  • §  Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario