22 de julio de 2014

Villalegre (Aviles), en el año 1955, dos muertos y multitud de heridos fueron el balance de una novillada en un prao de la carretera de Molleda.

La tragedia taurina de Villalegre

Toreros con sus cuadrillas salen a la plaza que se derrumbaría durante la lidia del día 15 de agosto de 1955. / FOTO DE LA EXPOSICIÓN 'VILLALEGRE UNA HISTORIA UN PUEBLO' (2007)
Una plaza de toros portátil se vino abajo en 1955, causando tres muertos y decenas de heridos.
http://taurinagijona.blogspot.com.es

http://www.elcomercio.es
En Avilés y comarca nunca ha existido gran afición por las corridas de toros. Más allá de ciertos espectáculos taurinos celebrados cada cierto tiempo desde hace siglos, lo cierto es que esta tradición nunca ha terminado de arraigar ni en Avilés ni en los municipios de alrededor, al revés que en Gijón y en menor medida Oviedo.
Sin embargo en un periodo reciente, al albor de la construcción de Ensidesa y con la llegada de miles de emigrantes venidos de otras zonas del país donde esta tradición era más popular, pareció en algún momento que los espectáculos taurinos acabarían formando parte del panorama festivo de la ciudad y alrededores.



En julio de 1953 Ensidesa había organizado una corrida en las inmediaciones del lugar que hoy ocupa el Centro Niemeyer que fue un auténtico éxito. A partir de entonces y durante algunos años la instalación de plazas portátiles para la celebración de diversos espectáculos taurinos, generalmente novilladas, se convirtió en algo recurrente durante los días de fiestas, aunque con la misma rapidez que alcanzaron un relativo auge, llegaría también su práctica desaparición en la década de los setenta.
Una de aquellas primeras experiencias taurinas durante aquel periodo tuvo lugar en Villalegre, en el año 1955, cuando un empresario organizó una novillada para los días 14 y 15 de agosto. Aquello resultaba ser una auténtica novedad ya que nunca antes se había visto nada parecido en aquel lugar repleto aún de casas indianas, y que hasta hace no mucho había sido conocido como la 'Pequeña Habana', aunque en proceso cambiante en ese momento, tanto desde el punto de vista urbanístico como sociológico, debido a la emigración impulsada por la industria siderúrgica.

La plaza de toros se instaló en el entonces conocido "prao de Caleya" donde actualmente se levantan unos edificios, a la altura de los dos pequeños puentes del río Arlós que unen Villalegre con Las Vegas de Corvera. Junta a ella se habían situado las barracas de la romería, ya que esos días se celebraban fiestas en el lugar.
La novedad se tiñó de luto el 15 de agosto, durante la lidia del segundo novillo cuando dos tercios de la plaza portátil se vinieron abajo de repente. La gente que estaba en la feria acudió a la plaza para socorrer a los heridos que se contaban por decenas, al tiempo que la multitud se percataba que el novillo había salido de la plaza recién derrumbada, dirigiéndose despavorida, al grito de «que viene toro», en dirección al Casino de Villalegre y otros lugares donde poder refugiarse.
El novillo había saltado las tablas y se había introducido en unos maizales que estaban en dirección a Molleda. Fue allí, entre los maizales, donde se dio muerte al toro, si bien aún hoy circulan distintas teorías sobre quién acabó con el animal. Una de ellas dice que fue la guardia civil la que lo mató a tiros. Otra relata que fueron los hijos de un carnicero de Villalegre quienes dieron una muerte rápida al novillo. Sin embargo la teoría más plausible dice que fueron seis mozos quienes lo redujeron a garrotazos y finalmente lo degollaron. Aún así la gente, asustada, siguió gritando «que viene el toro» durante bastantes minutos, pero el toro ya estaba muerto.
Mientras todo esto ocurría también muchas personas, ayudando a las fuerzas de seguridad, habían estado librando a los heridos de entre las tablas y trasladándoles en automóviles y camiones cuyos dueños ofrecieron de modo humanitario. Según contaba LA VOZ al día siguiente del suceso «rápidamente también se reforzaron los servicios médicos en el Hospital, Cruz Roja de Avilés y clínicas particulares de Villalegre y de varias empresas constructoras para la admisión y cura de heridos». El balance de estos era abrumador: 55 en total (sin contar otros muchos heridos leves que decidieron curarse en sus propios domicilios), estando 5 de ellos en estado crítico. Además hubo 3 muertos. Uno de ellos murió aplastado al instante de venirse abajo la plaza. Otro, en el traslado al hospital. El tercero murió casi un año después a consecuencia de las heridas sufridas en el derrumbe.
Posteriormente los peritos determinaron que fue la masiva afluencia de público, especialmente la gente que desde fuera se colgaba de las tablas para ver la corrida sin pagar, la que hizo que la instalación cediera. Sin embargo es significativo cómo los periódicos de la época, ya que la noticia tuvo alcance nacional en periódicos como el ABC o La Vanguardia, señalaron que la capacidad de la plaza era de 2.000 personas y sin embargo en el momento de la tragedia sólo había 1.000. Por otra parte, gente que sin pagar intentara ver el espectáculo taurino, colgándose de las tablas, era algo que se pudo ver en otras plazas portátiles que se instalaron posteriormente en lugares como La Curtidora, Las Explanadas en San Juan o en el mismo Avilés, con llenos totales, sin que tragedia alguna volviera a suceder nunca más.
De cualquier forma, casi sesenta años después, aún hoy la gente que vivió aquel día en Villalegre lo recuerda como un día trágico que no acabaría con la 'moda' de las plazas portátiles. Una 'moda' que, sin embargo acabaría unos años después debido a que los toros nunca llegaron a crear una verdadera afición entre los avilesinos.

http://taurinagijona.blogspot.com.es
FUENTE:  http://www.elcomercio.es
---------------------------------------------------------
En 15 de Agosto de  1955 se celebró una novillada con motivo de las fiestas de Villalegre (Avilés). 
 
PLAZA DE TOROS DE AVILES 1964

http://taurinagijona.blogspot.com.es
La plaza de Toros Portátil montada provisionalmente al efecto estaba situada en un prao de la carretera de Molleda, y  toreaban los novilleros Pepe Rosales, de Oviedo,  Curro Barrios, de Écija, y Jose Maria Laserna de Madrid.Se lidiaban reses de Hermanos Suazo de Guadarrama. En el segundo novillo se derrumba más de la mitad de la improvisada plaza , su aforo era de unas 2000 localidades, aunque en ese momento solo 1000 presenciaban el festejo . Dos muertos y multitud de  heridos fueron el balance de lo que pudo ser una gran tragedia cuando se vino abajo. A la hora señalada falló la puerta de arrastre, viniéndose abajo todos los espectadores que sobre ella se hallaban instalados, y sucesivamente la casi totalidad del tinglado.La confusión fué indescriptible.Uno por el serio peligro que ofrecía para la gente que caía en masa en el ruedo en presencia del novillo. El toro salió al exterior corriendo por todo el prado de la romería en la que se hallaban millares de personas hacia los barracones del ferial embiestiendo a la gente en dirección a unos maizales. Algunas personas junto con otros chavales, tuvieron que adentrarse debajo del mostrador de un “chigre”ya que el grito de “que viene el toro” resonaba a unos cuantos decibelios por toda la romería. Y lo vieron pasar delante de sus ojos.Ante la imposibilidad de usar armas de fuego para dar muerte al animal, porque ello hubiera podido ocasionar grandes desgracias, 3 mozos provistos de palos y de una puntilla consiguieron acabar con el astado con grave riesgo personal segun Mencheta.Segun otra version fue capturado por la Guardia Civil, cuyo cuartel estaba a escasos 100 metros, que lamentablemente  tuvo que matarlo a tiros de Mauser. Pero la epopeya fue memorable.

http://blogs.lne.es
 FUENTE:  http://taurinagijona.blogspot.com.es 
_______________________________________
_______________________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.


¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

1 comentario:

  1. Lo único que puedo decir es: ¡Pobre toro!, que sin duda saltó la barrera por huir del horror al que lo estaban sometiendo... Este relato me trae a la memoria la primera y última vez que yo asistí a una novillada en la recién estrenada plaza de toros de León. El padre de una niña amiga mía nos había llevado a las dos a ver aquella corrida de la que salí tan espantada por la cruel salvajada que tuve que presenciar, que jamás en toda mi vida volví a pisar lugar semejante...ni tan siquiera ver el espectáculo en la televisión. Aquellos jovencísimos torillos saltaron varias veces la barrera en su desesperación por querer huir de aquello a que los obligaban, sacándolos una y otra vez a la arena donde no los dejaban ni terminar de morir en paz, pues jamás se me ha olvidado cuando alguno de ellos ya dobladas sus patas...caído en el suelo, le metían el estoque hasta el fondo, agitándoselo dentro hasta obligarlo a volver una y otra vez a levantarse... Yo no tenía más de doce años, y fue para mí tan horroroso el triste espectáculo que tuve que presenciar que, si yo hubiera tenido algún día poder para ello hubiera prohibido las corridas de toros sin lugar a polémicas ni discrepancias... Después de aquello ya no pudo impactarme que algún torero cayese herido, incluso muerto por ser corneado por un toro pues, siempre he pensado, y también he dicho en voz alta, que el torero sabe a donde va y lo hace porque quiere, pero al toro lo llevan siempre a morir sin saber a dónde va. Y me parece justo que se defienda de la crueldad con que es tratado por unos seres humanos que no tienen corazón.

    ResponderEliminar