29 de julio de 2014

El Instituto Nacional de Enseñanza Media Bernaldo de Quirós de Mieres inició su andadura como tal en octubre de 1960

El Bernaldo de Quirós brilló con su luz cultural


Carmen Díaz Castañón
Carmen Díaz Castañón y su etapa inolvidable en el centro educativo.

 
El Palacio de los Marqueses de Camposagrado: En el popular barrio de la Villa se levantó el Palacio del Marqués de Camposagrado, en la actualidad conserva muy poco de lo que fue su estructura inicial,  debido a los cambios que en el tiempo se realizaron para ser primero un Hogar de la infancia y más tarde el Instituto de Enseñanaza Media Bernaldo de Quirós.http://www.bibliotecaspublicas.es
Tiempo hubo, entre lo lejano y reciente, que las iniciativas populares o simplemente particulares, brillaron en Mieres con luz propia, a la hora de analizar el momento cultural que vivía la comunidad ciudadana, amén de la oferta que podía surgir de las instituciones.
Casi sin darle mayor importancia, pasito a pasito, el Instituto de BUP Bernaldo de Quirós, ubicado en el antiguo palacio de Camposagrado, el más carismático de la zona, fue convirtiéndose en eje principal de la actualidad académica, desde el plano de las actividades culturales extraescolares. Y en esta acción, que hizo del centro el punto de mira especial, no solo de la comarca, sino de la propia Asturias, incluso de muchos lugares de España, tuvo firme pilar y motor incansable, en la inquebrantable voluntad de su directora Carmen Díaz Castañón.
                                   
Carmen Bobes Naves (Oviedo, 1930) filóloga, catedrática de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, fue la primera directora del Instituto Bernaldo de Quirós de Mieres e introductora de la Semiología en España.
Foto: Luisma Murias
El Instituto Nacional de Enseñanza Media Bernaldo de Quirós inició su andadura como tal en octubre de 1960, bajo la responsabilidad máxima de la catedrática de lengua y literatura Carmen Bobes Naves. En sus tres años de mandato se creó una notable biblioteca, excepcional en su clase, que habría d convertirse en germen de lo que habría de arrojar el tiempo posterior. Le siguieron en el cargo José Ramón San Miguel Hevia, quién repitió como tal años más tarde, (1969-1972), y Pablo de la Iglesias Pascual, hasta que en 1972 se hace cargo de la dirección la catedrática de lengua y literatura Carmen Díaz Castañón, nacida, criada y especializada en su formación académica, en Gijón, pero mierense a partir de los lazos matrimoniales con el nativo de esta villa, bibliófilo y profesor también en el Instituto, Avelino Álvarez Calleja. Los tiempos de Carmen y la plenitud de su labor, duran hasta 1991, falleciendo en julio del noventa y cuatro. Desde entonces y hasta la actualidad se encuentra al frente de la dirección, el lenense José Fernández Fernández, profesor de lengua castellana y literatura. Durante este último periodo, se ha incorporado otro paquete de obras pictóricas y escultóricas a la colección del Bernaldo de Quirós, hasta superar las doscientas piezas del museo. También se construyó el nuevo instituto con un montante de más de seis millones de euros y capacidad para un total sobre las mil plazas de alumnos.
Tres son los pilares donde se puede encuadrar la labor desarrollada por Carmen Díaz Castañón al frente del centro mierense. La primera queda concretada con la consolidación de la biblioteca, ya especializada en temas asturianos, que se convierte en referente dentro del contexto del Principado y que, posteriormente, pasaría a propiedad y control del Ayuntamiento, a cambio de la subsanación de una deuda contraída por el Instituto a través de sus acciones extraescolares. Actualmente figura entre los poderes y la custodia de la Biblioteca Municipal de Mieres. Es, sin duda alguna, el primer paso de un frente activo a favor y defensa de los intereses lingüísticos de Asturias, de los que Carmen fue adalid a través de varias publicaciones.
Posteriormente en el Bernaldo de Quirós se inició un atractivo programa de adquisición de obras pictóricas, escultóricas, grabados y de cerámica, que desembocó el lo que habría de llamarse Museo Instituto Bernaldo de Quirós, cuya esencia queda fielmente recogida en un trabajo divulgativo dirigido por el que fue profesor del centro Presciliano Fernández Fernández con la colaboración de Angeles Labrador y Foto Alonso, bajo el patrocinio de Caja de Ahorros de Asturias. En los entrantes de la publicación el entonces director general de la Caja, José Troteaga, manifiesta que "Carmen Díaz Castañón es el puro emblema de la energía y de la voluntad, por mencionar alguna de sus múltiples potencias". "A Carmen -añade- no le quedaba más que hacer. Su descendencia está ahí, es decir; su libro, es un plural armonioso y envidiable; su árbol -desconozco si ha plantado uno pero todos saben de su defensa por el patrimonio arbóreo popular-. ¿Qué le quedaba por hacer a quién luchó por la nueva sociedad en el antiguo régimen? Pues sí, le quedaba hacer un museo para sus conciudadanos, sin alardes, sin tufillos protagonistas, así, a la chita callando".
Largo y tendido habría de ser el detalle municioso de quiénes figuran con nombre propio y en propiedad, dentro del conjunto de obras que forman este tesoro mierense. Predominan, eso sí, los asturianos en el orden pictórico como Casariego, Nicanor Piñole, Sócrates Quintana, Olavarrieta, Kiker, Legazpi, Linares, Aurelio Suárez, Celso Granda, Marixa, Ramiro Rodríguez, Martínez Suárez, Humberto, Martínez Ordóñez, Dario Velázquez, Marola, Plácido, Chelo Romero, Caravia, Paredes, Pedrosa, Sanjurjo, Teresa Arroyo y Joaquín Vaquero entre otros.
No se olvida la aportación propia de Mieres con todas sus garantías. Y ahí nos encontramos con Hyto Posada, Inocencio Urbina, Pelayo Ortega, Andrés Tresguerres, Luis Alberto Esteban, Manuela García y Amador Martín. A destacar la presencia de Rodriguez Saiz, considerado pintor de aquí por adopción y profesor que fue del Instituto.
El capítulo de muestra escultórica recoge también un amplio abanico pero sin llegar a la envergadura del lienzo. Varios asturianos figuran en el rol, como Orlando Pelayo, Rubio Camín, Navascués, Lombardía y el mierense Sócrates Quintana. Con ellos, y en una magnífica representación, obras de Saura, Tápies, Chillida, Barjola Fajardo, Alba?? En total ciento diez autores que por su condición y trayectoria, quizás formen un frontal inigualable en tierra asturiana que ahora se ve notablemente aumentado con las últimas incorporaciones.
Y entramos en un terreno de contenido espectacular. Es el tercer sostén de la obra que, por su magnitud y categoría, alcanzó caracteres de verdadera atracción para los especialistas pero también para un público que se convirtió en asiduo y devoto. Por mil vías de gestión, actuación, contactos e incluso resortes de amistad, Carmen fue capaz de hacer desfilar por las tribunas de su salón de actos a las figuras literarias de aquel momento dulce, que más destacaban en el firmamento español. Decir ahora que allí, en primera línea de fuego estuvieron literatos de la categoría de Camilo José Cela, Antonio Gala (varias veces), Torrente Ballester, Rafael Alberti, Agustín García Calvo, Ojanguren, Francisco Ayala, Andrés Amorós, Terenci Moix, Francisco Umbral y otros muchos más que sería largo enumerar ante posibles omisiones, es responder a la realidad de los hechos. Llamó la atención, más de una ver la presencia de la pareja de la escena española, formada por Pepe Martín y Charo López. De él se puede decir que, por una circunstancia, sin duda alguna más que especial, su figura quedó grabada en la mente del pueblo, por haber sido el primer actor español y quizás el único, que encarnó, para el cine de nuestro país, en el celuloide, al inmortal personaje de Alejandro Dumas "El Conde de Montecristo", bautizado como Edmund Dantés. En cuanto a ella fue y es una de las primeras figuras del teatro en este país, con salidas esporádicas en series televisivas y películas.
Todo esta realidad, llevada al terreno práctico durante varios años, hizo que el escenario del Bernaldo de Quirós se convirtiera, por arte de la labor de Carmen Díaz Castañón, en una plataforma de permanente interés popular, abierto y siempre bienvenido, no solo a nivel del área comarcal, sino de todo el campo cultural que abarca la comunidad asturiana. Las citas literarias eran elevadas a la quinta esencia por el atrayente gancho de las personalidades que, de vez en cuando, indudablemente con bastante frecuencia, se asomaban a este especial ventanal del Instituto Bernaldo de Quirós.
Según opiniones autorizadas, "la Biblioteca de Mieres guarda, con especial énfasis, uno de los tesoros bibliográficos de la Red de Bibliotecas de Asturias, como es el caso de su 'Biblioteca Asturiana' que, coloquialmente se conoce como 'Biblioteca Carmen Castañón' , en rendido homenaje a la que fue catedrática de lengua y literatura, filóloga, escritora y crítica literaria mierense".
Tal como describen los hechos, durante los diez y nueve años de su cargo de directora del Bernaldo de Quirós, "el centro se convirtió en una referencia a nivel nacional dentro del campo literario, artístico e intelectual, ya que tuvo la oportunidad de contar con la presencia de los principales escritores de la época". A su lado y como promotora del arte, reunió toda una colección de obras de arte, sobre todo pinturas, esculturas y grabados que "han dado pie a la creación del actual museo del centro".
Pero de Carmen Díaz Castañón también se puede decir que su trayectoria vital presenta una determinada senda de creación literaria, iniciada con la publicación de "El águila bicéfala" con la recopilación de textos de Antonio Gala "de cuya obra era especialista". También figuró como discípula de Ramón Menéndez Pidal, ejerciendo, en calidad de profesora, en las universidades de Madrid y de Oviedo. Tiene en su haber la publicación de varios trabajos sobre lingüística y teoría de la literatura y junto a ello algunos libros de texto. Se puede señalar, en su producción literaria, publicaciones como "El bable del cabo de Peñas", "El dominio románico leonés", "Las isoglosas del asturiano", "Literatura asturiana en bable" y "Literaturas hispánicas en lenguas no castellanas".
En plena actualidad mierense está el futuro del museo del Bernaldo de Quirós. Todo hace indicar que las negociaciones entre Ayuntamiento y centro pueden desembocar en el traslado de las colecciones en la Casa Duró, centro de arte municipal. ¿Serán suficientes estas instalaciones para albergar, a modo de exposición permanente, todo el contenido del museo? Sin embargo hay quién piensa que, ante la existencia del nuevo instituto en línea moderna, amplia y dinámica, el viejo palacio de los Camposagrado bien podría reconvertirse en el auténtico Centro de Arte de Mieres.
El instituto Bernaldo de Quirós.
 FUENTE: AMADEO GANCEDO
------------------------------------------------

Origenes del Instituto "Bernaldo de Quirós"

El Palacio de Camposagrado en obras (Instituto Bernaldo de Quirós)

http://www.ibq.es.
El 24 de octubre de 1960 se inaugura el Instituto Nacional de Enseñanza Media "Bernaldo de Quirós". Lo dirige la catedrática de Lengua y Literatura Carmen Bobes Naves. El primer curso sólo se imparte el Bachillerato Elemental, y al año siguiente empiezan las clases del Bachillerato Superior. En sus tres años de mandato, Carmen Bobes, posteriormente catedrática de Teoría de la Literatura en la Universidad de Oviedo, creó una notable Biblioteca, excepcional para un Instituto de su tiempo y germen de la actual.
En 1963 le sucede en el cargo José Ramón San Miguel Hevia. Catedrático de Filosofía, profesor excepcional durante dieciséis años en Mieres y posteriormente en Gijón, José Ramón San Miguel fue director en dos mandatos: el primero entre 1963 y 1966, y posteriormente, entre 1969 y 1972.
Entre 1966 y 1969 dirige el Instituto el hasta entonces Secretario, Pablo de la Iglesia Pascual , Catedrático de Geografía e Historia. Por su condición de Técnico de la Administración del Estado, Pablo de la Iglesia fue Secretario del Centro durante casi todo el tiempo en que ocupó su plaza en el Bernaldo de Quirós, con excepción de su etapa como Director.
En 1972 toma posesión como Directora la catedrática de Lengua y Literatura Carmen Díaz Castañón. Durante su largo mandato se amplía y consolida la gran Biblioteca del centro, se inaugura la Sala de Exposiciones permanente, nace la colección de obras de arte –pintura, escultura, grabados- y, a partir de ella, el Museo. Paralelamente se organizan conferencias en las que intervienen primeras figuras de la vida literaria, artística e intelectual en general. La visita de algunas de estas personalidades queda reflejada en placas conmemorativas o aulas dedicadas, y frecuentemente se complementa con exposiciones bibliográficas. A partir de 1974 se inicia una fecunda serie de publicaciones, ya que aparece el primer número de Nueva Conciencia , una revista que llegó a tener 388 páginas y que contó con suscriptores de Asturias, España y hasta de Suecia y Estados Unidos. El Instituto Bernaldo de Quirós se convierte en editorial durante la siguiente década con la edición de importantes monografías, trabajos de investigación, traducciones y tesis doctorales.
Carmen Díaz Castañón fue directora durante 19 años, hasta 1991, y falleció el 8 de julio de 1994.
Desde 1991 desempeña el cargo de Director José Fernández Fernández, profesor de Lengua Castellana y Literatura. 
Historia.
El Palacio de Camposagrado fue la casa solariega de los Bernaldo de Quirós, Marqueses de Camposagrado. Su origen está en una torre de defensa edificada hacia el siglo XIII, una de las primeras construcciones de las que se tiene memoria en Mieres y que estaba situada en el extremo de un puente que servía a una calzada de probable origen romano, en cuyas proximidades había una iglesia dedicada a Santa Marina. En épocas sucesivas se le fueron agregando edificaciones hasta que en el siglo XVII se construye el palacio que ahora conocemos, en cuyo ángulo suroeste pervive el antiguo torreón medieval.
El Palacio alcanzó su máximo esplendor al emparentar los marqueses de Camposagrado con la familia real a través del matrimonio de dos de sus descendientes con sendos hijos de la Reina regente, María Cristina de Borbón, viuda de Fernando VII, y don Fernando Muñoz. Con motivo de estos lazos familiares, Isabel II se detuvo en el palacio en numerosas ocasiones durante sus viajes al Principado.
Con el inicio de la industrialización en Mieres fue disminuyendo paulatinamente la influencia secular de los Marqueses de Camposagrado, que hicieron sus visitas al Palacio cada vez más esporádicas.
En 1926, siendo alcalde don José Sela, fue adquirido el Palacio con sus jardines y terrenos anexos para destinarlo a parque infantil, hasta que en el período republicano se convirtió en sede de un destacamento de Guardias de Asalto, y así se ve inmerso en los sucesos revolucionarios de octubre de 1934.
Terminada la guerra civil en Asturias, el Palacio pasa a ser cuartel de tambores de Regulares, encargados de la represión del maquis que actuaba en la zona, con lo que se acelera su ruina. A comienzos de 1943 se acomete una reconstrucción y ampliación –no restauración- para habilitar el Palacio como Hogar Infantil. Prácticamente se construye un nuevo edificio, ya que sólo se respetan las paredes que rodean el patio y los huecos de la fachada principal; se añade un piso más, se altera por completo la distribución interior y, lo que es más penoso, se derriba la torre vieja para alzar una nueva que poco tiene que ver con la anterior. El Hogar Infantil se mantiene durante unos años hasta su declive, y una vez cerrado se decide aprovechar el edificio para un Instituto de Enseñanza Media. El Ayuntamiento compra nuevamente la finca a Auxilio social el 6 de julio de 1960, la cede en usufructo al Ministerio de Educación Nacional el 12 de agosto, se realizan algunas obras menores y se procede a la inauguración del Instituto el 24 de octubre de 1960.
El 9 de mayo de 1967 el Ayuntamiento decide en Pleno otorgar la propiedad del Palacio de Camposagrado al Ministerio de Educación.
A comienzos de 2006 se inician las obras de demolición de los anexos levantados a partir de 1943, la construcción de un nuevo aulario independiente del edificio noble y la restauración completa del Palacio según su estructura original. Las obras culminan en 2008 con la inauguración del nuevo I.E.S. "Bernaldo de Quirós", en el cual se integra el edificio del Palacio totalmente restaurado.

Patio del Instituto Bernaldo de Quirós (Fot. José Ramón Viejo).

FUENTE: Instituto Bernaldo de Quirós  (Mieres)   http://www.ibq.es 
________________________________
________________________________

NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.



¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!


Sígueme en:


  • § - Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada