20 de febrero de 2017

El nostálgico ferrocarril que marco una época en Mieres

Aquellos viajes en el Vasco Asturiano en la posguerra
Avenida José Antonio, hoy Calle Manuel Llaneza de Mieres. Foto Alonso 1955
Las innumerables anécdotas de los recorridos ferroviarios entre los años treinta y sesenta del pasado siglo
Mieres, postales para el recuerdo, La Voz de Asturias
http://www.lne.es
Muchos usuarios veteranos del ferrocarril del Vasco Asturiano, línea Oviedo-Collanzo, recordarán la tarea que suponía acceder a los vagones en los años 40/50 del pasado siglo, claramente insuficientes para albergar a tantos pasajeros que diariamente lo utilizaban, sobre todo, en las horas punta del primero de la mañana o el que pasaba por Moreda a las 16.40 en dirección a Collanzo. Las carreras para alcanzar aquel objetivo eran habituales: para llegar a tiempo de sacar billete o no perder el tren, los viajeros del valle de Casomera y Felechosa tenían otro suplemento de carreras: el de conseguir asiento en los autobuses de línea hacia los citados pueblos. Los días de mercado en Grao, Mieres o Cabañaquinta los vagones ofrecían un espectáculo surrealista con maniegas y serones llenos de gallinas y conejos, mezclados con mantecas, huevos, truchas, castañas, fabas... hasta paquetes de cohetes y dinamita según denunciaba el diario "Región" años antes (1924).

El Vasco en la estación de Mieres. La fotografía fue tomada el día 24-08- 1925 en Mieres con motivo de la visita del Príncipe de Asturias
Existían tres tipos de vagones: 1.ª, 2.ª y 3.ª, este último de madera, el más demandado por los viajeros dada la penuria económica de la época. La falta de espacio en los vagones de 3.ª propiciaba que muchos pasajeros invadieran los de 2.ª, incluso los de 1.ª Los revisores-interventores en Ruta -en el argot técnico- que exigían los billetes se veían desbordados por la gran afluencia y en tramos cortos no podían controlar a gran parte de los viajeros. Se cuenta una anécdota de un moro que había combatido en la Guerra Civil y viajaba en 1.ª, el revisor le exigió el billete y al comprobar que era de 3.ª le conminó a cambiarse a su vagón correspondiente, y el moro respondió: "yo venir a España a luchar en primera línea y viajar también en 1.ª clase".
La puntualidad de los trenes del Vasco brillaba por su ausencia y los retrasos era frecuente que superaran la hora. Recuerdo que una ocasión estaban en la estación de Cabañaquinta mi hermano Valentín y Navarro el de Collanzo en espera del tren, les comunicaron que traía una hora de retraso y sin dudarlo se pusieron a caminar hacia Collanzo, distante 7 kilómetros, por las vías del tren siendo alcanzados por el convoy ya en las cercanías de este pueblo...
El Vasco,llegando a la estación de Figaredo (Mieres)
Viví tres años muy próximo a la estación de Moreda donde mis padres regentaban el "Bar Manolín" y recuerdo el número de las máquinas del Vasco, la 15, 17, 18, 19 y la siniestra 14, que había protagonizado varios accidentes como el de Valdegatín y otro cercano a Mieres con el saldo de varios muertos. Sorprende la información de prensa del corresponsal Prieto, de 11 de octubre de 1935, en la que expresaba su queja por el uso de los vecinos de Moreda de la estación como lugar de encuentro y tertulias que alteraba el espacio que tenían que usar los viajeros. Otra denuncia posterior se refería a los cristales que había rotos en la misma estación.
El después famoso actor de cine asturiano José Suárez trabajaba en el Vasco como revisor en los años siguientes a la Guerra Civil, su atractivo físico traía de cabeza a muchas mujeres residentes entre Oviedo y Collanzo y Oviedo y San Esteban de Pravia, itinerarios del Vasco Asturiano. Su incorporación al reparto de la película "Altar Mayor" y estreno en Moreda el 25 de marzo de 1944, fue todo un acontecimiento y aumentó aún más su reclamo, hasta el punto que originaba aglomeraciones de sus "fans" en las estaciones.
Mieres, postales para el recuerdo, La Voz de Asturias
Collanzo fue punto de destino de numerosas excursiones que se organizaban desde Oviedo y Mieres. Por ejemplo el domingo 21 de julio 1935 una compañía de seguros de Oviedo organiza un tren especial en el que figurarán "elementos artísticos ovetenses encargados de hacernos un día agradabilísimo. Gran jira de fiesta en tan incomparable lugar". La salida estaba prevista a las 8.30 y el regreso a las 19 horas y su precio 2,25 pesetas.
Otra excursión recordada fue la programada por el Caudal Deportivo de Mieres el 18 de julio de 1947 con varios trenes especiales a celebrar en la espaciosa finca de Vegallloba en las proximidades de Cuérigo (Aller), una romería inolvidable que aún perdura en la retina de muchos mierenses y alleranos que la disfrutaron.
Otro ejemplo de llenazos en los trenes del Vasco fueron los desplazamientos masivos los domingos de verano desde Mieres y la parte baja de Aller a Collanzo a la playa fluvial en la década de los 50/60 del pasado siglo, un caso semejante al valle del Nalón con La Chalana.
El vasco pasando por Moreda (Aller) en 1960
Con el desarrollo del país y el acceso a la propiedad de vehículos se fue perdiendo aquella costumbre dominguera de baño y comida a orillas del río, sustituyéndola por los desplazamientos a la vecina provincia de León.
Finalmente citar una serie de personas emblemáticas de aquella época que formaron parte del paisaje humano en las estaciones alleranas como Pancho, personaje singular, en la cantina de Collanzo, Prada en la de Cabañaquinta, o los jefes de estación, Ramón en Collanzo, Manso en Cabañaquinta, o Usátegui en Moreda.
Locomotora Nº 18 del Ferrocarril Vasco Asturiano. Estación de Collanzo (Aller). Junio de 1961. En la imagen se puede observar perfectamente los vagones de madera. 
FUENTE: PEDRO RODRÍGUEZ CORTÉS
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
UN POCO DE HISTORIA DEL VASCO ASTURIANO
José Tartiere Lenegre, Vicepresidente del Consejo de Administración del Ferrocarril Vasco Asturiano. http://www.spanishrailway.com
Textos extraído del artículo de Juan José Menéndez Fernández para el periódico regional La Nueva España (10 de febrero de 2016):
“La historia del Ferrocarril Vasco-Asturiano en Mieres”
La Infanta Isabel , inaugura el tramo de Ujo a San Esteban de Pravia, en 1906,  fondo APG. http://www.spanishrailway.com
La Sociedad General de Ferrocarriles Vasco Asturiana se fundó en Oviedo el jueves 26 de octubre de 1899, ante el notario Secundino de la Torre y Orviz, emitiendo 30.000 pesetas (180,30 euros) en acciones de 500 Pesetas (3,01 euros) con el principal objetivo de construir una línea de ferrocarril siguiendo la cuenca del río Caudal, que sirviese para transportar el carbón procedente de las cuencas mineras de los concejos de Aller, Lena, Mieres y del valle de Riosa hasta el puerto de San Esteban de Pravia, donde sería embarcado con destino a la siderurgia vizcaína. Los primeros estudios se confiaron al ingeniero Pelayo Mancebo y los definitivos a Valentín Gorbeña.
La sociedad se creó con un capital de 15.000.000 de pesetas (90.151,82 euros), en 30.000 títulos de 500 pesetas (3,01 euros), que posteriormente, en 1903, se disminuyó a 12.000.000 de pesetas (72.121,45 euros).
Su nombre proviene del origen de sus fundadores, entre los que destacan el senador vasco Víctor Chávarri y el asturiano José Tartiere, Conde de Santa Bárbara de Lugones. El Consejo de administración en los primeros años de la explotación estuvo presidido por Víctor de Chávarri.
En el año 1901, la compañía de ferrocarriles Vasco-Asturiana obtiene la concesión para construir y explotar dos líneas férreas: Oviedo-San Esteban de Pravia y Fuso de la Reina-Ujo.
Víctor Chavarri y Salazar, Presidente del Ferrocarril Vasco Asturiano. http://www.spanishrailway.com
Tras la realización de las obras, se inaugura oficialmente el tramo comprendido entre Oviedo y San Esteban de Pravia, el 2 de agosto de 1904. Posteriormente, el miércoles 30 de mayo de 1906 se inaugura el tramo entre Fuso de la Reina y Figaredo; y el jueves 15 de abril de 1908 el tramo entre Figaredo y Ujo, con lo que queda completada la línea en los términos de la concesión inicial.
De esa manera comenzaba para Mieres la atractiva historia de un nuevo ferrocarril, que vino a poner en comunicación este concejo con Oviedo en los primeros albores del siglo XX, prolongándose con posterioridad hasta Collanzo, en Aller. En esta ocasión ya no hubo oposición al paso del mismo por La Vega, como ocurriera con el ferrocarril del Norte (como bien me comentaba mi buen amigo Miguel, hablando con él del artículo anteriormente publicado sobre el Ferrocarril del Norte). En este momento de nuestra historia Mieres se hallaba en pleno desarrollo industrial y necesitaba de cuantos medios de transporte fuesen precisos para la salida del carbón y otros productos, así como la importación de materia prima necesaria y mejor evolución de su comercio, dentro de una zona de riqueza en expansión floreciente.
Dibujo  Dr. Mike Bent - Pedro Pintado Quintana. http://www.spanishrailway.com
Un periódico local con domicilio en La Pasera, número 3, informaba así del acontecimiento:
"El miércoles por fin, se inauguró el ferrocarril Vasco-Asturiano. Con este motivo se ven muy concurridas las inmediaciones de la estación, siendo muchas las personas que toman billete con el solo objeto de cerciorarse de la comodidad de los carruajes. Verdaderamente esta Compañía tiene un material inmejorable, y en sus coches, durante la marcha, no se siente el traqueteo que es general en otra líneas", decía el semanario mierense "La Voz del Pueblo" el 3 de junio de 1906.
El primitivo trazado de este ferrocarril llegaba hasta Ujo-Taruelo. En sesión del 5 de diciembre de 1925, se acuerda contribuir a las obras de prolongación del mismo: "visto un oficio de la alcaldía de Aller interesando la subvención de 25.000 pesetas, para la construcción del proyecto de ferrocarril de Ujo a Collanzo, en el de Ujo a Matallana (León), y en el que se hará una estación en Santa Cruz, se acuerda subvencionar con 25.000 pesetas, cada kilómetro de recorrido dentro de este término municipal, a condición de emplazarse una estación en Santa Cruz (Mieres)".
Plan de enlaces ferroviarios de Vía estrecha de 1942, Memorias de EFE. http://www.spanishrailway.com
La explicación al contenido de esos acuerdos recogidos en Acta del Ayuntamiento de Mieres en la sesión de 1925, se encuentra en que la compañía Vasco-Asturiana se había marcado el ambicioso proyecto de prolongar el ferrocarril hasta la provincia de León, en concreto hasta Boñar, para posteriormente enlazar con el Ferrocarril de La Robla, y de ahí a Matallana.
Tras obtener la concesión correspondiente, y la realización de las obras, el 16 de julio de 1934 se inaugura el tramo entre Ujo (Mieres) y Cabañaquinta (Aller); y el domingo 27 de enero de 1935 el de Cabañaquinta (Aller) a Collanzo (Aller). Debido a las vicisitudes políticas de la época, el objetivo final nunca se alcanzó, siendo Collanzo el término final de la línea.
Estación de Mieres , año 1927. Foto Frank
FUENTE: JUAN JOSÉ MENÉNDEZ FERNÁNDEZ - (JUANJO) 
EL BLOG DE ACEBEDO. http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es 
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada