1 de marzo de 2014

El afamado ingeniero francés, Gustave Eiffel, La casa de Malvedo (Lena), en la que supuestamente se alojó (II)

La casona de Eiffel en Lena.
 
la casona de Malveo donde supuestamente residió Eiffel.


Los documentos que acreditan que el ingeniero francés diseñó un puente en Pajares refuerzan los testimonios sobre su estancia en Malveo.


El reportaje sobre la estancia de Eiffel en Lena publicado en 1974.

http://www.lne.es.
"¿Ves cómo tenía razón?", le dijo el lenense Jesús Manuel Fernández Muñíz a su nieta Noelia Fernández tras leer en LA NUEVA ESPAÑA el reportaje "Parana, el puente asturiano de Eiffel", en el que se hacía alusión al descubrimiento de un documento que confirmaba que el ingeniero francés, autor de la torre más fotografiada del mundo, había diseñado uno de los viaductos del ferrocarril de Pajares. Este hombre llevaba años asegurando que Eiffel se había hospedado en la casa de sus abuelos, ubicada en el pueblo lenense de Malvedo. Sin embargo, nunca pudo confirmar su presencia al no existir referencias escritas o imágenes que diesen. El documento recientemente hallado por el director del Museo del Ferrocarril de Asturias, Javier Fernández, no asegura que el ingeniero visitase la comarca, aunque la complejidad del viaducto hace suponer que también tuvo que haber visitado el entorno, al menos, para realizar los cálculos.
 la inscripción con la fecha de la estancia del ingeniero en la localidad. - j. r. silveira


La casa de Malvedo en la que supuestamente se alojó Alexandre Gustave Eiffel (Dijon, 1832-París, 1923) se conserva prácticamente tal y como era a finales del siglo XIX. La elección del pueblo se debía, según los testimonios, a su cercanía con la obra que estaba realizando. Además, el ingeniero eligió una vivienda acorde con su categoría: la casona de los Fernández Muñiz, que destaca por encima del resto del pueblo. Jesús Manuel Fernández Muñiz heredó la vivienda de su tío, que era Topógrafo, y asegura que, "desde que era pequeño", había escuchado la historia del ingeniero francés. Es por ello, que el hombre no dudaba un segundo en mostrar la vivienda a cualquier persona interesada en el relato. Ahora, con 83 años, es su nieta la que la muestra. Su abuelo se afanó en restaurar los muebles de la vivienda, así como los suelos, dando la apariencia de que el tiempo no ha pasado en la casa. Nada más entrar, el visitante se encuentra con un zaguán y un despacho a la izquierda. Todo está conservado, la mesa, las estanterías llenas de libros, los armarios... Hasta algún artilugio de topografía que había conservado José Manuel Fernández Muñiz de su tío. Noelia Fernández cuenta que ese era el despacho que había utilizado Eiffel. "Al menos eso contaba mi abuelo", resalta. Encima del despacho se encuentra el dormitorio que supuestamente utilizó el ingeniero, compuesto por dos camas, un armario y una especie de aseo. "No se ha tocado nada, mi abuelo nunca quiso, lo único nuevo es el juego de cama", señala Noelia Fernández, destacando que "siempre ha sido el cuarto de invitados".
Desde la ventana, que da a una galería, se observa hoy al fondo el viaducto de Campomanes de la autopista del Huerna y las obras de la variante ferroviaria de Pajares, aunque en la época de Eiffel, lo que sí podría divisarse eran los trabajos de la vía férrea de Pajares, que pasaba muy cerca de este pueblo lenense.
 La habitación de invitados de la casona de Malveo, en la que, según la familia Fernández Muñiz, dormía Eiffel.

En la planta baja del inmueble también se conserva el espacio que antiguamente acogía la tahona. Y es que esta vivienda albergó la última tahona de la zona, por lo que era bien conocida por los vecinos de los alrededores. No tanto por la historia de Eiffel, ya que, como cuenta José Manuel Fernández Muñiz, "el ingeniero aún no era muy conocido cuando estuvo en la casa de mis abuelos". De hecho, la única pista que se aprecia de la posible estancia de Eiffel es el "1882" que se encuentra pintado en la fachada interior de la vivienda. "La fachada estuvo cubierta de yeso durante muchos años y mi abuelo sacó a relucir la piedra vista, entonces fue cuando encontró esta fecha escrita en la pared", explica Noelia Fernández, que asegura desconocer el por qué de esa inscripción. A esta pintura también hacía referencia el historiador Ernesto Burgos en un artículo publicado en LA NUEVA ESPAÑA en el año 1999, donde hacia un repaso al patrimonio de las Cuencas, centrándose en esa ocasión en la vivienda de Malvedo. Al respecto, Burgos escribía que "alguien quiso dejar para siempre el número de aquel año: 1882. El año de Eiffel". Y sí, concuerda con las fechas del puente de Parana, construido entre los años 1883 y 1884 (la vía de Pajares se inauguró en agosto de 1884). El ingeniero tuvo que realizar los cálculos de esta infraestructura con anterioridad, con lo que haberlo hecho en 1882 no parece nada extraño.

El despacho de la vivienda de Malveo, con la mesa que utilizó el ilustre visitante

FUENTE: JULIO VIVAS.
-------------------------------------------------------------------------

Alexandre Gustave Eiffel (1832 - 1923)

http://www.casadefranciadigital.org.mx.
Ingeniero y constructor francés, nació en Dijon (Borgoña) el 15 de diciembre de 1832. Perteneció a una familia de artesanos parisinos y mercaderes de madera y carbón. Después de estudiar en el Lycée Royal de Dijon, y más tarde en el Collège Sainte-Barbe en París, en 1855 se graduó en l' École Centrale des Arts et Manufactures y se unió a una compañía que fabricaba máquinas de vapor, herramientas y otros productos.
En 1858, dicha compañía recibió un contrato para erigir un puente férreo en Burdeos. Eiffel fue designado para supervisar la construcción y lo hizo con tanto éxito que, en 1866, fundó su propia compañía y se hizo famoso rápidamente por su destreza en el diseño de las estructuras de metal.
A partir de 1872, empezó a atraer contratos extranjeros: la primera obra con la que obtuvo una gran repercusión a nivel internacional fue en 1877, con la construcción de un puente de 160 m de longitud en Portugal, para unir las localidades de Oporto y Vila Nova de Gaia, en la que utilizó un moderno sistema de soportes nunca antes implementado.
Su interés no era sólo comercial, como se aprecia en el elegante diseño del viaducto de Garabit, en el departamento de Cantal (Auvernia), que durante un tiempo fue el puente ferroviario más alto del mundo, construido en su totalidad en hierro colado por la compañía de Alexandre Gustave Eiffel.
Esta obra consta en sus entradas de unos arcos realizados en sillería, con una superestructura metálica dividida en siete vanos, que se coronan en un arco central. El punto más elevado del viaducto de Garabit se localiza a 120 m sobre el nivel del Río Truyère. En 1884 su fábrica era famosa en el mundo entero.
                                Viaducto de Garavit
Otra de sus grandes obras fue la estructura metálica de la majestuosa estatua de la Libertad que realizó junto con Fréderic Auguste Bartholdi. Con un altura de 46 m, se localiza en el puerto de Nueva York desde 1886, obsequio del gobierno francés con motivo de la independencia de los Estados Unidos.Una versión más pequeña fue colocada a su vez en una isla (L'Île des Cygnes) del Sena de Paris.
 Eiffel estuvo a cargo también del Proyecto del Canal de Panamá que fue realizado en el año 1887, siendo este el contrato más importante de toda su carrera y el cual nunca se concretó por el quiebre de la empresa constructora.
Otra de sus magnas obras, fue la impactante Torre Eiffel, construida por encargo del gobierno francés para la Exposición Universal de París de 1889, año que conmemoraba el centenario la Revolución francesa. Esta hermosa construcción fue diseñada por Gustave Eiffel, y ganó el concurso de selección donde se presentaron 700 propuestas, convirtiéndose en el símbolo del evento y con el paso de los años uno de los más importantes íconos de Francia.
Características de la Torre Eiffel: 6.300 toneladas de hierro forjado, 18.000 piezas unidas por medio de 2.500.000 remaches, 300 metros de altura y, como base, cuatro enormes arcos sobre cuatro pilares situados en los vértices de un rectángulo.
En reconocimiento a todos los que trabajaron en el proyecto, culminado en tiempo y forma para el gran evento, Gustave Eiffel colocó una placa con los nombres de los trabajadores que lo ayudaron a materializar esta gran construcción. Dicho monumento, con la bandera ondeando en la cumbre, fue inaugurado el 31 de Marzo de 1889. A pesar de fuertes protestas y de las críticas severas de los parisinos y los intelectuales franceses durante su construcción, la estructura metálica se ha convertido hoy en día en el símbolo de París, atrayendo cada año a numerosos visitantes.
Injuriar a la Torre con frases sarcásticas se convirtió en un género literario. Por eso la retrataron Rousseau, Paul Signac, Bonnard, Chagall y sobre todo Robert Delaunay, que la pintó muchas veces. La filmaron cineastas como Louis Lumière, que realizó un trailer de cine en el ascensor de la torre. Simenon la convirtió en esecenario de un crimen. Jules Renard decía: “Je déteste la Tour Eiffel. J'y vais manger tous les jours, comme ça, je ne le vois pas”
Esta edificación tuvo muchos defractores que estaban movidos por el miedo a la novedad y a ese avance tan ajeno a ciertas mentalidades.
 La “Grande Dame”” fue fuente de pasiones encontradas de amor y odio, auque ya predominaba ampliamente el culto a su figura. Los enemigos de la Torre lanzaron una campaña de firmas para demolerla, entre los firmantes figuran arquitectos como Charles Garnier, diseñador de la Opera de París, Guy de Maupassant afirmó que odiaba ese esqueleto gigantesco llamado Torre Eiffel, sin embargo presumía el ir cada día a comer al restaurante.
Otros vieron aquel monumento como un insulto al buen gusto que rompía drásticamente con el estilo arquitéctonico tradicional lo que provocó un gran escándalo, aplicado a la Torre. "Monstre" , "odieuse colonne de tête boulonnée" , "cheminée d'usine" , "lampadaire véritablement tragique", "squelette de beffroi", la innovadora construcción acumuló los citados adjetivos negativos, sin embargo millones de visitantes se impresionaron ante la belleza y la colosal atracción que ejercia la Torre.
Eiffel fue también el primero en señalar la posibilidad de construir un túnel en el canal de la Mancha y un sistema de ferrocarril subterráneo en la capital francesa.
A principios de 1890, Eiffel abandonó la dirección cotidiana de sus negocios y se dejó absorber por la nueva ciencia de la aerodinámica, a la que contribuyó en medida notable.
Eiffel nos legó cientos de obras metálicas de toda clase. Si los puentes, especialmente de ferrocarril, fueron su ámbito predilecto, también dominó las estructuras y las instalaciones industriales. Dedicó los 30 últimos años de su vida a una fértil carrera de científico, mediante el estudio del túnel aerodinámico.
Empleó también su tiempo en encontrar una utilidad a la Torre, que sólo se había construido para un período de 20 años: experiencias acerca de la resistencia del aire, estación de observación de meteorología y antena gigante para la radio naciente fueron algunas de las opciones. En paralelo a la recogida de datos meteorológicos en las estaciones instaladas en sus distintas propiedades, prosiguió sus estudios sobre el aerodinamismo, construyendo un túnel aerodinámico al pie de la Torre; luego, uno más importante, en 1909: el de la rue Boileau de París. Siempre en actividad, murió el 27 de diciembre de 1923, a la edad de 91 años.
 FUENTE:  http://www.casadefranciadigital.org.mx
__________________________________
__________________________________


NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de correo del blog con la seguridad de ser prontamente atendido.

Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades.
Sígueme en:
  • §  Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario